La tasa de recogida selectiva para reciclaje crece un 4,65% en Bizkaia durante 2017

17 abril, 2018 Zabalgarbi Sin categoría, Zabalgarbi Noticias

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

La diputada de Sostenibilidad y Medio Natural ha agradecido a la ciudadanía el esfuerzo que ha realizado tras el llamamiento realizado por el Diputado General para comprometerse con el reciclaje para mejorar los resultados de los últimos años y acercarse a los objetivos marcados por Europa. El año pasado se generaron 637.728 toneladas de residuos. La recogida selectiva de residuos orgánicos, papel-cartón, vidrio y envases ha crecido. La fracción resto continúa descendiendo, manteniendo la tendencia de los últimos cinco años. La cantidad de los residuos que se llevan a vertedero se ha reducido en un 2,61%; en este sentido, además, cabe destacar que el porcentaje de estos residuos que se depositan en vertedero en Bizkaia sin tratamiento previo es del 1,88%, muy cerca del objetivo marcado de vertido crudo cero.

La tasa de recogida selectiva para reciclaje ha crecido un 4,65% en Bizkaia a lo largo de 2017, situándose en el 48,43% de los residuos que se trataron en nuestro territorio, según los datos recogidos por la Diputación Foral a través del Observatorio de Residuos de nuestro territorio.

La diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, ha agradecido a la ciudadanía el esfuerzo que ha realizado tras el llamamiento realizado por el Diputado General, Unai Rementeria, el año pasado para reciclar más y mejor. “Las vizcaínas y los vizcaínos han asumido el reto y han demostrado su compromiso con el reciclaje. Y eso nos ayuda a acercarnos un poco más a los objetivos marcados por Europa. Tenemos aún camino por hacer, sí, pero con este nuevo empuje al reciclaje estamos demostrando que somos capaces de avanzar por él. Si seguimos así, el próximo año podremos cumplir lo establecido por la normativa estatal, que fijaba que la tasa de recogida selectiva para reciclaje debía ser de un 50% para el año 2020. Cuantos más pasos demos en esta dirección, más nos acercaremos a los objetivos que marca Europa. Unos objetivos que persiguen impulsar un modelo economía circular que impulsará la competitividad, el crecimiento económico sostenible y ayudará a crear nuevos puestos de trabajo. Cumplir los objetivos de Europa, ya en el ámbito más local, contribuirá también a reducir el gasto de los ayuntamientos y comunidades. Y menos gasto en estas cuestiones significa más dinero para otros servicios públicos. Por eso el reciclaje es una apuesta inteligente y necesaria, imprescindible para ser un territorio moderno y responsable”, ha indicado Unzueta.

El porcentaje de residuos que se llevan a vertedero se ha reducido en un 2,61%, situando este porcentaje en el 16,47% del global de los que se trataron en nuestro territorio. La reducción de la cantidad de residuos que se llevan a vertedero es uno de los objetivos que se ha marcado la Diputación Foral de Bizkaia, que también tiene entre sus prioridades el vertido crudo cero (no llevar a vertedero residuos que no hayan sido tratados previamente). A este último respecto, el porcentaje de residuo crudo que se ha depositado en vertedero en Bizkaia se ha situado en 2017 en un 1,88%, una cifra no muy alejada del objetivo marcado por la Institución foral, el 0%.

La cantidad de residuos que se destinan a valorización energética se ha reducido a lo largo del año pasado en un 2,04%.

En conjunto, la cifra total de generación de residuos ha crecido, situándose en 637.728 toneladas frente a las 605.232 toneladas de 2016, pero este incremento ha sido inferior al crecimiento de la cantidad global de residuos que se han recogido selectivamente para su tratamiento, que ha sido de 37.913 toneladas.

Del total de residuos generados, 355.363 toneladas corresponden a la fracción resto (aquellos que no se recogen selectivamente), lo que supone un descenso con respecto a 2016 y mantiene la tendencia a la baja de los últimos cinco años.

Según los datos de la recogida selectiva, la mayoría de las fracciones han crecido. La de mayor volumen de toneladas vuelve a ser la de papel-cartón, de la que se recogieron 84.947 toneladas, 8.339 más que en 2016. Por detrás de ella se sitúan el vidrio (25.655 toneladas frente a las 25.355 del año pasado), los envases ligeros (16.913 toneladas, que suponen 952 toneladas más que en 2016) y residuos orgánicos (8.139 toneladas frente a 6.613 en 2016).

Los resultados en esta última fracción se han traducido en un aumento de la recogida selectiva para compostaje del 0,21%, ya que pasa del 1,14% de 2016 al 1,35% en 2017. La Diputación Foral de Bizkaia tiene entre sus prioridades incrementar aún más este porcentaje y para ello que viene desarrollando un importante esfuerzo en forma de ayudas a la implantación del quinto contenedor, que suman 4,6 millones de euros entre 2012 y 2017 y que han permitido que el contenedor marrón esté ya en 95 municipios. Este fomento de la recogida de orgánico se persigue también a través de iniciativas como la prueba piloto iniciada a finales del pasado año en Lea Artibai. Esta prueba piloto consiste en incluir en la recogida de orgánico restos de pescado y carne crudos y cocinados.

Por otro lado, los garbigunes de Bizkaia han recogido a lo largo de 2017 un total de 26.632 toneladas, depositadas por 265.263 personas usuarias.

Equivalencias

Teniendo en cuenta el balance de 2017, puede decirse que:

  • Con los tratamientos realizados a la fracción resto, se consigue producir el 40% de la energía doméstica consumida en Bizkaia.
  • Gracias al biorresiduo recogido y a la cantidad de compost generada, podrían abonarse 1.000 campos como el de San Mamés.
  • Gracias a los envases ligeros recogidos en nuestro territorio, ahorramos el equivalente a 5,8 millones de litros de combustibles fósiles en un año.
  • Gracias al vidrio reciclado en Bizkaia durante un año, se producen 20,3 millones de botellas, lo que equivale a 10 años de producción de txakoli en nuestro territorio.
  • Sólo los residuos de construcción y demolición recogidos en los garbigunes durante un año podrían generar 5.000 focos de vertido incontrolado en el caso de no haber sido reciclados.