13 Ene

Tapia aplaude el empuje de industrias que valorizan y reciclan los residuos del sistema productivo y reitera la apuesta del Gobierno Vasco por la economía circular

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

IREKIA

La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, ha reiterado el compromiso del Gobierno Vasco con la economía circular durante la visita realizada, esta mañana, a la empresa OTUA. Esta empresa, ubicada en el polígono de Goiain, Legutio-Araba, ha invertido 25 millones de euros para separar mezclas metálicas complejas; invertirá otros 13 millones en el tratamiento de plásticos, y logrará así valorizar y reciclar los residuos que el sistema productivo genera.

Tapia, acompañada por la viceconsejera de Medio Ambiente, Amaia Barredo, y por el director de Administración Ambiental, Javier Agirre, ha destacado la importancia que para toda la sociedad tiene la apuesta de industrias como esta, que consideran el valor potencial de los residuos y obtienen nuevos materiales dándoles una segunda vida.

“Euskadi tiene un recorrido de más de 20 años de trabajo en economía circular, ha dicho Tapia, que le sitúa, a día de hoy, como un referente en este campo, especialmente en el ámbito industrial. Actualmente, alrededor de 240 empresas industriales de Euskadi, 177 de las cuales son PYMEs, están ya aplicando prácticas o modelos circulares”.

Hasta el momento, los sectores de automoción, equipos de transporte, eléctricos y electrónicos, máquina-herramienta, metal, químico, mobiliario, edificación y subsector de servicios ambientales son los más activos en economía circular. El Gobierno Vasco convocará este año un programa específico mejorado de ayudas a la economía circular.

El Gobierno ha subvencionado con 2 M€ 66 proyectos de mejora ambiental en la industria vasca. En el presupuesto de este año, explica Tapia, “se realiza un mayor esfuerzo doblando la financiación de esta línea a 4 millones y solicitando fondos al Next Generation para poder impulsar las medidas establecidas tanto en la estrategia de economía circular (EC) como para el nuevo plan de residuos. Con el objetivo de reducir el residuo y transformarlo en recurso o material secundario a través de su valorización”.

La economía circular en Euskadi supone el 1,12% del PIB, con unos ingresos brutos anuales de 764 M€. En términos de empleo, existen 18.463 empleos relacionados con economía circular, es decir, el 2,08% del total de empleo en la CAPV. Este valor es superior al de España y al de Alemania, con un 2,00% y un 1,71%, respectivamente, de empleos relacionados con la economía circular.

Los retos que plantea la EC a la industria son importantes. Si se acometieran soluciones innovadoras, más circulares, se estima hasta un ahorro potencial medio del 6% en el consumo de materias primas, lo que supondría unos ahorros de 2.000 M€ en la industria vasca.

Tapia ha felicitado a OTUA por su empuje, recordando que, “La Industria del siglo XXI pasa por una industria digitalizada capaz de incorporar la variable ambiental y la I+D+i para lograr una producción más sostenible. Para el 2021 se ha incorporado más del 40% del presupuesto del Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente (DESMA), con 268 millones de euros, a la apuesta por la I+D+i, tanto en el ámbito industrial como en el del sector primaro y alimentación”.

El Gobierno Vasco aprobó en enero su “Estrategia de economía circular en Euskadi 2030” con tres objetivos estratégicos:

– Aumentar un 30% la productividad material.
– Aumentar un 30% la tasa de uso de materiales circulares.
– Reducir un 30% la tasa de generación de residuos por unidad de PIB.

La aprobación por parte de la Unión Europea del “Pacto Verde” con el importante paquete de ayudas económica que se derivará de este programa, para enverdecer la economía y aumentar la competitividad de los sectores industriales; así como del programa de recuperación Next Generation EU, son la confirmación de que la salida de esta crisis tiene que pasar por integrar la sostenibilidad, el respeto al entorno y al medioambiente.

OTUA, como empresa que contribuye a los objetivos de la estrategia de EC, es una empresa ejemplar, innovadora, con inversiones permanentes, bien en nuevos procesos de la cadena de valor del aprovechamiento del residuo, bien en incorporación y mejora de procesos clave.

El nuevo Plan de gestión de residuos PPGR2030

Visto el marco normativo, económico y ambiental que se prevé para los próximos 10 años, el Gobierno Vasco trabaja en su Plan de Gestión de Residuos PPGR2030 que permitirá adaptarnos a la normativa europea en materia de residuos, mejorando los indicadores de residuos.

Tapia ha apostado por “resolver la problemática de vertido”, y para ello ha destacado la importancia de seguir trabajando en todos los estadios de la jerarquía de gestión de residuos. Sin embargo el escenario actual en materia de vertido de residuos no peligrosos, derivado del incidente de Zaldibar, el cierre de los vertederos de Mutiloa y Larrabetzu, y la corta vida útil del resto de instalaciones de esta tipología hacen que el reto ambiental prioritario sea la minimización del vertido a corto y medio plazo, para garantizar que no hay que trasladar residuos fuera de nuestra comunidad autónoma, y, por otro lado, para reducir el vertido estrictamente hasta niveles mínimos y evitar infraestructuras de eliminación, en la medida de lo posible.

