We harness the energy from non-recyclable waste

News

24May

La planta de Zabalgarbi, una inyección de valor ambiental para Bizkaia

GESTORES DE RESIDUOS

“La valorización energética de la fracción no reciclable de los residuos desempeña un papel incontestable en la economía circular”. Así se expresó Mikel Huizi Leiza, Director General de Zabalgarbi (Bilbao), en la jornada que Sogama celebró el pasado 12 de mayo en A Coruña bajo el título “La gestión sostenible de los residuos en la economía circular”. Huizi apeló a la necesidad de derribar falsos mitos y permitir que la valorización energética desempeñe el papel que le corresponde, que no es otro que producir la energía de la economía circular, y que ocupe el puesto asignado en la gestión jerarquizada de residuos promulgada por la Unión Europea: posterior al reciclado, pero anterior al vertedero,  dado el negativo impacto de este último sobre el entorno y la salud.
En el caso de Zabalgarbi, la excelencia constituye el principal atributo de un trabajo continuo e incansable dirigido hacia la mejor gestión de los residuos, ofreciendo una solución integral para el correcto tratamiento de los mismos, que en todo caso va acompañada por otros ingredientes tales como la calidad, la transparencia, el rigor y el firme compromiso con el medio ambiente y el bienestar y calidad de vida de los ciudadanos.
Solución ambiental y energética
El proyecto de Zabalgarbi, con una participación pública del 35% y una privada del 65%, se remonta a la década de los 90, momento en el que Bizkaia carecía de suelo para construir nuevos vertederos y adolecía de un déficit en generación eléctrica. En 2005, con la puesta en marcha de la planta vasca se pretendía reducir el vertido, aprovechar el potencial material y energético contenido en los residuos y producir energía eléctrica renovable.
En este escenario, se construyó una planta de valorización energética de 100 MW de potencia para producir electricidad con la adaptación de la tecnología de las plantas de ciclo combinado de gas a las modernas plantas de valorización energética de residuos.
La planta, que viene tratando 225.000 toneladas anuales de residuos, da servicio a más de 100 municipios de Bizkaia, aglutinando a una población de 1.052.000 habitantes y generando un tercio de la energía que consumen los hogares de la provincia (479,8 millones de KWh).
Asimismo, y como no podía ser de otra forma, lleva a cabo un exhaustivo control de todos sus procesos industriales, garantizando el máximo respeto medioambiental a través de la adopción de tecnologías de última generación con las que garantiza que todos los parámetros de emisión se encuentren muy por debajo de los límites legales.
Este modus operandi es una tónica habitual en las plantas modernas de valorización energética, sobre las que pesa una estricta normativa, mucho más exigente que la que rige para otras infraestructuras industriales.
Con el paso de los años y gracias al trabajo enmarcado en su política de responsabilidad social corporativa,  Zabalgarbi ha demostrado que “el residuo urbano de Bizkaia ya participa en la regeneración ambiental de su entorno”.
18May

Zabalgarbi se ha convertido en la primera planta de valorización energética de Europa que recibe la calificación “HPR” (Highly Protected Risk)

