25 Urt

Eusko Jaurlaritzak, 2030erako, % 85 murriztuko du hondakindegira doazen hondakinen kopurua

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

EUSKO JAURLARITZA

Arantxa Tapia Ekonomiaren Garapeneko, Jasangarritasuneko eta Ingurumeneko sailburuak, gaur, 2030erako Euskadiko Hondakinen Prebentzio eta Kudeaketa Planaren zirriborroaren gako nagusiak azaldu ditu; planak Euskadik datorren hamarkadan jarraitu beharreko estrategia markatuko du. Eusko Jaurlaritzak 2030erako honako helburu hauek aurreikusten ditu: % 30 murriztea hondakinak sortzeagatiko tasa; hiri-hondakinen gaikako bilketa % 85era arte areagotzea; hondakin ez-arriskutsuen % 85 berrerabiltzea eta, hala, bigarren mailako material bilakatzea, eta % 15 baino gutxiagora murriztea hondakindegietan ezabatzea.

Gaur bilera telematikoa egin du hiru foru-aldundiekin eta, hartan, Tapia sailburuak Planaren dokumentua eman die Ingurumeneko sailetako arduradun nagusiei, izapidetzen hasteko eta datozen hilotan beste administrazio publiko batzuekin, sektoreko eragile nagusiekin eta Euskadiko herritarrekin egingo den parte-hartze publikoaren prozesuari ekiteko.

Kalkulatzen da datozen hamar urteotan 2030erako Euskadiko Hondakinen Prebentzio eta Kudeaketa Plana betearazteak 97 milioi euroko inbertsioa ekarriko duela. Horretarako, honako hauek lortzeko ekintza ugari izango dira abian: materialen zirkulartasuna lortzea, alegia, produktu berriak fabrikatzeko berriro erabili ahal izatea; klima-aldaketa arintzea; gardentasuna eta trazabilitatea hondakinen kudeaketan.

Ekintza horien artean, honako hauek nabarmendu behar dira:

– Isurpena gutxituko duten eta hondakinak bigarren mailako material gisa berrerabiltzea sustatuko duten lehentasunezko inbertsioak.

– 2030era arte Euskadiko isurpenaren autosufizientzia bermatzea eta, paraleloki, isuria murriztea, hondakinetarako azken aukera gisa.

Legegintza-garapenak egitea hondakinen arloan (esparru-legeria, erabilera berriak gaitzeko eta isuria debekatzeko dekretuak, etab.)

– Hondakinen isurpen- eta errausketa-kanona aktibatzea, Estatuko legeriarekin bat etorriz, hondakin bat isurtzea birziklatzea baino merkeagoa izan ezin delako premisarekin.

Ikuskaritzako eta zehapenerako baliabideak areagotzea, hondakinak kudeatzeko instalazioen egokitzapena eta funtzionamendu egokia bermatzeko.

– Agregakinak, lurralde eta bigarren mailako bestelako lehengaiak biltegiratzeko eta haien kalitate-kontrola egiteko instalazio publiko-pribatua sortzea; haren bidez, besteak beste, berrerabilerarako materialen gaineko kontrol handiagoa egin ahalko da.

Hondakin plastikoetarako behin betiko irtenbideak bultzatzea, hondakindegietan ez uzteko.

– Lehentasunezko hondakinetatik datozen bigarren mailako materialen erosketa publiko eta pribatu berdea sustatzea.

Ontzien goi-kalitateko berrerabileraren eta birziklapenaren prebentzioan eta sustapenean lan egitea.

– Aldundiekin eta Osalanekin elkarlanean, egiturazko fibrozementu suntsitua biltzeko eta kudeatzeko plana prestatzea eta herritarren esku egotea.

“Hondakinen Plan hori 2030erako Euskadiko Ekonomia Zirkularraren Estrategian eta Europako Itun Berdearen printzipioetan sartzen da, eta Euskadin ekonomia zirkularra errealitate bilakatzeko diseinatu da. Planean proposatzen diren ekintzak abiarazteak bide emango du Euskadin hondakinen sorkuntza nabarmen murrizteko, hondakinen baliozko materialak ateratzeko teknologiak sustatzeko eta bigarren mailako produktu horietarako merkatua sortzeko”, esan du Arantxa Tapia sailburuak.

Hondakinak Euskadin

Eskuragarri dauden azken zifren arabera, Euskadin hondakinen sorkuntza, 2018an, 6.089.377 tonakoa izan zen; alegia, % 4 jaitsi zen 2010. urtearekin alderatuta (erreferentziazko urtea Plan honetarako). Hondakin-kopuru horretatik, erdia baino gehiago, % 55, hondakin ez-arriskutsuena izan zen; % 20, eraikuntzako eta eraispeneko hondakinena; % 20, udal-hondakinena, eta % 5, hondakin arriskutsuena.

Hondakin horien tratamendua dela eta, % 1 baino gutxiago berrerabiltzeko prestatzen da; % 57 birziklatu egiten da; % 6 energetikoki balorizatzen da, eta % 37 nagusiki hondakindegian ezabatzen da.

Ekonomiaren ikuspuntutik, nabarmendu behar da aurrera egiten ari dela ekoitzitako BPGd-aren milioi bat euro bakoitzeko sortutako hondakin-kopuruarekiko urruntzean. Zehazki, 2018an, BPGd-aren milioi bat euro bakoitzeko 79 tona hondakin sortu ziren, eta, 2010ean, 95 milioi tona; alegia, % 17ko murrizketa egon da.

Hondakin ez-arriskutsuen isurpenaren kudeaketa

2030erako Euskadiko Hondakinen Prebentzio eta Kudeaketa Planak Euskadiko ekonomiak datorren hamarkadan izango dituen isurpen-beharrak jaso ditu. Hori horrela dakar Zaldibarko gertakariaren eta Mutiloako eta Larrabetzuko hondakindegiak itxi ondoren, datorren hamarkadarako aktibo dauden hamar hondakindegietan hondakin ez-arriskutsuak isurtzeko ahalmena 4.000.000 m3 ingurukoa dela. Aurreikuspena da Euskadiko ekonomiak 2030era arte 7.500.000 m3 isurtzeko ahalmena beharko duela.