La consejera ha establecido como objetivo del plan “generar un mercado estable y seguro de materiales secundarios que alcance los 10MM t. para 2030”, fomentando la competitividad de las empresas vascas y la generación de empleo.

04 Ene

El aula de educación ambiental de Artigas se podrá visitar de forma virtual

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

DEIA

El aula de educación ambiental de Artigas tendrá una recreación virtual de forma que pueda seguir cumpliendo su función educativa y didáctica sin que los asistentes tengan que desplazarse físicamente hasta su espacio. La sociedad pública Garbiker ya venía trabajando en una alternativa a las visitas físicas del aula, cuya alta demanda hace que haya solicitudes que no se pueden atender, una necesidad que se ha vuelto más acuciante con la pandemia y sus restricciones de movilidad y aforos.

Dirigido tanto a escolares y estudiantes universitarios y de FP, como a asociaciones y otros grupos, el Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia se ha consolidado como un espacio singular e imprescindible para divulgar el sistema de gestión de residuos del territorio. Su objetivo es dar a conocer a la ciudadanía todos los procesos de prevención, reutilización y reciclaje de los residuos generados en Bizkaia, realizando también una labor de sensibilización para impulsar hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente.

Su actividad principal son las visitas guiadas, que se adaptan en función del público al que van dirigidas. En ellas se explican los procesos de reciclaje más conocidos, se dan a conocer los tratamientos de residuos a través de animaciones mecánicas, físicas e infografías, y se proyecta un vídeo sobre el proceso de reciclaje en el simulador del aula.

Pese a que la visita se apoya en elementos audiovisuales, implica la necesidad de acudir presencialmente al centro, por lo que la disponibilidad de realizarlas está condicionada por sus horarios de funcionamiento y un calendario limitado.

El proyecto para realizar una recreación virtual se enmarca dentro del proceso de renovación integral en el que se halla inmersa el Aula de Artigas, y que va a implicar tanto la renovación tecnológica de los dispositivos del espacio como la puesta al día de los contenidos, ya que ambos han quedado en gran medida obsoletos desde que se puso en marcha en 2004. «Nuestro objetivo es mantener la esencia del funcionamiento actual del centro, que tan buenos resultados ha obtenido, y al mismo tiempo mejorar la experiencia de las personas usuarias. Buscamos modernizar estas instalaciones para que puedan seguir prestando un servicio de calidad y permitan avanzar en nuestro objetivo de dar a conocer la gestión de los residuos que llevamos a cabo en Bizkaia e impulsar entre los ciudadanos hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente», destacó la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, al presentar el proyecto de renovación.

Alta demanda

Ya antes de la llegada de la pandemia del coronavirus, se hacía patente la necesidad de dar una respuesta a la elevada demanda de visitas que tenía el espacio y que sobrepasaba de forma recurrente su capacidad de atención presencial. Ello implica que, a lo largo del curso lectivo, existen solicitudes de visita por parte de diferentes colectivos que no se pueden atender. Un ejemplo; solo durante el curso 2019-2020 estaba prevista la asistencia a las instalaciones de más de 6.000 personas.

Pero además, la crisis sanitaria de la covid-19 ha puesto sobre la mesa la necesidad de contar con herramientas de comunicación y sensibilización alternativas que permitan continuar con la actividad del aula sin necesidad de que se tenga que realizar una visita física a las instalaciones.

Es por ello por lo que la sociedad pública Garbiker, dependiente de la Diputación, va a realizar una recreación virtual de aula, que incluya un paseo virtual por todas las áreas del centro y el acceso a todas las piezas audiovisuales y juegos. Las visitas se podrán realizar tanto en euskera como en castellano, de dos formas diferentes. Por una parte, una visita autoguiada, de forma que el usuario pueda navegar por las diferentes áreas del centro y acceder a los contenidos de forma autónoma y, por otra, una visita guiada por parte del personal del centro. Esta modalidad está pensada para que el personal del centro pueda simular una visita al aula de forma telemática, de tal forma que en remoto y mediante una videollamada o un soporte similar, se pueda realizar una presentación equivalente a la que se llevaría a cabo en el centro de manera presencial. El proyecto tendrá un coste de 72.600 euros.

27 Dic

Bizkaia innova para mejorar la sostenibilidad en la gestión de residuos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

DEIA

La innovación ha llegado a la gestión de los residuos en beneficio de la sostenibilidad. En Bizkaia, la sociedad pública foral Garbiker, encargada de la gestión de los residuos, ha llevado a cabo diversas renovaciones en los servicios que presta a la ciudadanía y basadas en ese binomio innovación-sostenibilidad.

Este proceso ha tenido como uno de los primeros hitos la renovación del sistema de recogida selectiva de envases ligeros, en donde se aplicó la innovación en dos ámbitos fundamentales: la sustitución de los contenedores por un modelo 100% reciclable y la renovación de la flota de camiones con la introducción de vehículos GNC y duales.