ZABALGARBI

La mutua norteamericana FM Global otorga esta certificación a las empresas y plantas que realizan la gestión más excelente para mitigar los riesgos inherentes a su actividad, especialmente enfocados en la prevención de daños materiales. La planta de valorización energética de residuos de Bizkaia, Zabalgarbi, ha visto reconocido el trabajo constante y de mejora continua que viene realizando desde que, en junio de 2005, se pusiera en marcha su instalación. En este caso, el reconocimiento tiene lugar en el ámbito asegurador, en relación con la mitigación y minimización de los riesgos inherentes a su industria. La mutua norteamericana, Factory Mutual Global, ha otorgado a Zabalgarbi la categoría de HPR, acrónimo de “Highly Protected Risk”, o riesgo altamente protegido. Vince Reyda, CEO de FM Global - EMEA (Europa, Oriente Medio y Africa), ha hecho entrega de este reconocimiento a Mikel Huizi Leiza, Director General de Zabalgarbi, en las propias instalaciones de la planta. FM Global es una aseguradora americana con 180 años de historia, líder en Riesgos Industriales y que cubre un tercio de las empresas incluidas en la lista Fortune 1000. Esta mutua otorga la calificación “HPR” a las empresas y plantas que realizan la gestión más excelente para mitigar los riesgos inherentes a su actividad, especialmente enfocados en la prevención de daños materiales. En 2010, a través de la colaboración con la correduría Willis Towers Watson, FM Global se interesó por el proceso que se realiza en la gestión de residuos en la planta de Zabalgarbi. Para ello, desplazó en varias ocasiones a sus ingenieros, con el objetivo de que evaluaran el plan contra incendios, los riesgos generales y los especializados en equipos de generación de electricidad. Tras un exhaustivo análisis, la aseguradora norteamericana valoró la alta exigencia de la planta en todos los frentes de gestión medioambiental, prevención de riesgos  laborales y óptimo cuidado y estado de conservación de sus instalaciones, en una planta con una disponibilidad muy elevada (en torno a las 7.800 horas anuales de funcionamiento). Como consecuencia de todo ello, FM Global ha reconocido a Zabalgarbi con lo que la aseguradora cataloga como riesgo altamente protegido, con la calificación de HPR (Highly Protected Risk). Dado que FM Global es el primer referente mundial en el sector asegurador en materia de prevención de riesgos, su certificación es reconocida como un elemento diferenciador de las empresas que gestionan con las mejores prácticas los riesgos de sus instalaciones. Es de destacar que Zabalgarbi es la primera planta de valorización energética de la Europa Continental que obtiene este certificado (en Bélgica, Francia y Reino Unido FM Global asegura 7 incineradoras similares y ninguna de ellas tiene el certificado HPR). El concepto de “Highly Protected Risk” se basa en la aplicación de los mayores estándares de prevención y de protección, reduciendo al máximo la probabilidad de un siniestro. El objetivo es asegurar que la instalación −en este caso Zabalgarbi− minimice el riesgo de interrupción de la actividad, en relación con posibles incendios, incidentes en planta y pérdidas de bienes. Para obtener el certificado HPR es necesario, entre otros:
  • La adopción de todas las medidas de protección necesarias para reducir la gravedad de las posibles pérdidas, incluyendo desastres naturales en el caso de que se produjeran, a pesar de todos los controles implementados (las pérdidas totales de una planta certificada HPR son 10 veces menores a las de una planta que no disponga de esta certificación).
  • Una alta calidad de diseño y de equipos.
  • Cumplimiento integral de los códigos y normas legales de seguridad y prevención.
  • Aplicación de todos los programas de prevención necesarios para reducir la frecuencia de pérdidas.
  • Evaluación preliminar de riesgos y estudios formales de identificación y mitigación de riesgos.
  • Protección de todas las áreas de la instalación con rociadores automáticos y suministro de agua fiable/constante.
  • Una correcta distribución de la planta, que permita reducir los riesgos de manera significativa e impedir pérdidas de bienes e interrupciones de negocio.
  • Sistemas automáticos de Protección contra Incendios (bombas de agua, etc).
La obtención del reconocimiento HPR conlleva la suscripción de seguros con las máximas coberturas y en las condiciones más ventajosas (menores primas y franquicias), ya que queda acreditado que la instalación cumple con los más altos estándares de la industria para la protección de la propiedad.
18Sep

La valorización energética de residuos ronda ya el 30% en la Unión Europea

DEIA

En el caso vasco, por ejemplo, la única instalación certificada [Zabalgarbi] se localiza en Bizkaia, que se encuentra al nivel de los países europeos más avanzados en la gestión de residuos ya que en 2016 “fue valorizada aproximadamente el 35% de la basura generada en el territorio”.

