Author: Zabalgarbi

07 Jun

Bizkaia recicla más y genera menos residuos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

DEIA

La tasa de recogida selectiva en Bizkaia continuó el pasado año la senda de crecimiento y ha aumentado hasta situarse en el 52,7%, según los datos recogidos en el Observatorio de Residuos de la Diputación. Junto al incremento de la recogida selectiva, cabe destacar a su vez, la reducción de la generación de residuos durante el mismo ejercicio, que se cifró en 8.173 toneladas, un 1,27% menos que en 2021.

Seguir leyendo

06 Jun

El Gobierno Vasco impulsará la educación ambiental entre la ciudadanía para avanzar en la sostenibilidad de Euskadi

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

GOBIERNO VASCO

Tapia ha hecho repaso de los hitos ambientales más relevantes conseguidos durante los últimos dos años, entre los que destaca la aprobación el pasado 16 de mayo del proyecto de Ley de Transición Energética y Cambio Climático.

Ha animado a la ciudadanía a participar en las actividades de recogidas de residuos organizadas para el fin de semana del 10 y 11 de junio en los centros ambientales de la red Ekoetxea.

Seguir leyendo

20 May

La recogida y la gestión de la limpieza en Bilbao, reconocida por su eficiencia

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

DEIA

No es fácil llegar a estar –y mantenerse– entre los mejores. Las instituciones, sean del signo que sean, lo persiguen con insistencia. También Bilbao, claro, que ha vuelto a colarse entre las ciudades que pueden presumir de tener un servicio de recogida y gestión de limpieza envidiable. Una reciente encuesta de la OCU la sitúa como la segunda más limpia. Y este mismo año también, el botxo volvía a ser merecedor de las tres pajaritas azules que certifican y reconocen su calidad en la gestión municipal en la recogida selectiva. Es el máximo galardón y desde 2019 la villa se ha hecho merecedor del mismo.

La cosa no se queda ahí. Lo dicen desde el propio Ayuntamiento, conscientes de que su labor es mantener a la ciudad en las mejores condiciones, “con estándares altos de calidad” en cuanto a limpieza y recogida de residuos. “Queremos seguir siendo referentes en esta materia y conseguirlo, además, siendo más eficientes, ahorrando agua y con maquinaria menos contaminante”, enfatizaba Kepa Odriozola, concejal de Servicios y Calidad de vida.

No en vano, Bilbao invierte cada año casi 47 millones de euros en este capítulo. Solo así –y con las casi 600 personas adscritas a esta área– es viable continuar por el camino marcado y, al mismo tiempo, mantener el espíritu de superación marcándose nuevas metas. Por ejemplo, consolidar la tendencia positiva en materia de reciclaje y recogida diferenciada de residuos. La separación en origen es una pieza clave en el puzle de los residuos; tanto como la reutilización de aquellos que sea posible para conseguir que tengan una segunda y tercera vida.

Tal y como avanzaban fuentes municipales, ya se están dando pasos en ese sentido y dando la relevancia que merece a la llamada economía circular. Por ejemplo, se ha firmado con la Fundación Emaus un convenio de colaboración para facilitar a esa entidad social utilizar determinados espacios en las instalaciones del BilbaoGarbi de Elorrieta para la recogida y almacenaje de residuos sólidos urbanos de origen doméstico “y su correspondiente gestión de cara a una posterior reutilización”, concretaban.

De momento, la recogida selectiva sigue tomando peso en las cuentas generales del servicio de limpieza de la villa. Las toneladas de materiales y productos representaron el año pasado el 34% del total (49.342 toneladas), cuando dos años antes, en 2020, era el 31%. En buena medida por la concienciación ciudadana y en otra, gracias a las campañas específicas promovidas por el propio Consistorio dirigidas a los grandes productores con el objetivo de favorecer el reciclaje y la recogida separada.