En ambos casos se han producido mejoras tanto en los aspectos relacionados con el cuidado del medio ambiente como con aquellos que tienen que ver con una mayor eficiencia en la prestación del servicio.

Los aproximadamente 4.000 nuevos contenedores amarillos distribuidos por toda Bizkaia tienen una vida útil más larga, ya que están fabricados con acero al carbono, y, además, son más sostenibles, porque entre el 20% y el 40% de ese acero con el que están construidos es reciclado. Además, sus formas redondeadas y su tronco piramidal facilitan la recogida y la hacen más eficiente.

Camiones más eficientes

La sustitución de los contenedores de recogida de envases, que hoy se distribuyen en 11 de las 13 rutas de recogida marcadas en nuestro territorio, ha venido acompañada también de la renovación de la flota de camiones que prestan ese servicio de recogida, en un adelanto inicial del proceso desarrollado en los últimos meses para contar con una flota de transporte de residuos mucho más eficiente y sostenible.

En el caso de la recogida de envases, los siete nuevos camiones con GNC (Gas Natural Comprimido) que se utilizan ahora emiten un 77% menos de óxidos de nitrógeno, un 70% menos de partículas metálicas y un 10% menos de CO2.

Coincidiendo con la adquisición de estos vehículos, la Diputación Foral de Bizkaia adaptó otros tres de los camiones que prestaban ese servicio a un sistema dual gasóleo-GNC, de manera que ahora emiten un 26% menos de NOx, un 24% menos de partículas metálicas y un 5% menos de CO2.

Esas cifras evidencian los beneficios medioambientales de esta sustitución, en la que se invirtieron 3,5 millones de euros y que también ofrece dos ventajas operativas: la reducción del tiempo de carga y descarga gracias al sistema mono-operador de recogida automatizado y la mejora de las condiciones de trabajo de las personas que manejan el camión, a quienes el nuevo sistema les evita en gran medida tener que subir y bajar del vehículo.

Además de en la línea de envases, en los últimos meses también se ha desarrollado un proceso de renovación de toda la flota de transporte de residuos, fundamentado en el uso de sistemas GNC puro y dual y que ha supuesto una inversión adicional de dos millones de euros, entre cabezas tractoras y camiones rígidos.

Este cambio se ha hecho extensivo también a los remolques para el transporte de la fracción resto desde los centros de transferencia repartidos por todo el territorio de Bizkaia hasta Artigas, de manera que se ha invertido un millón de euros en la adquisición de nuevas compactadoras eléctricas.

Mejor servicio con Garbigunes móviles

Los cambios en el sistema de recogida de envases ligeros y en la flota de transporte no han sido los únicos elementos de aplicación de la innovación en la gestión de residuos de Bizkaia. Con el objetivo de prestar un mejor servicio a la vez que se fomenta el reciclaje, la Diputación Foral de Bizkaia ha llevado los garbigunes hasta el centro de las localidades del territorio. Los llamados garbigunes móviles comenzaron a funcionar en noviembre de 2018 y hoy son ya 87 los municipios en los que se han instalado estos depósitos metálicos y antivandálicos, con apariencia de baserri y en los que se pueden depositar pilas, CDs, DVDs y cassettes, aceite doméstico, pequeños electrodomésticos (planchas, batidoras, microondas…), aerosoles, cables, móviles, menaje de cocina (sartenes, ollas…), envases de metal y plástico contaminados (pintura y disolventes), consumibles informáticos (cartuchos de tinta y tóner), cápsulas de café (de metal y plástico) y radiografías.

Digitalización

De forma paralela a ese acercamiento del servicio de garbigunes al centro de las localidades, se ha desarrollado otro proceso de renovación en este servicio para la recogida y tratamiento selectivo. La totalidad de los 23 garbigunes convencionales cuenta ya con un registro digital de entrada, de manera que el personal que trabaja en esas instalaciones dispone de un dispositivo móvil para introducir los datos de las personas que entran, los residuos que estas personas depositan, las sugerencias que realizan y otra serie de cuestiones relacionadas con la actividad de las instalaciones.

Esta digitalización ha permitido y permite la obtención de datos en tiempo real de afluencia y depósito de residuos en cada garbigune, así como de la frecuencia con la que las personas utilizan estos puntos limpios.

De este modo, se podrá ir adaptando el reglamento de funcionamiento de estos equipamientos a la realidad del servicio que se presta. Además, la recogida de estos datos hará posible, en su caso, realizar campañas de fidelización, al conocer las personas que son usuarias habituales, y desarrollar otras acciones relacionadas con nuevas captaciones.

Garbigunes centrales

En el proceso de renovación iniciado en los garbigunes tiene también un peso específico la estrategia zonal establecida por Garbiker y la Diputación Foral de Bizkaia. De la mano de ella se han establecido dentro de la red existente nueve garbigunes centrales: Barakaldo, Basauri, Getxo, Durango, Erandio, Gernika-Lumo, Güeñes, Igorre y Markina.

