Recuperamos la energía de los residuos no reciclables

Noticias

12Feb

AEVERSU: «Nuestros vecinos europeos han eliminado los vertederos gracias a la valorización energética de residuos»

RESIDUOS PROFESIONAL

La valorización energética –o conversión de residuos no reciclables en energía– es una práctica bastante normalizada en muchos países del norte de Europa. Mientras tanto, en España este tratamiento se aplica a alrededor de un 11% de los residuos. Una tasa insuficiente, según la Asociación española de plantas de valorización energética (Aeversu), que en un comunicado lamenta que sigamos «dando crédito a los numerosos mitos que desde hace décadas circulan en torno a la valorización energética y sus supuestos peligros», mientras que «nuestros vecinos europeos han desterrado viejas creencias y han eliminado los vertederos convencionales de sus geografías». La entidad recuerda que daneses y suecos, entre otros, «conviven con las plantas de valorización energética en el propio centro de las urbes», lo que «les permite disfrutar de los beneficios principales que ofrece emplear la energía procedente de los residuos«. Y cita casos concretos, como una planta de Copenhague (Dinamarca), que además de proporcionar «calor a 150.000 hogares y electricidad baja en carbono para 550.000 personas», ha sido diseñada para que se pueda esquiar sobre su superficie. O una instalación en Bruselas que suministra energía a un centro comercial y «reduce drásticamente su impacto ambiental al no producir CO2». Por contra, Aeversu lamenta que «en España las administraciones aún rechazan este tipo de técnicas y dan prioridad al vertido, debido en gran parte al rechazo popular y a la errónea vinculación de las plantas de valorización energética con la contaminación del medioambiente y la afección a la salud pública». «El reciente apoyo que la sección ambiental de la ONU ha otorgado a las plantas de valorización energética es un factor determinante para Aeversu, no obstante, en nuestro país, este tema aún no suscita el interés que debería, sobre todo, en los regidores municipales y en la clase política en general», explica Rafael Guinea, presidente de Aeversu.

Alternativa a los vertederos

La asociación defiende la conversión de los residuos en energía como «la alternativa a los vertederos convencionales», y lo argumenta con un estudio del Ministerio de Medioambiente Alemán, la según el cual «la valorización energética emite 19 veces menos CO2 que los vertederos». Por otro lado, Aeversu asegura que no compite con el reciclaje y la reutilización. De hecho, afirma que los países que más reciclan suelen ser tambiém aquellos que más energía recuperan de sus residuos. «Gracias al empleo de las dos técnicas, Dinamarca, Suecia o Países Bajos han conseguido implantar una cota de “residuo cero” y eliminar de sus sistemas los vertederos convencionales con una cota de vertido de residuos anual menor al 1%». Aunque más del 47% de los residuos municipales en la UE se reciclan o se compostan, todavía son muchos los países que continúan vertiendo grandes cantidades de residuos municipales. En el caso de España, aún enviamos un 54% de los residuos a vertederos.

Exigentes controles ambientales

Aeversu asegura que las plantas de valorización energética «son extremadamente seguras, y no perjudican a la salud de los vecinos, ya que pasan por los controles más exigentes en cuanto a emisiones industriales». Y recuerda que el propio Paquete de Economía Circular aprobado por la Comisión Europea señala que «cuando los residuos no se puedan reutilizar ni reciclar, resulta preferible recuperar su contenido energético en lugar de eliminarlos en vertedero». Igualmente, la organización que aglutina a este tipo de plantas en España y Andorra recuerda que sus incineradoras «cuentan con procesos de filtrado muy eficaces con exhaustivos controles medioambientales, mediante los que se garantiza unos niveles de emisión controlados y exigentes. Estos sistemas de control hacen que las plantas de valorización energética sean infinitamente más respetuosas con el medioambiente que los vertederos, y por consiguiente con la salud pública». Y alude a dos recientes estudios independientes publicados en este sentido por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y por Madrid Salud.
16Ene