Los datos sobre valorización energética corresponden a 2015 pero son los últimos de que dispone Eurostat. En todo caso, son elocuentes de la evolución que ha tenido este método de tratamiento de deshechos que no han podido ser reciclados de ningún modo en fases previas: desde el año 2004 su tasa de incidencia ha pasado del 19 al 27%. Un comportamiento positivo que es más evidente en las economías desarrolladas e implicadas en la estrategia ambiental. Además, subrayaba recientemente Anabel Rodríguez (directora ejecutiva de la Fundación para la Economía Circular) este método es un eslabón esencial dentro del movimiento mundial que promueve un uso eficiente de los recursos. “Sería un despilfarro -ilustraba en un seminario de los Cursos de Verano de la UPV/EHU- que aquel material que se pueda aprovechar de algún modo acabara en el vertedero; no solo por el coste económico que genera sino también por las emisiones de gases de efecto invernadero”. Y es que, la valorización energética [popularmente conocida como incineración] no sustituye al proceso de reciclado. De hecho, es un proceso de tratamiento de residuos complementario y posterior ya que únicamente se recurre al mismo para dar un valor a esos rechazos. De ahí la frase que tantas veces han repetido los expertos en la materia: No importa cómo recoges sino cuánto aprovechas. En el caso vasco, por ejemplo, la única instalación certificada [Zabalgarbi] se localiza en Bizkaia, que se encuentra al nivel de los países europeos más avanzados en la gestión de residuos ya que en 2016 “fue valorizada aproximadamente el 35% de la basura generada en el territorio”. Tal y como insistían fuentes de esta planta de tratamiento, “la valorización energética de residuos no es una alternativa al reciclaje. En Zabalgarbi no se valoriza un solo kilo de basura que el ciudadano haya depositado de forma separada. La valorización solo es un sustitutivo del vertedero, que es la peor solución ambiental de todas”. Así, los residuos que llegan pertenecen a la denominada fracción resto no reciclable: “un 29% provienen del rechazo de sistemas de gestión específica, un 5% de asimilables -centros comerciales, etc.- y el 66% restante de la recogida municipal”. PRODUCIR ENERGÍA RENOVABLE Cada día se reciben alrededor de 720 toneladas de estos residuos de más de un centenar de municipios de Bizkaia. “Al año -remarcaban- venimos a tratar aproximadamente unas 230.000 toneladas de residuos urbanos y con ellos somos capaces de producir hasta 650 GWh [de electricidad] al año. Es decir, aproximadamente el 40% de la energía que se consume en los hogares vizcainos”. Por eso, como insistía la directora ejecutiva de la Fundación Economía Circular, para que el despegue de esta estrategia sea una realidad es necesario cambiar el chip a todos los niveles (social, empresarial y político) “y dejar de hablar de residuos para referirse a ellos como recursos”. De este modo, apostillaba, “el término residuo se limitaría a aquello que no se puede aprovechar, reciclar material y energéticamente más”. Y es que, tal y como subrayaba, “sería un despilfarro que al final, aquel material que se pueda aprovechar de algún modo acabara en el vertedero; no sólo por el coste económico que genera sino también por las emisiones de gases de efecto invernadero”. Ante esta realidad, a su entender, la solución pasa precisamente por la valorización energética: “Cuando no se puede hacer nada material lo siguiente es la valorización energética. No puede ser que en un territorio no se esté haciendo valorización energética y se esté dando prioridad al vertedero”. La falta de infraestructuras, sin embargo, dificulta el camino hacia la sostenibilidad. No obstante, aclaraba Rodríguez, “hay muchas formas de valorización energética y no sólo la incineración”. Por eso mismo insistió en que todo aquello que pueda sea reciclable, reutilizable o revalorizable energéticamente no puede acabar sin un tratamiento previo en el vertedero. Para evitar el “despilfarro” que supone arrojar esos “recursos” a un basurero, Rodríguez defendió una nueva reglamentación que, por ejemplo, incluya restricciones a los vertederos o incentivos económicos. Incluso apostó porque aquellas personas “que lo hagan mejor en materia de reciclaje o más colaboren paguen menos tasas”. EJEMPLOS ‘CIRCULARES’ El Ministerio de Medio Ambiente tiene previsto aprobar próximamente su estrategia de economía circular, si bien Rodríguez se mostró desconfiada sus recelos sobre su contenido. “No sé qué saldrá al final”, apuntó. No obstante, distintas voces expertas manifestaron durante las ponencias del seminario que se hace necesario reforzar los mensajes entre las administraciones (a todos los niveles), la ciudadanía y entre las pequeñas y medianas empresas. En Euskadi hace ya un tiempo que se viene trabajando este concepto en el tejido empresarial. En marzo, por ejemplo, fueron publicados los 36 proyectos de economía circular concebidos en la convocatoria 2014-2016 de ayudas del Gobierno vasco. Dentro de ese catálogo de iniciativas hay algunas como la valorización de residuos del reciclado de vidrio de lunas de vehículos fuera de uso, la fabricación de moquetas para automóviles con textil reciclado al cien por cien, el diseño y elaboración de calzado reciclado a partir de residuos made in Euskadi, el reciclado de las redes de pesca para transformarlos en ropa de montaña; y otras más específicas al sector de la transformación de materiales, metal, equipos eléctricos y maquinarias, construcciones y obra, cauchos, biorresiduos,… En resumen, explicaban desde Ihobe (sociedad pública vasca de gestión ambiental) a día de hoy se generan anualmente en la CAV unos 5,5 millones de toneladas de residuos en su mayoría de origen industrial, “con un índice de reciclaje y valorización del 48%. Estas cifras por sí solas ocultan una importante información. Los materiales que hoy se envían a vertedero superan en valor económico los 44 millones anuales de euros. Para aprovechar estos recursos será necesario desarrollar soluciones innovadoras que a su vez pueden facilitar a nuestras empresas el acceso a un mercado global del reciclaje que presenta unas tasas de crecimiento anual del 11%”.
15Sep