Hondakinen isurketa pixkanaka egungo % 37tik 2030eko % 15era murrizteko, egungo zabortegiak egokitu beharko dira behar horri aurre egiteko. Hala ere, Eusko Jaurlaritzak egungo isurketa nahasiaren operatiboa aldatzea planteatzen du, eta zabortegi horiek biltegi bihurtzea, non hondakinak ordenatuta biltegiratzen diren etorkizunean aprobetxatzea errazteko.

25 Urt

Bizkaia. La gestión de residuos no para ni en pandemia de coronavirus

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

DEIA

“Tenemos claro que nuestro trabajo es esencial, es relevante, tanto antes de la pandemia como ahora”, resume Iñigo Asua, responsable de mantenimiento de la planta TMB, en referencia a las labores de recogida, tratamiento y clasificación de residuos urbanos. Una actividad que ni paró durante el confinamiento ni ha dejado de trabajar un solo día. “Desde que comenzó la pandemia –explica Irene Santisteban, oficial 1ª de Konpostegi– nos sentimos más valorados, porque hemos tenido que trabajar para que todo funcione, nuestra labor se ha visto más reconocida”.

Las empresas y plantas de tratamiento de residuos que funcionan en Euskadi no han sido ajenas al impacto del coronavirus en la vida diaria y la sociedad vasca pero, por su función clave en la salubridad y limpieza de pueblos y ciudades y en la protección medioambiental, se han tenido que adaptar a las nuevas circunstancias en un tiempo récord. A las medidas de protección ya habituales, sus trabajadores han sumado equipos más completos y nuevos elementos, como mascarillas con filtros, gafas, buzos o más guantes, además de espaciar las entradas y salidas del personal para evitar grupos o establecer distancias mínimas en las reuniones. En algunos casos también están viviendo un aumento exponencial del volumen de trabajo, lo que ha obligado a incrementar turnos y hacer contrataciones.

Tal y como reseña Ioseba Prados, jefe de turno de Zabalgarbi, la pandemia pilló a todos desprevenidos, pero en el sector de la gestión de residuos vieron la necesidad de responder para seguir prestando servicio. “Nuestra planta trabaja las 24 horas, los trescientos sesenta y cinco días del año, generando energía eléctrica a partir de los residuos de Bizkaia que ya no se pueden reciclar. El 10 de marzo trabajaba en el turno de tarde y por la mañana estaba en plena salida con la bicicleta cuando, sobre las nueve de la mañana y llegando a Sodupe, recibí la llamada de teléfono que me convocaba a la primera reunión sobre covid-19, que tendría lugar en nuestra planta a las doce. En esa reunión empecé a darme cuenta de la gravedad de este virus y lo que podría significar”, recuerda Prados.

“Somos un equipo de cinco personas en el turno que llevamos muchos años trabajando juntos –añade–, siempre en ciclos de dos mañanas, dos tardes, dos noches y descansando cuatro días. La confianza entre nosotros es alta y el día antes de entrar, hablamos y confirmamos que estábamos todos bien. Es fundamental el trabajo en equipo y de la noche a la mañana, teníamos que mantener esa capacidad de trabajo coordinado, garantizando siempre las mayores medidas de seguridad. Entre otras, hemos habilitado una sala de control provisional, por si fuera necesario una desinfección de urgencia. También hemos adaptado todos los procedimientos de permisos de trabajo, las relaciones con el personal de mantenimiento e incluso las relaciones entre los propios miembros del turno”.

Más residuo sanitario

Antonio López, responsable de planta de la empresa Sterile Services, dedicada al procesamiento de residuos sanitarios (los que provienen de hospitales y centros de salud), destaca que de un día para otro se encontraron con que el volumen de material a tratar se había multiplicado por diez. En esta empresa, ubicada en Gordexola se desinfecta el material usado en aquellos centros sanitarios cuyo personal se tiene que proteger ahora de una manera especial. Eso se traduce en muchas más mascarillas, gorros, guantes, batas desechables, buzos, etc. que se suman al residuo biosanitario y medicamentos que genera la actividad habitual. “Al principio fue un poco caos –reconoce Antonio López–, el volumen de material se multiplicó por diez, ocurrió de repente y nos pilló de sopetón. Pero con paciencia, con mucho trabajo y con dedicación fuimos sacando el trabajo adelante. Nosotros siempre trabajamos con muchas medidas de seguridad, debido al tipo de material que tratamos, por eso a nosotros la pandemia no nos ha cambiado la manera de trabajar, lo que sí hemos notado es que ha crecido mucho el volumen de residuos que debemos gestionar. Para ello hemos contratado mucha más gente y hemos establecido otro turno de trabajo”.

López cuenta que “al principio”, como ocurrió en toda la sociedad, “hubo miedo porque no se sabía casi nada del virus” y eso, unido al aumento de trabajo, generó cierta preocupación “por organizar a la gente, por garantizar que todo funcionara bien”. “Nos hemos adaptado a la situación, se aumentaron las recogidas en hospitales, doblamos turnos”. Sobre la importancia de un trabajo que consiste en desinfectar material sanitario usado el responsable de planta de Sterile Services afirma que “la gente piensa que eso se hace solo, nosotros, sin embargo, enseguida comprendimos que teníamos que hacer todo lo necesario para procesar muchos más residuos. Hemos hecho todo lo que se necesitaba, hemos trabajado sábados y domingos, hemos tenido turnos de doce horas. Hicimos todo lo necesario y luego buscamos soluciones para que ese exceso de horas y días no tuviera que repetirse. No hemos dejado de trabajar ni un solo día desde que empezó la pandemia”, concluye.

Se recicla más

Irene Santisteban trabaja en Konpostegi y tampoco ha parado. “Sí hemos notado cambios en el trabajo a causa de la pandemia, sobre todo en los EPI (equipos de protección individual), que siempre hemos tenido, pero se han incrementado. También en la desinfección del material y la maquinaria que usamos. Además cambiaron las normas y en las zonas comunes de la empresa solo podemos permanecer de uno en uno”, enumera Irene Santisteban.

