Category: Zabalgarbi Noticias EN

17 May

El ecosistema empresarial de reciclaje en Bizkaia representa el 6,6% del PIB

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

DEIA

Los gestores son empresas especializadas en la gestión integral de todo tipo de residuos, tanto urbanos como industriales, que ofrecen soluciones para su minimización, reutilización, reciclado, gestión, valorización y deposición final, a través de una buena planificación, soluciones logísticas, así como equipos y tratamientos específicos. Recientemente la crisis del Covid-19 y la designación de actividades esenciales durante la misma, ha puesto de relieve la importancia de la gestión de residuos y el papel fundamental de estas empresas en la sociedad.

Bizkaia cuenta con un sólido ecosistema empresarial en materia de reciclaje que representa el 6,6% del PIB, con una facturación total de 2.642.133.670 euros y con un alto potencial de crecimiento por su capacidad para avanzar hacia una gestión integral de residuos que actualmente da empleo a 6.120 personas. Estas empresas, representadas en Aclima, clúster de Industrias de Medio ambiente de Euskadi, apuestan por la economía circular como área estratégica. Los datos ponen de relieve la importancia económica y medioambiental de este sector, así como el valor del enorme potencial humano, ambiental y tecnológico del sector industrial vizcaino en materia de reciclaje. Además de su relevancia en la economía productiva, estas empresas ejercen una función social dirigida a gestionar los rechazos de la economía para evitar el impacto en la salud de las personas y el medio ambiente.

El concepto de economía circular se presenta como alternativa al actual modelo económico de producción lineal, que extrae materias primas para hacer cada vez más productos que se utilizan y se eliminan. El modelo de ‘usar y tirar’ es insostenible en un planeta de recursos finitos, y cuyos impactos son cada vez más evidentes. Aunque la economía circular afecta a todas las actividades y sectores, los gestores son la pieza clave del nuevo modelo económico. Como ecoindustria, trabaja activamente para minimizar el impacto ambiental de los procesos, productos y servicios a lo largo de todo su ciclo de vida mediante el ecodiseño, para que los productos sean más duraderos; para el reciclaje de los residuos; la remanufactura para devolver a productos usados a su estado original; tecnologías de compostaje; valorización energética, y gestionando depósitos controlados para aquellos residuos que todavía no tienen una salida de valorización.

“Estamos viendo que estas empresas se están adaptado a los nuevos tiempos, incorporando además nuevas tecnologías, digitalización, automatización y la conectividad en la mejora de sus procesos”, apuntan desde Aclima. También observan cómo las empresas que disponen de soluciones basadas en big data, el internet de las cosas, la sensórica, la robótica, los serious games…, están encontrando en la gestión de residuos un ámbito interesante de aplicación. A través de estas tecnologías se van a poder conocer los hábitos de los ciudadanos y sensibilizarlos, predecir la generación de residuos, conocer el recorrido y fin de vida de cada residuo, mejorar los procesos de recogida, clasificación y valorización, etc.

Las políticas de economía circular, en especial el nuevo plan de acción para la Economía Circular de la Comisión Europea en el marco del Green Deal o Pacto Verde Europeo, publicado recientemente, da prioridad a la reducción y reutilización de los materiales antes de su reciclado, garantiza que todos los envases de la UE sean reutilizables o reciclables de aquí a 2030, refuerza la responsabilidad ampliada del productor y centra su actuación en los sectores que hacen un uso intensivo de recursos y que tienen un elevado potencial de circularidad, como son la electrónica y TIC, baterías y vehículos, envases y embalajes plásticos, el sector textil o el de la construcción. Este Pacto Verde Europeo es la nueva estrategia de crecimiento destinada a transformar la Unión Europea en una sociedad equitativa y próspera con una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva que aboga por una política industrial basada en la economía circular.

06 May

Coronavirus waste: Burn it or dump it?

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

EURACTIV

Masks, gloves, and other contaminated garbage from hospitals and households, which have been piling up by the thousands of tons as Spain battled through the peak of the COVID-19 pandemic, have undermined recycling chains and overwhelmed processing plants.

Before the pandemic, only 15% of hospital waste material around the world was considered dangerous: 10% was contagious, and 5% was harmful because of its chemical or radioactive properties, according to World Health Organisation (WHO) figures from 2018.

In Spain the most hazardous materials such as cytostatic or cytotoxic medicine was incinerated in specialised plants while the rest was sterilised.

The pandemic has seen an exponential growth in the amount of infectious waste, generated by hospitals and health centres as well as care homes and “medicalised” hotels and homes

In Madrid and Catalonia, the country’s two worst-affected regions, healthcare waste has increased by 300 and 350%, respectively, according to official data.

