Recuperamos la energía de los residuos no reciclables

Noticias

30Sep

AEVERSU: «La valorización energética es clave para mitigar el impacto climático y económico de los residuos»

RESIDUOS PROFESIONAL

España vuelve a quedarse atrás en cuanto a gestión de residuos se refiere, con un gran porcentaje de desechos que se acumula en vertederos, en línea con otros países de la UE como Hungría, República Checa o Portugal. Todos ellos, destinan más de la mitad de sus residuos a vertederos convencionales, una opción anticuada y perjudicial para el medio ambiente, para la que ya existen modernas y seguras alternativas más sostenibles. Por el contrario, son los países del norte de la UE, como Alemania o los escandinavos, Austria u Holanda, los que casi han dado por extintos sus vertederos gracias a un mejor y mayor reciclado, pero también al uso generalizado de la valorización energética. Estas y otras conclusiones han sido analizadas por parte de los representantes del sector de gestión de residuos y energía, así como las representaciones permanentes del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los Estados miembros, reunidos en Bruselas para debatir el futuro de la valorización energética y sus implicaciones en la sociedad europea. Durante el transcurso de los debates, organizados conjuntamente por Eswet (asociación europea de proveedores de tecnología Waste-to-Energy) y Cewep (Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética), se ha analizado el Estudio del Parlamento Europeo sobre residuos, en el que se refleja la importancia de implementar modelos de gestión de residuos sostenibles que incluyan a la valorización energética. Desde Aeversu, Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos, miembro de Cewep y presente en las reuniones de trabajo en Bruselas, se destaca la valorización energética como «una práctica clave para mitigar y frenar el impacto climático y económico de los residuos no reciclables, que inevitablemente generamos día tras día».

Reducir, Reutilizar, Reciclar y Recuperar

En la Unión Europea se generan más de 2.500 millones de toneladas de residuos anuales, cerca de 500 kg/año por persona. Esta problemática, ocasionada por el modelo consumista de “usar y tirar”, es un asunto por el que políticos y administradores no toman medidas concretas y eficaces en el conjunto de los países, sino que cada uno imprime un ritmo propio. Según el Estudio del Parlamento Europeo sobre Residuos, evitar la creación de deshechos sería la opción más conveniente para el medio ambiente, pero los objetos y productos que necesitamos para llevar a cabo nuestra vida diaria terminan, tarde o temprano, por llegan al fin de su ciclo de vida. “Cuando esto ocurre, la valorización energética se convierte en un aliado vital para gestionar los residuos y darles una última vida en forma de electricidad, calor o vapor”, asegura Rafael Guinea, presidente de Aeversu. La jerarquía de gestión de residuos prioriza la prevención, la reutilización y el reciclaje, pero además, tal y como recoge el Paquete de Economía Circular aprobado por la Comisión Europea, cuando los residuos no se puedan reutilizar ni reciclar, resulta preferible recuperar su contenido energético en lugar de eliminarlos en vertedero, en la mayoría de los casos, tanto en términos medioambientales como económicos. Es decir, emplear la valorización energética, la cual, según un estudio del Gobierno alemán, emite 19 veces menos de CO2 que los vertederos convencionales.

Reciclaje y Valorización Energética

Las prácticas de gestión de residuos varían muchísimo entre los miembros de la Unión Europea. Muchos países siguen vertiendo ingentes cantidades de residuos en los vertederos, pero, mientras tanto, con una cota de vertido del 1%, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Suecia o Bélgica (países modelo en reciclaje) casi han eliminado por completo los vertederos y apuestan por complementar el reciclaje y la valorización energética de los residuos, obteniendo energía para abastecer viviendas e industria. Por el contrario, los vertederos siguen siendo una alternativa perenne, pese a ser un desastre medioambiental, en el este y sur de Europa, en al menos doce países, entre los que se encuentra España, donde más de la mitad de los residuos acaba en un vertedero. «La valorización energética tiene un gran potencial que no está siendo aprovechado en nuestro país», lamenta Aeversu en un comunicado, y argumenta que «en Europa hay 598 plantas, pero sólo 11 se encuentran en España y Andorra».
26Sep

