Category: Zabalgarbi Noticias EN

30 Sep

AEVERSU: «La valorización energética es clave para mitigar el impacto climático y económico de los residuos»

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RESIDUOS PROFESIONAL

España vuelve a quedarse atrás en cuanto a gestión de residuos se refiere, con un gran porcentaje de desechos que se acumula en vertederos, en línea con otros países de la UE como Hungría, República Checa o Portugal. Todos ellos, destinan más de la mitad de sus residuos a vertederos convencionales, una opción anticuada y perjudicial para el medio ambiente, para la que ya existen modernas y seguras alternativas más sostenibles.

Por el contrario, son los países del norte de la UE, como Alemania o los escandinavos, Austria u Holanda, los que casi han dado por extintos sus vertederos gracias a un mejor y mayor reciclado, pero también al uso generalizado de la valorización energética.

Estas y otras conclusiones han sido analizadas por parte de los representantes del sector de gestión de residuos y energía, así como las representaciones permanentes del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los Estados miembros, reunidos en Bruselas para debatir el futuro de la valorización energética y sus implicaciones en la sociedad europea.

Durante el transcurso de los debates, organizados conjuntamente por Eswet (asociación europea de proveedores de tecnología Waste-to-Energy) y Cewep (Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética), se ha analizado el Estudio del Parlamento Europeo sobre residuos, en el que se refleja la importancia de implementar modelos de gestión de residuos sostenibles que incluyan a la valorización energética.

Desde Aeversu, Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos, miembro de Cewep y presente en las reuniones de trabajo en Bruselas, se destaca la valorización energética como «una práctica clave para mitigar y frenar el impacto climático y económico de los residuos no reciclables, que inevitablemente generamos día tras día».

Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar

En la Unión Europea se generan más de 2.500 millones de toneladas de residuos anuales, cerca de 500 kg/año por persona. Esta problemática, ocasionada por el modelo consumista de “usar y tirar”, es un asunto por el que políticos y administradores no toman medidas concretas y eficaces en el conjunto de los países, sino que cada uno imprime un ritmo propio.

Según el Estudio del Parlamento Europeo sobre Residuos, evitar la creación de deshechos sería la opción más conveniente para el medio ambiente, pero los objetos y productos que necesitamos para llevar a cabo nuestra vida diaria terminan, tarde o temprano, por llegan al fin de su ciclo de vida. “Cuando esto ocurre, la valorización energética se convierte en un aliado vital para gestionar los residuos y darles una última vida en forma de electricidad, calor o vapor”, asegura Rafael Guinea, presidente de Aeversu.

La jerarquía de gestión de residuos prioriza la prevención, la reutilización y el reciclaje, pero además, tal y como recoge el Paquete de Economía Circular aprobado por la Comisión Europea, cuando los residuos no se puedan reutilizar ni reciclar, resulta preferible recuperar su contenido energético en lugar de eliminarlos en vertedero, en la mayoría de los casos, tanto en términos medioambientales como económicos. Es decir, emplear la valorización energética, la cual, según un estudio del Gobierno alemán, emite 19 veces menos de CO2 que los vertederos convencionales.

Reciclaje y Valorización Energética

Las prácticas de gestión de residuos varían muchísimo entre los miembros de la Unión Europea. Muchos países siguen vertiendo ingentes cantidades de residuos en los vertederos, pero, mientras tanto, con una cota de vertido del 1%, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Suecia o Bélgica (países modelo en reciclaje) casi han eliminado por completo los vertederos y apuestan por complementar el reciclaje y la valorización energética de los residuos, obteniendo energía para abastecer viviendas e industria.

Por el contrario, los vertederos siguen siendo una alternativa perenne, pese a ser un desastre medioambiental, en el este y sur de Europa, en al menos doce países, entre los que se encuentra España, donde más de la mitad de los residuos acaba en un vertedero.

«La valorización energética tiene un gran potencial que no está siendo aprovechado en nuestro país», lamenta Aeversu en un comunicado, y argumenta que «en Europa hay 598 plantas, pero sólo 11 se encuentran en España y Andorra».

26 Sep

Waste-to-Energy 2050: tecnologías limpias para la gestión sostenible de residuos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RETEMA

ESWET, los proveedores europeos de tecnología Waste-to-Energy, ha lanzado su visión titulada “Waste-to-Energy 2050: tecnologías limpias para la gestión sostenible de residuos”, para presentar la planta Waste-to-Energy del futuro y explorar el papel de la valorización energética de residuos en futuros sistemas de gestión de residuos en Europa y más allá.

