Recuperamos la energía de los residuos no reciclables

Noticias

22Feb

La valorización energética, la solución para evitar que los residuos lleguen a los vertederos

EL PERIÓDICO DE LA ENERGÍA

España es el país de la Unión Europea donde más toneladas de residuos terminan en el vertedero, según la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos (AEVERSU) que apuesta por fomentar la valorización energética junto al reciclaje de residuos. La organización defiende que de acuerdo con varios informes técnicos las plantas de valorización energética (incinerar los residuos) no aumenta los niveles de contaminación de su entorno e incluso los reduce si se sustituyen por aportación de calor y agua caliente en las ciudades sustituyendo las fuentes convencionales (conocido como Street Heating). En un encuentro informativo, el presidente de Aeversu, Rafael Guinea, ha manifestado que el «tándem que forman el reciclaje y la valorización energética constituye la alternativa real a los residuos». Guinea ha puesto ejemplos de experiencias de valorización con otros países europeos, al tiempo que ha lamentado la tragedia en el vertedero de Zaldibar (Vizcaya). En este contexto, ha ofrecido a las instituciones en nombre de Aeversu la posibilidad de abordar la apuesta por la valorización energética en las comunidades que, como Madrid, se detecta una necesidad en el tratamiento de los residuos. Guinea se ha referido a datos de un informe del Centro Internacional de Tecnología Ambiental de la ONU que destaca el potencial de la valorización energética, por su capacidad de reducir el volumen de los residuos que terminan su ciclo de vida en los vertederos convencionales en un 90 por ciento. También ha apuntado que en algunas regiones se trata con valorización entre el 25 y el 30 por ciento de los residuos que generan, de acuerdo con las conclusiones de un estudio alemán que analiza el potencial de mitigación de gases de efecto invernadero (GEI) de la gestión de residuos sólidos municipales en países de la OCDE, India y Egipto. Con respecto a la UE, señala que los objetivos para promover el desvío de los desechos biodegradables de los vertederos y para un mayor desarrollo del reciclaje son «pasos importantes» en la dirección correcta y concluye que «no hay evidencia de que la planta contribuya a aumentar los niveles de contaminación en su entorno más próximo». En este contexto, Guinea ha puesto de ejemplo a ciudades como París, donde con la valorización energética, 12 municipios disponen de una red de calefacción de 470 kilómetros, con 16 circuitos de agua caliente y que genera 2.400.000 MWh térmicos por año y 200.000 MWh eléctricos por año. También se ha referido a Londres, donde ha citado que la planta de Edmonyon genera 371 GWh por año que suministra a 72.000 hogares, mientras la de Lewisham lo hace en 48.000 hogares y en Bexley, a 110.000 hogares.
18Feb

El CSIC asegura que no ha elaborado ningún informe sobre la planta de biomasa de Güeñes (Bizkaia)

EUROPA PRESS

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha asegurado que no ha elaborado ningún informe sobre la planta de biomasa de Güeñes (Bizkaia). En un comunicado, el CSIC ha manifestado que el informe que mencionan este martes algunos medios de comunicación sobre la petición del cierre de la planta de biomasa de Güeñes, fue elaborado "a título personal" por un investigador retirado del Consejo Superior "sin experiencia profesional acreditada en la temática, y parece ser que, según se indica por los medios, fue por encargo de la Plataforma Ciudadana interesada en dicha cuestión”. Por tanto, la Agencia estatal para la investigación científica y el desarrollo tecnológico ha aseverado que “no puede avalar” las conclusiones del estudio.
12Feb

AEVERSU: «Nuestros vecinos europeos han eliminado los vertederos gracias a la valorización energética de residuos»

RESIDUOS PROFESIONAL

La valorización energética –o conversión de residuos no reciclables en energía– es una práctica bastante normalizada en muchos países del norte de Europa. Mientras tanto, en España este tratamiento se aplica a alrededor de un 11% de los residuos. Una tasa insuficiente, según la Asociación española de plantas de valorización energética (Aeversu), que en un comunicado lamenta que sigamos «dando crédito a los numerosos mitos que desde hace décadas circulan en torno a la valorización energética y sus supuestos peligros», mientras que «nuestros vecinos europeos han desterrado viejas creencias y han eliminado los vertederos convencionales de sus geografías». La entidad recuerda que daneses y suecos, entre otros, «conviven con las plantas de valorización energética en el propio centro de las urbes», lo que «les permite disfrutar de los beneficios principales que ofrece emplear la energía procedente de los residuos«. Y cita casos concretos, como una planta de Copenhague (Dinamarca), que además de proporcionar «calor a 150.000 hogares y electricidad baja en carbono para 550.000 personas», ha sido diseñada para que se pueda esquiar sobre su superficie. O una instalación en Bruselas que suministra energía a un centro comercial y «reduce drásticamente su impacto ambiental al no producir CO2». Por contra, Aeversu lamenta que «en España las administraciones aún rechazan este tipo de técnicas y dan prioridad al vertido, debido en gran parte al rechazo popular y a la errónea vinculación de las plantas de valorización energética con la contaminación del medioambiente y la afección a la salud pública». «El reciente apoyo que la sección ambiental de la ONU ha otorgado a las plantas de valorización energética es un factor determinante para Aeversu, no obstante, en nuestro país, este tema aún no suscita el interés que debería, sobre todo, en los regidores municipales y en la clase política en general», explica Rafael Guinea, presidente de Aeversu.