Todos ellos tienen un servicio diferenciado del resto, de manera que permanecen abiertos todos los días de la semana (incluidos los domingos, pero con la salvedad de los festivos), cuentan con un horario de atención al público más amplio (de 9:00 a 13:00 horas y de 15:30 a 18:00 horas de lunes a sábado y entre las 9:00 y las 15:00 horas los domingos) y aceptan más residuos que el resto de garbigunes de la red.

En concreto, en los garbigunes centrales se pueden depositar también residuos peligrosos de origen doméstico, envases metálicos y plásticos contaminados, absorbentes, decapantes, aguarrás sintético, tintes, protectores de madera, aerosoles y objetos y enseres que por su estado de conservación todavía tengan la posibilidad de un nuevo uso.

La selección de estos garbigunes se realizó atendiendo a tres criterios: el hecho de que se encuentran en las poblaciones de su entorno con más habitantes o mayor densidad de población; que sus infraestructuras son las más preparadas a priori para admitir nuevos residuos y cuentan con mayor espacio disponible; y que han sido los de más actividad y uso de cada zona.

Renovación de tecnología y contenidos del Aula de Artigas

El Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia no es ajeno a los procesos de renovación que está experimentando Bizkaia en todo lo referido a la gestión de los residuos. Estas instalaciones están siendo objeto de una transformación que abarca tanto la adecuación de las tecnologías que se utilizan en él como los elementos de soporte y contenidos, con especial atención a los procesos de tratamiento de residuos incorporados en los últimos años en nuestro territorio. El objetivo final es adecuar este servicio a la realidad social y tecnológica actual, aunque respetando al mismo tiempo la esencia de su funcionamiento. De esta manera, se persigue maximizar la experiencia de las personas usuarias sin renunciar a la dinámica actual y dotarla de los medios necesarios para dar soporte al mensaje que difunde.

Este centro, también conocido como Aula de Artigas, se ha consolidado en los últimos años como un espacio singular e imprescindible para dar a conocer el sistema de gestión de residuos de Bizkaia. En él se pone en valor la prevención, la gestión sostenible y los residuos con un enfoque innovador y con la visión del conjunto del territorio, aportando información de alta calidad y utilizando recursos de sensibilización y promoción del compromiso ambiental para impulsar entre la población hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente.

BIZKAIREZIKLA, una herramienta digital para resolver dudas sobre reciclaje

Uno de los problemas más frecuentes a la hora de reciclar es saber exactamente en qué contenedor va cada uno de los residuos. Ahora, ese problema está solventado, gracias a una herramienta digital, Bizkairezikla. Esta herramienta está disponible en la web de Garbiker y en ella se pueden realizar consultas para conocer cuál es el contenedor correcto para depositar un catálogo de más de 6.000 residuos agrupados en 19 categorías: alimentación, bebés, bricolaje, electrónica y electrodomésticos, envases, higiene, iluminación, informática y telefonía; juegos, juguetes y deportes; material escolar y de oficina; farmacia, menaje y hogar; mobiliario, vehículos, obras domésticas, pilas y baterías; textil y complementos; limpieza y otros.

Este no es el único servicio que presta la web de Garbiker a la ciudadanía. También dispone de un sistema de geolocalización del garbigune más cercano al municipio de residencia de las personas usuarias de la web y en ella se puede consultar toda la información relativa a la gestión de los residuos en Bizkaia, incluidos los datos de recogida selectiva que anualmente se recogen en el Observatorio de Residuos de Bizkaia o pautas y consejos para mejorar la gestión de los residuos en los domicilios.

27 Dic

La ONU reconoce la aportación medioambiental de plantas como la de Zabalgarbi

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias Destacadas

DEIA

La Organización de Naciones Unidas ha reconocido la utilidad y la importancia de la actividad de las plantas de valorización energética, así como su papel clave en las políticas de gestión de residuos y en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Centro Internacional de Tecnología Ambiental de la ONU ha recogido estas consideraciones en su informe oficial “Valorización energética: consideraciones para una toma de decisiones informada” (Waste to Energy: Considerations for Informed Decision-making). Este documento ha sido publicado a modo de manual para poder analizar e impulsar la valorización energética de los residuos urbanos a nivel global.

Desde la ONU destacan cuatro importantes aportaciones de estas plantas. La primera respecto al cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, al evitarse la eliminación de los residuos en vertederos. También describe la capacidad de extraer el valor energético que contiene la basura para generar electricidad y vapor o “district heating”, más habitual en países del norte de Europa. Ante la escasez de suelos, indica que estas plantas son capaces de reducir hasta un 90% el volumen de residuos que terminan en vertederos convencionales. Y por último, el departamento medioambiental de la ONU apuesta por la valorización energética que mejora las condiciones para la salud y el medio ambiente.