El año pasado, sin ir más lejos, se puso el foco en el vidrio y en la materia orgánica y para ello se contó con la colaboración de comercios y establecimientos como bares, restaurantes, fruterías, supermercados y hoteles, pero también comedores sociales, hospitales, piscinas y el Mercado de La Ribera. “Como resultado de las campañas realizadas y la gran acogida recibida por los establecimientos, se ha iniciado la recogida selectiva puerta a puerta de las fracciones de papel-cartón, envases y orgánica”, apostillaron desde el Área de Servicios y Calidad de vida.

19 Apr

Amsterdam will import Rome’s trash and turn it into energy

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

THE MAYOR.EU

Rome’s waste mismanagement saga is well known by now, but it seems to have reached at least a partial solution with a recent deal signed between the Italian capital and Amsterdam. The latter defined the conditions for the weekly shipment of 900 tons of trash from Italy to the Netherlands, where it will be delivered to the local Waste Energy Company (AEB).

The latter will burn the Italian garbage in a way that produces heating. In fact, AEB supplies 30,000 households with waste-generated heat.

More info

19 Apr

Call to switch EfW plants to produce air fuel

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

MRW

Energy-from-waste (EfW) plants could be switched to making sustainable aviation fuel (SAF) rather than electricity, a Government report has said.

The report by Philip New, former chief executive of the Energy Systems Catapult, said the UK had the potential to play a leading role in the development of environmentally friendly aircraft fuels.

New said this particularly applied to SAF made from carbon-containing waste streams, which he called “a technology close to deployment readiness”. 

He added: “The enthusiasm for SAF extends across the stakeholder community to an extent not seen by the author in other aspects of the energy transition. It offers a clear opportunity for leverage that should not be wasted.”

He said waste and other biogenic feedstocks should be used first in sectors such as aviation where carbon reduction was difficult rather than be burnt to generate “relatively high-carbon” electricity. 

He said: “Any review should address the question of the role of EfW in a future net-zero grid, particularly when carbon capture and storage capacity is not close to EfW assets.”

New noted the availability of former chemical processing plants that could be repurposed for SAF manufacture, which were often in areas of significant economic decline such as Tyne/Tees/Humber, Stanlow and south Wales.

Last week, transport secretary Mark Harper launched an action plan for the next two years to reach ‘jet zero’ by 2050 by speeding up the design, manufacture and rollout of zero-emission aircraft and infrastructure at UK airports.

The Government is to “invest millions of pounds in first-of-a-kind SAF plants, supporting crucial scientific research on a larger scale and helping to drive down production costs”, he said.

01 Apr

Bizkaia aumenta hasta el 52,7% su recogida selectiva para reciclaje en 2022 y reduce la generación de residuos en 8.173 toneladas

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

La disminución de la producción de residuos es más significativa en la fracción resto que en las demás y se sitúa en un 1,25%, lo que viene a confirmar que se está consiguiendo disminuir la producción de desechos en los últimos años. Se mantiene la tendencia de crecimiento en la recogida de la fracción orgánica, que pasa de una tasa del 2,93% al 3,30% y que en términos absolutos supone un incremento del 12,77% con respecto a 2021. La Diputación Foral de Bizkaia prosigue con la tramitación del nuevo plan de residuos del territorio, que recibirá en los próximos meses el informe definitivo de Evaluación de Impacto Ambiental como paso previo a su aprobación en consejo de gobierno y su remisión a las Juntas Generales para su tramitación.

La tasa de recogida selectiva continua la senda de crecimiento de los últimos años y ha vuelto a aumentar hasta situarse en el 52,7%, según los datos recogidos en el Observatorio de Residuos de la Diputación Foral de Bizkaia. Esta tasa supone 1,2 puntos más que el año pasado y se sitúa dos puntos por encima de la registrada en 2019, ejercicio en el que superó por primera vez la tasa del 50% que se marcaba como objetivo dentro del segundo Plan Integral de Residuos Urbanos. Junto al incremento de la recogida selectiva, cabe destacar también la reducción de la generación de residuos a lo largo de 2022, que se cifró en 8.173 toneladas, esto es, un 1,27% menos que en 2021.