El crecimiento del WtE está de vuelta en Europa

FUTUR ENVIRO

A finales de 2018, un número estimado de 2.450 plantas de tratamiento térmico estaban activas en todo el mundo, con una capacidad de tratamiento general de aproximadamente 370 millones de tpa. Solo para 2019, se espera que se comisionen alrededor de 60 plantas en todo el mundo, con una capacidad de 14 millones de tpa. Para fines de 2028, ecoprog espera un aumento del inventario global de plantas a alrededor de 2.700 unidades, así como instalaciones de tratamiento global que ascienden a unos 530 millones de toneladas por año. En este contexto, China seguirá dominando el volumen del mercado mundial, a pesar de que se puede anticipar una disminución en la acumulación de plantas de incineración de residuos a medio plazo en el contexto de los recientes esfuerzos de China para expandir el reciclaje de materiales y una desaceleración del crecimiento económico. Otros países, como India o Indonesia, probablemente, solo podrán compensar parcialmente la disminución del volumen del mercado chino a partir de 2025 aproximadamente. En Europa, por el contrario, se prevé un número creciente de comisiones en los próximos años. Durante los próximos 5 años, ecoprog espera que se comisionen alrededor de 50 plantas adicionales con una capacidad de aproximadamente 18 millones de toneladas por año. La razón principal de este desarrollo radica en la política de residuos de la Unión Europea. Para la implementación de la directiva de vertedero de la UE, Gran Bretaña, por ejemplo, ha incrementado masivamente el impuesto al vertedero en el país de origen. Como consecuencia, las exportaciones de combustibles derivados de desechos aumentaron a 3,4 millones de toneladas en 2018. A partir de 2020, estas exportaciones se verán obstaculizadas significativamente debido a los nuevos impuestos en los países objetivo más importantes, los Países Bajos y Suecia. Posteriormente, aumenta la presión para crear nuevas capacidades en el país de origen. También en Polonia, el aumento del impuesto sobre los vertederos conlleva una necesidad más urgente de eliminación de residuos. Más países como Francia o España han decidido aumentar los impuestos a los vertederos o están en proceso de discutir tales medidas. Es sobre todo la llamada Economía Circular de la UE que creará una mayor demanda de instalaciones de tratamiento térmico. Para 2035, se supone que el vertedero de residuos municipales se limitará al 10%, lo que cumple con los nuevos cálculos estadísticos basados en el criterio de producción. Esto también ejerce presión sobre aquellos países que ya han invertido ampliamente en el pretratamiento de desechos mixtos dada su alta proporción de plantas de tratamiento mecánico-biológico. Esto incluye, entre otros, España, Francia, Italia o Polonia. Presumiblemente, sus estadísticas de residuos serán bastante diferentes en 2027 cuando el porcentaje de reciclaje en las plantas de tratamiento mecánico-biológico se reduzca en las estadísticas. Incluso si se alcanzara la cuota de reciclaje de la UE del 65% en 2035, esto implicaría la necesidad de instalaciones adicionales de tratamiento térmico en la UE. La asociación de la industria CEWEP valora este último en aproximadamente 40 millones de tpa. Ecoprog considera que este número es bastante redondeado ya que este cálculo no tiene en cuenta una población en crecimiento. Además de eso, el logro de los objetivos de reciclaje es muy incierto en este momento. A diferencia del caso de los vertederos, actualmente no sabemos a través de qué instrumentos se pueden realizar estas cuotas. Esto también es válido para países como Alemania o Austria. Por el momento, la incineración de residuos puede beneficiarse de la restricción de los vertederos en Europa, mientras que los esfuerzos de reciclaje solo reducen marginalmente los volúmenes de residuos para la incineración. Por lo tanto, el mayor problema para la industria de WtE en Europa no está tan representado por la situación del mercado; es más bien una cuestión de ubicaciones adecuadas y resistencia política en algunos países. «Esperamos que el aumento de las capacidades de incineración no se mantenga al ritmo de la demanda», como dice Mark Döing, director gerente de ecoprog. «Por supuesto, esta es una buena noticia en general para los operadores de plantas existentes en Europa.»
13Ene

3,2,1,0…Residuos llega a los centros escolares para sensibilizar al alumnado sobre la necesidad de reducir los desechos