Siguiendo las predicciones del Banco Mundial de que la generación de residuos aumentará en un 60% en todo el mundo para 2050 y las cifras de Eurostat que muestran que el 24% de los residuos municipales todavía se vierte hoy en Europa, allí es una necesidad de implementar tecnologías de gestión de residuos sólidas a nivel mundial, incluida la valorización energética de residuos para mejorar el reciclaje y la recuperación y reducir los vertederos.

La visión de ESWET demuestra cómo las tecnologías de conversión de residuos en energía de los proveedores europeos están listas para contribuir a los sistemas de energía con bajas emisiones de carbono y a las sociedades circulares en la UE y a escala mundial. De hecho, las plantas de conversión de residuos en energía se encargarán de la fracción de residuos que no pueden reciclarse directamente, evitando que se depositen en vertederos y ahorrando así una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Además, la producción de combustibles alternativos, como el hidrógeno, desde las plantas de conversión de residuos en energía permitirá a la industria y los sectores de transporte descarbonizar aún más.

Desde hogares hasta industrias, centros comerciales e invernaderos, la cantidad de instalaciones calentadas y enfriadas por la energía recuperada de los desechos crecerá constantemente. Del mismo modo, las aceras por las que caminamos y los edificios en los que vivimos estarán cada vez más hechos de materias primas secundarias procedentes de deshechos.

Las plantas de conversión de residuos en energía se integrarán cada vez más en el tejido urbano y generarán múltiples oportunidades para los ciudadanos, al tiempo que salvaguardan el medio ambiente. Su gran escala permitirá integrar centros deportivos (como pistas de esquí, gimnasios de escalada en roca, parques de patinaje, canchas de tenis, piscinas al aire libre, etc.) y actividades de entretenimiento educativo para sensibilizar a los ciudadanos sobre la gestión de residuos.

La ESWET Vision 2050 se lanzó oficialmente el martes 24 de septiembre en Bruselas frente a casi 150 personas del sector de gestión de residuos y energía, así como las representaciones permanentes del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los Estados miembros. El evento se organizó conjuntamente con la asociación hermana de ESWET, CEWEP, la Confederación de plantas europeas de conversión de residuos en energía, que lanzó su hoja de ruta de sostenibilidad hacia una economía circular en 2035.

“Nuestra industria ha dado grandes pasos hacia la sostenibilidad en las últimas décadas”, dijo el presidente de ESWET, Edmund Fleck. “Vemos un futuro brillante para la valorización energética de residuos, donde todos los subproductos de nuestra industria serán enviados de regreso a la economía, de manera circular y baja en carbono”, agregó. “Necesitamos apoyo político para que ese futuro se convierta en realidad y dichas políticas deben garantizar que se protejan los principios básicos de gestión de residuos, como la jerarquía de residuos, y que surja una economía circular baja en carbono y limpia”. “Una buena planificación de la capacidad de tratamiento de residuos es clave para establecer Waste-to-Energy como una opción sostenible de gestión de residuos en cualquier lugar”, concluyó.

11 Sep

United Nations. Rummaging through trash to find clean energy

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

UNITED NATIONS

Landfills around the world are filling up. In 2016, humanity generated over 2 billion tonnes of waste. In the next 30 years, that figure is expected to grow to 3.4 billion.

Where will all this waste end up?

recent report by UN Environment’s International Environmental Technology Centre outlines one technology that has the potential to reduce the volume of waste entering landfills by up to 90 per cent.

Waste-to-energy plants have been around for over 100 years, but today their use is on the rise, with many seeing the plants as a quick-fix solution to growing waste challenges. This phenomenon is especially apparent in Asia, where some 1,200 of the 1,700 plants worldwide are found. Japan alone maintains over 700. China is on track to increase the number of their plants by over 50 per cent, according Yuanyang Ou of SUS Environment, a Chinese investor and operator of waste-to-energy plants.

The core concept remains largely the same as a century ago. Burn solid waste at high temperatures so that the waste is eliminated and use the excess heat to power turbines and create electricity.

Historically, this would also produce significant amounts of ash and toxic gases. Today’s waste-to-energy plants, however, are much cleaner. Advanced technologies help to burn waste at extremely high temperatures, which ensures complete combustion. Emissions are also specially treated, which leaves minimal amounts of toxic byproducts like flue ash. Some tests have even shown that the air emitted by certain waste-to-energy chimneys can be cleaner than the air flowing in.

