Recuperamos la energía de los residuos no reciclables

Noticias

24May

La planta de Zabalgarbi, una inyección de valor ambiental para Bizkaia

GESTORES DE RESIDUOS

“La valorización energética de la fracción no reciclable de los residuos desempeña un papel incontestable en la economía circular”. Así se expresó Mikel Huizi Leiza, Director General de Zabalgarbi (Bilbao), en la jornada que Sogama celebró el pasado 12 de mayo en A Coruña bajo el título “La gestión sostenible de los residuos en la economía circular”. Huizi apeló a la necesidad de derribar falsos mitos y permitir que la valorización energética desempeñe el papel que le corresponde, que no es otro que producir la energía de la economía circular, y que ocupe el puesto asignado en la gestión jerarquizada de residuos promulgada por la Unión Europea: posterior al reciclado, pero anterior al vertedero,  dado el negativo impacto de este último sobre el entorno y la salud.
En el caso de Zabalgarbi, la excelencia constituye el principal atributo de un trabajo continuo e incansable dirigido hacia la mejor gestión de los residuos, ofreciendo una solución integral para el correcto tratamiento de los mismos, que en todo caso va acompañada por otros ingredientes tales como la calidad, la transparencia, el rigor y el firme compromiso con el medio ambiente y el bienestar y calidad de vida de los ciudadanos.
Solución ambiental y energética
El proyecto de Zabalgarbi, con una participación pública del 35% y una privada del 65%, se remonta a la década de los 90, momento en el que Bizkaia carecía de suelo para construir nuevos vertederos y adolecía de un déficit en generación eléctrica. En 2005, con la puesta en marcha de la planta vasca se pretendía reducir el vertido, aprovechar el potencial material y energético contenido en los residuos y producir energía eléctrica renovable.
En este escenario, se construyó una planta de valorización energética de 100 MW de potencia para producir electricidad con la adaptación de la tecnología de las plantas de ciclo combinado de gas a las modernas plantas de valorización energética de residuos.
La planta, que viene tratando 225.000 toneladas anuales de residuos, da servicio a más de 100 municipios de Bizkaia, aglutinando a una población de 1.052.000 habitantes y generando un tercio de la energía que consumen los hogares de la provincia (479,8 millones de KWh).
Asimismo, y como no podía ser de otra forma, lleva a cabo un exhaustivo control de todos sus procesos industriales, garantizando el máximo respeto medioambiental a través de la adopción de tecnologías de última generación con las que garantiza que todos los parámetros de emisión se encuentren muy por debajo de los límites legales.
Este modus operandi es una tónica habitual en las plantas modernas de valorización energética, sobre las que pesa una estricta normativa, mucho más exigente que la que rige para otras infraestructuras industriales.
Con el paso de los años y gracias al trabajo enmarcado en su política de responsabilidad social corporativa,  Zabalgarbi ha demostrado que “el residuo urbano de Bizkaia ya participa en la regeneración ambiental de su entorno”.
18May

Zabalgarbi se ha convertido en la primera planta de valorización energética de Europa que recibe la calificación “HPR” (Highly Protected Risk)