The Health Ministry on March 19 called for the incineration of urban waste that might be contagious and set up temporary storage units and cement kilns to help waste management companies deal with the excess rubbish.

But the country only has 11 incineration plants for urban waste; four in Catalonia and only one in Madrid. The former opted for the quick incineration of hospital waste while the latter has let the waste pile up.

The European Commission will aim to “absolutely decouple” economic growth from natural resource use in a draft circular economy action plan due to be unveiled in March.

Responding to – and leaning from – the emergency

Catalonia has three autoclave sanitary waste processing plants (which kill microorganisms using saturated steam under pressure), which were able to absorb an average of 275 tons each month before the outbreak.

Between the middle of March and the middle of April, at the height of the pandemic in Spain, waste from COVID-19 rose to 1,200 tons in the region, according to the Catalan Waste Agency (ACR).

“The plants that are authorised to treat the waste are overwhelmed, they cannot cope with such volumes coming from hospitals and hotels converted into clinics. In Catalonia, we discarded storage and have agreed to incinerate the waste at three urban garbage plants,” ACR director Josep María Tost told Efe.

By mid April, this plant had incinerated some 700 tons of COVID-19 waste.

In the Madrid region, the three sterilisation treatment plants are working at full capacity processing a total of 50 tons per day, leading city officials to authorise the burning of part of the region’s sanitary waste in its only urban incinerator, located 15km outside the capital.

The Valdmingómez plant’s director, Maria Jose Delgado, told Efe that some 430 tons of COVID-waste had been incinerated up to 29 April.

Madrid has sent part of its health-care waste to plants in other regions in the country as well as to incinerators in France, while six temporary storage units have been set up “to collect the rest of the waste until the emergency is over and it can be treated,” the regional director for Circula Economy, Vicente Galván, told Efe.

Madrid and Catalonia reflect the uneven approaches being applied in Spain’s two most populated regions to deal with the excess contagious COVID-19 waste, which has presented an additional challenge: the new locations where this waste is now being generated.

Teams from Doctors Without Borders (MSF) have advised around 350 nursing homes throughout Spain, most with face-to-face visits, on how to handle the contagious medical waste generated by the COVID-19 crisis.

“What we teach them is very basic: first we ask them to locate the area of the centre where they can dispose of this kind of waste. Before throwing them into the containers, we recommend that they at least double bag them,” MSF’s emergency coordinator, Montserrat Bartui told Efe.

“And we tell them that whoever is working in the contaminated area should not be the same person who goes to the rubbish container.”

This waste goes into the urban mix container, with the so-called “residual waste”.

The same instruction was given by the Health Ministry to the Spanish households that are home to coronavirus patients or those in quarantine: double bag the contaminated material and place it in the non-recyclable general waste.

But making sure this message reaches everyone in the country is the responsibility of city councils, who have varied widely in their information campaigns.

Tost and Bartui agree that clear and publicly available information is crucial to deal with the ubiquitous gloves and masks that, like the virus, will be a part of everyday life for the foreseeable future

Waste management officials contacted by Efe believe that it will be difficult to prevent plastic or latex gloves from ending up in the yellow rubbish bins intended for containers made out of plastic, metal or cardboard.

Mixed garbage

Before the pandemic, Europe implemented an action programme to limit incineration to non-recyclable materials and progressively reduce what is dumped into landfills.

“Any such changes should comply with the EU law on waste, be necessary and proportionate to protect human health in particular by limiting them to areas and time periods strictly necessary to respond to the risk (…) and strive to maintain the overall objective of separate collection and recycling,” the European Commission said on April 14.

The EC urged member states that decide to “exceptionally” allow alternative waste treatment that could be more environmentally damaging than the normal procedure to make sure that “their use is limited in time and strictly necessary to address identified storage and treatment capacity shortages”.

As a whole, the EU recovered 53.3% of its garbage in 2016, according to Eurostat data. Spain was below that average, with 46.4% of recovered waste.

But COVID-19 has forced even countries with greater recovery capabilities such as Italy (83%) to prioritise burning their waste, a common approach during epidemics such as Ebola in Africa and which is advised by WHO in the first stage of disaster or emergency responses.

At the start of the pandemic, a debate was raised in the European association of waste managers on how to articulate “different disposal methods for households with a confirmed COVID-19 case, such as by taking their waste in red or yellow bags, but we ruled it out because it could be harmful from the point of view of discretion and it could generate problems between neighbours,” ACR director Tost said.

“Common sense compels us to be practical, and we agreed on the ‘three bags’ route,” Tost added.

All of the rubbish collected in the “residual waste” containers during the pandemic will not be separable at the processing plants, after health authorities banned opening the plastic bags and any kind of non-mechanical filtering.

