18 Oct

Las 14 entidades que apoyan el Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia renuevan su convenio de colaboración

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

Signus, Rafrinor, Koopera, Indumetal. Ecovidrio, Trienekens, Enviser, Cepsa, Valoriza, Zabalgarbi, UTE Artigas, EVE, Eroski y Sigaus respaldan el funcionamiento de este centro, que tiene como objetivo sensibilizar e informar a la ciudadanía sobre todos los procesos de prevención, reutilización y reciclaje de los residuos generados en Bizkaia. Este centro tiene como objetivo sensibilizar e informar a la ciudadanía sobre todos los procesos de prevención, reutilización y reciclaje de los residuos generados en Bizkaia y en él se trabaja sobre las formas de consumo responsable, se sensibiliza sobre el impacto ambiental de los residuos generados y se reflexiona sobre la necesidad del cambio de actitudes y comportamientos, como parte de las actividades de educación ambiental.

La sociedad pública foral Garbiker ha renovado hoy el convenio de colaboración que suscribe anualmente con diferentes entidades para reforzar e impulsar la actividad del Aula de Artigas, el Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia cofinanciado por Ecoembes y en el que colaboran a través de este acuerdo Signus, Rafrinor, Koopera, Indumetal, Ecovidrio, Trienekens, Enviser, Cepsa, Valoriza, Zabalgarbi, UTE Artigas, EVE, Eroski y Sigaus.

En el acto de la firma, celebrado en las instalaciones de este centro, ha participado la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Amaia Antxustegi, que ha agradecido el apoyo de estas entidades y su compromiso con este proyecto y con la sensibilización medioambiental. “Un apoyo que vuelvo a agradecer y que es fundamental para el mantenimiento de un proyecto de estas características”, ha concluido.

El Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia tiene como objetivo sensibilizar e informar a la ciudadanía, principalmente a la población más joven, sobre todos los procesos de prevención, reutilización y reciclaje de los residuos generados en Bizkaia y en él se trabaja sobre las formas de consumo responsable, se sensibiliza sobre el impacto ambiental de los residuos que producimos y se reflexiona sobre la necesidad del cambio de actitudes y comportamientos como parte de las actividades de educación ambiental.

30 Sep

ESWET defiende el papel de la valorización energética de residuos para reducir las emisiones de metano

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

RESIDUOS PROFESIONAL

La asociación europea de proveedores de tecnologías de valorización energética de residuos, ESWET, ha celebrado el reciente informe de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo que subraya la necesidad de reducir las emisiones de metano en el sector de los residuos, y ha defendido el papel que la conversión de residuos en energía puede representar en este sentido.

El metano es un potente gas de efecto invernadero (GEI): 84 veces más potente que el CO2 en un periodo de 20 años. Sin embargo, a diferencia del CO2 y otros GEI, las emisiones de metano -que representan el 11% del total de emisiones de GEI en la UE- no están reguladas adecuadamente en la Unión Europea.

En los últimos meses, diversas organizaciones internacionales han hecho saltar las alarmas sobre el impacto del metano en el medio ambiente. El reciente informe del IPCC, publicado en julio de 2021, advertía de la necesidad de reducir de forma contundente, rápida y sostenida las emisiones de metano para mantener controlado el calentamiento global.

A principios de 2021, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) identificó al sector de los residuos como el que tiene el mayor potencial de mitigación para reducir las emisiones de metano en Europa. Esto significa que abordar los vertederos es clave.

Como opción de último recurso en la jerarquía de residuos, los vertederos son la forma más contaminante de gestionar los residuos, tanto en términos de emisiones de GEI como de otros riesgos de contaminación para el aire, el suelo y las aguas subterráneas. Sin embargo, los vertederos siguen siendo la principal opción de gestión de residuos en varios Estados miembros de la UE. En 2019, más del 20% de los residuos sólidos municipales seguían depositándose en vertederos en Europa.

«El informe parlamentario demuestra que el Parlamento Europeo está tomándose en serio el problema del metano», ha afirmado Patrick Clerens, secretario general de ESWET. «Reconocer el papel de la conversión de residuos en energía para desviar los residuos no reciclables de los vertederos y reducir las emisiones de metano en el sector de los residuos, al tiempo que se recupera la energía y se reciclan los metales y otros agregados, sería un paso más en la dirección correcta», ha añadido.

Para 2035, no debería ir a los vertederos más del 10% de los residuos municipales de la UE. Para alcanzar este difícil objetivo europeo, es necesario apoyar claramente un sistema integrado de gestión de residuos. Y para ESWET, esto implica inversiones prioritarias en la prevención de residuos, la reutilización y el reciclaje, pero también en la recuperación de energía y el reciclaje de materiales a partir de los residuos.

11 Sep

“No tiene sentido seguir enterrando recursos valiosos en vertederos”

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

NOTICIAS DE GIPUZKOA

El presidente del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa y diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, destacó ayer la importancia de la valorización energética para evitar el consumo de combustibles fósiles y contribuir a disminuir las emisiones y frenar el cambio climático.

«No tiene sentido seguir enterrando recursos valiosos en vertederos para dejar una hipoteca ambiental a nuestros hijos e hijas», señaló el diputado de Medio Ambiente, tras poner en valor el papel del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG-1) para dotar al territorio de un sistema de gestión de residuos a la altura de los países más desarrollados de Europa.

Asensio realizó estas declaraciones ayer en el Centro cultural Tabakalera de Donostia donde se realizó la jornada El papel de la valorización energética en la economía circular.

El diputado también insistió en la importancia de transformar los residuos en recursos para reintroducirlos en el ciclo productivo y crear productos de valor añadido, resaltando que es esta la clave de la economía circular.

En el caso de Gipuzkoa, la planta de valorización del Complejo Medioambiental de Zubieta produce, a partir de residuos no reciclables, energía eléctrica suficiente (160.000 Mw.h./año) para abastecer las necesidades de 45.000 hogares del territorio.