ZABALGARBI

La mutua norteamericana FM Global otorga esta certificación a las empresas y plantas que realizan la gestión más excelente para mitigar los riesgos inherentes a su actividad, especialmente enfocados en la prevención de daños materiales. La planta de valorización energética de residuos de Bizkaia, Zabalgarbi, ha visto reconocido el trabajo constante y de mejora continua que viene realizando desde que, en junio de 2005, se pusiera en marcha su instalación. En este caso, el reconocimiento tiene lugar en el ámbito asegurador, en relación con la mitigación y minimización de los riesgos inherentes a su industria. La mutua norteamericana, Factory Mutual Global, ha otorgado a Zabalgarbi la categoría de HPR, acrónimo de “Highly Protected Risk”, o riesgo altamente protegido. Vince Reyda, CEO de FM Global - EMEA (Europa, Oriente Medio y Africa), ha hecho entrega de este reconocimiento a Mikel Huizi Leiza, Director General de Zabalgarbi, en las propias instalaciones de la planta. FM Global es una aseguradora americana con 180 años de historia, líder en Riesgos Industriales y que cubre un tercio de las empresas incluidas en la lista Fortune 1000. Esta mutua otorga la calificación “HPR” a las empresas y plantas que realizan la gestión más excelente para mitigar los riesgos inherentes a su actividad, especialmente enfocados en la prevención de daños materiales. En 2010, a través de la colaboración con la correduría Willis Towers Watson, FM Global se interesó por el proceso que se realiza en la gestión de residuos en la planta de Zabalgarbi. Para ello, desplazó en varias ocasiones a sus ingenieros, con el objetivo de que evaluaran el plan contra incendios, los riesgos generales y los especializados en equipos de generación de electricidad. Tras un exhaustivo análisis, la aseguradora norteamericana valoró la alta exigencia de la planta en todos los frentes de gestión medioambiental, prevención de riesgos  laborales y óptimo cuidado y estado de conservación de sus instalaciones, en una planta con una disponibilidad muy elevada (en torno a las 7.800 horas anuales de funcionamiento). Como consecuencia de todo ello, FM Global ha reconocido a Zabalgarbi con lo que la aseguradora cataloga como riesgo altamente protegido, con la calificación de HPR (Highly Protected Risk). Dado que FM Global es el primer referente mundial en el sector asegurador en materia de prevención de riesgos, su certificación es reconocida como un elemento diferenciador de las empresas que gestionan con las mejores prácticas los riesgos de sus instalaciones. Es de destacar que Zabalgarbi es la primera planta de valorización energética de la Europa Continental que obtiene este certificado (en Bélgica, Francia y Reino Unido FM Global asegura 7 incineradoras similares y ninguna de ellas tiene el certificado HPR). El concepto de “Highly Protected Risk” se basa en la aplicación de los mayores estándares de prevención y de protección, reduciendo al máximo la probabilidad de un siniestro. El objetivo es asegurar que la instalación −en este caso Zabalgarbi− minimice el riesgo de interrupción de la actividad, en relación con posibles incendios, incidentes en planta y pérdidas de bienes. Para obtener el certificado HPR es necesario, entre otros:
  • La adopción de todas las medidas de protección necesarias para reducir la gravedad de las posibles pérdidas, incluyendo desastres naturales en el caso de que se produjeran, a pesar de todos los controles implementados (las pérdidas totales de una planta certificada HPR son 10 veces menores a las de una planta que no disponga de esta certificación).
  • Una alta calidad de diseño y de equipos.
  • Cumplimiento integral de los códigos y normas legales de seguridad y prevención.
  • Aplicación de todos los programas de prevención necesarios para reducir la frecuencia de pérdidas.
  • Evaluación preliminar de riesgos y estudios formales de identificación y mitigación de riesgos.
  • Protección de todas las áreas de la instalación con rociadores automáticos y suministro de agua fiable/constante.
  • Una correcta distribución de la planta, que permita reducir los riesgos de manera significativa e impedir pérdidas de bienes e interrupciones de negocio.
  • Sistemas automáticos de Protección contra Incendios (bombas de agua, etc).
La obtención del reconocimiento HPR conlleva la suscripción de seguros con las máximas coberturas y en las condiciones más ventajosas (menores primas y franquicias), ya que queda acreditado que la instalación cumple con los más altos estándares de la industria para la protección de la propiedad.
16Nov

La prevención de residuos, firme apuesta de AEVERSU

RETEMA

Las plantas integradas en AEVERSU (Asociación Española de Empresas de Valorización Energética) apuestan de forma decidida por la prevención y la reducción como soportes inequívocos de una gestión sostenible de los residuos. Tomando como referencia la máxima de que “el mejor residuo es el que no se produce”, la organización apela a la necesidad de que los esfuerzos de las administraciones, las empresas y los ciudadanos se centren precisamente en generar menos desechos, en aprovechar al máximo los productos y en fomentar su reciclado a través de una correcta segregación de los mismos en origen y posterior depósito en los contenedores correspondientes, cerrando así el círculo de su recuperación. No obstante, y teniendo en cuenta que hay tipologías de residuos que no se pueden reciclar, la función de las plantas de valorización energética se orienta precisamente a poner en valor la fracción no reciclable y evitar que ésta acabe depositada en vertedero, con el consiguiente riesgo para el medio ambiente y la salud pública. Y esto es precisamente lo que vienen haciendo desde hace años las 11 plantas adscritas a AEVERSU (10 en España y 1 en Andorra): complementar el principio de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje) y aprovechar, de una forma limpia y respetuosa con el entorno, la parte que no se puede valorizar en fases anteriores, recuperando la energía contenida en la misma. Una operativa perfectamente asentada en los países del norte de Europa y que ha hecho posible que éstos se distingan por haber alcanzado altas cotas de reciclaje y bajos índices de vertido, inferiores al 4%. En España, donde la implantación de la valorización energética es todavía deficiente, el uso del vertedero se dispara hasta el 55%, una situación preocupante para el bienestar y calidad de vida de la ciudadanía.