Además, este órgano internacional ha destacado cómo en las regiones más avanzadas del mundo se tratan con esta tecnología entre el 25% y el 30% de los residuos urbanos. A nivel mundial, en la actualidad hay más de 200 plantas de valorización energética en construcción, las cuales estarán operativas entre 2021 y 2023. Estas instalaciones aprovecharán el valor energético de los residuos que no se pueden reciclar para generar electricidad y/o calor, con el vapor de agua que se genera en su combustión.

Impacto en el cambio climático. Algunas de las evidencias que ha analizado Naciones Unidas demuestran que “el aire emitido por ciertas chimeneas de conversión de desechos en energía, puede ser más limpio que el aire que ingresa” y destaca “los beneficios climáticos de la conversión de residuos en energía”.

Según los datos oficiales de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), estas plantas generan electricidad para 14 millones de ciudadanos europeos. A día de hoy, en Europa existen más de 500 plantas incineradoras, entre ellas 126 en Francia, 98 en Alemania, 40 en el Reino Unido y 34 en Suecia.

Entre las nuevas incineradoras destaca la recién inaugurada en Copenhague. Esta planta, conocida como Copenhill (la colina de Copenhague), es una infraestructura incluida en el plan de regeneración urbana, con el que la capital danesa pretende convertirse para 2025 en la primera ciudad del mundo con cero emisiones. La planta cuenta con una pista de esquí instalada en su techo, un restaurante panorámico y el rocódromo artificial más alto del mundo. La instalación gestiona cada año 400.000 toneladas de basura y provee de agua caliente a 160.000 casas y de electricidad a 62.500 hogares.

Actividad de Zabalgarbi. En Bizkaia, Zabalgarbi trata anualmente unas 225.000 toneladas de residuos que no se pueden reciclar y es capaz de generar 650 gigavatios hora/año, lo que equivale al 35% de la electricidad que se consume en los hogares del territorio. En estos quince años de funcionamiento ha gestionado más de tres millones y medio de toneladas de residuos, que si hubieran ido al vertedero, hubieran ocupado lo mismo que siete veces el estadio San Mamés.

En este 2020 marcado por la pandemia, Zabalgarbi ha mantenido su servicio esencial las 24 horas al día, tratando entre otros, residuos de origen sanitario. Unos residuos que como las mascarillas, no se pueden reciclar y que requieren de un tratamiento específico para garantizar la destrucción de cualquier resto de virus.

Mientras tanto, en este periodo la planta ha realizado su parada técnica anual de mantenimiento y ha seguido avanzando en los proyectos de innovación e investigación. Entre ellos, destacan la próxima puesta en marcha de una planta gasinera para suministrar Gas Natural Comprimido a los nuevos camiones de basura y los proyectos de nuevas infraestructuras para la valorización energética y material de residuos.

Objetivos de Desarrollo Sostenible. La empresa sigue trabajando en el despliegue de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, dentro de su estrategia de gestión. Así lo expuso Inés Alonso, Directora de Responsabilidad Social y Medio Ambiente de Zabalgarbi, en la mesa que sobre los ODS ha organizado Cebek el pasado 14 de diciembre. En su intervención, Inés Alonso expuso que en 2021 la empresa tiene previsto desarrollar nuevas infraestructuras de distribución y almacenamiento de calor, la puesta en marcha de proyectos de digitalización, aumentar la eficiencia energética de su operación, reforzar las colaboraciones en materia de sensibilización ambiental y continuar con su apoyo a entidades sociales de Bizkaia.

Dentro de esta estrategia se enmarca el acuerdo de colaboración que Zabalgarbi firmó el pasado septiembre con la Cruz Roja, cuyo objetivo es paliar la situación generada por la pandemia del covid-19 en las personas, familias y mayores más vulnerables.

16 Dic

Gipuzkoa gastó 47,6 millones en exportar basura por la paralización de la incineradora

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

DIARIO VASCO

Desde 2016 hasta febrero de 2020 ha habido que llevar 630.390 toneladas de residuos a Cantabria, Navarra, Iparralde, Bizkaia y al vertedero privado de Mutiloa.

Un total de 47.682.798 euros es lo que ha costado a Gipuzkoa tener que exportar basura entre 2016 y 2020 a otros territorios y al vertedero privado de Mutiloa por no disponer en este tiempo de la infraestructura necesaria para tratar sus residuos tras el cierre de los vertederos públicos y después de que Bildu paralizase la construcción de la incineradora durante los años que gobernó la Diputación (2011-2015). Según ha podido saber este periódico, en total se han enviado 630.390 toneladas a diferentes ubicaciones, lo que arroja un coste medio de 75,6 euros por tonelada.

Leer más

01 Dic

CEWEP ve contraproducente incluir la incineración de residuos en el sistema de comercio de emisiones de la UE

Zabalgarbi Sin categoría, Zabalgarbi Noticias

RESIDUOS PROFESIONAL

La Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética de Residuos (CEWEP) considera que incluir a su sector en el régimen de comercio de emisiones (ETS) no ayudaría a alcanzar los objetivos climáticos y de sostenibilidad de la UE, e incluso podría ser perjudicial al desviar toneladas de residuos no reciclables hacia formas de eliminación más baratas y con mayor impacto, como los vertederos.