Es la alternativa a enterrar 150.000 toneladas anuales de residuos en un vertedero, una opción que ha sido descartada en nuestro territorio.

En el encuentro organizado por el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación foral de Gipuzkoa y el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK), además de Asensio, participaron el director general de GHK, César Gimeno, y el director técnico de Waste-to-energy Agency City de Oslo, Jhonny Stuen, entre otros.

Tanto Asensio como el director de GHK recordaron al comienzo de la jornada que la Cumbre de París considera la valorización energética de residuos una fuente de energía renovable.

Durante la jornada el director técnico de Waste-to-energy Agency City de Oslo, analizó y expuso su experiencia sobre el reciclaje sin desperdicio.

Por su parte, Ángel Fernández Homar, presidente de la fundación para la Economía Circular, centró su ponencia en la energía producida a través de los residuos urbanos.

La directora de Medio Ambiente de la Zona Norte de SGS Tecnos, Ainhoa Mendivil, dio a conocer el control y seguimiento en componentes bióticos y abióticos en el entorno del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa.

A parte, Carles Salesa, director del Consorcio de Residuos Maresme, explicó cuál es la planificación de infraestructuras y el rol de la valorización energética.

Por último, la directora de Sostenibilidad de Tirme, Amalia Cerdá, expuso la transición hacia una economía baja en carbono y circular y cuál es la contribución de la valorización energética de los residuos.

25 Ago

Cartas desde Singapur: El arte de la valorización energética

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

LA RAZÓN

¿Qué pasa cuando se tira algo a la basura? Cada español genera, de media, 1,2 kilos de residuos al día. Y quizá piensa que desaparecen por arte de magia. Ojos que no ven, planeta que se resiente. Ya lo arreglará Wall-E, el robot de Disney, allá por 2805, cuando los humanos hayan abandonado la tierra.

Cada año se generan en el planeta dos billones de toneladas de residuos, según el informe What a Waste 2.0 coordinado por el Banco Mundial. El 44% lo compone materia orgánica; el 17%, papel y cartón; el 14%, sin categorizar; el 12%, plásticos; el 5%, vidrio; el 4%, metal; el 2%, madera, y, el 2% restante, deshechos de goma y cuero. Cada año producimos más y se prevé que los dos billones de toneladas se conviertan en 3.4 en 2050. La gran mayoría, el 33%, se deposita en basureros abiertos; el 25%, en vertederos sin especificar; el 13.5% se recicla; el 11% se incinera; el 7.7% se deposita en vertederos sanitarios; el 5.5% se convierte en compost; el 4% en vertederos controlados; y el porcentaje restante se categoriza bajo “otros”.

El abuso de los vertederos sitúa a España a la cola de Europa en gestión de residuos. Una vez más, fallamos en la transición ecológica. Según un estudio publicado por G-Advisory del grupo Garrigues el pasado marzo, cada año enviamos 12.7 millones de toneladas, el 56.3% de nuestros residuos urbanos, al basurero. Reciclamos el 33.8% y solo el 9.9% se convierte en electricidad a través de la valorización energética o incineración. ¿Qué es esto y por qué es tan importante? Es el proceso por el cual se minimiza el volumen de residuos mediante su combustión produciendo vapor y electricidad. La basura genera un 245% más de emisiones en el vertedero que de esta manera. Según el mencionado informe “los vertederos emiten 772 kg CO2e por tonelada tratada, mientras que la valorización genera unas emisiones de 224 kg CO2e por tonelada tratada”.

Entonces, ¿por qué no lo hacemos? Porque hasta ahora nos salía más barato enviar nuestra basura en barco a Malasia. Que se encarguen otros. Típica actitud de país rico. Asia ha empezado a rechazar la importación de residuos y a devolver nuestros regalos envenenados. Según la categorización de países del Banco Mundial: el 34% de los residuos mundiales provienen de países ricos, lo que equivale al 16% de la población mundial; el 32% de los países con ingresos medio altos; el 29% de países con ingresos medios bajos y el 5% de países pobres. Estos últimos representan el 9% de la población mundial. A medida que las economías más pobres vayan urbanizándose este porcentaje irá variando.

Los residuos significan para nuestro país el 4% de las emisiones de gas de efecto invernadero (GEI). Recortar esta aportación puede ayudarnos a alcanzar los objetivos de emisiones del acuerdo de París para la desaceleración del cambio climático. La Unión Europea nos exige en materia de gestión de desechos urbanos rechazar la admisión de residuos valorizables en vertederos a partir de 2030, así como reducir al 10% la cantidad de desperdicios urbanos depositada en vertederos antes de 2035.

Qué nos puede enseñar Singapur? Precisamente el arte de la valorización energética. El país ha creado una isla a la que envían sus residuos en forma de ceniza. Para contextualizar, Singapur tiene una densidad de población de 7.810 personas por km2. Personas que generan de media al día 3,72kg de basura. Según la Agencia Nacional del Medio Ambiente (NEA), en 2019 se produjeron 7,9 millones de toneladas. Es decir, que el tratamiento de residuos ha de ser muy eficiente ante la escasez de terreno. El país cuenta con tres empresas que cumplen los requerimientos para recolectar basura pública: Alba W&H Smart City Pte Ltd, SembWaste Pte Ltd y 800 Super Waste Management Pte Ltd. Las tres cuentan con una licencia de siete años para operar y servir a los seis distritos en los que se organiza Singapur en materia de recolección de residuos. En España esta competencia, salvo que no tengan capacidad para asumir dicha carga, recae en los ayuntamientos. Una vez recolectados, se llevan a una de las cuatro plantas de incineración que hay al oeste del país: Las plantas de Senoko, Tuas, Keppel Seghers Tuas y Tuas South. Esta última es la que tiene una mayor capacidad de incineración: 4.400 toneladas al día. El resto contribuyen al total de 7.800 toneladas que quema Singapur diariamente. Actualmente, Mitsubishi está construyendo una nueva planta de incineración que podría llegar a incinerar 3.600 toneladas adicionales de basura al día. Este proceso de quema en el que la temperatura de los hornos ronda los mil grados centígrados, reduce el volumen de los residuos un 90%. De ahí se obtiene una mezcla de ceniza y metales que son posteriormente separados utilizando un imán. Tras la quema, los agentes contaminantes presentes en el humo son tratados antes de ser enviados a la atmósfera para asegurar la limpieza del aire. En el futuro, implementarán tecnologías de captura de carbono, actualmente en investigación, que servirán de esponja de emisiones. El proceso descrito genera alrededor de 1.600 MWh de electricidad al día. El 20% es consumida por la propia planta y el 80% restante se reintroduce en la red nacional. Este tratamiento contribuye al 2-3% de la demanda energética del país.