In Spain, “waste management was already an important pending matter” before COVID-19: 82% of the garbage was collected mixed up “and very little was recovered,” Julio Barea, expert in waste management at Greenpeace-Spain, told Efe.

“More than 60% of the garbage was dumped in a landfill.”

“Since the outbreak, that amount has increased significantly because there is no manual sorting of the mixed waste, so it is not recovered. There is no data on how many masks, gowns and gloves are being generated each day.”

“Because of the evidence, we fear that most of this COVID-contaminated waste is being poorly managed and ending up buried in landfills. There is no capacity to do anything else, we are not prepared,” Barea said.

Health vs environment, the COVID paradox

Before the crisis, incineration plants only processed around 10% of waste generated in Spain, according to Greenpeace.

Environmentalists reluctantly admit that the emergency has forced Spain to resort to burning waste, something which they have spent years fighting against.

“Greenpeace is not in favour of the incineration of waste but, given the exceptional situation and following the advice of the experts, temporarily, for this specific waste, there is no other option,” Barea said.

“Ideally there would be enough autoclaves to sterilise the material, but there aren’t.”

Barea warned that “slag and ash make up 30% by weight of what is burned. They become toxic and dangerous waste, only a part of the toxins that are generated is catalogued.”

In its 2018 report “Safe Management of Waste from Health Care Activities,” the WHO warned of the health risks of incorrect management of medical waste “through the release of pathogens and toxic pollutants into the environment.”

“Landfills can contaminate drinking-water if they are not properly built. If waste is incinerated inadequately, this can cause the release of pollutants into the air, such as human carcinogens that have been associated with a range of adverse health effects,” the organisation said.

Authorities in Madrid and Catalonia say that their waste incineration procedures comply with worker safety standards and don’t exceed limits of toxic emissions into the atmosphere.

Madrid’s sustainability director said that the region’s incinerator has “continuous emissions controls, which are maintained during the management of bio-sanitary waste” linked to the coronavirus.

Tost specified that the garbage processed in the incinerators for urban waste in Catalonia is made up essentially of protective personal equipment.

“PPE is made of cellulose or polypropylene in the case of gowns, caps and masks and latex in the case of gloves. They do not carry chlorinated elements, which is what environmentalists are concerned about,” Tost said.

The Greenpeace expert pointed out that along with the PPE tests, tubes, probes, bags, syringes, respirators and other materials with plastic and metal components are being thrown away amid the emergency.

Barea added that “there is no technology to continuously measure dioxins and furans. This is done with annual checks by taking samples in the stacks and taking them to the laboratory for analysis. The plant managers know exactly when the controls are going to take place.”

[Edited by Sam Morgan]

24 Apr

COVID-19, el ‘enorme argumento’ para contar con modelos eficientes de gestión de residuos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

ECOTICIAS

  • Así lo indica ESWET, que defiende la valorización energética de la fracción no reciclable como tratamiento seguro que permite eliminar en las mejores condiciones contaminantes y patógenos.
  • Los trabajadores de gestión de residuos están contribuyendo hoy al funcionamiento de nuestra sociedad, garantizando que los desechos producidos por los ciudadanos se recojan, clasifiquen, reciclen y recuperen.

El brote de COVID-19 evidencia el creciente número de desafíos a los que el mundo debe enfrentarse. La crisis sanitaria que estamos viviendo ha alterado sustancialmente el funcionamiento de servicios esenciales y de determinadas infraestructuras que hoy se han hecho más necesarias.

Tal y como manifestó Patrick Clerens, Secretario General de ESWET, “en estos días, la responsabilidad del sector WtE se ha expandido debido a los efectos disruptivos de los brotes en la recogida de desechos, su clasificación y tratamiento en general. Al mismo tiempo, los operadores de gestión de residuos y su cadena de suministro deben garantizar la seguridad de sus empleados y cumplir con las medidas de emergencia, lo que hace que su misión sea aún más desafiante”.

Por lo tanto, el impacto de la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de una cadena de gestión de residuos fuerte y resistente. El mundo, tal y como viene advirtiendo la comunidad científica, se enfrentará a una nueva crisis relacionada con el cambio climático, por lo que, según ESWET, resulta particularmente importante evitar una posible falta de confianza de los consumidores que podría desencadenar una oleada de cultura de usar y tirar.

ESWET hace un llamado a la Unión Europea y a las autoridades nacionales para que:

  • Considere a los operadores de gestión de residuos, pero también a los proveedores de tecnología de los que dependen en gran medida para el mantenimiento y los productos, como servicios esenciales en todos los Estados miembros;
  • Se anticipe a las necesidades de todos los servicios esenciales en este brote, así como a cualquier futura crisis de salud y medio ambiente.