Este incremento de la recogida selectiva viene auspiciado principalmente por un decrecimiento significativo en la recogida de la fracción resto, que alcanza las 14.000 toneladas. Pero también influye en ella el crecimiento que ha experimentado la recogida de la fracción orgánica, que mantiene la tendencia al alza de los últimos ejercicios y que es del 3,30% en 2022, más de un punto más que en 2021, de manera que pasa de las 16.603 toneladas de 2021 a las 19.673 el año pasado. En términos absolutos, por tanto, este crecimiento se sitúa en el 12,77% con respecto al año precedente.

La recogida de papel-cartón y la de vidrio siguen siendo las de mayor volumen, como habitualmente, con cantidades que alcanzan las 78.236 y las 28.934 toneladas, respectivamente. En cifras similares a esta última se sitúa la recogida de envases ligeros (20.843 toneladas).

La reducción de la generación de residuos no alcanza la experimentada en 2020 como consecuencia los cambios de hábitos que supusieron el confinamiento y las restricciones generadas por pandemia, pero sí supone un salto cuantitativo importante respecto a ejercicios anteriores a ese año, como 2019 (648.164 toneladas) y 2018 (646.574 toneladas, de manera que puede decirse que este indicador también mantiene un comportamiento positivo para la consecución de los objetivos medioambientales marcados de conseguir una menor producción de desechos.

El nuevo plan de gestión de residuos sigue su tramitación

Ese objetivo de reducción de los residuos que se generan en el territorio es uno de los objetivos marcados en el nuevo plan de gestión de residuos elaborado por la Diputación Foral de Bizkaia y que, en estos momentos, sigue su tramitación. De hecho, esta semana ha pasado de nuevo por el Consejo de Sostenibilidad, a la espera de que en los próximos meses pueda disponer del informe definitivo de Evaluación de Impacto Ambiental. A partir de ese momento, el texto del plan se aprobará definitivamente en el consejo de gobierno de la Institución foral y, posteriormente, se remitirá a las Juntas Generales para su tramitación y aprobación.

Este documento sienta las bases de la gestión de los residuos en este territorio en la presente década y marca como objetivos prioritarios la reducción de la generación de residuos en un 15% y la recuperación de 4,9 de cada 5 kilos de residuos generados (de ellos, 4 kilos se reintroducirán en la cadena productiva y otros 0,9 kilos se aprovecharán para la generación de energía renovable). Con el desarrollo de este plan, Bizkaia conseguirá en 2030 valorizar materialmente el 76,61% de sus residuos (reutilizar y/o reciclar el 70,97% y compostar un 5,64%), valorizar energéticamente un 20,90% y destinar a eliminación definitiva una vez ya tratados esos residuos, un 2,49%.

Otros objetivos del plan son:

  • La reducción de un 20% con respecto al año 2019 en la generación de residuos de envases ligeros.
  • Mejorar la tasa de preparación para la reutilización en un 20%.
  • Asegurar la cobertura del 100% de la recogida selectiva de los residuos peligrosos del hogar, de textiles, de aceites de cocina, de voluminosos y RAEE y recogida separada de biorresiduos en los municipios.
  • Integrar la información y las ideas innovadoras de la ciudadanía y los agentes económicos en un entorno digitalizado y colaborativo, que permita la generación de herramientas y palancas para la mejora continua del sistema de gestión de residuos.
  • Disponer de un sistema integrado de la gestión de los residuos en todo el territorio y asegurar su sostenibilidad económica y medioambiental en colaboración con los ayuntamientos y mancomunidades.
21 Mar

Recovering the non-recyclable: the Integrated Resource-Recovery Facility

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

ESWET

Complementary to waste prevention, re-use, and recycling, Waste-to-Energy currently represents the most sustainable solution to treat non-recyclable waste.

However, as waste generation continues to increase in Europe and globally, the sector is working on how to achieve its full potential. ESWET, as the voice of European suppliers, is proud to present its updated Vision for the future of Waste-to-Energy!