Las cenizas producidas se humedecen para que no se vuelen y se vuelcan a un camión cubierto por una capota rígida. Su destino: La estación de intercambio de Tuas marine. De ahí zarpará la barcaza hacia la isla de Semakau en un viaje de 3 horas (25km). Esta isla fue construida en abril de 1999 tras cuatro años de obras y un coste de 382.6 millones de euros. Una isla artificial de 350 hectáreas ganadas al mar con un perímetro de siete kilómetros. El espacio está aislado por una membrana impermeable y una capa de arcilla marina que evita que el lixiviado se vierta al mar. El camión lleno de ceniza llega al borde del lago artificial dentro de la isla y la precipita. Como es natural, el agua del lago se ve desplazada por la ceniza vertida, por lo que esa agua es filtrada y devuelta al mar para evitar su desborde. En la actualidad restan 157 hectáreas por llenar. Se prevé que Semakau alcance su límite en el 2035. Objetivo revisable ya que en 2012 el horizonte era el año 2045.

¿Y esa zona no queda inhabilitada? Cuando cada una de las células o piscinas se llena, se cubre con tierra y se replanta para convertirla en una zona verde. Desde 2005 la isla está abierta al público. Podría subir fotos a Instagram sin que nadie se diese cuenta de que estoy sobre toneladas de basura. Pero claro, el espacio se agota ¿y después? Se están investigando maneras de reutilizar la ceniza y convertirla en cemento o material de construcción para carreteras y aceras. Esto reduciría la cantidad de ceniza sumergida en la isla. No quita que haya que seguir reduciendo y reciclando nuestros residuos. Los ciudadanos jugamos un papel central en todo este puzle. Actualmente, la estrategia de gestión de basuras de Singapur pasa por la reducción del volumen de residuos mediante la incineración, el aumento del reciclaje, la reducción de ceniza que llega a la isla y la minimización de residuos a través del diseño de nuevos embalajes por parte de las marcas; desarrollando productos fáciles de reciclar. Estos esfuerzos se complementan con la aplicación de una tasa por emisiones de 3.14€/tCO2e a aquellas instalaciones que emiten 25 ktCO2e o más al año de forma directa. Todo contribuye al objetivo Zero Waste o basura cero del país que consiste en reciclar el 70% de la basura para el año 2030 y reducir al 30% la basura enviada a la isla de Semakau. Para esto hace falta mucho esfuerzo y educación por parte del ciudadano. No es una tarea exclusiva del gobierno del país. De ahí que, tergiversando la famosa frase de JFK, tengamos que preguntarnos qué podemos hacer por nuestra basura. La respuesta está en reparar, reducir, reutilizar y reciclar.

24 Ago

Euskadi y el estado de Virginia firman un acuerdo para el desarrollo e implantación de energías renovables

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

GOBIERNO VASCO

  • La consejera Arantxa Tapia y el secretario de Comercio y Negocio del estado de Virginia (EEUU), Brian Ball, han firmado hoy un compromiso clave para facilitar a las empresas vascas participar en los principales proyectos eólicos de este estado americano
  • En Euskadi, más de 100 empresas integran el músculo industrial eólico que genera más de 34.500 empleos, con una facturación global que supera los 15.700 M€
  • Euskadi y Virginia colaborarán directamente en áreas como energía eólica, fotovoltaica, redes inteligentes y gestión energética, hidrógeno y almacenamiento

Euskadi y el estado de Virginia (EEUU) colaborarán en el desarrollo e implantación de tecnologías aplicadas a las energías renovables, así como en la eficiencia y el almacenamiento energéticos. Es el resultado de un trabajo que la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, y el secretario de Comercio y Negocio del estado de Virginia, Brian Ball, han sellado hoy, de manera telemática.

El acuerdo es clave para facilitar a las empresas de Euskadi participar en los principales proyectos eólicos de este estado americano, y en él mismo las dos instituciones se comprometen a trabajar conjuntamente en áreas como la energía eólica, fotovoltaica, redes inteligentes y gestión energética, hidrógeno y almacenamiento.

Antes de proceder a la firma, la consejera Tapia junto con el director general del Ente Vasco de la Energía, EVE, Iñigo Ansola, la directora de la Agencia de Internacionalización, BTI, Ainhoa Ondarzabal, y Jose Ignacio Hormaeche, director general de la Asociación Clúster de Energía, han mantenido una reunión con la delegación del estado de Virginia en la que han participado: Brian Ball, consejero de Comercio y Negocio, Trieste Lockwood, asesora senior de Política, Jennifer Palestrant, directora adjunta del departamento de Minas, Minerales y Energía y John Begala Secretario adjunto de Comercio y Negocio. 

