Recuperamos la energía de los residuos no reciclables

Noticias

16Sep

Gipuzkoa. Un informe de la Diputación concluye que la incineradora “mejora” la calidad del aire

NOTICIAS DE GIPUZKOA

La calidad del aire en el entorno de la incineradora de Zubieta no se ha visto resentida desde que esta infraestructura comenzara a tratar los primeros residuos en otoño del pasado año. Así se desprende de un informe realizado por la ingeniería Envira y hecho público ayer por el departamento de Medio Ambiente, que concluye que los indicadores ambientales han "mejorado". Esta ingeniería ha analizado la calidad del aire en la zona de la planta contrastando con los valores registrados antes de la puesta en marcha de la instalación. Este análisis, que complementa el seguimiento epidemiológico que está llevando a cabo el instituto Biodonostia desde 2017, concluye que todos los resultados obtenidos están "dentro de los valores establecidos" en los decretos y directivas europeas.

Según explicó en un comunicado el departamento que dirige José Ignacio Asensio, las mediciones se han llevado a cabo entre octubre y abril en dos zonas del territorio: por un lado, el barrio de Zubieta de Donostia y las localidades de Lasarte-Oria y Usurbil, zonas expuestas a las emisiones de la planta; y por otra, en los municipios de Ordizia y Urretxu. Concretamente, se miden los resultados de PM 2,5 (partículas muy pequeñas en el aire que tiene un diámetro de 2,5 micrómetros o menos), metales dioxinas y furanos recogidos durante el primer semestre de funcionamiento de la planta y se comparan con los datos previos a su puesta en marcha (septiembre de 2017-septiembre de 2019).

En lo que respecta a los PM 2,5 y los metales, se concluye que los valores previos al funcionamiento de la incineradora eran mayores a los actuales. De hecho, las partículas PM 10 (moléculas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera, y cuyo diámetro aerodinámico es menor que 10) en Lasarte-Oria han descendido un 4% entre los dos periodos.

Únicamente en Usurbil hay variaciones en la correlación de distintos metales, pero al no ocurrir lo mismo en Lasarte-Oria (la otra zona expuesta), "no parece guardar relación con la actividad de la planta de valorización energética", dice la Diputación.

En lo referente a las dioxinas y furanos, los valores se sitúan entre los límites inferior y superior y "no se evidencian variaciones" si se comparan con los datos anteriores al funcionamiento de la planta a excepción también en este caso de Usurbil, donde se obtuvieron cifras "ligeramente superiores".

No obstante, el informe explica que si se toman en consideración las distintas directivas estatales y europeas, así como la Guía de calidad del Aire de la Organización Mundial de la Salud, los valores PM 2,5 son en todos los puntos "inferiores al valor límite establecido". Lo mismo ocurre con las dioxinas y los furanos y en cuanto a los metales, "durante el periodo de muestreo –octubre/abril– también son inferiores a los valores de referencia recogidos –septiembre 2017-septiembre 2019–".

Asimismo, y a modo de conclusión, se establece que en los cuatro puntos de muestreo "no ha habido un incremento de las concentraciones medias" de partículas PM 2,5, metales, dioxinas y furanos. "De hecho, se constata una mejora de los indicadores ambientales con una disminución de las concentraciones medias de partículas PM 2,5 y metales, lo que lleva a deducir que existe una cierta tendencia de mejora general de la calidad del aire en el periodo que abarca el conjunto de las dos campañas".

El diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio recordó que estos informes se llevan a cabo para "garantizar el cumplimiento de los criterios de salud pública y asegurar que el funcionamiento de la infraestructura no tiene una incidencia significativa en los niveles de contaminación de la zona". "Hemos establecido las herramientas de control más avanzadas para garantizar el cumplimiento de los requisitos europeos y la aplicación de los criterios más exigentes de la sostenibilidad y salud pública", sentenció.

10Sep

Seis entidades vascas participan en un proyecto europeo para convertir residuos de la construcción en materiales con alto valor