Alternativa a los vertederos

La asociación defiende la conversión de los residuos en energía como «la alternativa a los vertederos convencionales», y lo argumenta con un estudio del Ministerio de Medioambiente Alemán, la según el cual «la valorización energética emite 19 veces menos CO2 que los vertederos». Por otro lado, Aeversu asegura que no compite con el reciclaje y la reutilización. De hecho, afirma que los países que más reciclan suelen ser tambiém aquellos que más energía recuperan de sus residuos. «Gracias al empleo de las dos técnicas, Dinamarca, Suecia o Países Bajos han conseguido implantar una cota de “residuo cero” y eliminar de sus sistemas los vertederos convencionales con una cota de vertido de residuos anual menor al 1%». Aunque más del 47% de los residuos municipales en la UE se reciclan o se compostan, todavía son muchos los países que continúan vertiendo grandes cantidades de residuos municipales. En el caso de España, aún enviamos un 54% de los residuos a vertederos.

Exigentes controles ambientales

Aeversu asegura que las plantas de valorización energética «son extremadamente seguras, y no perjudican a la salud de los vecinos, ya que pasan por los controles más exigentes en cuanto a emisiones industriales». Y recuerda que el propio Paquete de Economía Circular aprobado por la Comisión Europea señala que «cuando los residuos no se puedan reutilizar ni reciclar, resulta preferible recuperar su contenido energético en lugar de eliminarlos en vertedero». Igualmente, la organización que aglutina a este tipo de plantas en España y Andorra recuerda que sus incineradoras «cuentan con procesos de filtrado muy eficaces con exhaustivos controles medioambientales, mediante los que se garantiza unos niveles de emisión controlados y exigentes. Estos sistemas de control hacen que las plantas de valorización energética sean infinitamente más respetuosas con el medioambiente que los vertederos, y por consiguiente con la salud pública». Y alude a dos recientes estudios independientes publicados en este sentido por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y por Madrid Salud.
16Ene

El crecimiento del WtE está de vuelta en Europa

FUTUR ENVIRO

A finales de 2018, un número estimado de 2.450 plantas de tratamiento térmico estaban activas en todo el mundo, con una capacidad de tratamiento general de aproximadamente 370 millones de tpa. Solo para 2019, se espera que se comisionen alrededor de 60 plantas en todo el mundo, con una capacidad de 14 millones de tpa. Para fines de 2028, ecoprog espera un aumento del inventario global de plantas a alrededor de 2.700 unidades, así como instalaciones de tratamiento global que ascienden a unos 530 millones de toneladas por año. En este contexto, China seguirá dominando el volumen del mercado mundial, a pesar de que se puede anticipar una disminución en la acumulación de plantas de incineración de residuos a medio plazo en el contexto de los recientes esfuerzos de China para expandir el reciclaje de materiales y una desaceleración del crecimiento económico. Otros países, como India o Indonesia, probablemente, solo podrán compensar parcialmente la disminución del volumen del mercado chino a partir de 2025 aproximadamente. En Europa, por el contrario, se prevé un número creciente de comisiones en los próximos años. Durante los próximos 5 años, ecoprog espera que se comisionen alrededor de 50 plantas adicionales con una capacidad de aproximadamente 18 millones de toneladas por año. La razón principal de este desarrollo radica en la política de residuos de la Unión Europea. Para la implementación de la directiva de vertedero de la UE, Gran Bretaña, por ejemplo, ha incrementado masivamente el impuesto al vertedero en el país de origen. Como consecuencia, las exportaciones de combustibles derivados de desechos aumentaron a 3,4 millones de toneladas en 2018. A partir de 2020, estas exportaciones se verán obstaculizadas significativamente debido a los nuevos impuestos en los países objetivo más importantes, los Países Bajos y Suecia. Posteriormente, aumenta la presión para crear nuevas capacidades en el país de origen. También en Polonia, el aumento del impuesto sobre los vertederos conlleva una necesidad más urgente de eliminación de residuos. Más países como Francia o España han decidido aumentar los impuestos a los vertederos o están en proceso de discutir tales medidas. Es sobre todo la llamada Economía Circular de la UE que creará una mayor demanda de instalaciones de tratamiento térmico. Para 2035, se supone que el vertedero de residuos municipales se limitará al 10%, lo que cumple con los nuevos cálculos estadísticos basados en el criterio de producción. Esto también ejerce presión sobre aquellos países que ya han invertido ampliamente en el pretratamiento de desechos mixtos dada su alta proporción de plantas de tratamiento mecánico-biológico. Esto incluye, entre otros, España, Francia, Italia o Polonia. Presumiblemente, sus estadísticas de residuos serán bastante diferentes en 2027 cuando el porcentaje de reciclaje en las plantas de tratamiento mecánico-biológico se reduzca en las estadísticas. Incluso si se alcanzara la cuota de reciclaje de la UE del 65% en 2035, esto implicaría la necesidad de instalaciones adicionales de tratamiento térmico en la UE. La asociación de la industria CEWEP valora este último en aproximadamente 40 millones de tpa. Ecoprog considera que este número es bastante redondeado ya que este cálculo no tiene en cuenta una población en crecimiento. Además de eso, el logro de los objetivos de reciclaje es muy incierto en este momento. A diferencia del caso de los vertederos, actualmente no sabemos a través de qué instrumentos se pueden realizar estas cuotas. Esto también es válido para países como Alemania o Austria. Por el momento, la incineración de residuos puede beneficiarse de la restricción de los vertederos en Europa, mientras que los esfuerzos de reciclaje solo reducen marginalmente los volúmenes de residuos para la incineración. Por lo tanto, el mayor problema para la industria de WtE en Europa no está tan representado por la situación del mercado; es más bien una cuestión de ubicaciones adecuadas y resistencia política en algunos países. «Esperamos que el aumento de las capacidades de incineración no se mantenga al ritmo de la demanda», como dice Mark Döing, director gerente de ecoprog. «Por supuesto, esta es una buena noticia en general para los operadores de plantas existentes en Europa.»

Sabías que…