El acuerdo identifica las siguientes áreas prioritarias de trabajo:

  1. Promover el intercambio de información, las buenas prácticas y las iniciativas políticas, con el fin de apoyar el desarrollo y la regulación de las tecnologías aplicadas a la energía renovable, la eficiencia y el almacenamiento energéticos.
  2. Trabajar con el objeto de identificar y analizar los retos asociados a la financiación y la gestión de riesgos en instalaciones de energía renovable, sistemas de eficiencia energética e instalaciones de almacenamiento energético.
  3. Facilitar la transmisión de conocimientos técnicos sobre la interconexión eléctrica y la integración en la red de la electricidad generada en instalaciones de energías renovables.
  4. Compartir conocimientos sobre una amplia variedad de cuestiones relativas a las energías renovables, incluida la cadena de suministro. el consumo, la interconexión de la integración en la red, la planificación del sistema para optimizar la utilización de las instalaciones de energía renovable, la información sobre las ventajas que ofrece la energía renovable y las estrategias aplicables a la consecución de reducciones de precio.

Euskadi es una de las pocas regiones mundiales que cubre toda la cadena de valor de un parque eólico, y en Estados Unidos el sector eólico offshore es un sector incipiente, por lo que este Memorandum de Entendimiento, MdE, es clave para facilitar a las empresas vascas la oportunidad de participar en los principales proyectos eólicos previstos en Virginia:

  • Coastal Virginia Offshore Wind Project: proyecto de offshore situado a 43km de la costa de Virginia Beach. La fase inicial con dos turbinas Siemens Gamesa se construyó en 2020 y es el segundo parque eólico offshore en operación en EEUU. La ampliación comercial está prevista para 2024, con 180 turbinas, y será el proyecto offshore más grande de EEUU.
  • Kitty Hawk Offshore Wind Project: proyecto para desarrollar un parque a 27 millas de los Outer Banks, en las costas de Virginia y North Carolina. La primera fase de construcción comenzará en 2024, con una capacidad total de 2.500 MW.

Capacidades industriales energéticas en Euskadi

La industria vasca presenta una situación aventajada en materia eólica, con una estructura ‘end-to-end’ a lo largo de todo el proceso del desarrollo eólico con reconocimiento internacional.

Paradójicamente, pese a que el desarrollo de potencia eólica en Euskadi es bajo en comparación con otras comunidades autónomas, la industria vasca cubre todas las actividades a lo largo del negocio eólico, con un tejido empresarial sectorial potente y único.

En esta línea, existen empresas vascas con capacidad para desarrollar parques eólicos desde las primeras fases de realización de estudios, diseño y planificación hasta la operación de los parques, pasando por la fase de construcción e instalación, con todas sus actividades asociadas. Por otro lado, alrededor de las actividades de fabricación de aerogeneradores y promoción de parques se ha generado una industria auxiliar de fabricación de componentes, tecnologías de control, etc. De esta forma, la industria eólica es tractora para otros subsectores (componentes, sistemas de telecontrol, etc).

La industria vasca es un exportador nato de tecnología y productos y las grandes empresas vascas en materia eólica están desarrollándose en el ámbito internacional. El reconocimiento de Euskadi es tal, que en 2019 albergó el evento europeo más relevante en materia de energía eólica, Wind Europe 2019, en el que participaron un total de 55 empresas vascas, entre un total de 400 empresas internacionales. Y la cita volverá a llevarse a cabo en Bilbao en abril de 2022, reafirmando así su respaldo al pujante entramado empresarial vasco del sector eólico.

En Euskadi más de 100 empresas integran el músculo industrial eólico que genera más de 34.500 empleos, con una facturación global de más de 15.700 M€.

Por otro lado, considerando las proyecciones de instalación de energía eólica mundial de la próxima década, que podrían alcanzar los 300 GW, Euskadi tiene mucho que ganar. La industria eólica vasca es la más potente a nivel estatal, siendo el Estado español el tercer país en valor neto de exportaciones de esta tecnología. Si las empresas vascas se siguen fortaleciendo en este sector, desarrollando la tecnología a nivel de su entorno y del Estado y se posiciona de cara al desarrollo mundial esperado, pueden optar a una gran cuota de este mercado.

09 Ago

El servicio de garbigunes móviles se prestará con mayor frecuencia y durante más tiempo en los municipios de Bizkaia

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

La Diputación Foral de Bizkaia ha adquirido cuatro nuevos contenedores de este tipo, de manera que el servicio se podrá prestar simultáneamente en más localidades y se podrá alargar el tiempo de estancia en ellas hasta dos semanas dos veces al año. Esta iniciativa se ha consensuado con los ayuntamientos del territorio y se enmarca dentro de los procesos de mejora continua implantados por Garbiker y el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural. El objetivo final de este servicio y las mejoras aplicadas es el de facilitar y acercar el reciclaje a la ciudadanía para contribuir a mejorar la gestión de los residuos en Bizkaia.

La Diputación Foral de Bizkaia va a mejorar el servicio de garbigunes móviles que viene prestando desde el año 2018 con la adquisición de cuatro nuevos contenedores de este tipo, lo que va a permitir prestar el servicio de forma simultánea en más localidades y ampliar tanto la frecuencia como el tiempo durante el que se instalan en cada municipio. Esta mejora se ha consensuado con los ayuntamientos de nuestro territorio y se enmarca dentro de los procesos de mejora continua implantados por Garbiker y el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural en materia de gestión de residuos.

«Este servicio ha cumplido su objetivo principal de acercar el reciclaje a la ciudadanía y, además, se ha consolidado como una iniciativa muy positiva que cuenta con gran respaldo social. El amplio uso que se le ha dado a los garbigunes móviles nos ha llevado a plantear mejoras en el servicio que encaminadas en dos direcciones. Por un lado, el incremento del número de garbigunes móviles de dos a seis, de manera que el servicio se podrá prestar simultáneamente en más municipios. Y, por otro, la ampliación del tiempo que cada uno de estos garbigunes pasa en las localidades y la frecuencia con la que lo hace. Si hasta ahora permanecían en un mismo lugar una semana una vez al año, ahora lo harán durante dos semanas y dos veces al año. Estas mejoras se han consensuado con los ayuntamientos de nuestro territorio y las hemos aplicado porque, en la medida en que acerquemos el servicio que prestamos en los garbigunes móviles, lo hacemos más fácil de utilizar activamente y, por tanto, estamos contribuyendo a mejorar la gestión de los residuos en Bizkaia», ha explicado la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Amaia Antxustegi. Durante las dos semanas en las que estarán colocados en los centros de los municipios, estos contenedores podrán utilizarse las 24 horas del día.