SPRI

El proyecto es de envergadura. Se denomina Iceberg y en él participan 35 organizaciones públicas y privadas de diez países. Seis de ellas tienen su sede en Euskadi: TecnaliaGaiker, -ambos miembros del BRTA-, IhobeLezama DemolicionesSerikat y Viuda de Sainz. Está financiado por la UE a través de su programa Horizon 2020, que aporta 13 millones de euros del total de 15,6 millones.  Iceberg busca “soluciones basadas en la economía circular que demuestran la recuperación eficiente de recursos materiales valiosos a partir de la generación de materiales de construcción representativos al final de su vida útilA lo largo de los próximos cuatro años se van a diseñar y poner en marcha nuevas tecnologías para reutilizar materiales, de modo que se obtengan otros de alto valorcon menos de un 8% de impurezas.   El proyecto se propone validar seis casos de estudio en distintos lugares de Europa, con materiales como el hormigón, la cerámica, la madera, el yeso, las espumas aislantes y los materiales superaislantes. Un objetivo es que los residuos de construcción y demolición, en vez de acabar en el vertedero, se puedan convertir en materiales de alto valor añadido. Se analizará también el impacto económico, ambiental y en la salud de las personas de esos seis casos.   El proyecto aportará soluciones inteligentes para apoyar la logística inversa que conlleva la recuperación y reutilización de materiales de construcción. Por ejemplo, se desarrollará una herramienta de apoyo a la demolición, que permita generar de forma rápida y precisa un modelo virtual del edificio a demoler. Con eso se podrá calcular mejor el tipo y las cantidades de residuos esperables, los impactos ambientales y económicos. También se mejorará la identificación y trazabilidad de los materiales y productos.  Iceberg apuesta, además, por mejorar la separación automática de residuos mixtos, para lo qudiseñará y fabricará una unidad móvil de separación mediante sensores hiperespectrales, incluyendo software machine-learning, brazos robotizados y boquillas soplantes con lo que mejorar la eficiencia de la separación de residuos mixtos”, explican desde el proyecto.  Los nuevos productos para construcción que resulten de este proyecto serán duraderos, fácilmente desensamblables e incorporarán altas cantidades de los materiales recuperados, entre el 30% y el 100%. Esos nuevos materiales serán, entre otros, eco-cementos y eco-hormigones, hormigones ultraligeros, bloques de hormigón prefabricados por carbonatación, productos cerámicos con menor energía embebida (hasta un 40% menos), paneles aislantes de fibra de madera, placas de yeso laminado con mayor aislamiento térmico y hasta un 35% de yeso reciclado y paneles aislantes de poliuretano reciclado.   Tecnalia ejerce de coordinadora en Iceberg. Por su parte, Ihobe será responsable de las tareas de comunicación del proyecto. Gaiker contribuirá al desarrollo de la unidad móvil de separación y clasificación automática de los residuosAdemás, Demoliciones Lezama, Serikat y Viuda de Sainz participarán aportando su conocimiento y colaborando en el desarrollo de las herramientas de soporte a la logística inversa y la validación de todas las soluciones en un caso de estudio local (de los 6 casos de estudio que contempla el proyecto, uno se liderará desde Euskadi). Los socios del proyecto consideran que Iceberg generará unos cambios que permitirán un beneficio de 1.758 millones de euros y 6.265 nuevos empleos para el año 2030.  El Grupo SPRI impulsa la I+D de las empresas vascas con herramientas, activos, ayudas, grupos de trabajo y alianzas con el fin de potenciar la investigación y generar nuevas tecnologías, con programas como Elkartek, Emaitek o Hazitek, cuya información puedes obtener aquí.  
21Ago

Garbiker inicia el proceso de renovación de las infraestructuras tecnológicas y los contenidos del Aula de Artigas

DIPUTACION FORAL DE BIZKAIA

La renovación del Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia estará concluida para otoño de este año tras una inversión de 423.500 euros. Los trabajos se han sacado ya a licitación y abarcarán tanto la adecuación de las tecnologías del centro como a los elementos de soporte y los contenidos, con especial atención a los procesos de tratamientos de residuos incorporados en los últimos años.

La sociedad pública foral Garbiker, dependiente del Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural, ha iniciado el proceso de renovación de las infraestructuras tecnológicas y de los elementos de soporte y contenidos del Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia, el Aula de Artigas. Esta renovación, que ya ha salido a licitación, cuenta con un presupuesto de 423.500 euros y concluirá en otoño de este año.

Este centro se ha consolidado como un espacio singular e imprescindible para dar a conocer el sistema de gestión de residuos de nuestro territorio. En ese sentido, en él se pone en valor la prevención, la gestión sostenible y los residuos con un enfoque innovador y con la visión del conjunto de Bizkaia, aportando información de alta calidad y utilizando recursos de sensibilización y promoción del compromiso ambiental para impulsar entre la población hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente.

No obstante, la infraestructura tecnológica de la que dispone el Aula de Artigas responde a los estándares del período en el que se puso en marcha (en el año 2004), lo cual complica las labores de mantenimiento y reposición de los equipos y dispositivos que se utilizan en ella. Además, la propia evolución que ha experimentado la gestión de los residuos en general y el Ecoparque de Artigas en particular, hace que los contenidos y elementos hayan quedado en gran medida obsoletos.

Por eso, el objetivo final de la renovación de este centro es el de adecuarlo a la realidad social y tecnológica actual. Se trata de respetar la esencia del funcionamiento actual del centro, de forma que sin renunciar a la dinámica actual se consiga maximizar la experiencia de las personas usuarias. Y, al mismo tiempo, se pretende dotar al centro de los medios necesarios para dar soporte al mensaje que difunde el Aula de Artigas y que esos medios sean duraderos en el tiempo, fáciles de mantener y reponer si fuera necesario.