Tanto ella como Iñaki Asua, de TMB, desmienten que en los meses que llevamos de pandemia, incluidos los del confinamiento, el hecho de estar más tiempo en casa se haya traducido en un aumento de los residuos urbanos que se deben tratar, clasificar y reciclar. “Pensábamos que iba a incrementarse la cantidad de residuos que llegarían a la planta –explica Santisteban–, pero los datos dicen que se ha mantenido porque aunque haya subido algo el residuo doméstico, al mismo tiempo ha bajado el que proviene de la hostelería y también de los colegios, de los que normalmente nos llega un montón. Lo que sí ha aumentado, porque la gente está más concienciada con la conveniencia de reciclar, es el residuo que se deposita en el contenedor marrón, el de orgánico. De 2019 a 2020 en Bizkaia se recicla entre un 5 y un 10% más en el contenedor marrón. Pero, en general, el nivel de residuos se ha mantenido”.

“Puede que el residuo doméstico se haya incrementado pero ese aumento se ha visto compensado con un descenso de los residuos que proceden del comercio y la hostelería”, apunta Iñaki Asua. Así, con un volumen de trabajo similar al de antes de la pandemia, tanto en TMB como en otras instalaciones de este tipo, la seguridad ha sido una prioridad. “Los protocolos de seguridad y prevención implantados previamente y coordinados por Garbiker, la Diputación Foral de Bizkaia y nuestros servicios de prevención, cubren perfectamente las necesidades exigidas por la pandemia. De hecho, no hemos tenido grandes cambios en la forma de trabajar”, asegura Asua. No obstante, reconoce que “somos un grupo humano como cualquier otro, hay compañeros que tienen más preocupación que otros, lo que sí es común es que todos estamos muy atentos a trabajar con seguridad y creo que las medidas que se han implantado proporcionan un nivel alto de protección. Además los trabajadores nos estamos implicando para cumplir unas medidas que nos dan tranquilidad. No veo nerviosismo porque estamos trabajando con seguridad”, afirma.

En el caso de los trabajadores de recogida y tratamiento de residuos, como en el de todos los ciudadanos, la pandemia no solo ha tenido afecciones en lo laboral, sino que las circunstancias personales también han marcado unos meses en los que su labor “quizás ha pasado más desapercibida que otras”, pero que se ha considerado esencial. Irene Santisteban cuenta que en los primeros meses de la pandemia y ante el desconocimiento sobre las vías de contagio, ella decidió aislarse en una vivienda distinta a la habitual, que comparte con su madre. “Tenía que ir todos los días a trabajar y no quería exponer a mi madre, me fui a otra casa para no arriesgarla a un posible contagio”, narra.

Ioseba Prados, de Zabalgarbi, también extremó las precauciones. “La sensación de miedo por el contagio estaba y sigue estando presente, aun cuando la higiene, tanto del personal como de los puestos de trabajo, es constante. Los despachos y los puestos compartidos se desinfectan antes y después de cada cambio de turno. Durante el confinamiento “duro” –entre marzo y abril–, veníamos a trabajar con mucho miedo, porque el contagio entre nosotros podía implicar el contagio a nuestros familiares y a todos los miembros del equipo. Yo me quitaba la ropa en la entrada de mi casa e iba directo a la ducha y la ropa, directamente a la lavadora. Y eso que ya salía duchado de la empresa. En esos días, la sensación de estar solo en la carretera, circulando con un salvoconducto en los trayectos de casa a la empresa… me parecía estar viviendo una película”, reconoce.

13 Urt

Tapiak txalotu egin du ekoizpen-sistemaren hondakinei balioa eman eta horiek birziklatzen dituzten industrien lana, eta berretsi du Eusko Jaurlaritzaren ekonomia zirkularraren aldeko apustua

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

IREKIA

Arantxa Tapia Ekonomiaren Garapeneko, Jasangarritasuneko eta Ingurumeneko sailburuak berretsi egin du Eusko Jaurlaritzak ekonomia zirkularrarekin duen konpromisoa. Hala adierazi du, gaur goizean OTUA enpresara eginiko bisitan. Enpresa hori Legutioko (Araba) Goiain industrialdean dago; 25 milioi euro inbertitu ditu nahaste metaliko konplexuak banantzen; beste 13 milioi inbertituko ditu plastikoak tratatzen, eta, hala, ekoizpen-sistemak sortzen dituen hondakinei balioa ematea eta haiek birziklatzea lortuko du.

Tapia, Amaia Barredo Ingurumeneko sailburuordearekin eta Javier Agirre Ingurumen Administrazioaren zuzendariarekin batera, gizarte osoarentzat horrelako industrien aldeko apustuak egiteak duen garrantzia nabarmendu du; alegia, hondakinen balio potentziala kontuan hartu eta material berriak eskuratu eta, hala, bigarren bizitza ematen dizkietenen aldeko apustua egiteak.

“Euskadik 20 urte baino gehiago daramatza ekonomia zirkularrean lanean”, esan du Tapiak, “eta, gaur egun, erreferentea da eremu horretan, bereziki industria-eremuan. Gaur egun, Euskadiko 240 industria-enpresa inguru –177 ETEak dira– ari dira dagoeneko praktika edo eredu zirkularrak aplikatzen”.

Gaur arte, honako hauek dira ekonomia zirkularrean sektore aktiboenak: automobilgintza, garraio-ekipamenduak, elektrikoak eta elektronikoak, makina-erreminta, metala, kimikoa, altzariena, eraikuntzarena eta ingurumen-zerbitzuen azpisektorea. Eusko Jaurlaritzak, baina, aurten ekonomia zirkularrerako laguntzen programa berezi eta hobeturako deialdia egingo du, aurrerapausuak ematen jarraitzeko.

Gobernuak 2 M €-ren bidez lagundu ditu ingurumena hobetzeko 66 proiektu Euskadiko industrian. Eta aurtengo aurrekontuan, Tapiak esan duenez, “ahalegin handiagoa egingo da eta, horretarako, lerro horren finantzaketa bikoiztu egingo da eta 4 milioikoa izango da, eta funtsak eskatuko zaizkio Next Generation-i, ekonomia zirkularraren estrategian eta hondakin-plan berrian ezarritako neurriak sustatu ahal izateko. Hondakina murrizteko eta hari balioa emanez bigarren mailako baliabide edo material eraldatzeko asmoz”.