Recovering the non-recyclable: the Integrated Resource-Recovery Facility

The IRF represents a new model of plant and a step-change evolution in waste thermal treatment. Thanks to state-of-the-art European engineering, new and refurbished plants can now implement innovative technologies and, for instance, produce hydrogen or synthetic fuels, or capture their CO2 emissions. With those additions, the IRF can fully reach the decarbonisation potential of residual waste treatment, and closes the loop of the circular economy.

 

03 Mar

Four Leading Associations Team Up to Tackle the EU’s Waste Implementation Gap

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

CEWEP

Four of the most prominent associations in the waste management and recycling sector (CEWEP, EURIC, FEAD, MWE) joined forces and held a dinner debate with policymakers to address the gap in the implementation of the EU’s waste legislation.

The event brought together waste management and recycling experts, Members of the European Parliament (MEPs), Environment Attachés and EU officials to discuss the challenges faced by many Member States in implementing the legislation.

Despite the significance of the legislation, there is still a lack of political will in many Member States. The discussion focused on exploring the reasons behind this and finding sustainable solutions to overcome obstacles, with the debate covering a range of topics such as efficient waste shipments, the potential of waste-to-energy, the improvement of recycling rates, the instrumental played by recycled content targets to drive the transition towards a circular economy and the importance of enforcement to tackle combat illegal activities.

Pernille Weiss, MEP highlighted that she wants the EU “to be the waste management’s innovation hub. I want every part of the waste ecosystem to be somehow related to the EU – from innovation and research, to development, trial, and error, because we also need to allow for that, to grow -”.

MWE Secretary-General, Vanya Veras said:
“To take a lead from the debate, what we need for a thriving, climate neutral and circular economy in Europe is Self-sufficiency, Self-sufficiency, Self-sufficiency. We’ll get that by implementing waste legislation and working together to collect clean waste streams by material, extracting every last grain of value through reuse, recycling and recovery and keeping it within a circular loop.”

FEAD President, Claudia Mensi said:
Closing the implementation gap is essential to realizing the full potential of a circular economy. As a leading waste management industry covering all aspects of waste, we want a clear recognition that our industry has shifted from being a service provider at the end of a linear economy, to being at the core of the circular economy.”

EURIC Secretary-General, Emmanuel Katrakis, said:
Implementing and enforcing waste legislation is essential to level the playing field and turn waste into resources. Yet, unhampered access to European and international markets, EU-wide end-of-waste criteria and recycled content targets are indispensable building blocks for the transition towards a climate-neutral and circular economy.”

CEWEP Secretary-General, Ella Stengler said:
We cannot afford to waste the materials and energy embedded in the waste.  Therefore, we must properly enforce the European waste laws and the waste hierarchy. There is no turning back, not if we want to reach the environmental and climate goals that we strive for.”

Representing the European Commission, Mr. Aurel Ciobanu-Dordea stressed during his presentation that most of the EU Member States are at risk of missing the 2025 targets and that the bloc is facing data quality issues, with unreported waste in some EU countries. The Director of Circular Economy in the European Commission said that “we need to find a few key deliverables, which are also politically appealing and that mean something not only to the politicians here in Brussels, to the future Commissioners, but also to the politicians in the Member States, so that we can all work together to achieve this.

We would like to extend our special thanks to Ms. Pernille Weiss, Rapporteur at European Parliament and hostess of the event, to the Commission’s representative Mr. Aurel Ciobanu-Dordea, and to MEPs Malte Gallée and Jan Huitema for their powerful speeches, as well as to also welcome the large interest expressed by attendees across Europe.

14 Feb

«Con la basura de todos los vertederos se podría generar el 4% de la electricidad que consume España»

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

EL DIARIO VASCO

Existe una alternativa a llevar residuos no recicables al vertedero: quemarlos para obtener energía que luego se vierte a la red. Este proceso se denomina valorización energética de residuos y se realiza en plantas industriales diseñadas para tal fin. Y hoy en día, cuentan con una tecnología que limita la emisión de gases nocivos a la atmósfera. En Europa es común; en España, testimonial.