El centro

El Aula de Artigas se ha consolidado como un referente en educación ambiental en nuestro territorio, como demuestra el hecho de que a lo largo del curso 2018/2019 recibiera la visita de 6.536 visitantes, distribuidos en 199 grupos de escolares y asociaciones y que desde su puesta en funcionamiento en 2004 (inicialmente el centro estuvo en manos del Ayuntamiento de Bilbao, que lo cedió a Garbiker en 2016) hayan pasado por sus instalaciones 64.988 personas.

El programa educativo desarrollado en este centro está enmarcado en el Plan Global de Comunicación sobre la gestión de los residuos urbanos de Bizkaia, que surge por la necesidad de dar a conocer a la ciudadanía en general y a la población escolar en particular las infraestructuras de gestión de residuos en nuestro territorio. Tomando esta difusión como punto de partida, se pretende también impulsar hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente.

En este sentido, la secuencia temática del centro se inicia con el concepto de consumo responsable, entendido como la necesidad de ajustar nuestros comportamientos de consumo a nuestras necesidades reales, mostrando que además de las variables de calidad y precio, las personas consumidoras deben contemplar otras para favorecer la adquisición de bienes y servicios con un menor impacto medioambiental y que impliquen la igualdad social. Y, dado que tan importante como la compra responsable es la manera en la que nos deshacemos posteriormente de los residuos generados, el Aula de Artigas centra gran parte de su actividad en dinámicas en las que se presentan los residuos y las diferentes técnicas para su gestión desde un enfoque lúdico y positivo.

Estas sesiones de media jornada están destinadas a todo tipo de público, si bien se recomienda una edad mínima en los grupos de ocho años, para un mejor aprovechamiento de las explicaciones. Estas últimas se adaptan a los diferentes tipos de público: alumnado de 3º a 6º de Primaria, alumnado de Secundaria, de Bachillerato, de centros de Formación Profesional, de centros universitarios y personas pertenecientes a otros colectivos (asociaciones, familias, etc).

En cualquier caso, las visitas tienen una estructura común: una introducción en la que se hace referencia a la localización en la que se encuentra el Aula de Artigas (el Ecoparque de Artigas, en el que se sitúan las infraestructuras de tratamiento de residuos) y se ofrece una visión general de la gestión de los residuos y los procesos generales de reciclaje más conocidos por la ciudadanía; una segunda fase en la que se conduce a las personas asistentes al área de procesos de tratamiento de residuos y se explican esos procesos a través de elementos de animación mecánicos, físicos o de infografías; la proyección de un vídeo sobre el proceso de reciclaje en el simulador del aula; y una última fase de conclusión y cierre.

05Ago

ESWET pide más valorización energética para reducir el envío de residuos fuera de la UE

RESIDUOS PROFESIONAL

En los últimos decenios, las exportaciones de residuos a países no europeos han aumentado de manera constante, alejando el problema de los residuos pero sin abordarlo adecuadamente. Los repetidos abusos en los traslados internacionales de desechos han puesto de relieve la necesidad de que Europa se ocupe de sus residuos con arreglo a sus propias normas ambientales. Para adoptar un enfoque pragmático en la materia, la Asociación de fabricantes de tecnologías de valorización energética de residuos, ESWET, ha publicado un informe con una serie de recomendaciones de cara a la revisión del Reglamento sobre el transporte de residuos:
  • Adoptar un enfoque de proximidad para la exportación de residuos, manteniendo a los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) como socio preferente.
  • Mantener el Reglamento sobre el traslado de residuos lo suficientemente flexible como para asegurar la sinergia de la jerarquía de residuos: cada nivel tiene un papel que desempeñar en la economía circular para la gestión segura de los residuos.
  • Reducir aún más el flujo de residuos transportados fuera de la UE, ya que la gestión racional de los desechos suele ser incierta en los países no pertenecientes a la OCDE.
  • Apoyar la creación de un mercado funcional para las materias primas secundarias recuperadas por la industria del reciclaje y las plantas de conversión de residuos en energía.
«Para que los envíos de residuos fuera de Europa sean cosa del pasado, Europa debe seguir apoyando las prácticas internas y sostenibles de tratamiento de residuos», sostiene ESWET en un comunicado. «Como la generación de desechos está aumentando -añade-, se prevé que la necesidad de capacidad de tratamiento de residuos no reciclables aumente considerablemente». Por ello, esta organización empresarial considera fundamental que los legisladores de la Unión Europea «consideren el papel de la valorización energética de residuos en la economía circular como un instrumento complementario al reciclaje. De lo contrario, los residuos no reciclables no tendrían otra opción de tratamiento que los vertederos», concluye.

Sabías que…