“Removing waste is the primary benefit of these plants, but not the only one,” says Ou. “Energy capture mechanisms ensure that excess heat can be used for electricity generation.”

Keith Alverson, director of the UN Environment Programme’s International Environmental Technology Centre, points out that the climate benefits of waste-to-energy extend beyond renewables. “Waste-to-energy plants can also reduce greenhouse gas emissions compared to open burning and landfills,” he says. “Open burning does not happen at a high-enough temperature for complete combustion, so emissions are dirty. And in landfills, biomaterial will decompose and emit methane, a powerful greenhouse gas.”

While they are typically clean, a mismanaged plant will produce unsafe byproducts, even with advanced emission control technologies. In countries where there are detailed regulations governing waste-to-energy plants, it’s less of an issue. But where countries don’t have strategies for maintenance and monitoring or guidelines on health and safety, there is a much higher risk.

The plants are also hungry beasts. A large-scale modern thermal waste-to-energy plant requires between 100,000–300,000 tonnes of municipal solid waste per year over, delivered daily over its lifetime. If an operator can’t procure enough waste, some plants could potentially drop below their optimal operating temperature. When that happens, efficiency drops, and the risk of toxic emissions is increased.

In an extreme scenario, operating a plant may mean a government has to import waste, or add coal to the waste stream, just to feed the fires.

And while a waste-to-energy plant may significantly reduce the amount of waste going to landfill, it does not eliminate the need for them entirely. The residues that such a plant does produce are hazardous and require safe disposal.

Even with all of the downsides, the increase in the number of waste-to-energy plants is not slowing down. While the refrain used to be NIMBY—“not in my backyard” —these days it’s just as likely to be PIMBY—“please in my backyard”.

“The benefits of the plants are clear, but the technology is not without its problems,” says Alverson. “For those countries eyeing the technology, getting the regulations and the legislation right will ensure the technology does more good than harm.”

27 Aug

Bizkaia reutiliza en un mes más de una tonelada de muebles

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

CADENA SER

La colaboración entre Garbiker y Emaús ha permitido reutilizar en un mes más de una tonelada de residuos domésticos como mesas, sillas, colchones, alfombras o sofás que habían sido depositados en los garbigunes centrales de Bizkaia(Barakaldo, Basauri, Durango, Erandio, Gernika, Getxo, Güeñes, Igorre y Markina).

El operario de Garbiker selecciona los objetos que pueden ser reutilizados e informa al usuario que lo ha llevado de esta posibilidad de cederlos.

Si el usuario acepta, depositará los residuos voluminosos en la caseta de reutilización para que, así, Emaús recoja el objeto seleccionado y lo transporte para su correcta gestión antes de darle una “segunda vida”.

En este primer mes de funcionamiento del servicio se han recogido un total de 71 objetos: cuadros (21); sillas (8); colchones (7); mesas de sala (5), y sillas de niños (4).

El garbigune del que se han podido reutilizar más objetos es el situado en Erandio, con un 38 % de los enseres recogidos, seguido de Basauri, con un 21,12 % y de gernika, con un 15,49 %.

El beneficio obtenido con la venta de estos artículos ha permitido sufragar más del 70 % de los costes del personal de las dos contrataciones en puestos de inserción realizadas para llevar a cabo esta iniciativa.

Además de muebles, en los garbigunes también se recogen, desde 2013, juguetes y otros enseres pequeños para su reutilización, gracias a un acuerdo suscrito entre Garbiker y Koopera.

Este servicio se ofrece en toda la red de garbigunes y en lo que va de año ha recogido más de cinco mil juguetes.

16 Aug

Aeversu tilda de “parche” la ampliación del vertedero de Pinto

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

LA VANGUARDIA

La Asociación de Empresas de Valorización Energética servicio de Residuos Urbanos (Aeversu) ha alertado este viernes de que aumentar la altura del vertedero de Pinto es un “parche ineficaz” y una decisión “apresurada”, y frente a ella proponen el uso de plantas de valorización energética.

Así lo ha denunciado la asociación en un comunicado, después de que el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) recogiera el pasado el pasado 15 de julio “la elevación de cota de la Fase III del vertedero de residuos urbanos” situado en términos municipales de Pinto, Getafe y San Martín de la Vega promovida por la Mancomunidad del Sur.