Campañas y dinámicas a favor de la reducción

Y en este firme compromiso con la reducción de residuos, y tomando como referencia la Semana Europea de la Prevención 2017, que se celebrará entre el 18 y el 26 de noviembre, diversas plantas adscritas a Aeversu han querido llevar a cabo diversas iniciativas para evidenciar su apoyo a la primera y más importante R, la Reducción. Algunos ejemplos podrían encontrarse en la planta catalana de Sirusa, que en estas fechas incrementará sus acciones divulgativas en torno a la correcta recogida selectiva en origen para fomentar el adecuado uso de los distintos contenedores habilitados en las vías públicas, prestando especial atención a la segregación de la parte orgánica para su conversión en compost, un abono natural de excelentes propiedades para el suelo. El objetivo último, tal y como aseguran sus representantes, es evitar la presencia de impropios en los recipientes y, de esta forma, garantizar un reciclado de mayor calidad. Tirme es otra de las plantas que intensificará sus esfuerzos educativos en estas fechas, si bien cuenta durante todo el año con un ambicioso programa de concienciación ambiental dirigido a distintos sectores sociales para propiciar su mayor implicación en la correcta gestión de los residuos. Visitas a sus instalaciones, enriquecidas con juegos y dinámicas dirigidas a los más pequeños, constituyen algunas de las actividades a realizar los próximos días. Por su parte, Sogama se centrará en la reducción del desperdicio alimentario y, con tal fin, llevará a cabo talleres y charlas dirigidas a alumnos de Bachillerato para sensibilizarles en torno a la ingente cantidad de comida que acaba cada día en el cubo de la basura y posibilitar que éstos lleven a cabo una tarea educativa en su entorno familiar y social más inmediato. El lema: “Con la comida no se  juega. ¡No tires alimentos!. En definitiva, pequeños gestos que pretenden convertirse en grandes acciones para hacer frente a la ingente producción de residuos, dispensándoles un tratamiento correcto conforme a los preceptos de la economía circular y su principal buque insignia, el criterio multierre: repensar, rediseñar, refabricar, redistribuir, reparar, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar energéticamente la fracción no reciclable.
10Nov

Diputación destinará el próximo año 21,2 millones de euros a ayudas al primer sector y 53 millones a infraestructuras ambientales

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

El Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural mantiene su apoyo a las y los productores del sector agrario y su apuesta por generar infraestructuras que garanticen la calidad del abastecimiento de agua y el saneamiento y la mejora en la gestión de los residuos. Entre las ayudas incluidas en los presupuestos de este Departamento para 2018 se incluyen, en la Dirección de Agricultura, las financiadas por el FEAGA, incluidas en la Política Agraria Común (7,7 millones de euros), las dirigidas a apoyar las inversiones en explotaciones agrarias y a la incorporación de jóvenes al sector (3,6 millones de euros), las correspondientes al plan de ayudas forestal (3,1 millones de euros) y las que financian medidas de agroambiente y clima y agricultura ecológica (1,5 millones de euros). Gran parte de la inversión en infraestructuras ambientales (30 millones) se corresponde con la aportación al Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia para el desarrollo de diferentes obras, como los trabajos de creación de la EDAR de Munitibar o la planta piloto para ensayos de tratamiento de aguas del río Nervión en Bolueta. La partida destinada a la gestión de los residuos suma 14 millones de euros e incorpora los trabajos destinados al sellado de los vertederos de Artigas e Igorre, así como las ayudas para la instalación del contenedor marrón. El presupuesto incluye una partida de 3,4 millones de euros para continuar trabajando en la incorporación de las nuevas tecnologías a la mejora del trabajo interno y a la consolidación de herramientas que permitan facilitar y mejorar la calidad de vida de las y los profesionales del primer sector.

La diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, ha presentado hoy en las Juntas Generales de Bizkaia el proyecto de presupuestos de este Departamento para 2018, en el que se destinarán 21,2 millones de euros a ayudas dirigidas al primer sector y se invertirán 53 millones de euros en infraestructuras ambientales. Con ello, se mantiene el apoyo a las y los productores del sector agrícola y ganadero y la apuesta por generar equipamientos y servicios que garanticen la calidad del abastecimiento de agua y el saneamiento y la mejora en la gestión de residuos.

En su intervención, Unzueta ha desgranado las principales partidas que componen el presupuesto de cada una de las dos Direcciones en las que se configura el Departamento. La de Agricultura cuenta con 25,4 millones de euros, de los cuales el 83,4%, esto es 21,2 millones de euros, se van a destinar a ayudas al primer sector. Entre estas ayudas, las de mayor cuantía son las financiadas por el Fondo Europeo Agrícola de Garantía e incluidas en la Política Agraria Común (PAC) 2015-2020, que suman 7,7 millones de euros; las que tienen como objetivo el apoyo a las inversiones en las explotaciones agrarias y a la creación de empresas por parte de jóvenes agricultores y agricultoras (3,6 millones de euros); las correspondientes al plan de ayudas forestal (3,1 millones de euros) y las que financian medidas de agroambiente y clima y agricultura ecológica (1,5 millones de euros). Otras líneas de subvención que se han presupuestado son las que financian los gastos de funcionamiento de las Asociaciones de Desarrollo Rural y el apoyo a los proyectos que estas entidades ponen en marcha (712.000 euros), las que tienen como finalidad indemnizar a las explotaciones ganaderas por daños causados por corzos, lobos, buitres y por el sacrificio obligatorio por campañas sanitarias y su reposición (90.000 euros); o las destinadas a 19 asociaciones ganaderas para la gestión de libros genealógicos o control de rendimientos, entre otras cosas (600.000 euros).

El presupuesto de la Dirección de Agricultura recoge otras actuaciones, como las labores que se realizan habitualmente para la prevención de incendios forestales (285.000 euros), entre las que se cuentan la eliminación del matorral invasor de las masas forestales establecidas y la ejecución de las labores de aclareo, entresaca y poda correspondientes, y las de extinción de estos incendios (352.000 euros), en las que participan 120 personas del Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural y de la sociedad pública foral Basalan, entre agentes forestales, capataces, operarios y técnicos forestales que dirigen las tácticas operativas y se coordinan con el personal del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Diputación Foral de Bizkaia.

Asimismo, se han establecido otras partidas para el desarrollo del programa de mejora de vacuno pirenaico en la Granja Foral de Gorliz (133.500 euros), los trabajos que se realizan en la Estación de Fruticultura de Zalla en cultivos frutícolas, vid y bodega experimental (76.000 euros), los servicios que se prestan en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Bizkaia (230.250 euros) o el convenio con la Denominación de Origen Bizkaiko Txakolina para el fomento y la mejora del txakoli de nuestro territorio (52.000 euros).

Agua, residuos, playas y San Juan de Gaztelugatxe

En cuanto a la Dirección de Medio Ambiente, el 91,3% del presupuesto se destina al programa de infraestructuras ambientales, que está dotado con una partida de 53,3 millones de euros. De ellos, la mayor parte (30 millones) se incluyen dentro de la aportación al Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia para asegurar la prestación de servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento y la ejecución de las obras necesarias para ello. Entre los trabajos que se financiarán el próximo año con cargo a esta partida se cuentan los de creación de la EDAR de Munitibar junto con los colectores generales y la Estación de Bombeo necesarios para incorporar los vertidos del casco urbano del municipio a esta estación depuradora, y la planta piloto para ensayos de tratamiento de aguas del río Nervión en Bolueta (una experiencia piloto que servirá para poder determinar el tratamiento más adecuado para esta agua, de características diferentes a la del Zadorra, y conseguir así una calidad suficiente para el suministro a la población desde esta cuenca, una vez puesta en marcha la estación de bombeo que impulsará el agua del Nervión a la ETAP de Venta Alta en situaciones excepcionales).

La gestión de los residuos es la segunda partida más importante del programa de infraestructuras ambientales, con una dotación presupuestaria de 14 millones de euros, con los que se financiará el mantenimiento y mejora de las infraestructuras relacionadas con esa gestión y las labores de sellado definitivo en los vertederos de Artigas e Igorre, además de las ayudas para la implantación del quinto contenedor.