En el contexto de la revisión del ETS de la Unión Europea, la organización ha aportado una serie de argumentos para que sean considerados al examinar la contribución del sector de los residuos a esos objetivos. Así, defiende que la incineración de residuos municipales y peligrosos esté exenta del actual régimen de comercio de derechos de emisión, ya que las plantas de conversión de residuos en energía «forman parte de un sistema integrado de gestión de residuos, mientras que el ETS es un mecanismo de mercado».

Para CEWWP, la aplicación de medidas como el ETS UE exclusivamente a las plantas de valorización energética (y no a todo el sector de los residuos) sería «contraproducente», ya que «el mercado fomentaría el desvío de algunas corrientes de residuos hacia vías más baratas y menos respetuosas con el medio ambiente».

«La incineración de residuos, como todas las demás industrias, debe contribuir y contribuye a la mitigación de los gases de efecto invernadero», dice el presidente del CEWEP, Paul De Bruycker. «Sin embargo, la ampliación del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea a la incineración de residuos no supondría una disminución real de las emisiones de gases de efecto invernadero de las plantas de valorización energética. Se aplicaría demasiado lejos de la fuente de CO2 -productos y envases de plástico que nos llegan como residuos no reciclables-, y por lo tanto no tendría el efecto deseado», añade.

Muchos países aún dependen del vertedero

A diferencia de otras industrias, los operadores de las plantas de valorización energética no pueden elegir las características o la huella de carbono de los insumos de sus instalaciones -residuos que no pueden ser reciclados-. Por ello, el sector cree que «si se añaden costos suplementarios relacionados con el carbono a los impuestos que ya se imponen a estas plantas en numerosos Estados miembros de la UE, el tratamiento de los residuos resultará más caro para los municipios y, por lo tanto, para los ciudadanos». Al mismo tiempo, esta medida «no provocaría ningún efecto de control adicional» de los gases de efecto invernadero (GEI). Y además, «aumentaría el precio del reciclaje», ya que las plantas de valorización energética de residuos tratan también los rechazos de las plantas de clasificación y reciclaje.

Para CEWEP, encarecer la valorización energética podría ser incluso contraproducente para el clima, teniendo en cuenta que numerosos Estados miembros de la UE siguen dependiendo en gran medida de los vertederos (más baratos) y podrían inclinarse a seguir depositando sus residuos en ellos, a pesar de su fuerte impacto climático.

En el caso de los residuos plásticos no reciclables (la fuente del CO2 fósil) tratados en las plantas europeas de valorización energética, las únicas alternativas para CEWEP son los vertederos, la exportación a otros países -a menudo con normas ambientales y sociales más bajas que en Europa- o el tratamiento en plantas industriales que no tienen que cumplir los mismos requisitos ambientales.

Incineración de residuos sanitarios

Por otra parte, la incineración permite «destruir de forma segura y permanente» los contaminantes presentes en estos residuos. De hecho, CEWEP destaca que la importante tarea higiénica que cumplen las plantas de valorización energética de residuos para la sociedad ha quedado demostrada durante la pandemia de la COVID-19, «cuando los residuos infecciosos de hospitales, instalaciones sanitarias y hogares fueron tratados de forma segura con altas temperaturas en plantas de incineración de residuos en toda Europa».

La organización concluye que las plantas europeas de valorización energética de residuos compensan las emisiones de GEI «mediante el desvío de los vertederos, la sustitución de los combustibles fósiles en la producción de energía y la recuperación de material de las cenizas de fondo». Además, están «explorando tecnologías de captura y almacenamiento de carbono» cuando esta sea posible.

21 Oct

Varias organizaciones defienden la valorización energética de residuos como actividad sostenible en la taxonomía de la UE

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

RESIDUOS PROFESIONAL

Nueve asociaciones empresariales de diversos sectores relacionados con la gestión de residuos han publicado una declaración conjunta pidiendo que se considere positivamente la conversión de residuos en energía como actividad sostenible en la taxonomía de la UE. La declaración subraya la contribución de la valorización energética de residuos para una Europa sostenible, «gracias a su papel en la autosuficiencia energética y material, su complementariedad con el reciclaje y la energía renovable, pero también con otras industrias».

La declaración ha sido firmada por nueve asociaciones que representan a varios sectores importantes a nivel de la UE como son CEWEP, Cogen Europe, Energy-Cities, ESWET, Energy Technologies Europe, Euroheat & Power, European Aluminium, FEAD y Municipal Waste Europe.

Estas organizaciones acogen con satisfacción el lanzamiento de la Plataforma de Financiación Sostenible, ya que Europa se propone alcanzar la neutralidad climática para 2050. A este respecto, la «Taxonomía de la UE» es un paso importante para orientar la transición verde. Sin dejar de respetar la jerarquía de residuos de la UE, los firmantes de la declaración creen que es importante que la Plataforma considere más a fondo los sectores que se ocupan de la gestión de los residuos, la producción de calor y la eficiencia energética, ya que «aportan contribuciones significativas a todos los objetivos ambientales enumerados en la taxonomía».