De esta manera, el vertedero se ampliaría hasta los 659 metros, algo que a juicio de Aeversu es una “medida provisional” que solo supone un “parche ineficaz” y que evidencia una “falta de toma de decisiones por parte de las administraciones”.

Aeversu denuncia que se trata de un problema que, mientras en España sigue siendo acuciante, en países del norte de Europa se ha resuelto gracias a la toma de acciones como el uso de plantas de valorización energética.

La solución, según la asociación, pasaría por modificar el modelo actual de gestión de residuos y emplear actividades ya comunes en los países más avanzados y comprometidos con el medio ambiente, como Suecia y Dinamarca, que están potenciando el reciclado y la valorización energética de los residuos llegando a cotas de vertido inferiores al 3 %, frente al 54 % de España.

Este modelo reduce exponencialmente la emisión de CO2 y no supone ningún peligro para los ciudadanos, como respaldan los estudios de Madrid Salud y la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

“Este modelo insostenible y perjudicial para el medio ambiente debe llegar a su fin”, ha subrayado Belén Vázquez de Quevedo, la Secretaria General Técnica de Aeversu, en la nota de prensa.

20 Jun

Zabalgarbi inaugura su marquesina solar fotovoltaica para recarga de coche eléctrico

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

NOTA DE PRENSA

En febrero de este año, Zabalgarbi realizó con éxito las pruebas de camiones de Gas Natural Vehicular (GNV), transportando residuos a la planta. Ahora, ha dado un paso más en su apuesta por la lucha contra el cambio climático y la reducción de los gases de efecto invernadero, inaugurando su propia marquesina solar fotovoltaica en ‘isla’ para recarga de coches eléctricos.

Esta nueva instalación está ubicada en las oficinas de Zabalgarbi y está compuesta de un marquesina en estructura metálica para una producción anual de 7.500 kWh y alojamiento para cuatro vehículos en paralelo de 10×5 metros, 25 módulos fotovoltaicos bifaciales de 390 Wp cada uno, caseta anexa con los servicios complementarios de baterías para acumulación de unos 20 kWh aproximadamente, dos baterías de litio, una instalación eléctrica asociada, un puesto para carga de dos vehículos eléctricos y control y gestión del sistema mediante software de gestión energética.

Energía limpia y renovable

La recarga de los vehículos eléctricos mediante paneles fotovoltaicos hace totalmente eco-compatible la movilidad con emisiones cero, basándose exclusivamente en energías limpias. Estas marquesinas solares forman unos sistemas integrados, capaces de proporcionar energía limpia y renovable. Además, suponen un abastecimiento de energía constante y permiten realizar una movilidad completamente eco-sostenible.

31 May

Gerentes de las entidades que forman AEVERSU conocen in situ la nueva planta de Sogama

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RETEMA

Gerentes y representantes de las plantas adscritas a AEVERSU (Asociación Española de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos) visitaron esta mañana la nueva planta de recuperación de materiales de Sogama a fin de conocer de primera mano su funcionamiento y singularidades.

Tras la reunión del colectivo, que también tuvo lugar en la propia sede de Sogama en Cerceda para abordar distintos asuntos relativos a la gestión de la Asociación, efectuaron un recorrido guiado por el complejo industrial, donde estuvieron acompañados en todo momento por el presidente y director general de la empresa pública, Javier Domínguez e Isidro García respectivamente.

A lo largo del circuito pudieron comprobar las obras de remodelación de la antigua planta de reciclaje, tratamiento y elaboración de combustible, así como la operativa de la nueva planta de recuperación de los materiales contenidos en la basura en masa.

En línea con la industria 4.0, esta instalación, que inició su andadura en noviembre de 2018, representó la primera fase de ampliación del complejo medioambiental, erigiéndose igualmente en todo un hito en la innovación tecnológica aplicada a residuos al permitir la recuperación automatizada de 11 tipologías de materiales contenidos en la basura en masa, que se envían a los centros recicladores para ser transformados en nuevos productos, contribuyendo con ello al ahorro de energía y materias primas.

El proyecto de ampliación del complejo de Sogama, al que se ha destinado una inversión de 29 millones de euros, culminará a mediados de este mismo año, convirtiéndose entonces en el más moderno y eficiente de Europa, además de punto de referencia para el resto del mundo.

