Lakua exige a Gipuzkoa “garantías” sobre el plan de residuos

4 agosto, 2014 adclick Sin categoría

 

DEIA

El Gobierno vasco considera “imprescindible” que Gipuzkoa establezca “garantías” para cumplir con los plazos estimados para la puesta en marcha de las infraestructuras necesarias para la gestión de residuos en 2016, ya que “existen riesgos evidentes” y “dudas razonables” de que no entren en funcionamiento en la fecha planificada, “dado el retraso en la ejecución de las mismas según el cronograma de hitos contemplado” en el Plan Integral de Residuos Urbanos de Gipuzkoa (PIGRUG). El Ejecutivo de Gasteiz advierte de que no llegar a tiempo a esa fecha supondría un “incumplimiento de los objetivos legales” y “la imposibilidad de cerrar vertederos ya colmatados a finales de 2014 e inexistencia de destino alternativo para dichos flujos residuales”.

El Plan de Prevención y Gestión de Residuos de la Comunidad Autónoma del País Vasco 2020 -actualmente en periodo de información pública- recoge esta observación respecto a Gipuzkoa basándose en la norma foral vigente. Una ley que el Ejecutivo de Martin Garitano también reconoce como válida a pesar de desechar la incineradora y plantear como alternativa la construcción de una planta de tratamiento mecánico-biológico que recibirá 160.000 toneladas de residuos al año. Si bien la Diputación ha reiterado que los plazos se cumplirán y, por tanto, la planta se concluirá a finales de 2015, coincidiendo con el cierre del último de los tres vertederos del territorio, desde el Gobierno vasco también se ha advertido a Gipuzkoa de que es necesario una nueva autorización ambiental que no ha requerido y que podría suponer un retraso frente a las previsiones forales -aunque la Diputación dice que no es necesaria-.

El plan del Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial que dirige Ana Oregi afirma que, en lo referente a Bizkaia y Araba, según el documento, ambos territorios cuentan con “las infraestructuras necesarias” para “garantizar el cumplimiento de los objetivos establecidos”, que no tiene otro leit motiv que convertirse en “instrumento de planificación” autonómico en materia de residuos.