Waste-to-Energy 2050: tecnologías limpias para la gestión sostenible de residuos

RETEMA

ESWET, los proveedores europeos de tecnología Waste-to-Energy, ha lanzado su visión titulada "Waste-to-Energy 2050: tecnologías limpias para la gestión sostenible de residuos", para presentar la planta Waste-to-Energy del futuro y explorar el papel de la valorización energética de residuos en futuros sistemas de gestión de residuos en Europa y más allá. Siguiendo las predicciones del Banco Mundial de que la generación de residuos aumentará en un 60% en todo el mundo para 2050 y las cifras de Eurostat que muestran que el 24% de los residuos municipales todavía se vierte hoy en Europa, allí es una necesidad de implementar tecnologías de gestión de residuos sólidas a nivel mundial, incluida la valorización energética de residuos para mejorar el reciclaje y la recuperación y reducir los vertederos. La visión de ESWET demuestra cómo las tecnologías de conversión de residuos en energía de los proveedores europeos están listas para contribuir a los sistemas de energía con bajas emisiones de carbono y a las sociedades circulares en la UE y a escala mundial. De hecho, las plantas de conversión de residuos en energía se encargarán de la fracción de residuos que no pueden reciclarse directamente, evitando que se depositen en vertederos y ahorrando así una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Además, la producción de combustibles alternativos, como el hidrógeno, desde las plantas de conversión de residuos en energía permitirá a la industria y los sectores de transporte descarbonizar aún más. Desde hogares hasta industrias, centros comerciales e invernaderos, la cantidad de instalaciones calentadas y enfriadas por la energía recuperada de los desechos crecerá constantemente. Del mismo modo, las aceras por las que caminamos y los edificios en los que vivimos estarán cada vez más hechos de materias primas secundarias procedentes de deshechos. Las plantas de conversión de residuos en energía se integrarán cada vez más en el tejido urbano y generarán múltiples oportunidades para los ciudadanos, al tiempo que salvaguardan el medio ambiente. Su gran escala permitirá integrar centros deportivos (como pistas de esquí, gimnasios de escalada en roca, parques de patinaje, canchas de tenis, piscinas al aire libre, etc.) y actividades de entretenimiento educativo para sensibilizar a los ciudadanos sobre la gestión de residuos. La ESWET Vision 2050 se lanzó oficialmente el martes 24 de septiembre en Bruselas frente a casi 150 personas del sector de gestión de residuos y energía, así como las representaciones permanentes del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y los Estados miembros. El evento se organizó conjuntamente con la asociación hermana de ESWET, CEWEP, la Confederación de plantas europeas de conversión de residuos en energía, que lanzó su hoja de ruta de sostenibilidad hacia una economía circular en 2035. "Nuestra industria ha dado grandes pasos hacia la sostenibilidad en las últimas décadas", dijo el presidente de ESWET, Edmund Fleck. "Vemos un futuro brillante para la valorización energética de residuos, donde todos los subproductos de nuestra industria serán enviados de regreso a la economía, de manera circular y baja en carbono", agregó. "Necesitamos apoyo político para que ese futuro se convierta en realidad y dichas políticas deben garantizar que se protejan los principios básicos de gestión de residuos, como la jerarquía de residuos, y que surja una economía circular baja en carbono y limpia". "Una buena planificación de la capacidad de tratamiento de residuos es clave para establecer Waste-to-Energy como una opción sostenible de gestión de residuos en cualquier lugar", concluyó.
11Sep

La ONU reconoce el valor de las plantas de valorización energética a nivel mundial y su impacto en el cambio climático

RETEMA

La ONU ha reconocido la utilidad y la importancia de la actividad de las plantas de valorización energética por todo el planeta, así como su papel clave en las políticas de gestión de residuos locales y en la reducción de las emisiones de gases invernadero. Estas consideraciones las recoge el informe, realizado por el Centro Internacional de Tecnología Ambiental de la ONU, el cual ha sido publicado a modo de manual para analizar e impulsar la valorización energética de los residuos domiciliarios a nivel global. Desde la Organización han descrito el gran potencial de la valorización energética, capaz de reducir el volumen de desechos que terminan su ciclo de vida en vertederos convencionales en hasta un 90%. Además, han destacado cómo en las regiones más avanzadas del mundo se tratan con esta tecnología entre el 25% y el 30% de los residuos. Globalmente hay más de 200 plantas de valorización energética en construcción, las cuales estarán operativas entre 2020 y 2023.  Estas instalaciones podrán utilizar el valor energético de los residuos para generar electricidad y/o calor. De hecho, el 1% de la energía renovable global proviene de deshechos.