Con esta mejora, la compañía conseguirá multiplicar por cuatro su aportación al reciclaje y reducir el uso del vertedero a mínimos, llegando en 2020 al vertido técnico cero (10%), objetivo establecido por el Parlamento Europeo para todos los Estados miembros en el horizonte de 2035.

Valorización energética: antes que el vertido

Para aquella parte de los residuos que no se pueda reciclar, la opción de tratamiento, conforme a la gestión jerarquizada promulgada por Europa, es la valorización energética, con carácter preferente sobre el vertido, constituyendo este último la alternativa menos deseable dado su negativo impacto para el medio ambiente y la salud.

Las actuales plantas de valorización energética, distinguidas por su robustez y alta eficiencia, constituyen las infraestructuras industriales sobre las que pesa la normativa más rigurosa y sobre las que existen mayores controles, garantizando que todos los parámetros de emisión se encuentren muy por debajo de los límites legales. Consiguen así poner en valor un residuo que, de otra forma, sería desaprovechado, y lo hacen además con todas las garantías medioambientales y para la salud. Sirva como ejemplo que Sogama produce la electricidad equivalente al consumo energético del 12% de los hogares gallegos.

Además de la Sociedade Galega do Medio Ambiente, forman parte de AEVERSU, las siguientes plantas: Tirme, en las Islas Baleares; Zabalgarbi, en el País Vasco; Trargisa, Mataró, Tersa y Sirusa, en Cataluña; Remesa, en Melilla; Tircantabria, en Cantabria; y Tirmadrid, en Madrid, además de Ctrasa, sita en Andorra.

27 May

Por qué en Suecia no hay vertederos y España acumula millones de toneladas de basura cada año

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

ABC

En Suecia, Bélgica, Dinamarca, Alemania o Países Bajos no hay vertederos. La cantidad de residuos que acaban enterrados no llega al 1% de su producción anual. Una cifra que parece impensable en España, donde cada año se acumulan 12 millones de toneladas de basura: el 54% de la que se produce en el país. La fórmula que ha permitido esta tasa de «residuo cero» en el norte de Europa no solo se debe al reciclaje, sino también a la llamada «valorización energética de los residuos», en la que se queman los desechos y se convierten en energía.

En España existen once plantas de valorización energética, denominadas ecoparques, con una edad media de entre 15 y 20 años. «Aunque se recicle, no se pueden eliminar todos los residuos», explica el presidente de la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos (Aeversu), Rafael Guinea, que insiste en que su objetivo no es sustituir al reciclaje, sino llegar a donde este no alcanza y evitar el colapso de los vertederos. «Llevamos muchos años pensando que el basurero era una solución y que íbamos a hacer desaparecer los residuos mediante un aumento de las tasas de reciclaje, pero no hemos sido capaces ni nosotros ni ningún otro país».

Mientras Asturias, Madrid o Valencia están teniendo problemas ante la superación de su capacidad de vertido, en otros países se ha recorrido el camino inverso. En Inglaterra se implantó hace más de una década un impuesto de 95 libras por cada tonelada llevada al vertedero. En Alemania, incluso, se prohibió por decreto tirar basura en los vertederos.

El problema, critica Guinea, es que en España «llevar los residuos al vertedero es mucho más barato que invertir en infraestructuras». Sin una tasa nacional a los desechos, sin que se refleje el coste de mantener durante 50 años las infraestructuras y con cierta mala imagen pública, hoy la valorización energética en España solo supone un 12% del destino final de los residuos, según datos de Eurostat. La media europea es del 25%, aunque en Suecia es del 50%, en Dinamarca es del 52%, Finlandia es del 55% o en Alemania es del 31%.

De hecho, en el norte de Europa existen más de 400 ecoparques. Funcionan en el centro de ciudades como Viena, Copenhague, París o Berlín y la energía producida sirve para suministrar electricidad o alimentar las calefacciones (reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero). «El problema es que la valorización se ha asociado a una mala reputación con la salud», explica Guinea, que defiende que hoy las instalaciones están sometidas a unos altos estándares de control y seguridad.

En 2017 las plantas españolas trataron 2.566.647 toneladas de residuos no reciclables, con lo que produjeron 1.997.198 MWh de energía, suficiente para abastecer a aproximadamente 500.000 viviendas. Tras el tratamiento en los ecoparques, los residuos quedan reducidos a un 2%, formado por las escorias y las cenizas. Las primeras pueden ser reutilizadas como material árido en obra y por chatarra para empresas siderúrgicas.

