Sirusa: una gestión eficiente, para un mejor futuro

3 October, 2017 Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EN

ECOTICIAS

ECOticias tuvo el placer de entrevistar al director de SIRUSA, el Sr. Grau Franquet Armengol, para informarnos acerca de los orígenes de la empresa, sus aportes a la gestión de residuos en Tarragona y otros temas relacionados, como la Economía Circular.

ECOticias: ¿Qué es SIRUSA y porqué se creó?

Sr. Armengol: El 21 de noviembre de 1990 se inauguró la planta que gestiona el Servicio de Incineración de los Residuos Urbanos S.A. (SIRUSA). Culminaba un proceso de tres años y medio desde que el 15 de mayo de 1987 se publicara la noticia de la constitución de la Mancomunidad de Incineración de Residuos Urbanos del Camp de Tarragona (que se materializó el 5 de marzo de 1990), con el titular que los vertederos controlados del Camp de Tarragona desaparecerán en dos años, de acuerdo con el compromiso adquirido por los ayuntamientos integrantes. Clausurados los vertederos, los residuos pasaron de ser un problema, a considerarse un activo sostenible, al recuperar su energía y venderla a la red eléctrica.   Los principales municipios de la zona de Tarragona (Tarragona, Reus, Valls, Cambrils, Constantí, Vila-seca y Salou) se unieron para sumar esfuerzos y los partidos políticos, independientemente del color político, vieron en la creación de la Mancomunidad y la construcción de la planta incineradora, una gran oportunidad para el territorio y su futuro crecimiento, en lo referente a la gestión de residuos.   La nueva instalación eliminaba 144.000 toneladas de basura al año (actualmente la capacidad es de 160.000), dando servicio a más de 300.000 habitantes – el doble en los meses de verano – y genera 44.500 MwH anuales, que actualmente son 56.000 MwH, por el efecto de la recogida selectiva en el poder calorífico de los residuos. La creación del Servicio de Incineración de los Residuos Urbanos S.A. (SIRUSA) se constituyó inicialmente con una participación del 60% de los Ayuntamientos y el 40% restante, quedó en manos del Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE), del Ministerio de Industria. En 2011 el IDAE salió de SIRUSA, vendiendo su participación a la Mancomunidad, y en diciembre de 2012 fue el Instituto Catalán de la Energía (ICAEN, que depende de la Generalitat de Catalunya) adquirió un 5% de las acciones.

ECOticias: ¿Cuáles son los aportes fundamentales de SIRUSA a la comunidad?

Sr. Armengol: Además de las específicas y propias de la actividad que se acaban de explicar, SIRUSA se ha convertido en un centro referente por lo que respecta a investigación. Desde 1995 se efectúan estudios sobre la contaminación de la actividad industrial en el entorno y los efectos sobre la salud, datos que han guiado las acciones para mejorar los resultados, como así se demuestra. En el año 2000 el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) realizó el primer estudio técnico a nivel español sobre el balance de dioxinas en los residuos sólidos urbanos en la planta de SIRUSA. El estudio tomó como referencia otras plantas incineradoras europeas y determinó que SIRUSA dispone de una tecnología de alto nivel de eficacia. Según el CSIC, los residuos sólidos urbanos de Tarragona contienen niveles variables de dioxinas y furanos que no presentan diferencias significativas respecto a otros tipos de residuos existentes en el resto de España o Europa.   La relevancia de este análisis efectuado desde la vertiente de la investigación independiente radicó en que por primera vez se estableció un balance real y no sólo teórico que comparaba las dioxinas que entran con las que salen después del tratamiento térmico, y las que se generan durante la permanencia de los residuos en la planta. La investigación científica también ha permitido convertir las escorias en escograva, materia prima para obra civil, a la vez que transformaba un coste (el vertedero) en un ingreso (vender la escograva), que también tiene una función de regeneración ambiental de canteras. En buena medida el éxito del modelo de gestión eficiente también se fundamenta en cómo se han abordado las estrategias y las políticas para encontrar soluciones a los problemas, o abordar los retos en clave de futuro, que se han fundamentado en tres factores: las previsiones, tanto los posibles cambios en el marco legislativo (directivas europeas, legislación estatal y autonómica, que tiene las plenas competencias en materia de Residuos), como el hecho de proponer alternativas a las necesidades de la planta (de acuerdo con estudios científicos, técnicos y económicos de las diversas opciones para que los miembros del Consejo de Administración y la Mancomunidad tuvieran información y documentación a disposición para poder elegir y decidir el proyecto de mejor viabilidad) y buscar sinergias o establecer alianzas de cooperación con empresas y entes de Administraciones Públicas.

ECOticias: ¿Qué es AEVERSU?

Sr. Armengol: AEVERSU es la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos que agrupa a las plantas españolas que desarrollan esta actividad. En Catalunya, en noviembre de 1998, antes de AEVERSU, se constituyó ACEVERSU (Asociación Catalana de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos). El objetivo de ambas entidades, además de agrupar a las empresas para el análisis de problemas comunes y promover sinergias de cara a fortalecer las actividades de cada planta, también contempla el compromiso con la mejora continuada de la eficiencia y la sostenibilidad de la actividad, reconocida como fuente de energía renovable en la Unión Europea.

ECOticias: ¿Estáis de acuerdo en que la Economía Circular es la mejor opción a futuro, para España, Europa y el mundo?

Sr. Armengol: La mejor muestra la constituye el hecho que el presidente de AEVERSU, Rafael Guinea, el pasado 18 de septiembre firmó la adhesión al Pacto sobre la Estrategia Española de Economía Circular, promovido por el Ministerio de Medio Ambiente. Guinea aportó la experiencia de la asociación respecto a la gestión sostenible de los residuos.   De hecho, los municipios mancomunados propietarios de SIRUSA, actualmente ya cumplen holgadamente los objetivos de la UE ´para 2030 con relación a los vertederos (reducir a un máximo el 10%), pues tras la valorización energética y recuperación de materiales, el único depósito son las cenizas del filtro de lavado de gases, que representa el 2,9%., en el camino hacia el residuo cero. Además, en el Plan Director que está elaborando para el futuro, se busca incrementar más la valorización complementando con vapor la actual venta de energía. Con relación a la Economía Circular, también se analiza el componente humano, buscando la integración de personas con riesgo de exclusión social y con capacidades distintas.   Grau Franquet Armengol es el director gerente de SIRUSA, titulado superior en Química y Dirección de Empresas MBA y está considerado un especialista en procesos de incineración. Destaca por haber sido responsable en los proyectos de incineradoras de Constantí (residuos industriales) y de Guipúzcoa, incluyendo también una tarea de auditoría técnica en la incineradora de Sant Adrià del Besòs. Su experiencia profesional se extiende a la dirección de plantas industriales así como de otros tipos de gestión de residuos, ya que trabajó durante seis años en la Agencia de Residuos de Cataluña, y posteriormente seis años más en la ingeniería Ressa, empresa especializada en el diseño de proyectos de incineración, entre ellos la planta de SIRUSA.

Zabalgarbi, S.A.

Artigabidea, 10

48002 Bilbao

Bizkaia

Phone number: 94 415 52 88

Fax: 94 415 19 69