Las plantas de valorización energética de residuos «vinculan sectores clave de la economía -gestión de residuos, sectores de la calefacción y la electricidad y otros- y son facilitadores clave de la integración de sistemas que hacen de puente entre la construcción de una economía más circular, una unión energética y el logro de los objetivos del cambio climático», asegura el documento.

La declaración subraya también que, como ya ha reconocido la Comisión, la valorización energética de residuos tiene un papel que desempeñar en la economía circular como herramienta complementaria al reciclaje y desviando los residuos no reciclables de los vertederos, lo que evita las emisiones de metano. Esto también ayudaría a cumplir el objetivo de vertido de la UE. Igualmente, permite obtener energía para su uso comunitario y en las industrias, y recupera valiosas materias primas secundarias, lo que completa la adecuada recogida y clasificación por separado para evitar la posterior extracción de material virgen.

14 Oct

Un informe de PWC concluye que la valorización energética de residuos es una actividad ambientalmente sostenible

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

RESIDUOS PROFESIONAL

La recuperación de energía a partir de residuos es una posible vía para hacer un mejor uso de los recursos de los residuos, en particular de los residuos no reciclables, y desempeña su papel en la economía circular, como un paso previo a la eliminación en la cadena de gestión de residuos. Sin embargo, el papel de la valorización energética de residuos en el contexto de las disposiciones del Reglamento de Inversiones Sostenibles de la UE (más conocido como Reglamento de Taxonomía), que entró en vigor el pasado 12 de julio, no está claro, ya que no se especifica si puede ser considerada una actividad económica sostenible.

Por ello, la Federación Europea de Gestión de Residuos y Servicios Ambientales (FEAD) encargó a la consultora PricewaterhouseCoopers un análisis e interpretación legal del Reglamento de Taxonomía con respecto a la cuestión de si la incineración de residuos para valorización energética (WtE), cumpliendo los criterios de eficiencia energética R1, puede ser considerada una actividad económica ambientalmente sostenible. Esta aclaración es necesaria antes de la definición detallada de «actividades sostenibles» e «inversiones verdes» en la futura taxonomía.

El objetivo del Reglamento de Taxonomía es llevar las consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza al centro del sistema financiero y de las decisiones de inversión ecológica. El reglamento establece algunos criterios generales para determinar la sostenibilidad de las actividades, como base para una descripción detallada de las actividades verdes en la futura taxonomía. Sin embargo, no distingue entre la incineración de residuos para la recuperación de energía y la incineración de residuos para su eliminación, mientras que, dependiendo del propósito particular de la incineración de residuos, el impacto en la economía circular varía y, por lo tanto, la sostenibilidad de la actividad.

El análisis jurídico utilizó todos los métodos aplicados para interpretar las disposiciones de la legislación de la UE, teniendo en cuenta la legislación europea sobre residuos y el marco político, y concluyó que (a) la incineración de residuos debe considerarse de manera diferenciada, (b) debe hacerse una distinción entre incineración para eliminación e incineración para valorización energética (R1), y que (c) la valorización energética de residuos (R1) es coherente con la economía circular, al tiempo que cumple otros objetivos medioambientales, siempre que se ajuste a la jerarquía de residuos. Por tanto, la valorización energética de los residuos no reciclables debe considerarse una actividad económica medioambientalmente sostenible.

El presidente de la FEAD, Peter Kurth, ha destacado al respecto que «al desviar los residuos no reciclables de los vertederos, garantizar su tratamiento ecológico y evitar el uso de combustibles fósiles, la conversión de residuos en energía (según los criterios R1) es una actividad clave para un mayor reciclaje y ahorro de emisiones de CO2. El análisis jurídico está en consonancia con los hechos».

29 Sep

El desperdicio de alimentos es responsable del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias

ECOAVANT

WWF ha alertado de que el desperdicio de alimentos, uno de los «mayores problemas del insostenible» sistema alimentario predominante, es responsable del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la cadena alimentaria y cuesta a la economía europea 143 billones de euros al año, según ha informado al organización.

Con motivo de la celebración este martes del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y Desperdicio de Alimentos, WWF ha propuesto en un informe, elaborado junto a WRAP, recomendaciones para lograr un cambio en la política alimentaria y reducir este despilfarro a la mitad en la Unión Europea.

88 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente en la UE

El informe de WWF revela que mientras 88 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente en la UE, 112 millones de personas comunitarias vivían en 2017 en hogares en riesgo de pobreza o exclusión social y 5,8 millones de personas en circunstancias de privación severa, lo que significa que «no han tenido acceso a alimentos adecuados y dietas saludables».

Además, asegura que el malgasto de alimentos «no solo representa un problema ético, es también una de las principales causas indirectas de pérdida de biodiversidad» y que producir cada alimento supone una huella de agua, suelo y energía.