Los trabajadores de gestión de residuos están contribuyendo hoy al funcionamiento de nuestra sociedad, garantizando que los desechos producidos por los ciudadanos se recojan, clasifiquen, reciclen y recuperen. Como otros servicios clave, están haciendo frente a las amenazas del COVID-19 para mantener el medio ambiente lo más limpio y seguro posible.

18 Apr

La tasa de recogida selectiva para reciclaje en Bizkaia crece de nuevo y se sitúa en el 50,43%

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

Aunque ha crecido la cantidad de residuos generados, este crecimiento ha sido inferior al crecimiento experimentado por la recogida selectiva para reciclaje. Es significativo el descenso de la fracción resto, que suma 346.942 toneladas (5.473 toneladas menos que en 2018), lo que confirma la tendencia a la baja en la recogida de este tipo de residuos que se viene registrando en los últimos siete años. Papel-cartón sigue siendo la fracción con mayor volumen de recogida y también la que más crece, con 5.724 toneladas más que en 2018. La recogida de orgánico ha pasado del 1,77% al 2,12%, lo que se traduce en 2.263 toneladas más con respecto al año anterior.

La tasa de recogida selectiva para reciclaje ha vuelto a crecer algo más de medio punto en Bizkaia a lo largo del año pasado y se ha situado en el 50,43%.

A lo largo del año pasado, se recogieron en nuestro territorio 648.164 toneladas de residuos, una cantidad mayor que la de 2018 (1.590 toneladas más). En cualquier caso, este incremento es notablemente inferior al experimentado por la recogida selectiva, que ha crecido 6.487 toneladas con respecto al año anterior, hasta situarse en 309.221 toneladas.

En cuanto a los residuos domiciliarios, cada hogar de Bizkaia deposita en los contenedores de recogida el equivalente a un kilo de residuos por habitante al día.

Por fracciones, resulta significativo, un año más, el descenso experimentado por la fracción resto, que ha pasado de las 352.729 toneladas de 2018 a las 346.942 toneladas durante el pasado ejercicio. Esta disminución confirma la tendencia a la baja de esta fracción durante los últimos siete años y ratifica que la ciudadanía cada vez separa más sus residuos.

Un hecho este último avalado por el crecimiento progresivo de la tasa de recogida para reciclaje, que se traduce también en el aumento de la recogida selectiva fracción por fracción. La que más crece y también la que mayor volumen presenta es la de papel-cartón, que suma 95.962 toneladas (5.724 más que en 2018). En relación a la cantidad recogida, por detrás de ella se sitúan, por este orden, el vidrio, con 27.326 toneladas (842 más que el año anterior), y los envases ligeros, que crecen en 1.348 toneladas hasta sumar 19.448 toneladas.

También la recogida de orgánico crece durante 2019 y con 12.992 toneladas, se sitúa en una tasa de 2,12%, frente al 1,77% que representaba en 2018. Este incremento ha sido y es una de las prioridades de la Diputación Foral de Bizkaia, que viene desarrollando un importante esfuerzo para conseguirlo en forma de ayudas a la implantación del quinto contenedor y de otras iniciativas, como la prueba piloto para incluir en la recogida de orgánico restos de pescado y carne crudos y cocinados.

Bizkairezikla

Uno de los problemas más frecuentes a la hora de reciclar es saber exactamente en qué contenedor va cada uno de los residuos. Ese problema se puede solventar con la herramienta digital Bizkairezikla, disponible en la página web de la sociedad pública foral Garbiker y en la que se pueden realizar consultas para conocer cuál es el contenedor correcto para depositar un catálogo de más de 6.000 residuos. Estos residuos se encuentran agrupados en 19 categorías: alimentación, bebés, bricolaje, electrónica y electrodomésticos; envases, higiene, iluminación, informática y telefonía; juegos, juguetes y deportes; material escolar y de oficina; farmacia, menaje y hogar; mobiliario, vehículos, obras domésticas, pilas y baterías; textil y complementos; limpieza y otros.

08 Apr

La incineración de residuos destruye de forma segura los virus a altas temperaturas

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RETEMA

CEWEP acoge con satisfacción el reconocimiento de la gestión de residuos como un sector que brinda un servicio esencial a nuestra sociedad por Virginijus Sinkevicius, el Comisionado Europeo de Medio Ambiente, con motivo de la publicación de una guía sobre el envío de residuos en el contexto de la propagación de COVID19 el 30 de marzo de 2020.