Ekonomia zirkularra Euskadin BPGd-aren % 1,12 da, eta urteko diru-sarrera gordinak 764 M € dira. Enpleguari dagokionez, 18.463 enplegu daude ekonomia zirkularrarekin lotuta, alegia, EAEko enplegu-kopuru osoaren % 2,08. Balio hori Espainiakoa eta Alemaniakoa baino handiagoa da; haietan % 2,00 eta % 1,71 da, hurrenez hurren, ekonomia zirkularrarekin lotura duten enpleguen ehunekoa.

Ekonomia zirkularrak industriari dakarzkion erronkak garrantzitsuak dira. Irtenbide berritzaileak baliatuko balira, zirkularragoak, batez beste lehengaien kontsumoan % 6ko aurrezpena aurreikusten da; alegia, 2.000 M €-ko aurrezpena Euskadiko industrian.

Tapiak zorionak eman dizkio OTUAri, egiten duen bultzadagatik, eta honako hau gogorarazi du: “XXI. mendeko industriak ingurumenaren aldagaia eta I+G+b jarduera integratzeko gai den industria digitalizatua izan behar du, horrela ekoizpen jasangarriagoa lortzeko. 2021erako, Ekonomiaren Garapen, Jasangarritasun eta Ingurumen Sailaren aurrekontuaren % 40 baino gehiago –268 milioi euro ditu– I+G+b jardueraren aldeko apustura bideratu da, bai industria-eremuan bai lehen sektorean eta elikagaigintzan.

Eusko Jaurlaritzak urtarrilean onartu zuen “Euskadiko 2030erako ekonomia zirkularraren estrategia”, hiru helburu estrategikorekin:

– Produktibitate materiala % 30 handitzea.
– Material zirkularraren erabilera-tasa %30 handitzea.
– BPGren unitate bakoitzeko sortutako hondakinen tasa %30 murriztea.

Honako hauek baieztatzen dute krisi honetatik irteteko jasangarritasuna eta ingurunearekiko eta ingurumenarekiko errespetua integratzen dituen irteera behar dela: Europar Batasunak “Itun Berdea” onetsi izana, ekonomia berdetzeko eta industria-sektoreen lehiakortasuna areagotzeko programa honetatik bideratuko den laguntza ekonomikoen pakete garrantzitsua aintzat hartuta, eta Next Generation EU leheneratze-programa.

OTUA ekonomia zirkularraren estrategiaren helburuetan laguntzen duen enpresa den aldetik, enpresa eredugarria da, berritzailea, eta etengabeko inbertsioak egiten ditu bai hondakinen aprobetxamendurako balio-katearen prozesu berrietan, bai funtsezko prozesuak sartzen eta hobetzen.

PPGR2030 hondakinak kudeatzeko plan berria

Datozen 10 urteetarako aurreikusten den arau-, ekonomia- eta ingurumen-esparrua ikusita, Eusko Jaurlaritza PPGR2030 Hondakinak Kudeatzeko Planean lanean ari da, hondakinen arloko Europako araudira egokitzeko eta hondakinen adierazleak hobetzeko.
Tapiak “isurketaren arazoa konpontzearen” alde egin du, eta hondakinen kudeaketaren hierarkiaren egoera guztietan lanean jarraitzearen garrantzia azpimarratu du.
Hala ere, Zaldibarko gertakariaren ondorioz hondakin ez-arriskutsuak isurtzeari dagokionez, Mutiloako eta Larrabetzuko zabortegiak ixtearen ondorioz eta mota horretako gainerako instalazioen balio-bizitza txikiaren ondorioz, lehentasunezko ingurumen-erronka epe labur eta ertaineko isurketa minimizatzea da, hondakinak gure autonomia-erkidegotik kanpo lekualdatu behar ez direla bermatzeko, eta, bestalde, isurketa gutxieneko mailetaraino murriztea ahal den neurrian, duseztatzeko azpiegiturak sahiesteko.

Sailburuak planaren helburu gisa ezarri du “bigarren mailako materialen merkatu egonkor eta seguru bat sortzea, 2030erako 10MM tonara iritsiko dena”, euskal enpresen lehiakortasuna eta enpleguaren sorrera sustatuz.

04 Urt

El aula de educación ambiental de Artigas se podrá visitar de forma virtual

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

DEIA

El aula de educación ambiental de Artigas tendrá una recreación virtual de forma que pueda seguir cumpliendo su función educativa y didáctica sin que los asistentes tengan que desplazarse físicamente hasta su espacio. La sociedad pública Garbiker ya venía trabajando en una alternativa a las visitas físicas del aula, cuya alta demanda hace que haya solicitudes que no se pueden atender, una necesidad que se ha vuelto más acuciante con la pandemia y sus restricciones de movilidad y aforos.

Dirigido tanto a escolares y estudiantes universitarios y de FP, como a asociaciones y otros grupos, el Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia se ha consolidado como un espacio singular e imprescindible para divulgar el sistema de gestión de residuos del territorio. Su objetivo es dar a conocer a la ciudadanía todos los procesos de prevención, reutilización y reciclaje de los residuos generados en Bizkaia, realizando también una labor de sensibilización para impulsar hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente.

Su actividad principal son las visitas guiadas, que se adaptan en función del público al que van dirigidas. En ellas se explican los procesos de reciclaje más conocidos, se dan a conocer los tratamientos de residuos a través de animaciones mecánicas, físicas e infografías, y se proyecta un vídeo sobre el proceso de reciclaje en el simulador del aula.

Pese a que la visita se apoya en elementos audiovisuales, implica la necesidad de acudir presencialmente al centro, por lo que la disponibilidad de realizarlas está condicionada por sus horarios de funcionamiento y un calendario limitado.

El proyecto para realizar una recreación virtual se enmarca dentro del proceso de renovación integral en el que se halla inmersa el Aula de Artigas, y que va a implicar tanto la renovación tecnológica de los dispositivos del espacio como la puesta al día de los contenidos, ya que ambos han quedado en gran medida obsoletos desde que se puso en marcha en 2004. “Nuestro objetivo es mantener la esencia del funcionamiento actual del centro, que tan buenos resultados ha obtenido, y al mismo tiempo mejorar la experiencia de las personas usuarias. Buscamos modernizar estas instalaciones para que puedan seguir prestando un servicio de calidad y permitan avanzar en nuestro objetivo de dar a conocer la gestión de los residuos que llevamos a cabo en Bizkaia e impulsar entre los ciudadanos hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente”, destacó la diputada de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, al presentar el proyecto de renovación.