El derroche de 250 billones de litros de agua al año

«Por ejemplo, si no malgastásemos a nivel mundial un tercio de la comida, evitaríamos el derroche de 250 billones de litros de agua al año, lo que equivale al consumo de agua potable para los próximos 30 años de 7.600 millones de personas», ha afirmado la ONG.

Para WWF los próximos años serán cruciales para poder cumplir en 2030 el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos y las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro.

«Cinco años después de haberse firmado los ODS, el de frenar el despilfarro alimentario sigue avanzando lentamente. Para lograrlo, España debe actualizar la estrategia a nivel estatal para reducir el malgasto de alimentos, con objetivos ambiciosos y medibles», ha subrayado la responsable del programa de alimentos de WWF España, Celsa Peiteado.

Para ello, WWF propone que los Estados miembros establezcan unos objetivos de reducción de malgasto de alimentos ambiciosos para 2023; que las empresas midan e informen sobre el desperdicio de alimentos en sus negocios; destinar más recursos para la innovación y tecnología; y que la Política Agraria Común (PAC) contemple fondos para prevenir el malgasto de alimentos.

3.300 millones de toneladas de CO2 al año

El estudio refleja que si la comida no consumida fuese un país, sería el tercer productor mundial de gases de efecto invernadero tras EEUU y China, al emitir 3.300 millones de toneladas de CO2 al año, según la FAO.

Además, apunta que para producir todos los alimentos que no se han consumido en el mundo en un año se emplea el agua de 100 millones de piscinas olímpicas; que no tirar un huevo supone no desperdiciar 185 litros de agua, aproximadamente el agua que consumimos en tres duchas; y que un kilo de carne supone no desperdiciar más de 15.000 litros de agua.

«Si no se desperdiciaran más de 780 millones de toneladas de cereales anuales, estaríamos ahorrando la misma cantidad de emisiones que emiten 631.821 vuelos transatlánticos», concluye la ONG.

18 Sep

Zabalgarbi y Cruz Roja Bizkaia firman un acuerdo de colaboración para paliar la vulnerabilidad de las familias generada por el Covid-19

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias Destacadas

CRUZ_ROJA

La empresa Zabalgarbi y Cruz Roja Bizkaia firman un acuerdo de colaboración para paliar la vulnerabilidad de las personas, familias y mayores generada por el Covid- 19. El acuerdo permitirá desarrollar actividades y programas de “CRUZ ROJA RESPONDE”, el llamamiento impulsado por Cruz Roja para hacer frente a la pandemia y que cuenta con las siguientes metas:

  • Contribuir a que las personas puedan superar las situaciones agudas o crónicas que ponen en peligro sus vidas.
  • Reducir las conductas que supongan riesgo, mejorar la gestión de la enfermedad y contribuir a la mejora de la salud.
  • Aportar los recursos necesarios a las personas que están en riesgo de pobreza y exclusión.
  • Promover la igualdad de oportunidades y, de esta forma, quienes se encuentren en esta situación de desventaja puedan reincorporarse y acceder al mercado laboral en igualdad de condiciones.
  • Promover la Igualdad de oportunidades educativas.
  • Actuar en el medio ambiente como factor global, de inclusión social y mejora de la calidad de vida de los colectivos más vulnerables.

Zabalgarbi, como empresa comprometida con su entorno, con la salud y el bienestar social de todas las bizkainas y bizkainos, y en especial con aquellas personas en situación más desfavorable, hace suyos estos objetivos del Llamamiento “Cruz Roja Responde” y aportará 3.000€ a Cruz Roja Bizkaia para el desarrollo de las activiades del llamamiento. El ámbito territorial de ejecución de esta colaboración será Bizkaia, con especial atención a la comarca de Enkarterri.

En la firma del acuerdo han participado Mikel Huizi, director general de Zabalgarbi, y Víctor Gutiérrez, presidente de Cruz Roja Bizkaia.

Sobre Cruz Roja:

Cruz Roja es una Institución humanitaria de carácter voluntario y de interés público, que desarrolla su actividad como auxiliar y colaboradora de las Administraciones Públicas bajo la protección del Estado, si bien conserva su independencia y autonomía, con plena aceptación de los principios del movimiento Internacional de CRUZ ROJA Y Media Luna Roja. La misión de CRUZ ROJA es “Estar cada vez más cerca de las personas vulnerables a través de acciones de carácter preventivo, asistencial, rehabilitador y de desarrollo, realizadas esencialmente por voluntariado”,

Sobre Zabalgarbi:

Zabalgarbi es la planta de valorización energética de residuos de Bizkaia. Se trata de un agente fundamental en la economía circular, contribuyendo a la solución integral del tratamiento de los residuos mediante la utilización de tecnologías innovadoras de valorización energética, aplicando la práctica de una gestión excelente basada en la transparencia, en el desarrollo profesional y en el firme compromiso con su entorno, velando por la salud de las personas, el medio ambiente y por la creación de valor para el accionista.