«Tenemos que dar pasos hacia la sostenibilidad a través de soluciones pragmáticas», dice Guinea. «Nuestros países vecinos nos llevan un adelanto de ocho o diez años en este ámbito». Lo que parece claro es que, para 2035, la Unión Europea exigirá que el 65% de los residuos sean reciclados y los vertederos supongan, como máximo, el destino final del 10%.

20 May

Aeversu: “La valorización energética es la única alternativa al vertido de residuos no reciclables”

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RETEMA

Hoy Aeversu (Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos), agrupación de empresas que transforman los residuos urbanos no reciclables en energía, se ha reunido con los medios para posicionar la valorización energética como la única alternativa a los vertederos de residuos no reciclables, al mismo tiempo que genera energía renovable que se emplea para viviendas e industria.

La Asociación ha asegurado que trabaja para contener el grave problema que provoca en nuestra sociedad el modelo consumista de “usar y tirar”, con la consiguiente e inmensa generación de basuras y residuos no aprovechables. “Aeversu es, por lo tanto, una parte de la solución a esta grave situación medioambiental, una actividad que es siempre posterior a la reducción, la reutilización y el reciclaje”, ha explicado Rafael Guinea, presidente de la Asociación. Sus plantas tratan y convierten en energía los residuos que ya no pueden reciclarse, o que la falta de calidad de sus materiales contamina a otros que efectivamente son reciclables, eliminando el crecimiento sin freno de enormes vertederos y contribuyendo a la economía circular real. Además, supone una solución final para el aprovechamiento energético de aquellos plásticos que de otra manera podrían acabar en el medio ambiente y particularmente en el mar, con la gravísima descomposición en microplásticos.

Se trata de una apuesta por la sostenibilidad bajo el cumplimiento de las exigentes directivas europeas, las normativas más estrictas existentes en cuanto a contaminación. Las normas de la Unión Europea son implementadas siguiendo las máximas garantías de seguridad y se ajustan a estrictos controles para no dañar ni al medio ambiente ni a los ciudadanos, gracias a tecnologías industriales de última generación.

La valorización, sustituta de los vertederos

En España el vertido de residuos en vertedero todavía alcanza cotas del 54% frente a los países europeos del norte que ya tienen menos de un 3% de vertido.

La Unión Europea marcó unos objetivos de reducción y reciclado de aquí a 2030 en el Paquete de Economía Circular, entre los que figura el reciclado del 65% de los residuos domiciliarios, así como la reducción de la eliminación en vertedero, limitándola a un máximo del 10%.

Aeversu ha explicado explica que “si España no toma medidas y apuesta por la valorización en lugar de por el vertido de residuos, llegar a tiempo a cumplir estos objetivos es tarea imposible, además del riesgo ambiental asociado que los vertederos implican”.

Aeversu está formado por 11 plantas (Zabalgarbi, Tircantabria, Tirme, Trargisa, Remesa, Tirmadrid, Sogama, Ctrasa, Sirusa, Tersa y Ute Tem) pero este año está prevista la puesta en marcha de una nueva planta de valorización energética, la de Zubieta, en Guipúzcoa. Pese a esto, la Asociación ha puesto en relieve que el número de plantas españolas lleva siendo el mismo desde 2010, cuando en el resto de Europa la tendencia es a la inversa, cada vez se construyen más plantas, y además, posicionadas en los núcleos de ciudades, como es el caso de la recién inaugurada planta en el centro de Copenhague que alberga una pista de esquí en su superficie.

La apuesta firme de los europeos por la valorización energética es debida a que las plantas no suponen ningún tipo de riesgo para los ciudadanos, y en cambio, sí tienen más beneficios y emiten menos CO2 que los vertederos tradicionales. De hecho, según refleja el estudio del Ministerio de Medio Ambiente de Alemania, “es preferible la valorización energética frente al vertedero también desde un punto de vista de Cambio Climático, ya que los datos revelan que los vertederos emiten 56.791 de CO2 equivalente por 1,000 toneladas de residuo y en cambio la planta (CRE) emite -3.526, es decir reduce las emisiones de GEI”.

La Asociación también ha hecho hincapié en que su actividad no sustituye al reciclaje, sino que lo complementa, ayudando en su calidad. Tanto es así, que los países que más transforman los residuos en energía son también los que más reciclan.