Los cuatro nuevos garbigunes móviles mantendrán la estética y funcionalidad de los dos con los que se venía prestando este servicio. Tienen 2 x 1,20 x 3,80 metros y apariencia de baserri, son metálicos y antivandálicos. Están preparados para recoger pilas, CDs, DVDs y cassettes; aceite doméstico, pequeños electrodomésticos (planchas, batidoras, microondas…), aresoles, cables, móviles, menaje de cocina (sartenes, ollas…), envases de metal y plástico contaminados (pinturas y disolventes), absorbentes contaminados (pinturas y disolventes), consumibles informáticos (cartuchos de tinta y tóner), cápsulas de café (de metal y plástico) y radiografías.

También se seguirá informando de la instalación de los garbigunes móviles con una semana de antelación a las y los vecinos de cada localidad, de manera que puedan organizarse para el depósito de los residuos que se admiten en los garbigunes móviles.

05 Ago

El Gobierno Vasco anuncia una nueva línea de ayudas para fomentar la economía circular en Euskadi

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

RETEMA

El programa Euskadi Next 2021-2026 se ha configurado como el programa de inversiones para la recuperación, la transformación y la resiliencia de Euskadi del Gobierno Vasco, en coordinación con las tres Diputaciones Forales y los ayuntamientos de las tres capitales vascas; un programa que reúne un conjunto de iniciativas públicas y público-privadas diseñadas para afrontar los retos de la transición energético-ecológica, la transición digital y la cohesión social.

El importe asignado a la CAPV se reparte entre los siguientes planes y programas: el Plan de Apoyo a la Implementación de la normativa de Residuos, el Plan del Impulso al Medio Ambiente (PIMA Residuos) y el Programa de Economía Circular. Próximamente, el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco publicará una Orden de subvenciones para el fomento de la economía circular en Euskadi.

Para explicar en detalle el contenido de estas ayudas y poder resolver cualquier duda sobre la solicitud, la sociedad pública Ihobe —Secretaría Técnica de Udalsarea 2030— celebró el pasado lunes 26 de julio una jornada informativa dirigida a ayuntamientos, mancomunidades, entidades comarcales y consultoras de servicios ambientales del País Vasco. La jornada contó con la participación de Amaia Barredo, viceconsejera de Sostenibilidad Ambiental, y Javier Agirre, director de Calidad Ambiental y Economía Circular del País Vasco.

Esta nueva Orden de subvenciones del Gobierno Vasco, que previsiblemente será publicada en octubre de 2021, tendrá un importe total de 13.414.105,94 €, que se desglosarán en cuatro líneas de apoyo:

  • Línea 1. Implantación de nuevas recogidas separadas, especialmente biorresiduos, y mejora de las existentes, con 4.446.105,41 €.
  • Línea 2. Construcción de instalaciones específicas para el tratamiento de los biorresiduos recogidos separadamente, con 2.182.475,04 €.
  • Línea 3. Construcción de nuevas instalaciones de preparación para la reutilización y el reciclado de otros flujos de residuos recogidos separadamente, con 5.286.834,50 €.
  • Línea 4. Inversiones relativas a instalaciones de recogida (como puntos limpios), triaje y clasificación (envases, papel, etc.), mejora de las plantas de tratamiento mecánico-biológico existentes y para la preparación de CSR, con un importe de 1.498.690,99 €.

El objetivo de las ayudas es acelerar las inversiones necesarias para mejorar la gestión de los residuos y garantizar el cumplimiento de las nuevas metas comunitarias en materia de gestión de residuos municipales y de envases y residuos de envases, fundamentalmente.

Estas subvenciones estarán dirigidas, por un lado, a los municipios u otras entidades locales (diputaciones forales, mancomunidades, cuadrillas, etc.), o los consorcios constituidos por dichas entidades locales y las sociedades públicas que tengan asumida la competencia de prestar los servicios de recogida o de tratamiento de residuos y que presenten proyectos sobre los servicios de su competencia para su financiación, para el caso de las ayudas previstas en las líneas 1, 2, 3 y 4.

Por otro lado, en el caso de las previstas en la línea 1, las ayudas también estarán dirigidas a entidades jurídicas públicas y privadas (empresas, asociaciones, gremios, fundaciones, entidades sin ánimo de lucro, escuelas y universidades, etc.) que generen residuos comerciales no peligrosos o domésticos generados en las industrias, y presenten un proyecto de recogida separada. Finalmente, podrán ser destinatarios los gestores de residuos, en los supuestos incluidos en las líneas 2, 3 y 4.

22 Jul

Gobierno Vasco, Ecovidrio y Ecoembes presentan EKOADRILA, la campaña para dar «segundas vidas» a los residuos y agradecer a Euskadi su respuesta en reciclado

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

GOBIERNO VASCO

  • El nuevo Plan de Residuos de Euskadi contempla un objetivo de recogida selectiva del 75% en 2030, cuando a día de hoy Euskadi se encuentra en cabeza del Estado con el 63% “pero no debemos caer en la autocomplacencia” afirma Barredo
  • La campaña multicanal y divulgativa dará vida literal a Detergenteberri, Lataburu, Kajaguren y Fraskobide, y llenará el verano vasco de consejos y regalos sobre la importancia de reciclar
  • Ecoembes destaca que “el compromiso de la sociedad vasca con el reciclaje de envases domésticos es innegable, lo está demostrando en un contexto tan complicado como el actual”
  • Ecovidrio señala que “en Euskadi siempre hemos encontrado un territorio ejemplar y de liderazgo en su compromiso frente al cambio climático”

La campaña de reciclaje de Ecovidrio, Ecoembes y Gobierno Vasco, centrada en destacar la importancia de dar segundas vidas a los envases, y agradecer a Euskadi su alto nivel de respuesta reciclando ya está en la calle. La Ekoadrila animará durante todo el verano a seguir reciclando bien, no sólo para encabezar en el Estado el porcentaje de toneladas recicladas, sino para llegar al 2030 alineados con los objetivos europeos recuperando el 75% de los envases (63% ahora).