Alta demanda

Ya antes de la llegada de la pandemia del coronavirus, se hacía patente la necesidad de dar una respuesta a la elevada demanda de visitas que tenía el espacio y que sobrepasaba de forma recurrente su capacidad de atención presencial. Ello implica que, a lo largo del curso lectivo, existen solicitudes de visita por parte de diferentes colectivos que no se pueden atender. Un ejemplo; solo durante el curso 2019-2020 estaba prevista la asistencia a las instalaciones de más de 6.000 personas.

Pero además, la crisis sanitaria de la covid-19 ha puesto sobre la mesa la necesidad de contar con herramientas de comunicación y sensibilización alternativas que permitan continuar con la actividad del aula sin necesidad de que se tenga que realizar una visita física a las instalaciones.

Es por ello por lo que la sociedad pública Garbiker, dependiente de la Diputación, va a realizar una recreación virtual de aula, que incluya un paseo virtual por todas las áreas del centro y el acceso a todas las piezas audiovisuales y juegos. Las visitas se podrán realizar tanto en euskera como en castellano, de dos formas diferentes. Por una parte, una visita autoguiada, de forma que el usuario pueda navegar por las diferentes áreas del centro y acceder a los contenidos de forma autónoma y, por otra, una visita guiada por parte del personal del centro. Esta modalidad está pensada para que el personal del centro pueda simular una visita al aula de forma telemática, de tal forma que en remoto y mediante una videollamada o un soporte similar, se pueda realizar una presentación equivalente a la que se llevaría a cabo en el centro de manera presencial. El proyecto tendrá un coste de 72.600 euros.

28 Abe

La ONU reconoce la aportación medioambiental de plantas como la de Zabalgarbi

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias Destacadas EU

DEIA

La Organización de Naciones Unidas ha reconocido la utilidad y la importancia de la actividad de las plantas de valorización energética, así como su papel clave en las políticas de gestión de residuos y en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Centro Internacional de Tecnología Ambiental de la ONU ha recogido estas consideraciones en su informe oficial “Valorización energética: consideraciones para una toma de decisiones informada” (Waste to Energy: Considerations for Informed Decision-making). Este documento ha sido publicado a modo de manual para poder analizar e impulsar la valorización energética de los residuos urbanos a nivel global.

Desde la ONU destacan cuatro importantes aportaciones de estas plantas. La primera respecto al cambio climático, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, al evitarse la eliminación de los residuos en vertederos. También describe la capacidad de extraer el valor energético que contiene la basura para generar electricidad y vapor o “district heating”, más habitual en países del norte de Europa. Ante la escasez de suelos, indica que estas plantas son capaces de reducir hasta un 90% el volumen de residuos que terminan en vertederos convencionales. Y por último, el departamento medioambiental de la ONU apuesta por la valorización energética que mejora las condiciones para la salud y el medio ambiente.

Además, este órgano internacional ha destacado cómo en las regiones más avanzadas del mundo se tratan con esta tecnología entre el 25% y el 30% de los residuos urbanos. A nivel mundial, en la actualidad hay más de 200 plantas de valorización energética en construcción, las cuales estarán operativas entre 2021 y 2023. Estas instalaciones aprovecharán el valor energético de los residuos que no se pueden reciclar para generar electricidad y/o calor, con el vapor de agua que se genera en su combustión.

Impacto en el cambio climático. Algunas de las evidencias que ha analizado Naciones Unidas demuestran que “el aire emitido por ciertas chimeneas de conversión de desechos en energía, puede ser más limpio que el aire que ingresa” y destaca “los beneficios climáticos de la conversión de residuos en energía”.

Según los datos oficiales de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), estas plantas generan electricidad para 14 millones de ciudadanos europeos. A día de hoy, en Europa existen más de 500 plantas incineradoras, entre ellas 126 en Francia, 98 en Alemania, 40 en el Reino Unido y 34 en Suecia.

Entre las nuevas incineradoras destaca la recién inaugurada en Copenhague. Esta planta, conocida como Copenhill (la colina de Copenhague), es una infraestructura incluida en el plan de regeneración urbana, con el que la capital danesa pretende convertirse para 2025 en la primera ciudad del mundo con cero emisiones. La planta cuenta con una pista de esquí instalada en su techo, un restaurante panorámico y el rocódromo artificial más alto del mundo. La instalación gestiona cada año 400.000 toneladas de basura y provee de agua caliente a 160.000 casas y de electricidad a 62.500 hogares.

Actividad de Zabalgarbi. En Bizkaia, Zabalgarbi trata anualmente unas 225.000 toneladas de residuos que no se pueden reciclar y es capaz de generar 650 gigavatios hora/año, lo que equivale al 35% de la electricidad que se consume en los hogares del territorio. En estos quince años de funcionamiento ha gestionado más de tres millones y medio de toneladas de residuos, que si hubieran ido al vertedero, hubieran ocupado lo mismo que siete veces el estadio San Mamés.

En este 2020 marcado por la pandemia, Zabalgarbi ha mantenido su servicio esencial las 24 horas al día, tratando entre otros, residuos de origen sanitario. Unos residuos que como las mascarillas, no se pueden reciclar y que requieren de un tratamiento específico para garantizar la destrucción de cualquier resto de virus.

Mientras tanto, en este periodo la planta ha realizado su parada técnica anual de mantenimiento y ha seguido avanzando en los proyectos de innovación e investigación. Entre ellos, destacan la próxima puesta en marcha de una planta gasinera para suministrar Gas Natural Comprimido a los nuevos camiones de basura y los proyectos de nuevas infraestructuras para la valorización energética y material de residuos.

Objetivos de Desarrollo Sostenible. La empresa sigue trabajando en el despliegue de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, dentro de su estrategia de gestión. Así lo expuso Inés Alonso, Directora de Responsabilidad Social y Medio Ambiente de Zabalgarbi, en la mesa que sobre los ODS ha organizado Cebek el pasado 14 de diciembre. En su intervención, Inés Alonso expuso que en 2021 la empresa tiene previsto desarrollar nuevas infraestructuras de distribución y almacenamiento de calor, la puesta en marcha de proyectos de digitalización, aumentar la eficiencia energética de su operación, reforzar las colaboraciones en materia de sensibilización ambiental y continuar con su apoyo a entidades sociales de Bizkaia.