AEVERSU, invitada por el MAPAMA a participar en una jornada de debate sobre la estrategia española de economía circular

AEVERSU

La  sesión inaugural, presidida por la Ministra Isabel García Tejerina y el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, tendrá continuidad con un acto protocolario de adhesión al “Pacto por una economía circular”, y que también suscribirá AEVERSU.

El presidente de la Asociación Española de Empresas de Valorización Energética (AEVERSU), Rafael Guinea Mairlot, participará el próximo lunes, día 18, en la Jornada de debate que, bajo el título “Estrategia Española de Economía Circular: hacia un modelo circular”, se celebrará en Madrid, estando promovida y liderada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, y el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. El objetivo de este encuentro, dirigido a todos los sectores implicados en la economía circular (Administraciones autonómicas y locales, principales asociaciones empresariales, de fabricantes, distribuidores y gestores de residuos, de consumidores y usuarios, sector de la investigación, así como organizaciones sindicales y ambientales), es precisamente realizar una profunda reflexión sobre los aspectos clave necesarios que permitan sentar las bases de la futura Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) y propiciar cauces de comunicación y difusión. AEVERSU suscribirá el pacto por una economía circular La sesión inaugural, que estará presidida por la Ministra Isabel García Tejerina y el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, tendrá continuidad con un acto protocolario de adhesión al “Pacto por una economía circular” y a través del cual los principales sectores productivos y de la sociedad civil implicados en España se comprometen a poner en práctica un decálogo de actuaciones para avanzar con paso firme, cada uno en su ámbito competencial, hacia la economía circular. El espíritu de este Pacto, que también suscribirá AEVERSU, es crear el marco institucional adecuado desde el cual se pueda mantener una colaboración público-privada a fin de alcanzar ese objetivo último de producir más con menos, garantizando un crecimiento económico sostenible a través del uso eficiente de los recursos naturales. Se trata, en definitiva, de sentar los cimientos que permitan realizar el ansiado tránsito desde una economía lineal, definida por las malas prácticas de usar y tirar, a una circular en la que los residuos sean reducidos al mínimo y transformados en recursos. Un objetivo que, sin lugar a dudas, necesitará de la cooperación y participación de todos los sectores sociales Conferencias marco, paneles y mesas de trabajo Aglutinadas en el epígrafe “Economía circular: el nuevo reto del siglo XXI”, el programa contempla una serie de conferencias marco en las que participarán representantes de alto nivel en el ámbito internacional. Es el caso del Director de Innovación de la Fundación Ellen MacArthr, Ken Webster; el Director General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja; y el Alcalde de Sevilla, a su vez Presidente de la Red de Ciudades por el Clima de la FEMP y Miembro del Comité de las Regiones de la UE, Juan Espadas Cejas. A continuación se desarrollarán dos paneles en los que se analizará el papel de las Administraciones en la economía circular y las políticas prioritarias para impulsar la transición hacia la misma. Ya en la sesión de tarde se desarrollarán un total de ocho mesas de trabajo que, como no podía ser de otra forma, pivotarán en torno a la economía circular, pero desde diferentes perspectivas, recogiendo las inquietudes de los distintos sectores (implicación ciudadana y papel de los agentes sociales y medioambientales; innovación empresarial y emprendimiento; gestión de residuos; papel de los sistemas colectivos; nuevas tendencias; las administraciones locales y la Declaración de Sevilla; I+D+i como elemento clave en la transición; y colaboración y cooperación entre la administración regional y la estatal). El cierre de la jornada vendrá de la mano de la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela Olmo.
15Sep