En el acto de presentación han participado la viceconsejera de Sostenibilidad Ambiental del Gobierno Vasco, Amaia Barredo; el gerente de la zona de Ecovidrio, Oskar Acedo; y el portavoz de Ecoembes en Euskadi, Jose Arrancudiaga.

EKOADRILA es una campaña “muy de aquí» con familias de envases llenos de vida propia como la que se genera con cada envase que se recicla. Para representar esas segundas vidas se han creado personajes que hablan, cantan y nos agradecen que reciclemos contándonos además por qué es tan importante este gesto, y como hacerlo de forma adecuada.

La Ekoadrila ha cobrado vida para recorrer toda Euskadi durante 6 semanas, resolviendo dudas sobre reciclaje y repartiendo regalos (una bolsa elaborada con algodón orgánico 100%) entre todas las personas que participen en el Ekoadrila Test. Una campaña por tanto divulgativa, amable y lúdica para este verano.

Sus protagonistas son: Detergenteberri, descendiente de envases de plástico. Lataburu, descendiente de múltiples envases metálicos. Kajaguren, descendiente de cartones y papeles. Y Fraskobide, descendiente de botellas y tarros de vidrio. Estos personajes nos dan las gracias por reciclar y nos animan a seguir haciéndolo igual de bien.

 

 

Una campaña muy didáctica: La campaña tiene un alto componente didáctico ya que, a día de hoy, aún quedan algunas dudas sobre el reciclaje que esta campaña contribuirá a solventar.

Una comunicación multicanal: Para dar la mayor difusión posible al mensaje pro-reciclaje, la campaña va estar presente en múltiples medios gracias a una estrategia de comunicación 360º: anuncios de prensa, mupis de metro, marquesinas de autobús, folletos, spot de televisión, cuñas de radio, redes sociales o la web www.ekoadrila.eus

Los envases @detergenteberri @kajaguren @fraskobide tendrá su propio perfil en Instagram, y un perfil conjunto de la @ekoadrila en Facebook. En la web www.ekoadrila.eus se podrán encontrar consejos sobre el reciclaje y se podrá acceder al sorteo de 4 grandes experiencias sostenibles, solo por rellenar el test de reciclaje. Esta campaña multicanal estará vigente en Euskadi durante todo el verano y terminará la primera semana de septiembre.

Desde Ecoembes se destacaba que “el compromiso de la sociedad vasca con el reciclaje de envases domésticos es innegable. Lo está demostrando aún en un contexto tan complicado como el actual, en el que han reforzado este pequeño gesto que tantos beneficios tiene para nuestro planeta. Gracias a esto, podemos seguir dando pasos firmes hacia la economía circular y mirar al futuro con más optimismo.

Por su parte, Ecovidrio señala que “en Euskadi siempre hemos encontrado un territorio ejemplar y de liderazgo en su compromiso frente al cambio climático. En medio de la crisis sanitaria, los ciudadanos de Euskadi han seguido depositando el vidrio en el contenedor verde incluso con mayor frecuencia que en ejercicios anteriores, lo que demuestra que se trata de un hábito muy consolidado entre la población”.

Apuesta por una gestión de residuos eficiente

En Euskadi se está debatiendo el nuevo plan de prevención y gestión de residuos con el horizonte a 2030. Una de las mayores corrientes de generación de residuos es la municipal donde producimos algo más de 1 millón de tn al año, lo que supone una ratio per cápita de 481 kg/habitante y año. Esta cantidad ha descendido en un 2,2% con respecto a 2010 (492 kg/hab. y año), y se plantea como objetivo, bajo el principio de que no hay mejor residuo que el que no se genera, que se vea reducida en 2030 en un 10%.

A pesar de la excepcionalidad vivida durante gran parte del 2020, y que continúa en la actualidad como consecuencia de la covid-19, la recogida selectiva o la separación de residuos y su depósito en los contenedores previstos para cada tipología de residuos, volvió a consolidarse un año más como una práctica medioambiental muy extendida en la sociedad vasca. Así se desprende de los datos de participación ciudadana proporcionados por las entidades locales –que representan a 251 municipios- que prestan el servicio de recogida de estos residuos en Euskadi. Estas cifras confirman el crecimiento, un año más, de la cantidad residuos que se depositaron en contenedores de recogida selectiva amarillo, azul, verde y marrón.

  • Cada habitante de Euskadi depositó 24,4 kg de residuos -un 6,7% más respecto al año anterior- en los contenedores amarillos destinados a los envases domésticos de plástico, metal y brik. Una cantidad que, durante los últimos cinco años, se ha incrementado un 34%
  • Por su parte, la cantidad de residuos recibida en el contenedor azul descendió un 3,3%, depositando cada persona 32,5 kg de papel y cartón en los contenedores azules. Un descenso puntual ya que, durante los últimos cinco años, esta cantidad se ha incrementado un 3%
  • Respecto al envase de vidrio añadir que en un año marcado por la covid-19, en el País Vasco se recogieron, a través del contenedor verde, un total de 58.457 toneladas de residuos de envases de vidrio, lo que sitúa la aportación de cada ciudadano/a en 26,3 Kg/habitante (unos 90 envases por persona)

La viceconsejera de Sostenibilidad Ambiental valora de manera positiva la mejora de los datos y que la ciudadanía siga respondiendo adecuadamente hasta en condiciones adversas, pero apunta a que “no podemos ni debemos ser conformistas”. Barredo añade además que “los objetivos de reciclaje que se van imponiendo desde Europa son cada vez mayores y no debemos caer en la autocomplacencia.” Para dar cumplimiento a estos objetivos europeos, el nuevo Plan plantea un objetivo de recogida selectiva del 75%, cuando a día de hoy Euskadi se encuentra al 63%.