Dentro de esta estrategia se enmarca el acuerdo de colaboración que Zabalgarbi firmó el pasado septiembre con la Cruz Roja, cuyo objetivo es paliar la situación generada por la pandemia del covid-19 en las personas, familias y mayores más vulnerables.

27 Abe

Bizkaia innova para mejorar la sostenibilidad en la gestión de residuos

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

DEIA

La innovación ha llegado a la gestión de los residuos en beneficio de la sostenibilidad. En Bizkaia, la sociedad pública foral Garbiker, encargada de la gestión de los residuos, ha llevado a cabo diversas renovaciones en los servicios que presta a la ciudadanía y basadas en ese binomio innovación-sostenibilidad.

Este proceso ha tenido como uno de los primeros hitos la renovación del sistema de recogida selectiva de envases ligeros, en donde se aplicó la innovación en dos ámbitos fundamentales: la sustitución de los contenedores por un modelo 100% reciclable y la renovación de la flota de camiones con la introducción de vehículos GNC y duales.

En ambos casos se han producido mejoras tanto en los aspectos relacionados con el cuidado del medio ambiente como con aquellos que tienen que ver con una mayor eficiencia en la prestación del servicio.

Los aproximadamente 4.000 nuevos contenedores amarillos distribuidos por toda Bizkaia tienen una vida útil más larga, ya que están fabricados con acero al carbono, y, además, son más sostenibles, porque entre el 20% y el 40% de ese acero con el que están construidos es reciclado. Además, sus formas redondeadas y su tronco piramidal facilitan la recogida y la hacen más eficiente.

Camiones más eficientes

La sustitución de los contenedores de recogida de envases, que hoy se distribuyen en 11 de las 13 rutas de recogida marcadas en nuestro territorio, ha venido acompañada también de la renovación de la flota de camiones que prestan ese servicio de recogida, en un adelanto inicial del proceso desarrollado en los últimos meses para contar con una flota de transporte de residuos mucho más eficiente y sostenible.

En el caso de la recogida de envases, los siete nuevos camiones con GNC (Gas Natural Comprimido) que se utilizan ahora emiten un 77% menos de óxidos de nitrógeno, un 70% menos de partículas metálicas y un 10% menos de CO2.

Coincidiendo con la adquisición de estos vehículos, la Diputación Foral de Bizkaia adaptó otros tres de los camiones que prestaban ese servicio a un sistema dual gasóleo-GNC, de manera que ahora emiten un 26% menos de NOx, un 24% menos de partículas metálicas y un 5% menos de CO2.

Esas cifras evidencian los beneficios medioambientales de esta sustitución, en la que se invirtieron 3,5 millones de euros y que también ofrece dos ventajas operativas: la reducción del tiempo de carga y descarga gracias al sistema mono-operador de recogida automatizado y la mejora de las condiciones de trabajo de las personas que manejan el camión, a quienes el nuevo sistema les evita en gran medida tener que subir y bajar del vehículo.

Además de en la línea de envases, en los últimos meses también se ha desarrollado un proceso de renovación de toda la flota de transporte de residuos, fundamentado en el uso de sistemas GNC puro y dual y que ha supuesto una inversión adicional de dos millones de euros, entre cabezas tractoras y camiones rígidos.

Este cambio se ha hecho extensivo también a los remolques para el transporte de la fracción resto desde los centros de transferencia repartidos por todo el territorio de Bizkaia hasta Artigas, de manera que se ha invertido un millón de euros en la adquisición de nuevas compactadoras eléctricas.

Mejor servicio con Garbigunes móviles

Los cambios en el sistema de recogida de envases ligeros y en la flota de transporte no han sido los únicos elementos de aplicación de la innovación en la gestión de residuos de Bizkaia. Con el objetivo de prestar un mejor servicio a la vez que se fomenta el reciclaje, la Diputación Foral de Bizkaia ha llevado los garbigunes hasta el centro de las localidades del territorio. Los llamados garbigunes móviles comenzaron a funcionar en noviembre de 2018 y hoy son ya 87 los municipios en los que se han instalado estos depósitos metálicos y antivandálicos, con apariencia de baserri y en los que se pueden depositar pilas, CDs, DVDs y cassettes, aceite doméstico, pequeños electrodomésticos (planchas, batidoras, microondas…), aerosoles, cables, móviles, menaje de cocina (sartenes, ollas…), envases de metal y plástico contaminados (pintura y disolventes), consumibles informáticos (cartuchos de tinta y tóner), cápsulas de café (de metal y plástico) y radiografías.

Digitalización

De forma paralela a ese acercamiento del servicio de garbigunes al centro de las localidades, se ha desarrollado otro proceso de renovación en este servicio para la recogida y tratamiento selectivo. La totalidad de los 23 garbigunes convencionales cuenta ya con un registro digital de entrada, de manera que el personal que trabaja en esas instalaciones dispone de un dispositivo móvil para introducir los datos de las personas que entran, los residuos que estas personas depositan, las sugerencias que realizan y otra serie de cuestiones relacionadas con la actividad de las instalaciones.

Esta digitalización ha permitido y permite la obtención de datos en tiempo real de afluencia y depósito de residuos en cada garbigune, así como de la frecuencia con la que las personas utilizan estos puntos limpios.

De este modo, se podrá ir adaptando el reglamento de funcionamiento de estos equipamientos a la realidad del servicio que se presta. Además, la recogida de estos datos hará posible, en su caso, realizar campañas de fidelización, al conocer las personas que son usuarias habituales, y desarrollar otras acciones relacionadas con nuevas captaciones.

Garbigunes centrales

En el proceso de renovación iniciado en los garbigunes tiene también un peso específico la estrategia zonal establecida por Garbiker y la Diputación Foral de Bizkaia. De la mano de ella se han establecido dentro de la red existente nueve garbigunes centrales: Barakaldo, Basauri, Getxo, Durango, Erandio, Gernika-Lumo, Güeñes, Igorre y Markina.