Estudios que ha presentado Aeversu y que apoyan la no incidencia en la salud de la valorización
Aeversu ha presentado sendo estudios donde se pone de relieve que la valorización energética no está relacionada con contaminación e impacto en la salud. Dos estudios realizados por organismos públicos respaldan la seguridad de las plantas:

• “Estudio de evaluación de la incidencia en la salud de las emisiones procedentes del parque tecnológico de Valdemingómez”, realizado por Madrid Salud, un organismo autónomo del Ayuntamiento de Madrid en colaboración con distintos organismos expertos. Concluye que no existe mayor riesgo de mortalidad a menos de 5 kilómetros del PTV.

• “Estudio del análisis del riesgo de mortalidad asociado a la proximidad de la incineradora de Sant Adrià del Besós” realizado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB). Concluye que no existe asociación significativa entre la mortalidad y la proximidad a la planta incineradora.

25 Apr

Bilbao es la segunda ciudad del Estado más valorada en limpieza viaria

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

DEIA

La OCU, que realiza este estudio de limpieza viaria desde 1995 y con una periodicidad de cuatro años, ha destacado que Bilbao es, con diferencia, la ciudad que más ha mejorado en los últimos 24 años en el grado de satisfacción de sus vecinos, al haber crecido 31 puntos en este tiempo y pasado de un “suspenso” a un “notable alto”.

El último estudio de la OCU, difundido este jueves, se basa en dos fuentes: una encuesta realizada a 5.260 socios de la organización -una media de cerca de 100 entrevistados en cada una de las 60 ciudades- y los cuestionarios devueltos por 44 ayuntamientos que quisieron participar en el trabajo (otros 16 consistorios no respondieron).

En el caso de la CAV, la OCU ha analizado las tres capitales y el municipio de Getxo, según ha indicado en rueda de prensa el delegado de la organización en esta comunidad, Kepa Loizaga.

El estudio refleja que, de las 60 ciudades incluidas, Oviedo es donde los vecinos expresan una mayor satisfacción global con la limpieza viaria, al conceder 79 puntos sobre 100, seguida de Bilbao, con 77 puntos, 4 puntos más con relación al informe de 2015, el anterior.

Getxo y Donostia figuran en los puestos sexto y séptimo de la clasificación (por detrás de los dos primeros más Vigo, Logroño e Iruñea) con valoraciones idénticas de 71 puntos, mientras Gasteiz se encuentra en el puesto vigésimo primero con 59 puntos. Cierra la lista de este estudio Jaén con 31 puntos.

La capital donostiarra es la que más ha subido en los últimos cuatro años, 7 puntos, en tanto que Gasteiz ha bajado un punto y Getxo se mantiene.

El análisis de la OCU indica que Bilbao dedica 83 euros por habitante y año a los servicios de limpieza, una cifra superior a la media estatal, que es de 57 euros.

También superan la media Getxo y Donostia, con 65 y 64 euros, respectivamente, al igual que Gasteiz, que gasta la que más, 92 euros, aunque en su caso se incluye la recogida de residuos, lo que no ocurre con las otras ciudades vascas estudiadas.

El delegado de la OCU en Euskadi ha indicado que el gasto municipal en limpieza no se corresponde en ocasiones con el grado de satisfacción de los vecinos. Así, Barcelona gasta 106 euros por habitante y año, y sus vecinos confiesan una satisfacción de 51 puntos;Madrid invierte 65 euros, y su puntuación es de 39.

En cuanto a Bilbao, la limpieza de calles y aceras (78 puntos) y especialmente el estado de parques y jardines (81) obtienen la puntuación más alta de las 60 ciudades analizadas.

En el otro lado de la balanza, la OCU destaca que los “puntos negros” de la limpieza en la capital vizcaina son los excrementos de perros en la vía pública, el entorno de los contenedores de residuos, en los que se amontonan enseres y se acumula suciedad, así como los efectos del “botellón” en determinadas zonas y las pintadas.

Las cacas de los perros son el aspecto peor valorado por los vecinos de Getxo, un problema que mencionan igualmente los residentes en Donostia, quienes también hacen hincapié en que el centro está más limpio que los barrios.

En Gasteiz, los encuestados por la OCU critican la presencia de enseres en el entorno de los contenedores de residuos, la existencia de solares utilizados como escombreras y la suciedad del Casco Viejo más allá de las calles visitadas por los turistas.

Zabalgarbi, S.A.

Artigabidea, 10

48002 Bilbao

Bizkaia

Phone number: 94 415 52 88

Fax: 94 415 19 69