Nuevo presidente en la Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética

RESIDUOS PROFESIONAL

El nuevo máximo responsable de CEWEP, Paul De Bruycker, augura un “brillante futuro” para un sector que “jugará un papel esencial en la consecución de una economía circular”.

Paul De Bruycker, nuevo presidente de CEWEP
Paul De Bruycker. (c) Indaver
En su reciente Asamblea General anual, la Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética de Residuos (CEWEP) eligió a su nuevo presidente, Paul De Bruycker, representante Belgian Waste-to-Energy (BW2E), la organización miembro por parte de Bélgica en dicha entidad. De Bruycker sucede en el cargo a Ferdinand Kleppmann, fundador de CEWEP y presidente durante más de 15 años de esta organización. “Estoy muy orgulloso de lo que ha conseguido CEWEP en los últimos 15 años”, dijo el presidente saliente. “CEWEP ha ganado credibilidad a través de una sólida y constante emisión de información y hechos, convirtiéndose de esta forma en un socio fiable para las instituciones de la UE y otras partes interesadas en todos los elementos relacionados con la valorización energética de residuos y la sostenibilidad de la política europea de medio ambiente. Nuestros miembros han contribuido enormemente a la protección del medio ambiente y el clima”, añadió Kleppmann. Por su parte, el nuevo presidente también augura un brillante futuro para el sector: “La valorización energética no sólo se encarga de convertir los residuos no reciclables en energía y productos de valor, sino que también juega un papel esencial en la consecución de una economía circular”, dijo De Bruycker. Como parte de las elecciones presidenciales de CEWEP, se reeligieron dos vicepresidentes: el italiano Filippo Brandolini, de Utilitalia, y el neerlandés Michiel Timmerije, de la Dutch Waste Management Association; igualmente, se eligieron otros trs nuevos vicepresidentes: Hubert de Chefdebien, de SVDU (Francia); Jacob Simonsen, de la Danish Waste Management Association (Dinamarca) y Carsten Spohn, de ITAD (Alemania). Fundada en 2002, CEWEP cuenta hoy con miembros de 22 países que representan cerca del 80% del mercado europeo de valorización energética de residuos.
05Sep

Diputación invierte 1,5 millones de euros en dos años para renovar la flota y elementos de recogida selectiva a través de Garbiker

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

Se han adquirido siete vehículos con cargo a los presupuestos de 2016 y se han licitado los concursos para adquirir otros 5 más y 60 contenedores para los Garbigunes este año.

La Diputación Foral de Bizkaia ha invertido en los dos últimos años 1,5 millones de euros a través de la sociedad foral Garbiker en la renovación de la flota de vehículos que se encargan de la recogida selectiva y de otros elementos, como contenedores, necesarios para realizar esa labor.

En concreto, en 2016 se licitaron un camión con grúa y toldo destinado al Garbigune de Derio, dos vehículos tractocamión para las plantas de transferencia de Berriatua e Igorre, un camión para recogida de envases ligeros y tres autocompactadoras para la planta de transferencia de Gernika. Todos estos vehículos se han recibido a lo largo de este año y están operativos, con excepción del camión de recogida de envases ligeros, que estará operativo a mediados de este mes.

En 2017, las inversiones a realizar serán la compra de dos camiones con grúa y toldo para dar servicio a los Garbigunes, de 60 contenedores de recogida selectiva también para estos puntos limpios, de dos autocompactadores para recoger los residuos de las plantas de transferencia y de una cisterna simple autoportante para transportar lixiviados. Los concursos para licitar estos elementos ya se han iniciado y está previsto que tanto los vehículos como los contenedores estén operativos el próximo año.

Did you know…

Zabalgarbi, S.A.

Artigabidea, 10

48002 Bilbao

Bizkaia

Phone number: 94 415 52 88

Fax: 94 415 19 69