Todos ellos tienen un servicio diferenciado del resto, de manera que permanecen abiertos todos los días de la semana (incluidos los domingos, pero con la salvedad de los festivos), cuentan con un horario de atención al público más amplio (de 9:00 a 13:00 horas y de 15:30 a 18:00 horas de lunes a sábado y entre las 9:00 y las 15:00 horas los domingos) y aceptan más residuos que el resto de garbigunes de la red.

En concreto, en los garbigunes centrales se pueden depositar también residuos peligrosos de origen doméstico, envases metálicos y plásticos contaminados, absorbentes, decapantes, aguarrás sintético, tintes, protectores de madera, aerosoles y objetos y enseres que por su estado de conservación todavía tengan la posibilidad de un nuevo uso.

La selección de estos garbigunes se realizó atendiendo a tres criterios: el hecho de que se encuentran en las poblaciones de su entorno con más habitantes o mayor densidad de población; que sus infraestructuras son las más preparadas a priori para admitir nuevos residuos y cuentan con mayor espacio disponible; y que han sido los de más actividad y uso de cada zona.

Renovación de tecnología y contenidos del Aula de Artigas

El Centro de Educación Ambiental sobre Residuos de Bizkaia no es ajeno a los procesos de renovación que está experimentando Bizkaia en todo lo referido a la gestión de los residuos. Estas instalaciones están siendo objeto de una transformación que abarca tanto la adecuación de las tecnologías que se utilizan en él como los elementos de soporte y contenidos, con especial atención a los procesos de tratamiento de residuos incorporados en los últimos años en nuestro territorio. El objetivo final es adecuar este servicio a la realidad social y tecnológica actual, aunque respetando al mismo tiempo la esencia de su funcionamiento. De esta manera, se persigue maximizar la experiencia de las personas usuarias sin renunciar a la dinámica actual y dotarla de los medios necesarios para dar soporte al mensaje que difunde.

Este centro, también conocido como Aula de Artigas, se ha consolidado en los últimos años como un espacio singular e imprescindible para dar a conocer el sistema de gestión de residuos de Bizkaia. En él se pone en valor la prevención, la gestión sostenible y los residuos con un enfoque innovador y con la visión del conjunto del territorio, aportando información de alta calidad y utilizando recursos de sensibilización y promoción del compromiso ambiental para impulsar entre la población hábitos de conducta más respetuosos con el medio ambiente.

BIZKAIREZIKLA, una herramienta digital para resolver dudas sobre reciclaje

Uno de los problemas más frecuentes a la hora de reciclar es saber exactamente en qué contenedor va cada uno de los residuos. Ahora, ese problema está solventado, gracias a una herramienta digital, Bizkairezikla. Esta herramienta está disponible en la web de Garbiker y en ella se pueden realizar consultas para conocer cuál es el contenedor correcto para depositar un catálogo de más de 6.000 residuos agrupados en 19 categorías: alimentación, bebés, bricolaje, electrónica y electrodomésticos, envases, higiene, iluminación, informática y telefonía; juegos, juguetes y deportes; material escolar y de oficina; farmacia, menaje y hogar; mobiliario, vehículos, obras domésticas, pilas y baterías; textil y complementos; limpieza y otros.

Este no es el único servicio que presta la web de Garbiker a la ciudadanía. También dispone de un sistema de geolocalización del garbigune más cercano al municipio de residencia de las personas usuarias de la web y en ella se puede consultar toda la información relativa a la gestión de los residuos en Bizkaia, incluidos los datos de recogida selectiva que anualmente se recogen en el Observatorio de Residuos de Bizkaia o pautas y consejos para mejorar la gestión de los residuos en los domicilios.

16 Abe

Gipuzkoa gastó 47,6 millones en exportar basura por la paralización de la incineradora

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

DIARIO VASCO

Desde 2016 hasta febrero de 2020 ha habido que llevar 630.390 toneladas de residuos a Cantabria, Navarra, Iparralde, Bizkaia y al vertedero privado de Mutiloa.

Un total de 47.682.798 euros es lo que ha costado a Gipuzkoa tener que exportar basura entre 2016 y 2020 a otros territorios y al vertedero privado de Mutiloa por no disponer en este tiempo de la infraestructura necesaria para tratar sus residuos tras el cierre de los vertederos públicos y después de que Bildu paralizase la construcción de la incineradora durante los años que gobernó la Diputación (2011-2015). Según ha podido saber este periódico, en total se han enviado 630.390 toneladas a diferentes ubicaciones, lo que arroja un coste medio de 75,6 euros por tonelada.

Leer más

01 Abe

CEWEP ve contraproducente incluir la incineración de residuos en el Sistema de comercio de emisiones de la UE

Zabalgarbi Sin categoría, Zabalgarbi Noticias EU

RESIDUOS PROFESIONAL

La Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética de Residuos (CEWEP) considera que incluir a su sector en el régimen de comercio de emisiones (ETS) no ayudaría a alcanzar los objetivos climáticos y de sostenibilidad de la UE, e incluso podría ser perjudicial al desviar toneladas de residuos no reciclables hacia formas de eliminación más baratas y con mayor impacto, como los vertederos.

En el contexto de la revisión del ETS de la Unión Europea, la organización ha aportado una serie de argumentos para que sean considerados al examinar la contribución del sector de los residuos a esos objetivos. Así, defiende que la incineración de residuos municipales y peligrosos esté exenta del actual régimen de comercio de derechos de emisión, ya que las plantas de conversión de residuos en energía «forman parte de un sistema integrado de gestión de residuos, mientras que el ETS es un mecanismo de mercado».

Para CEWWP, la aplicación de medidas como el ETS UE exclusivamente a las plantas de valorización energética (y no a todo el sector de los residuos) sería «contraproducente», ya que «el mercado fomentaría el desvío de algunas corrientes de residuos hacia vías más baratas y menos respetuosas con el medio ambiente».

«La incineración de residuos, como todas las demás industrias, debe contribuir y contribuye a la mitigación de los gases de efecto invernadero», dice el presidente del CEWEP, Paul De Bruycker. «Sin embargo, la ampliación del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea a la incineración de residuos no supondría una disminución real de las emisiones de gases de efecto invernadero de las plantas de valorización energética. Se aplicaría demasiado lejos de la fuente de CO2 -productos y envases de plástico que nos llegan como residuos no reciclables-, y por lo tanto no tendría el efecto deseado», añade.