Centrándonos en los residuos municipales, y sobre todo en aquellas corrientes prioritarias que tienen objetivos legales asociados, habría que destacar la mejora en todas las corrientes reciclables: biorresiduos, envases ligeros, vidrio, metal, madera, y papel y cartón.

Con el fin de conseguir estos objetivos, el Gobierno Vasco en su Plan de Prevención y Gestión de Residuos 2030, plantea diferentes líneas de trabajo encaminadas a la prevención y valorización de estos residuos. Euskadi, entre otros, plantea el 20% de reducción en la generación de envases ligeros, conseguir que un 40% de envases de bebidas sean reutilizables, conseguir un reciclaje del 70% para residuos de envases, o la incorporación del 30% de material reciclado en botellas de PET.

Según Barredo “debemos seguir separando cada día más y mejor, evitar envasar y/o comprar productos que se comercializan en envases o envoltorios compuestos por materiales que actualmente no se reciclan. Seguir reforzando y sensibilizando para afinar la separación que se hace en los hogares, ya que, todavía depositamos en los contenedores residuos que no corresponden”.

Luchar contra el cambio climático alcanzando la neutralidad climática a no más tardar en 2050 supone un gran reto y un importante esfuerzo de toda la sociedad vasca, y para ello el Gobierno Vasco ha implementado la estrategia BASQUE GREEN DEAL. Pequeños gestos como separar las diferentes fracciones de residuos en nuestros hogares y depositarlos correctamente en los contenedores es una gran aportación de la ciudadanía a la reducción de emisiones de CO2 y a los costes de la gestión de publica de residuos.

13 Jul

La valorización energética es clave para contrarrestar las emisiones de GEI

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

RETEMA

La Unión Europea ha establecido unos compromisos especialmente desafiantes para España en materia de gestión de residuos urbanos: se prohibirá la admisión de estos, susceptibles de ser valorizados, en vertedero a partir de 2030 y se deberá reducir al 10% en peso la cantidad de residuos urbanos depositados en estos espacios antes de 2035.

Ante este reto, la valorización energética, un proceso basado en la producción de electricidad y calor mediante el aprovechamiento del poder calorífico de los residuos, se posiciona como un esquema clave para el cumplimiento de estos objetivos.

Sin embargo, en España, los vertederos siguen siendo el principal sistema de gestión de los residuos urbanos. Según datos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, España generó un total de 22,2 millones de toneladas de residuos urbanos, de los que el 53,4% (11,8 millones de toneladas) tuvieron como destino final el vertedero, mientras que tan solo el 18% (4 Mt) se reciclaron y el 17% (3,7 Mt) se dedicaron a compostaje. El 11,6% (2,5 Mt) restante de residuos se valorizaron energéticamente. En nuestro país, la gestión de estos desechos urbanos representa el 4% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Es por ello, que desde Aeversu, la asociación que agrupa a 12 instalaciones, 11 en nuestro país y 1 en Andorra, hemos encargado a G-advisory, firma de asesoramiento independiente del Grupo Garrigues, un estudio para analizar la contribución de este sector a la mitigación del cambio climático y a la transición hacia una economía baja en carbono.

Para ello, el estudio analiza la huella de carbono y el balance neto (huella de carbono menos emisiones evitadas) de la valorización energética de residuos urbanos y los compara con la huella de carbono y el balance neto asociados a la eliminación de estos en vertedero.

Los resultados, obtenidos de la información actualizada de cada planta (cantidad residuos urbanos recibidos anualmente, cantidades producidas de escorias y cenizas, consumos de combustibles y electricidad, energía eléctrica producida, etc.), así como información relativa al transporte de residuos, y fuentes de información pública relativa a la gestión de residuos urbanos y a su valorización energética, y datos sobre las  emisiones de gases de efecto invernadero,  son muy significativos para cumplir con los objetivos europeos, pero también con los nacionales. Recordemos que recientemente se ha aprobado la Ley del Cambio Climático, que establece, para el año 2030, recortar al menos un 23% de sus gases de efecto invernadero respecto a 1990.

Huella de carbono: vertederos Vs. Valorización energética

La huella de carbono mide la totalidad de GEI emitidos por efecto directo o indirecto, con el fin de determinar su contribución al cambio climático, y se expresa en toneladas de CO2 equivalentes (tC02 e).

De acuerdo con los análisis de este estudio, la huella de carbono de la valorización energética es claramente menor que la huella de carbono asociada a la eliminación en vertedero.

En este sentido, las plantas de valorización energética generan unas emisiones de GEI de 377 kg CO2e / t RU y presentan un balance neto de 224 kg CO2e / t RU. Por su parte, los vertederos generan unas emisiones de GEI de 781 kg CO2e / t RU, un 107% más que la valorización energética, y cuentan con un balance neto de 772 kg CO2e / t RU, un 245% más que la valorización energética.

El balance neto del vertido de residuos urbanos en España es casi 10 millones de t CO2e, por lo que se puede concluir que la eliminación de los desechos en vertedero generan unas dos veces más emisiones de GEI que la valorización energética, por tonelada de residuo tratado, y presentan un balance neto 3,5 veces mayor.