El CEWEP desea enfatizar la importancia del Artículo 13 de la Directiva Marco de Residuos 2008/98 / CE, aún más en las circunstancias actuales, que requieren que los Estados miembros tomen las medidas necesarias para garantizar que la gestión de los residuos se lleve a cabo sin poner en peligro la salud humana. La salud humana debe tener la máxima prioridad.

La incineración de Residuos a Energía (WtE) destruye de forma segura virus y otros patógenos a altas temperaturas. Los desechos se colocan directamente en el búnker y luego se descargan en el horno a través del conducto de alimentación mediante una grúa aérea, evitando así el contacto humano con los desechos contaminados.

En esta ocasión, CEWEP desea agradecer a sus miembros y a todos los trabajadores de desechos que se ocupan de nuestros desechos todos los días. “Están haciendo un gran trabajo”, dice el presidente de CEWEP, Paul de Bruycker.

Nos gustaría enfatizar que a los empleados del sector de residuos se les debe otorgar el estatus de ‘trabajador clave’, es decir, deben poder moverse libremente y deben continuar recibiendo servicios educativos y de cuidado para sus hijos mientras cumplen con sus tareas esenciales durante el brote de COVID19.

Para proteger la salud pública en general y garantizar la seguridad de los trabajadores en particular en estos tiempos de pandemia, la incineración de residuos es parte de la infraestructura crítica en los Estados miembros para garantizar el mejor tratamiento posible de los residuos contaminados que no pueden reciclarse. Dada su tarea higiénica para la sociedad, debe garantizarse que la incineración de residuos pueda continuar brindando este servicio esencial a nuestros ciudadanos. Además, los institutos gubernamentales de virología como el Instituto Alemán Robert-Koch afirman que para el tratamiento térmico de residuos infecciosos es obligatorio.

Esta crisis demuestra una vez más cuán importante es el enfoque integrado para la gestión de residuos donde cada flujo de residuos necesita encontrar la forma más sostenible de tratamiento sin poner en peligro la salud humana o el medio ambiente. Además, durante estos tiempos extraordinarios, es importante que las corrientes de desechos no contaminados, como el papel, se sigan separando y reciclando tanto como sea posible siguiendo las recomendaciones de los institutos de virología. Se deben guardar las capacidades de WtE para los residuos no reciclables o contaminados.

04 Apr

Zabalgarbi profundiza en la mejora de sus procesos con dos Hazitek

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

EMPRESA XXI

Zabalgarbi consiguió mantener su alta productividad industrial en 2019, al tiempo que reforzó los planes para reducir su huella de carbono y activó dos planes de I+D+i, respaldados por el Programa Hazitek del Gobierno Vasco, para profundizar en su estrategia para incrementar la eficiencia en la valorización de residuos.

La dirección de Zabalgarbi ha diseñado una serie de actuaciones que mejorarán su posición competitiva y medioambiental en el corto, medio y largo plazo. Como han destacado responsables de la compañía a Empresa XXI, los planes para reducir la huella ambiental de todos sus procesos internos y externos, a través de sus suministradores, se consolidarán con una intensiva apuesta inversora en I+D+i y en utilización de fuentes alternativas.

El despliegue de esta estrategia contribuirá, según estas fuentes, a optimizar los procesos y el rendimiento de la instalación, que en 2019 volvió a alcanzar prácticamente el 100 por ciento de operatividad. De hecho, Zabalgarbi funcionó durante 8.035 horas, un 1,2 por ciento más que en 2018 y un nivel que les mantiene a la cabeza del sector en Europa. La planta vizcaína, además, valorizó 224.591 toneladas de residuos y generó 630,5 GWh, lo que supuso reducciones anuales del 2,69 y 2,09 por ciento, respectivamente. Este leve descenso fue consecuencia de una parada técnica más prolongada que la de 2018, participando en ambas más de 600 trabajadores de contratas.

Pero, sin ninguna duda, el hecho más destacado del ejercicio 2019 fue su participación en dos proyectos de I+D: LowCO2 y Recygas, calificados como estratégicos en el Hazitek del Gobierno Vasco. Zabalgarbi desembolsará en ambos planes 1,170 millones de euros en el período 2019-2021 con el objetivo de generar nuevo conocimiento y testarlo. Como señalan desde la compañía, si las investigaciones demuestran su efectividad, estos dos planes de I+D serán el anticipo de inversiones industriales en los próximos años.

En el caso del LowCO2, Zabalgarbi trabajará en la captura y valorización del CO2 y también en la búsqueda de nuevos aprovechamientos de las escorias. En este plan, con un presupuesto global de 4,9 millones de euros, colabora con Lointek, Calcinor, Cementos Lemona, Petronor, Prefabricados Etxeberria, Sader y Tamoin. El Gobierno Vasco lo ha calificado con la mejor puntuación y lo subvencionará en un 50 por ciento junto al FEDER.