Otros 5,7 millones de euros se destinarán a la gestión de las playas de Bizkaia, incluyendo la limpieza y mantenimiento de las mismas, el servicio de salvamento y socorrismo, la instalación de equipamientos y el resto de prestaciones que anualmente se ponen en marcha a lo largo de la temporada de playas, entre los meses de junio y septiembre. El mantenimiento y conservación de las áreas de esparcimiento contará el próximo año con 3,34 millones de euros y, como colofón al programa, se ha establecido una partida de 600.000 euros, que servirán para iniciar actuaciones en el entorno de San Juan de Gaztelugatxe una vez que concluya el Plan Integral de Actuación que se va a desarrollar en este enclave para garantizar un uso turístico sostenible de este biotopo protegido.

El segundo de los programas en los que se articula el presupuesto de la Dirección de Medio Ambiente es el de protección y medio ambiente, que cuenta con algo más de 5 millones de euros. Con esta cantidad está previsto desarrollar actuaciones de educación ambiental con la administración local, los centros escolares, familias y otros agentes sociales (124.000 euros); continuar con la campaña de sensibilización en materia de reciclaje "Gero arte. Recicla y haz que vuelva"; llevar a cabo un plan de acción sobre el ruido que incluye diferentes iniciativas de prevención y sensibilización sobre el ruido y la calidad sonora (30.000 euros); y mantener la línea de subvenciones a ayuntamientos y mancomunidades para que realicen inversiones en proyectos de eficiencia energética (un millón de euros).

Otras partidas dentro de este segundo programa son: la prevista para la retirada de nidos de avispa asiática (259.000 euros), la que financia las acciones que se llevan a cabo dentro de los espacios de la Red Natura 2000 propiedad de ayuntamientos pero que gestiona la Diputación Foral de Bizkaia (560.000 euros), la dirigida a cubrir la prestación de servicios en los parketxes de Armañón, Gorbeia y Urkiola (335.000 euros) y la que tiene como finalidad realizar trabajos de restauración ecológica y mejora de la Red Natura 2000 (554.000 euros).

Nuevas herramientas informáticas y sociedades públicas

Para continuar cumpliendo con el compromiso adquirido por el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural al inicio de esta legislatura, los presupuestos de esta área incluyen también una partida de 3,4 millones de euros con la que se financiarán las labores de incorporación de las nuevas tecnologías a la mejora del trabajo interno y la consolidación de herramientas informáticas que permitan facilitar y mejorar la calidad de vida de las y los profesionales del primer sector.

Por otro lado, las sociedades públicas forales dependientes del Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural, Basalan y Garbiker, contarán con un presupuesto de 7,1 y 35,9 millones de euros, respectivamente.

02Nov

Eurocities respalda la valorización energética de la fracción no reciclable de los residuos por su contribución clave a la economía circular