El presidente de la asociación que representa las plantas de valorización energética de residuos en España (Aeversu), Rafael Guinea, analiza el porqué del rechazo que nuestro país aún mantiene a un proceso que podría eliminar y reemplazar gran parte de los vertederos que pueblan la geografía española.

Con estas plantas, que todavía apenas superan la decena en España, en vez de tirar 12 millones de toneladas anuales al vertedero, se obtendría energía a través de la combustión que iría a la red de distribución.

-¿Qué residuos se destinan a las plantas de valorización energética?

-La gestión de residuos es algo que tiene una jerarquía muy clara, que se lleva muy a gala en Europa, donde somos los líderes a nivel mundial. Lo primero es reducir los residuos, para generar lo menos posible, aunque por desgracia la sociedad cada vez genera más. En segundo lugar, lo que no se pueda reducir se debe reciclar. A partir de ahí hay ver qué se hace con el resto de residuos. Históricamente lo que se ha hecho en España es llevarlo a un vertedero. Pero desde un punto de vista medioambiental, energético y de sentido común hay que saber que a esa basura se le puede dar una segunda sacando la energía hay en ella.

-¿Cómo es el proceso que convierte la basura en energía?

-Los residuos son tratados en una instalación, relativamente compleja, moderna, en la que a través de la combustión se saca el calor y con él se genera electricidad, que se vende a la red. Esta energía (en su mayoría) es renovable. También es estable y gestionable. Además, hoy sabemos que este proceso ayuda a reducir las emisiones de CO2 más que llevando la basura a un vertedero. Llevar la basura a un vertedero es meter en un problema a las generaciones futuras porque entierras la basura y contaminas el suelo y el aire durante años. Si tienes una alternativa científica que te permite gestionar esta basura y que, además, te da un beneficio -como es la obtención de energía- deberíamos empezar a aprovecharla.

-¿Es tan común en Europa?

-Pues sí, tampoco estamos inventando nada nuevo. En Europa hay más de 500 instalaciones. A nivel mundial cerca de 3.000 pero en España, un poco por tradición o porque tenemos mucho territorio y muchos sitios donde ‘esconder’ la basura, tenemos pocas. Solo 12 instalaciones repartidas por distintas comunidades autónomas. En cambio tenemos un montón de vertederos funcionando.

-¿Estas plantas y sus procesos de combustión pueden contaminar más que un vertedero?

-Estas plantas son tres en sí: una de sólidos, donde llega la basura y se separa lo reciclable; otra de producción de energía eléctrica tras la combustión y por último una planta de tratamiento de limpieza de gases. Esta última cuenta con una tecnología muy implementada y fiable por la cual todos los contaminantes que se producen en esta combustión son eliminados. Por ejemplo, los metales pesados que contienen los residuos. Lo que se consigue es rebajar al 1% los contaminantes que ya traían los residuos. Al final, sacas unos gases limpios cuyo problema a día de hoy es que tienen CO2, pero en gran parte es biogénico (procedente de basura orgánica, madera, biomasa, etc.). Esto obligatorio para todas las plantas y cada día son más las exigencias medioambientales; tanto que actualmente la chimenea de una planta de valorización es la que tiene las normativa más restrictiva del sector. No hay otra industria más limpia. Esto es un logro del movimiento ecologista, que han logrado que las chimeneas de estas plantas saquen, no diré ya aire puro, pero prácticamente.

-¿Cuánto más contamina un vertedero que una planta de este tipo? ¿Está medido?

-Sí está medido. El principal gas emisor de efecto invernadero de los vertederos es el metano. Una molécula de metano es 27 peor que una de CO2 para el efecto invernadero. Así, está calculado que llevando los residuos a un vertedero se produce un 250% más de efecto invernadero que con la valorización energética. Además, no se produce ninguna energía.