Del mismo modo, el plan Recygas, con un presupuesto total de 4,469 millones de euros, contará con una subvención del 50 por ciento. En este caso, Zabalgarbi colaborará con sus socios Sener y FCC en la mejora de la tecnología de valorización.

Otras inversiones previstas para este mismo año incidirán en la descarbonización con la puesta en servicio antes de fin de año de una gasinera y la multiplicación por tres de su capacidad solar fotovoltaica. La ingeniería de la instalación ya está concluida y próximamente abordarán las obras para dotar los sistemas de compresión del gas y los tres puntos de carga previsto. La estación proveerá de combustible a los camiones que entregan los residuos en la planta, contratas que ya han anunciado la puesta en marcha de planes para aumentar la flota con vehículos GNL.

Por último, los responsables de Zabalgarbi se muestran muy satisfechos con la puesta en valor internacional de la valorización energética de residuos. Entre los últimos informes destacan los de la UE, que estima que esta tecnología “reduce en 19 veces las emisiones de CO2 de un vertedero”, y la ONU, que detalla las ventajas del sistema en el informe “Valorización Energética: Consideraciones para la toma de decisiones informadas”.

Respecto al problema ambiental generado por el accidente del vertedero de Zaldibar, los responsables de Zabalgarbi se muestran abiertos a colaborar y estudiar fórmulas que permitan valorizar parte de los residuos en sus instalaciones y contribuir a evitar cuellos de botella en el entramado manufacturero.

25 Mar

Tecnologías limpias para la gestión sostenible de residuos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RETEMA

A nivel mundial, se espera que la generación de residuos crezca aproximadamente un 60% para 2050. Es por eso que el reconocimiento y la cooperación de todas las partes involucradas (política, investigación, proveedores de tecnología, operadores de plantas, formuladores de políticas y sociedad civil) es esencial para el bien común para el ambiente.

Gracias a las tecnologías avanzadas, la gestión de residuos se está convirtiendo en una lógica integrada de gestión de residuos y recursos, reduciendo así la explotación de materiales a través del reciclaje y transformando los residuos no reciclables en un recurso valioso para toda la sociedad. Para implementar este cambio, la eliminación gradual de los basureros contaminantes es el primer objetivo que se debe perseguir.

Nuestra visión demuestra cómo las tecnologías de conversión de residuos en energía producidas por proveedores europeos están profundamente comprometidas con la eficiencia de los recursos y la mitigación del cambio climático y están listas para contribuir a una mejor gestión de los residuos en la UE y a escala mundial. Muestra cómo, para 2050, las plantas de conversión de residuos en energía contribuirán a los sistemas de energía con bajas emisiones de carbono y a las sociedades circulares y los hitos políticos y reglamentarios necesarios para llegar allí.

Las tecnologías de conversión de residuos en energía tratan los residuos residuales: residuos que no son aptos para su reutilización o reciclaje y que de otro modo serían depositados en vertederos. Por ejemplo, biomasa contaminada como la madera tratada con conservantes de madera. Las plantas de conversión de residuos en energía transforman estos residuos en energía que se utiliza para la generación de electricidad, calefacción y refrigeración y para diversas aplicaciones industriales, entre otras para producir hidrógeno.

Energía renovable

La mitad de la energía recuperada es renovable, ya que proviene de desechos de origen biogénico. Además, a diferencia de la producción variable de energía renovable (como la energía eólica o solar), la energía renovable de Waste-to-Energy es planificable y confiable. Además de esto, Waste-to-Energy recupera materias primas secundarias que se utilizan en una variedad de sectores, como la construcción, el reciclaje de metales o aplicaciones estratégicas como la fabricación de baterías.

Al combinar los efectos de la desviación de los vertederos, los procesos de eficiencia energética y la recuperación mejorada de materiales, Waste-to Energy es un sumidero considerable para las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Las plantas de conversión de residuos en energía permitirán alimentar más energía renovable en el sistema que se utilizará, p. en forma de hidrógeno, para descarbonizar otros sectores.

El futuro de WtE es circular

El futuro de Waste-to-Energy es circular, totalmente sostenible y generalizado a nivel mundial: los camiones alimentados con hidrógeno traerán residuos residuales a la planta; mientras descargan los desechos, repostarán en la estación de hidrógeno, evitando así el uso de combustibles fósiles.

Desde hogares hasta industrias, centros comerciales e invernaderos, la cantidad de instalaciones calentadas y enfriadas por la energía recuperada de los desechos crecerá constantemente. Los procesos integrados de conversión de residuos en agua podrán mejorar la gestión de residuos en áreas desérticas, y la energía recuperada de los residuos impulsará a las plantas de desalinización de agua de mar para producir agua potable de manera sostenible.