GESTORES DE RESIDUOS

En un reciente comunicado emitido por Eurocities, esta entidad apuesta por la firme aplicación del principio jerárquico de gestión de residuos como garantía para avanzar hacia la sostenibilidad y hacia un modelo de desarrollo definido por la economía circular. En este sentido, se muestra convencida de que los países más avanzados y comprometidos con la protección del medio ambiente y el bienestar de la población promoverán el reciclaje en mayor medida, sin olvidar que la valorización energética de la fracción no reciclableconstituye un elemento esencial en todo sistema de gestión de residuos por su capacidad para generar electricidad y calor a partir de un desecho que, de no seguir este camino, estaría condenado a acabar su vida útil en vertedero, con el consiguiente riesgo de contaminación. En relación a la comunicación de la Comisión Europea sobre el papel que la conversión de residuos en energía tiene en el ámbito de la economía circular, Eurocities proclama  la necesidad de llevar a cabo un tratamiento seguro y eficiente de los desechos que respete el medio ambiente pero que, al mismo tiempo, genere recursos, siendo la valorización energética un método fiable y eficiente para aquella parte de la basura que no puede reintroducirse en la economía circular a través de la reutilización y el reciclaje. Aboga por la prevención, la reducción, la reutilización y la adecuada recogida selectiva de los distintos materiales recuperables (vidrio, metales, papel y cartón, etc), toda vez que, con ello, se contribuye al ahorro de energía y materias primas. Sin embargo, y después de haber primado esta gestión, insta a respetar la normativa vigente y otorgar a la valorización energética el papel que le corresponde, evitando con ello que los residuos no reciclables, pero con potencial calorífico, acaben desperdiciados en vertedero, con las consiguientes emisiones de CO2 a la atmósfera. Insiste en que no hay mecanismos de reciclaje para determinados desechos complejos y que, por tanto, las autoridades municipales quedan obligadas, conforme a la normativa vigente, a dar un correcto tratamiento a estas fracciones, debiendo contar para ello con la infraestructura necesaria. Asimismo, demanda a la Unión Europea una definición más clara sobre normas de calidad para el material reciclado y un trabajo adicional sobre el diseño ecológico a fin de asegurar que se cumplan con los estándares de reciclaje. Limitar el vertido, una prioridad Eurocities también se refiere explícitamente al artículo 28 de la Directiva Marco de Residuos, destacando la necesidad de que los Estados miembros dispongan de planes específicos de gestión de residuos. Señala que, en algunos casos, ya se ha establecido la prohibición de depositar en vertedero las fracciones que todavía tienen poder calorífico, de ahí que la entidad apoye la limitación gradual de vertido de residuos municipales al 10% para el año 2030, según la propuesta establecida por la Comisión Europea (cabe recordar que España cuenta todavía con unas tasas de vertido situadas en el 55%), destinando a vertedero los desechos inertes y otros que no puedan ser valorizados material o energéticamente (lo que se conoce como vertido técnico cero). Asimismo, la organización se refiere a las cenizas resultantes del proceso de valorización energética, cuantificadas en el 20%, y que contienen elementos de gran interés tales como metales, zinc, fósforo y otros materiales con posibilidades de ser utilizados en la construcción, de ahí que apoye el desarrollo de métodos y tecnologías para poner en valor estos materiales. Ya para finalizar, la entidad solicita que las plantas de valorización energética con sistemas de calefacción y producción de electricidad, con una función destacada en los sistemas de gestión de residuos sostenibles, se integren de forma armoniosa en el ámbito local y regional, y que, por tanto, se ubiquen preferentemente en emplazamientos con conexión a redes de calefacción ya existentes o a instalaciones industriales con demanda de calor. Es por ello que anima a la Comisión Europea a desarrollar directrices en el ámbito europeo, y en colaboración con las autoridades locales, sobre cómo integrar estas plantas en las redes locales de calor y electricidad para aprovechar todo su potencial en beneficio de la comunidad. Sobre Eurocities Se trata de una organización no gubernamental fundada en 1986 por seis grandes ciudades (Barcelona, Birminghan, Frankfurt, Lyon, Milan y Rotterdam), que a día de hoy aglutina 135 de las mayores urbes de Europa. Cuenta con seis foros temáticos, una plataforma para compartir conocimientos e intercambiar ideas y trabaja con diversas instituciones de la Unión Europea para responder a los retos comunes que afectan al día a día de los europeos. Su principal objetivo es precisamente reforzar el importante papel que los gobiernos locales deberían desempeñar en una estructura de gobernanza multinivel. Entre otras acciones, cuenta con cinco grupos de trabajo en el ámbito medioambiental: residuos, ruidos, zonas verdes y biodiversidad, agua, calidad del aire, cambio climático y eficiencia energética.
31Oct

Euskadi es la segunda comunidad con mayor recogida selectiva de papel y cartón

LA VANGUARDIA

Euskadi es la segunda comunidad autónoma con mayor volumen de papel y cartón recogidos de forma selectiva, por detrás de Cataluña, según los datos de la Estadística sobre la Recogida y Tratamiento de Residuos que ha hecho pública el Instituto Nacional de Estadística (INE), en función de los datos de recogida correspondientes al ejercicio 2015. En conjunto, la Comunidad Autónoma Vasca recogió en ese ejercicio 946.200 toneladas de residuos urbanos, lo que la sitúa como la octava región con mayor volumen. Teniendo en cuenta la población, fue la quinta con menor volumen, con 437,4 kilos por habitante y año. En la recogida de residuos por separado, Euskadi destaca en la recogida de papel y cartón ya que sumó 117.900 toneladas, sólo por detrás de la cifras de Cataluña. En la recogida de vidrio y de envases mixtos, es la quinta comunidad, con 58.900 y 38.200 toneladas, respectivamente.

Sabías que…