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

La campaña puesta en marcha por la Diputación Foral de Bizkaia recorrerá hasta finales del mes de mayo diferentes centros en los que durante una semana se trabajará sobre la reducción y la reutilización a través de talleres y actividades dirigidas a las y los escolares de entre 6 y 12 años. La campaña ‘3,2,1,0 ...Residuos’ ha llegado hoy a Mimetiz Eskola, de Zalla, el primero de los centros escolares en los que se desarrollarán actividades y talleres dirigidos a sensibilizar al alumnado de Educación Primaria sobre la necesidad de reducir la cantidad de residuos que generamos. El objetivo principal de esta campaña impulsada por la Diputación Foral de Bizkaia es, precisamente, despertar en las y los alumnos la conciencia de que es necesario un cambio de hábitos que propicie la reducción de la generación de residuos y ofrecerles herramientas personales para que interioricen también la reutilización y el reciclaje como maneras de contribuir a esa reducción. Para lograr ese objetivo, se desarrollarán actividades sencillas, orientadas a que entiendan de otra manera su relación con los objetos cotidianos y sus hábitos de consumo. Estos talleres recorrerán los centros hasta el próximo 31 de mayo y se desarrollan en cada uno de ellos durante una semana lectiva completa, con jornadas de una hora de duración, salvo la inicial, en la que la actividad se realizará durante dos horas. En esta primera jornada, la del lunes, se mostrará al alumnado la cantidad de residuos que generaron durante la semana anterior en el patio del colegio, como punto de inicio de la reflexión acerca de la necesidad de reducir que estará dirigida por una monitora. Asimismo, se proyectará un vídeo elaborado específicamente para esta actividad que servirá para profundizar en esta cuestión y arrancar un debate que abordará también otros aspectos de la gestión de residuos en general y de Bizkaia en particular. Este primer día, se pedirá igualmente al alumnado que elabore una lista con los residuos que generan y que planteen una alternativa para evitarlos. Este listado se trabajará a lo largo de toda la semana y se expondrá en un lugar visible del centro el viernes, para que los grupos participantes en los talleres compartan su reflexión con el resto del alumnado del centro. Y, finalmente, se propondrá el reto de reducir la cantidad de residuos que se generan en el patio al menos durante la semana en la que se está desarrollando en el centro esta campaña. De martes a jueves se desarrollarán diferentes talleres que tienen como objetivo dar una nueva vida útil a objetos y que persiguen que quienes participan interioricen que el de los residuos es un problema que afecta y atañe a todas las personas por igual. La última de las jornadas, la del viernes, se dedicará a evaluar el reto de la reducción de residuos en el patio del centro, a exponer el listado de residuos y sus alternativas elaborado durante toda la semana y a disfrutar de un concierto con instrumentos creados a partir de residuos. Toda la información referida a la campaña a desarrollar en los centros escolares está a disposición del personal docente en la página web de la sociedad pública foral Garbiker, encargada de la gestión de los residuos en Bizkaia (http://garbiker.bizkaia.eus/es/talleres-didacticos).
23Dic

