La industria medioambiental vasca factura 3.556 millones y ya representa el 5,3% del PIB

22 marzo, 2017 adclick Sin categoría

RESIDUOS PROFESIONAL

Las empresas pertenecientes a la asociación clúster de industrias de medio ambiente de Euskadi (Aclima) facturaron en 2016 un total de 1.818 millones de euros, lo que supone un 1,6% más que en el ejercicio anterior. Esta cifra supone más del 50% de la facturación de la industria medioambiental vasca, un sector en crecimiento que en 2016 facturó 3.556 millones de euros (frente a los 3.500 de 2015) y que representa ya el 5,3% del PIB de Euskadi.

“El momento de recuperación que vivimos gracias al incremento de la actividad industrial ha hecho que se alcance nuevamente el nivel de facturación de 2008″, señaló ayer en rueda de prensa Xabier Caño, presidente del clúster formado por 96 socios (71 empresas privadas, 16 entidades e instituciones públicas, 4 centros tecnológicos y centros de empresas, 4 universidades y una asociación empresarial) que trabajan en el sector ambiental.

Desde 2012 se han incorporado 35 nuevas empresas en Aclima, que han reforzado algunas áreas estratégicas como el ciclo integral del agua o empresas que trabajan por la Economía Circular.

En la actualidad, las empresas vascas asociadas cuentan ya con 4.700 profesionales en áreas medioambientales y los socios tienen presencia en 38 países, a través de delegaciones o por la ejecución de proyectos concretos. La actividad exportadora sigue creciendo y alcanza una media del 20% del total de la facturación. Este porcentaje se incrementa notablemente en las empresas fabricantes de equipos o los gestores de residuos que operan en el mercado de materias primas recicladas.

Por área geográfica, los países con una mayor presencia fuera de Europa son, México y Colombia. “Si bien los países latinoamericanos han sido el mercado natural para las empresas del sector a la hora de iniciarse en la internacionalización, y continúan siendo los países donde las empresas cuentan con mayor presencia internacional, actualmente se está pivotando hacia Asia y Oriente Medio, áreas geográficas donde se está incrementando notablemente las inversiones en infraestructuras y políticas ambientales“, apuntó Kristina Apiñaniz, directora general de Aclima, quien destacó que el cluster cuenta con empresas líderes a nivel europeo en la gestión de residuos industriales.

Proyectos destacados

Entre los proyectos de internacionalización más importantes para este año, la asociación destaca la coorganización, junto con la asociación colombiana de ingeniería sanitaria y ambiental, del Congreso Acodal del 31 de mayo al 2 de junio en Cartagena de Indias, así como un estudio de viabilidad sobre la posibilidad de construir un polo de tratamiento de residuos industriales en México para un grupo de socios con experiencia, interés y capacidad para invertir en plantas de gestión y tratamiento de determinadas corrientes de residuos industriales, como residuos hidrocarburados, lodos y cenizas de origen industrial, aceite vegetal usado, baterías, pilas, plásticos, etc.

En el área de Innovación, el principal proyecto en el que trabaja Aclima es la red EBAN, una iniciativa que pone en contacto a los socios con capacidad e interés en invertir en nuevas oportunidades de negocio con los proyectos e iniciativas de emprendizaje relacionadas con el sector medioambiental, identificadas a través de la participación en diferentes foros y redes.

Desde el inicio de este proyecto, hace ya casi 3 años, 70 proyectos han sido analizados y presentados al grupo de inversores. “Nos consta que al menos uno de los proyectos se va a convertir en breve en una instalación industrial, relacionada con la remanufactura, que creará 18 empleos directos para 2017 y 39 para finales de 2018″, apuntó Kristina Apiñaniz.

Colaboración público-privada

Dado que en Aclima confluyen socios públicos y privados, uno de los principales valores que ofrece el clúster al sector medioambiental es el impulso a la colaboración público-privada, necesaria para que las iniciativas de las diferentes Administraciones estén alineadas con las capacidades, necesidades e intereses de las empresas.

En este ámbito, destacan las mesas formadas por técnicos de Gobierno Vasco y de las empresas socias del clúster para abordar retos como la fiscalidad ambiental y las tasas al vertido de residuos y extracción de áridos, el proceso de análisis y remediación de suelos contaminados y la valorización de determinadas corrientes de residuos, como los lodos de depuradora o los residuos de construcción y demolición.

Nuevas áreas de especialización

Aclima nació hace 20 años centrado en las áreas de residuos, aguas y ecodiseño, y con el tiempo ha ido posicionándose en nuevas áreas que requieren de una importante especialización tales como las relacionadas con el cambio climático, los ecosistemas y los suelos contaminados.

“La mayor preocupación por el medioambiente y una legislación cada vez más exigente están haciendo surgir además nuevas áreas con una alta especialización técnica”, explica Xabier Caño, quien entre ellas cita el REACH (relacionado con la protección de la salud humana y el medio ambiente contra los riesgos que pueden presentar los productos químicos) y los BREF (relacionado con el control de las emisiones industriales), que exigen la utilización de las mejores técnicas disponibles y por tanto las menos contaminantes.

El avance de lo que se conoce como Industria 4.0, añade, ha hecho surgir además “nuevas áreas que requieren de una elevada especialización para la aplicación de las tecnologías de la información al sector medioambiental”. Uno de los proyectos de innovación más importantes en los que está participando el clúster es de hecho el proyecto europeo Waste4Think, que se basa en la validación de la aplicación de diferentes tecnologías innovadoras al sector de la gestión de los residuos urbanos.