Los caminos por los que caminamos y los edificios en los que vivimos se construirán cada vez más con materias primas secundarias de cenizas de fondo, lo que reducirá la explotación de materiales primarios.

Las propias plantas de conversión de residuos en energía se convertirán en centros educativos y deportivos, con pistas de esquí, chimeneas trepadoras y canchas de tenis, restaurantes con puntos de vista y centros educativos para actividades escolares.

Recomendaciones de política

La Unión Europea tiene la capacidad de seguir avanzando y expandir la excelencia de la UE en la gestión de residuos mucho más allá de sus fronteras. Es por esto que las próximas políticas deberían reconocer este potencial al:

• Promover la jerarquía de residuos como habilitador de políticas sólidas de gestión de residuos.
• Promover el papel de Waste-to-Energy como la opción de tratamiento preferida para los residuos residuales.
• Reconocer Waste-to-Energy como una opción sostenible de gestión de residuos.
• Reconocer el valor de Waste-to-Energy para la mitigación del cambio climático.
• Minimizar la cantidad de vertedero a la cantidad estrictamente necesaria.
• Aumento de la confianza en los productos reciclados mediante el establecimiento de criterios de calidad transparentes.
• Permitir la recuperación de residuos para usos específicos.
• Apoyar la exportación de tecnologías sanas de gestión de residuos, incluido Waste-to-Energy.

Como una de las industrias más limpias de Europa, Waste-to-Energy es demasiado valiosa para ser subestimada o dejada de lado. Es una tecnología en constante evolución, abierta a la innovación y vinculada con otros sectores industriales de forma circular y sostenible.

22 Feb

La valorización energética, la solución para evitar que los residuos lleguen a los vertederos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

EL PERIÓDICO DE LA ENERGÍA

España es el país de la Unión Europea donde más toneladas de residuos terminan en el vertedero, según la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos (AEVERSU) que apuesta por fomentar la valorización energética junto al reciclaje de residuos.

La organización defiende que de acuerdo con varios informes técnicos las plantas de valorización energética (incinerar los residuos) no aumenta los niveles de contaminación de su entorno e incluso los reduce si se sustituyen por aportación de calor y agua caliente en las ciudades sustituyendo las fuentes convencionales (conocido como Street Heating).

En un encuentro informativo, el presidente de Aeversu, Rafael Guinea, ha manifestado que el «tándem que forman el reciclaje y la valorización energética constituye la alternativa real a los residuos». Guinea ha puesto ejemplos de experiencias de valorización con otros países europeos, al tiempo que ha lamentado la tragedia en el vertedero de Zaldibar (Vizcaya).

En este contexto, ha ofrecido a las instituciones en nombre de Aeversu la posibilidad de abordar la apuesta por la valorización energética en las comunidades que, como Madrid, se detecta una necesidad en el tratamiento de los residuos.

Guinea se ha referido a datos de un informe del Centro Internacional de Tecnología Ambiental de la ONU que destaca el potencial de la valorización energética, por su capacidad de reducir el volumen de los residuos que terminan su ciclo de vida en los vertederos convencionales en un 90 por ciento.

También ha apuntado que en algunas regiones se trata con valorización entre el 25 y el 30 por ciento de los residuos que generan, de acuerdo con las conclusiones de un estudio alemán que analiza el potencial de mitigación de gases de efecto invernadero (GEI) de la gestión de residuos sólidos municipales en países de la OCDE, India y Egipto.

Con respecto a la UE, señala que los objetivos para promover el desvío de los desechos biodegradables de los vertederos y para un mayor desarrollo del reciclaje son «pasos importantes» en la dirección correcta y concluye que «no hay evidencia de que la planta contribuya a aumentar los niveles de contaminación en su entorno más próximo».

En este contexto, Guinea ha puesto de ejemplo a ciudades como París, donde con la valorización energética, 12 municipios disponen de una red de calefacción de 470 kilómetros, con 16 circuitos de agua caliente y que genera 2.400.000 MWh térmicos por año y 200.000 MWh eléctricos por año.

También se ha referido a Londres, donde ha citado que la planta de Edmonyon genera 371 GWh por año que suministra a 72.000 hogares, mientras la de Lewisham lo hace en 48.000 hogares y en Bexley, a 110.000 hogares.

18 Feb

El CSIC asegura que no ha elaborado ningún informe sobre la planta de biomasa de Güeñes (Bizkaia)

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

EUROPA PRESS

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha asegurado que no ha elaborado ningún informe sobre la planta de biomasa de Güeñes (Bizkaia).