La valorización energética y su impacto en el cambio climático

La sección medio ambiental de la ONU, describe en el Informe cómo las plantas térmicas de WtE (Waste to Energy o Valorización Energética) reducen las emisiones de gases de efecto invernadero al sustituir el deshecho en vertederos convencionales y la quema abierta de residuos. Algunas de las evidencias que han analizado, demuestran que “el aire emitido por ciertas chimeneas de conversión de desechos en energía puede ser más limpio que el aire que ingresa” y señalan “que los beneficios climáticos de la conversión de residuos en energía van más allá de los de las energías renovables”. Aeversu, Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos coindice con Naciones Unidas en que la reducción, la reutilización y el reciclaje deben priorizarse e incorporarse con premura en los planes de gestión de residuos, los cuales deben incluir opciones de recuperación térmica mediante valorización energética. Para lograr una gestión integrada y sostenible de los residuos es necesaria la integración de las tecnologías más avanzadas, presentes en las plantas de WtE, así como la implementación de acciones de gobierno en el contexto local. España debe cambiar su modelo de gestión de residuos y reducir notablemente la fracción que va a vertedero. “Debemos incrementar la reutilización y reciclaje, pero también multiplicar por dos el 12% actual de Valorización Energética para alcanzar el 25%, mínimo al que llegan los países más desarrollados”, explica Rafael Guinea, presidende de Aversu.  De esta forma, será posible aprovechar los residuos y convertirlos en recursos para reducir su impacto negativo en el medio ambiente a nivel local y mitigar el efecto invernadero.

Sobre Aeversu

Aeversu (Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos) es una agrupación de empresas que transforman los residuos urbanos no reciclables en energía mediante una actividad llamada valorización energética. Actualmente, las empresas de la Asociación está dando trabajo a más de 2.500 personas. Aeversu pertenece a CEWEP (Confederación de Plantas Europeas de Residuos de Energía), asociación que agrupa a los operadores de plantas de residuos de energía, representados en 490 plantas de 22 países. CEWEP se centra en contribuir a la legislación europea sobre medio ambiente y energía.
27Ago

Bizkaia reutiliza en un mes más de una tonelada de muebles

CADENA SER

La colaboración entre Garbiker y Emaús ha permitido reutilizar en un mes más de una tonelada de residuos domésticos como mesas, sillas, colchones, alfombras o sofás que habían sido depositados en los garbigunes centrales de Bizkaia(Barakaldo, Basauri, Durango, Erandio, Gernika, Getxo, Güeñes, Igorre y Markina).
El operario de Garbiker selecciona los objetos que pueden ser reutilizados e informa al usuario que lo ha llevado de esta posibilidad de cederlos. Si el usuario acepta, depositará los residuos voluminosos en la caseta de reutilización para que, así, Emaús recoja el objeto seleccionado y lo transporte para su correcta gestión antes de darle una "segunda vida". En este primer mes de funcionamiento del servicio se han recogido un total de 71 objetos: cuadros (21); sillas (8); colchones (7); mesas de sala (5), y sillas de niños (4). El garbigune del que se han podido reutilizar más objetos es el situado en Erandio, con un 38 % de los enseres recogidos, seguido de Basauri, con un 21,12 % y de gernika, con un 15,49 %. El beneficio obtenido con la venta de estos artículos ha permitido sufragar más del 70 % de los costes del personal de las dos contrataciones en puestos de inserción realizadas para llevar a cabo esta iniciativa. Además de muebles, en los garbigunes también se recogen, desde 2013, juguetes y otros enseres pequeños para su reutilización, gracias a un acuerdo suscrito entre Garbiker y Koopera. Este servicio se ofrece en toda la red de garbigunes y en lo que va de año ha recogido más de cinco mil juguetes.

Sabías que…