El proyecto LOWCO2 aborda la captura y valorización de CO2 para uso industrial

RESIDUOS PROFESIONAL

Una de las vías para la disminución del CO2 en la atmósfera es su captación y su posterior conversión en compuestos de alto valor añadido, como combustibles o productos químicos, que ofrece una opción para reducir emisiones de dióxido de carbono y generar a su vez beneficios directos de la venta de estos compuestos. Con el objetivo de investigar y desarrollar tecnologías innovadoras y competitivas de captura y valorización de CO2 industrial, se pone en marcha en Euskadi el proyecto de I+D LOWCO2. Impulsado por un consorcio de 11 entidades que apuestan por la innovación sostenible (ecoinnovación) como clave para mejorar su competitividad, en el transcurso del proyecto se perseguirá un doble objetivo: disponer de nuevos equipos y procesos que permitan reducir las emisiones de CO2, y propiciar la generación de nuevas cadenas de valor basadas en el aprovechamiento del CO2 capturado. Se contemplan varios ámbitos de innovación estratégicos, como la creación de nuevos materiales y procesos para la captura del CO2, la producción de metano y metanol a partir de CO2 mediante el empleo de reactores miliestructurados con sistemas catalíticos de alto rendimiento, y el desarrollo de tecnologías para la carbonatación de residuos (incorporación del CO2 en los materiales residuales) que permitan mejorar sus prestaciones como materia prima para la fabricación de materiales de construcción.
Mediante la carbonatación se mejoran las propiedades de los residuos alcalinos y se facilita su valorización como materia prima secundaria para el sector de la construcción
Los procesos de captura de CO2 en estudio están centrados en el empleo de nuevos materiales que se aplicarán en tecnologías de adsorción por oscilación de presión (PSA-Pressure Swing Adsorption) y membranas con el objetivo de reducir los costes de operación actuales. En el caso de la producción de metano, las tecnologías que se desarrollarán permitirán generar un gas valorizable energéticamente en el mismo emplazamiento de las emisiones de CO2, mejorando así la eficiencia energética de las industrias, e incluso habilitando la posibilidad de vender este gas natural sintético aprovechando la actual infraestructura gasista. El metanol es una materia prima utilizada en la fabricación numerosos productos de consumo, textiles sintéticos, plásticos, pinturas, adhesivos o espumas, y cuenta con un mercado en crecimiento. Su generación a partir de CO2 permitirá disminuir la huella de carbono tanto en emisiones como en procesos de fabricación industriales. Otra de las vías de valorización del CO2 es su incorporación a residuos alcalinos (escorias de plantas de valorización energética, escorias de acería, cenizas volantes de incineración, residuos de construcción y demolición), que actualmente se generan en gran cantidad en Euskadi. Mediante la carbonatación se mejoran sus propiedades y se facilita su valorización como materia prima secundaria para el sector de la construcción, generando productos de menor huella de carbono, con una posición más competitiva en el mercado.

Reducción de la huella de carbono y mejora de la competitividad

El proyecto LOWCO2 da respuesta a los retos que plantea el calentamiento global desde un punto de vista de sostenibilidad y de competitividad empresarial. La Comisión Europea ha establecido estrictos y ambiciosos objetivos para alcanzar una reducción del de 80-95% de las emisiones de los gases de efecto invernadero (GEI) para el año 2050; Euskadi, por su parte, ha definido la estrategia de Cambio Climático KLIMA 2050, donde se fija un objetivo de reducción, no menos ambicioso, de un 40% para el año 2030, y del 80% para el año 2050. Este horizonte va a restringir progresivamente los límites de emisión de CO2, penalizando económicamente a las industrias con una mayor tasa de emisión de este tipo de gases. Actualmente ya estamos contemplando este impacto en las regiones europeas basadas en la economía del carbón, añadiendo un impacto social y económico a los impactos ambientales de las emisiones de GEI. Para cumplir los objetivos climáticos establecidos en el reciente acuerdo de París, se deberían capturar y almacenar aproximadamente 12 Gigatoneladas de CO2 (GtCO2) entre 2015 y 2030 y más de 100 GtCO2 a nivel global en el período 2030-2050. Actualmente, solo el 1% del CO2 emitido es reutilizado y valorizado. En este escenario, el proyecto LOWCO2 contribuirá a dar una respuesta desde la industria vasca a este reto global, consiguiendo además incorporarlo como un elemento de posicionamiento competitivo en el mercado generando nuevas oportunidades de negocio sostenible. Con un presupuesto de más de 4,9 millones de euros y una duración de 3 años, LOWCO2 ha recibido el respaldo del Programa Hazitek 2019 del Gobierno Vasco, recibiendo la mejor calificación de todos los proyectos de carácter estratégico presentados. El consorcio está liderado por Lointek, y cuenta con la participación de referentes industriales como Calcinor, Cementos Lemona, Petronor, Prefabricados Etxeberria, Sader, Tamoin y Zabalgarbi, además del centro tecnológico Tecnalia, la Escuela de Ingeniería de Bilbao (UPV-EHU), Aclima, Basque Environment Cluster, y la colaboración de la consultora Bantec.

Sabías que…