En un comunicado, el CSIC ha manifestado que el informe que mencionan este martes algunos medios de comunicación sobre la petición del cierre de la planta de biomasa de Güeñes, fue elaborado “a título personal” por un investigador retirado del Consejo Superior “sin experiencia profesional acreditada en la temática, y parece ser que, según se indica por los medios, fue por encargo de la Plataforma Ciudadana interesada en dicha cuestión”.

Por tanto, la Agencia estatal para la investigación científica y el desarrollo tecnológico ha aseverado que “no puede avalar” las conclusiones del estudio.

12 Feb

AEVERSU: «Nuestros vecinos europeos han eliminado los vertederos gracias a la valorización energética de residuos»

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

RESIDUOS PROFESIONAL

La valorización energética –o conversión de residuos no reciclables en energía– es una práctica bastante normalizada en muchos países del norte de Europa. Mientras tanto, en España este tratamiento se aplica a alrededor de un 11% de los residuos. Una tasa insuficiente, según la Asociación española de plantas de valorización energética (Aeversu), que en un comunicado lamenta que sigamos «dando crédito a los numerosos mitos que desde hace décadas circulan en torno a la valorización energética y sus supuestos peligros», mientras que «nuestros vecinos europeos han desterrado viejas creencias y han eliminado los vertederos convencionales de sus geografías».

La entidad recuerda que daneses y suecos, entre otros, «conviven con las plantas de valorización energética en el propio centro de las urbes», lo que «les permite disfrutar de los beneficios principales que ofrece emplear la energía procedente de los residuos«.

Y cita casos concretos, como una planta de Copenhague (Dinamarca), que además de proporcionar «calor a 150.000 hogares y electricidad baja en carbono para 550.000 personas», ha sido diseñada para que se pueda esquiar sobre su superficie. O una instalación en Bruselas que suministra energía a un centro comercial y «reduce drásticamente su impacto ambiental al no producir CO2».

Por contra, Aeversu lamenta que «en España las administraciones aún rechazan este tipo de técnicas y dan prioridad al vertido, debido en gran parte al rechazo popular y a la errónea vinculación de las plantas de valorización energética con la contaminación del medioambiente y la afección a la salud pública».

«El reciente apoyo que la sección ambiental de la ONU ha otorgado a las plantas de valorización energética es un factor determinante para Aeversu, no obstante, en nuestro país, este tema aún no suscita el interés que debería, sobre todo, en los regidores municipales y en la clase política en general», explica Rafael Guinea, presidente de Aeversu.

Alternativa a los vertederos

La asociación defiende la conversión de los residuos en energía como «la alternativa a los vertederos convencionales», y lo argumenta con un estudio del Ministerio de Medioambiente Alemán, la según el cual «la valorización energética emite 19 veces menos CO2 que los vertederos».

Por otro lado, Aeversu asegura que no compite con el reciclaje y la reutilización. De hecho, afirma que los países que más reciclan suelen ser tambiém aquellos que más energía recuperan de sus residuos. «Gracias al empleo de las dos técnicas, Dinamarca, Suecia o Países Bajos han conseguido implantar una cota de “residuo cero” y eliminar de sus sistemas los vertederos convencionales con una cota de vertido de residuos anual menor al 1%».

Aunque más del 47% de los residuos municipales en la UE se reciclan o se compostan, todavía son muchos los países que continúan vertiendo grandes cantidades de residuos municipales. En el caso de España, aún enviamos un 54% de los residuos a vertederos.

Exigentes controles ambientales

Aeversu asegura que las plantas de valorización energética «son extremadamente seguras, y no perjudican a la salud de los vecinos, ya que pasan por los controles más exigentes en cuanto a emisiones industriales». Y recuerda que el propio Paquete de Economía Circular aprobado por la Comisión Europea señala que «cuando los residuos no se puedan reutilizar ni reciclar, resulta preferible recuperar su contenido energético en lugar de eliminarlos en vertedero».

Igualmente, la organización que aglutina a este tipo de plantas en España y Andorra recuerda que sus incineradoras «cuentan con procesos de filtrado muy eficaces con exhaustivos controles medioambientales, mediante los que se garantiza unos niveles de emisión controlados y exigentes. Estos sistemas de control hacen que las plantas de valorización energética sean infinitamente más respetuosas con el medioambiente que los vertederos, y por consiguiente con la salud pública». Y alude a dos recientes estudios independientes publicados en este sentido por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y por Madrid Salud.

Zabalgarbi, S.A.
Artigabidea, 10
48002 Bilbao
Bizkaia
Phone number: 94 415 52 88
Fax: 94 415 19 69