-¿De aprovecharse todos los residuos que llegan a vertedero, qué porcentaje de electricidad se aportaría a la red?

-Hasta un 4% de la electricidad que se consume en España. En esto hay una salvedad importante que remarcar: no se trata de que con esto vayas a cambiar todo lo que necesitamos cambiar en España para alcanzar las cero emisiones energéticas, pero sí es una energía gestionable. Su generación no depende de que sople el viento o haga sol. Así, resultar ser un buen complemento al sistema, ya que te permite producir energía eléctrica cuando se necesite porque no haya ni viento ni sol.

-Hay 12 instalaciones en España. ¿Hay comunidades con mayor implicación en esta alternativa al tratamiento de residuos?

-Cataluña es la que más instalaciones de este tipo tiene, con cuatro. Va seguida de Baleares y País Vasco con dos. En Galicia, Madrid, Cantabria y Melilla, hay una por ejemplo… Aquellas comunidades que tienen más densidad de población por metro cuadrado se han manifestado en contra de tener vertederos cerca. Así, se han desarrollado más plantas porque es una instalación que no afecta (o no impacta) a la vecindad. Pero hay comunidades con mucho territorio en las que pueden tener vertederos y poner la basura más lejos, con lo que no se han desarrollado ninguna.

-¿Por qué no tiene más implantación en España esta alternativa al margen de tener mucho terreno libre para instalar vertederos? 

-En España se lleva muchos años diciendo que la incineración es mala en términos absolutos, mala para la salud, que es una mala gestión de residuos… Y eso ha ido calando. Se necesitaría una valentía política para tomar una decisión y cambiar el hecho de que hoy el país europeo que más toneladas de residuos lleva a vertedero. No hay nadie a su nivel. Y eso es algo que en Europa sorprende y no gusta. Además del tema territorial que comentaba (que hay tierras para enterrar la basura) hay un tema social y político por el cual no se asume la responsabilidad de explicar bien esta alternativa de gestión y de defenderla, a pesar de que, una vez implantada, sea positiva. ¡No solo positiva! Sino que ya es obligatoria por normativa europea. En España tenemos un problema social tan grave que incluso nos lleva a incumplir normativa europea. Con esto me refiero a que teníamos un objetivo de reciclaje del 50% para 2020. En 2023, aún estamos el 38%. Pero, además, los objetivos marcan que para 2035 todos los países europeos tienen que reciclar el 65% y, como mucho, debería estar llevando al vertedero el 10%. Como mínimo, para no suspender, deberías valorizar el 25% de residuos. El 10% de vertedero y el resto (65%), al reciclaje. Ahora mismo solo pasa por las plantas de valorización el 12% de los residuos. Así que España necesita, como mínimo, duplicar las instalaciones para alcanzar esta capacidad. Si se mira el mapa hay zonas donde la necesidad es evidente. Madrid por ejemplo solo tiene una pequeña planta y lleva muchísimas toneladas de residuos a vertedero. Y otras como Andalucía y Valencia también las necesita. Pero hay un discurso que no se quiere dar.

-¿Hay tiempo para duplicar esta capacidad?

-En una década hay tiempo de sobra. Levantar una planta puede llevar dos años. Aunque luego lo que más tarde sean los permisos, algo que sucede con cualquier tipo de instalación. Pero en cuatro años puedes tener una planta en marcha.

-¿Por qué este aspecto de la gestión de residuos no está más presente en el debate público, a diferencia de otros?

-Hay un movimiento que está haciendo mucho daño a la valorización de residuos que es el que proclama el ‘residuo cero’ como alternativa. Y esto es una entelequia, es imposible. Se da la circunstancia de que se ponen en contraposición las políticas de ‘residuo cero’ a la valorización. Pero seguimos mandando 12 millones de toneladas al vertedero. Entiendo que entre 12 millones de toneladas y cero debe existir una gama para la gestión de estos residuos. Es como si no quieres construir hospitales porque quieres implantar una política de ‘enfermedades cero’.