Con estos datos, podemos concluir que existe una importante diferencia entre las emisiones de GEI derivada de la valorización energética y del depósito en vertederos por toneladas de residuos urbanos. La valorización, por sus menores emisiones que el depósito en vertedero, puede jugar un papel muy importante en el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones marcados por la Unión Europea y España. De hecho, a día de hoy, un incremento del reciclaje no es suficiente a priori para cumplir con los objetivos de vertido, y debe ir necesariamente acompañado de un aumento de la valorización energética de residuos. De esta forma, se contribuirá a lograr los objetivos de reducción de emisiones de GEI.

Pero además de estas ventajas, el desarrollo de estas instalaciones tiene numerosos beneficios para el cuidado del medio ambiente.

En primer lugar, la valorización energética es un proceso recomendado para los residuos que no pueden ser reutilizados ni reciclados y vital, para otros, como los productos sanitarios, que presentan pocas alternativas viables de gestión.

Además, el aprovechamiento energético de los residuos evita su eliminación en vertedero y los impactos ambientales y sociales asociados a esta. En concreto, mediante la producción de energía – calor y electricidad – se evitan las emisiones de GEI que se habrían producido al generarse dicha energía mediante otras tecnologías que utilizan combustibles fósiles.

También, la valorización energética permite reducir el volumen de desechos que terminan en vertedero en un 90%.

Con estas cifras en la mano, desde Aeversu insistimos en la necesidad de desincentivar el vertido para situarnos en la línea de los países europeos más avanzados y con más tradición medioambiental, donde ya han conseguido acabar con los vertederos, y reducir drásticamente el porcentaje de vertido actual. Debemos entender la valorización energética como una parte esencial de la economía circular. Sin ella, no es posible completar el ciclo de recuperación de los residuos y la consiguiente transformación en recursos.

Además, nos encontramos en un momento de especial compromiso con una nueva realidad medioambiental y no debemos dejar pasar la ocasión de aportar medidas para conseguirlo. Pero, ¿cómo podemos cumplir con los objetivos fijados por Europa? De acuerdo con el informe, según estimaciones de CEWEP (Confederation of European Waste-To-Energy Plants), se necesitaría un incremento de 40 millones de t/año de capacidad en las plantas de valorización, lo que permitiría llegar a una capacidad de 142 millones de t/año de residuos que estiman necesaria para cumplir con los objetivos fijados para 2035.

Contribución de la valorización energética en el futuro

El informe de G-Advisory también ha analizado a futuro uno de los parámetros más relevantes que influye en el balance neto de ambos tipos de tratamiento de residuos urbanos.

El escenario de evolución del mix eléctrico hacia un incremento de la proporción de energías renovables supondrá una reducción de las emisiones evitadas mediante valorización energética y, por tanto, un incremento de su balance neto. Esto mismo ocurre con las emisiones asociadas al vertedero. Sin embargo, debido a que las emisiones evitadas en los vertederos son mucho menores, estos acusan menos la disminución del factor de emisión del sector eléctrico, y el aumento del balance neto en los futuros escenarios sería más moderado.

Como conclusión, las emisiones del depósito en vertedero en 2030 y, de acuerdo con el escenario objetivo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), siguen resultando un 115% superiores a las de la valorización energética. Por su parte, el balance neto del depósito en vertedero en 2030 y de acuerdo con el escenario objetivo del PNIEC, sigue resultando un 133% superior al de la valorización energética.

Nos encontramos ante un escenario esperanzador y seguiremos trabajando para conseguir aumentar la red de infraestructuras en España, por ser esenciales para el medio ambiente y por tratarse de generadoras de empleo de calidad.

Rafael Guinea, Presidente de Aeversu.

07 Jul

¿Cómo trata la Unión Europea sus residuos municipales?

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

RETEMA

Los datos confirman que los países de la UE que se desempeñan bien con el reciclaje prefieren enviar su parte de residuos no reciclables a plantas de conversión de residuos en energía.

Desafortunadamente, demasiados estados miembros de la UE todavía envían más del 40% de sus residuos municipales a los vertederos. (Algunos ejemplos: 78% en Grecia; 76% en Rumanía; 67% en Chipre; y hasta 92% en Malta).

Por qué los rellenos sanitarios son un problema

Los vertederos producen metano, un gas de efecto invernadero muy potente (84-86 veces más potente que el CO2 durante un período de 20 años). Ocupan tierras valiosas con altos riesgos de contaminación del agua y el suelo, incluida la contribución a la basura marina a medida que el viento arrastra los microplásticos de los vertederos (no suficientemente controlados) a los cuerpos de agua.

Según la jerarquía de residuos, el vertido debería ser la opción de último recurso para el tratamiento de residuos cuando no queda otra alternativa.

Reciclaje y conversión de residuos en energía en aumento. Los vertederos están disminuyendo (pero debemos estar atentos)

En 2010, el reciclaje representó el 39%, la conversión de residuos en energía el 23% y los vertederos el 38%. Gracias a mejores políticas de residuos y cambios sociales, el tratamiento de residuos mejoró a lo largo de los años, con más reciclaje y conversión de residuos en energía, y menos vertederos.

En 2019, el reciclaje aumentó al 48% y la conversión de residuos en energía al 27%, mientras que los vertederos cayeron al 24%. Sin embargo, en 2019 el número de vertederos aumentó por primera vez en 20 años, pasando de 116 a 118 kg por ciudadano medio de la UE.

La generación de residuos sigue siendo un problema

Los ciudadanos de la UE generaron alrededor de 225 millones de toneladas de residuos municipales en 2019. Esto corresponde a 502 kg por persona, un aumento por quinto año consecutivo, aunque por debajo del pico de 2008 de 518 kg.

Tanto el reciclaje como la conversión de residuos en energía aumentaron su capacidad en la última década, casi reduciendo a la mitad la cantidad de residuos municipales enviados a los vertederos. Sin embargo, todavía se necesita mucho trabajo para que menos del 10% de los residuos se depositen en vertederos en la UE para 2035, como lo exigen las políticas de la UE.