-¿Hay riesgo de que se recicle menos con la expansión de estas plantas? Es decir, que acabe quemándose lo que se podría reciclar.

-Pasa al contrario. Cuando miras las estadísticas europeas ves que los países que más reciclan son los que más valorizan. El vertedero sí que lo fagocita todo porque tiene un precio tan bajo que no compensa ni reciclar, ni separar… simplemente se mete todo en un agujero y se olvida. Los países que menos reciclan son los que más vertederos tienen; entre ellos España.

-Decía que Europa sorprende esta condición de España…

-En Europa esto no existe. Y ya no hablamos de pequeños países nórdicos donde el desarrollo medioambiental ha sido mayor, sino de países grandes como Alemania, con toda su extensión y desarrollo, que solo manda vertedero un 2% de los residuos, porque lo que se no se puede reciclar se valoriza energéticamente. En Europa no entienden nuestra situación con los vertederos, cuando hay otros desarrollos medioambientales importantes como los Parques Naturales o las renovables.

-Ahora que habla de renovables. ¿Hay algún aspecto medioambiental que pueda frenar la instalación de una planta de valorización?

-Lo que hay es la política del miedo. Nadie quiere una instalación industrial en el patio trasero de su casa. Pero la ventaja es que estas instalaciones se ponen donde antes había un vertedero. Y lo cierto es que si le dices a la gente que en vez de un vertedero vas a tener esta industria, suele ir bien. La experiencia que tenemos es que la gente lo agradece. Hay miles de estudios epidemiológicos que avalan estas plantas. El 90% de las ciudades europeas tiene una planta de valorización en la ciudad y han hecho sus estudios de impacto en la salud de la población y todos saben que no hay una incidencia directa por contaminantes en la salud de las personas.

-¿Hay margen de mejora en la tecnología de la limpieza de emisiones estas plantas o están en su tope?

-El desarrollo científico nunca está en su tope, en verdad. Ahora tenemos un medidor de dioxinas y el límite impuesto por ley es el que tiene la propia herramienta para medir. Por debajo del límite que tenemos, el medidor ya no mide. Podría ser menor, pero es tan baja que ni se podría ya medir.

-¿Por qué no se aprovecha más el rédito social que puede tener la eliminación de vertederos?

-Con un enfoque social, y más pensado en ver lo positivo de esto, podría ser una forma de despegar. En Europa, por ejemplo, las calefacciones de las casas se alimentan del calor obtenido de la planta de revalorización de residuos. Así la gente tiene calefacción garantizada, independientemente de si hay guerra en Ucrania o si los precios del gas suben o bajan, y a un precio estable porque los residuos los gestionas tú localmente y los precios se ponen desde el ente público. Todas las ciudades del norte tienen este sistema de calefacción.

-¿Para hacer algo así aquí en España se tendría que invertir mucho en infraestructuras o no sería tan complejo el cambio?

-Efectivamente, hay que cambiar todas las tuberías de distrito, tanto de frío como de calor, pero todo es empezar. El ejemplo es el barrio 22@ de Barcelona, donde las casas no tienen calderas de calefacción. En Amsterdam, por ejemplo, está prohibido que cada edificio tenga caldera. Cuando era carbón, por supuesto, pero ahora con el gas también. Para ellos no tiene sentido, como pasa en España, que cada casa emita emisiones con su caldera y no se pueda controlar. Así que lo prohibieron y la ciudad es la que da la calefacción. Es otro modelo. Está claro que si no damos nunca el primer paso no avanzaremos.

-¿Todo puede ser valorizado?

-Hay algunas cosas que no. El vertido cero, en realidad, tiene que asumir que más o menos 3-4% de residuos no se pueden ni reciclar ni valorizar. Estamos pensando, por ejemplo, en grandes neumáticos de maquinaria industrial o grandes cabos de amarre anchos como tuberías que se usan los buques. Cosas muy específicas que no se pueden tratar de ninguna otra manera.