Muchos países aún dependen del vertedero

A diferencia de otras industrias, los operadores de las plantas de valorización energética no pueden elegir las características o la huella de carbono de los insumos de sus instalaciones -residuos que no pueden ser reciclados-. Por ello, el sector cree que «si se añaden costos suplementarios relacionados con el carbono a los impuestos que ya se imponen a estas plantas en numerosos Estados miembros de la UE, el tratamiento de los residuos resultará más caro para los municipios y, por lo tanto, para los ciudadanos». Al mismo tiempo, esta medida «no provocaría ningún efecto de control adicional» de los gases de efecto invernadero (GEI). Y además, «aumentaría el precio del reciclaje», ya que las plantas de valorización energética de residuos tratan también los rechazos de las plantas de clasificación y reciclaje.

Para CEWEP, encarecer la valorización energética podría ser incluso contraproducente para el clima, teniendo en cuenta que numerosos Estados miembros de la UE siguen dependiendo en gran medida de los vertederos (más baratos) y podrían inclinarse a seguir depositando sus residuos en ellos, a pesar de su fuerte impacto climático.

En el caso de los residuos plásticos no reciclables (la fuente del CO2 fósil) tratados en las plantas europeas de valorización energética, las únicas alternativas para CEWEP son los vertederos, la exportación a otros países -a menudo con normas ambientales y sociales más bajas que en Europa- o el tratamiento en plantas industriales que no tienen que cumplir los mismos requisitos ambientales.

Incineración de residuos sanitarios

Por otra parte, la incineración permite «destruir de forma segura y permanente» los contaminantes presentes en estos residuos. De hecho, CEWEP destaca que la importante tarea higiénica que cumplen las plantas de valorización energética de residuos para la sociedad ha quedado demostrada durante la pandemia de la COVID-19, «cuando los residuos infecciosos de hospitales, instalaciones sanitarias y hogares fueron tratados de forma segura con altas temperaturas en plantas de incineración de residuos en toda Europa».

La organización concluye que las plantas europeas de valorización energética de residuos compensan las emisiones de GEI «mediante el desvío de los vertederos, la sustitución de los combustibles fósiles en la producción de energía y la recuperación de material de las cenizas de fondo». Además, están «explorando tecnologías de captura y almacenamiento de carbono» cuando esta sea posible.

21 Urr

Varias organizaciones defienden la valorización energética de residuos como actividad sostenible en la taxonomía de la UE

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

RESIDUOS PROFESIONAL

Nueve asociaciones empresariales de diversos sectores relacionados con la gestión de residuos han publicado una declaración conjunta pidiendo que se considere positivamente la conversión de residuos en energía como actividad sostenible en la taxonomía de la UE. La declaración subraya la contribución de la valorización energética de residuos para una Europa sostenible, «gracias a su papel en la autosuficiencia energética y material, su complementariedad con el reciclaje y la energía renovable, pero también con otras industrias».

La declaración ha sido firmada por nueve asociaciones que representan a varios sectores importantes a nivel de la UE como son CEWEP, Cogen Europe, Energy-Cities, ESWET, Energy Technologies Europe, Euroheat & Power, European Aluminium, FEAD y Municipal Waste Europe.

Estas organizaciones acogen con satisfacción el lanzamiento de la Plataforma de Financiación Sostenible, ya que Europa se propone alcanzar la neutralidad climática para 2050. A este respecto, la «Taxonomía de la UE» es un paso importante para orientar la transición verde. Sin dejar de respetar la jerarquía de residuos de la UE, los firmantes de la declaración creen que es importante que la Plataforma considere más a fondo los sectores que se ocupan de la gestión de los residuos, la producción de calor y la eficiencia energética, ya que «aportan contribuciones significativas a todos los objetivos ambientales enumerados en la taxonomía».

Las plantas de valorización energética de residuos «vinculan sectores clave de la economía -gestión de residuos, sectores de la calefacción y la electricidad y otros- y son facilitadores clave de la integración de sistemas que hacen de puente entre la construcción de una economía más circular, una unión energética y el logro de los objetivos del cambio climático», asegura el documento.

La declaración subraya también que, como ya ha reconocido la Comisión, la valorización energética de residuos tiene un papel que desempeñar en la economía circular como herramienta complementaria al reciclaje y desviando los residuos no reciclables de los vertederos, lo que evita las emisiones de metano. Esto también ayudaría a cumplir el objetivo de vertido de la UE. Igualmente, permite obtener energía para su uso comunitario y en las industrias, y recupera valiosas materias primas secundarias, lo que completa la adecuada recogida y clasificación por separado para evitar la posterior extracción de material virgen.

14 Urr

Un informe de PWC concluye que la valorización energética de residuos es una actividad ambientalmente sostenible

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

RESIDUOS PROFESIONAL

La recuperación de energía a partir de residuos es una posible vía para hacer un mejor uso de los recursos de los residuos, en particular de los residuos no reciclables, y desempeña su papel en la economía circular, como un paso previo a la eliminación en la cadena de gestión de residuos. Sin embargo, el papel de la valorización energética de residuos en el contexto de las disposiciones del Reglamento de Inversiones Sostenibles de la UE (más conocido como Reglamento de Taxonomía), que entró en vigor el pasado 12 de julio, no está claro, ya que no se especifica si puede ser considerada una actividad económica sostenible.

Por ello, la Federación Europea de Gestión de Residuos y Servicios Ambientales (FEAD) encargó a la consultora PricewaterhouseCoopers un análisis e interpretación legal del Reglamento de Taxonomía con respecto a la cuestión de si la incineración de residuos para valorización energética (WtE), cumpliendo los criterios de eficiencia energética R1, puede ser considerada una actividad económica ambientalmente sostenible. Esta aclaración es necesaria antes de la definición detallada de «actividades sostenibles» e «inversiones verdes» en la futura taxonomía.

El objetivo del Reglamento de Taxonomía es llevar las consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza al centro del sistema financiero y de las decisiones de inversión ecológica. El reglamento establece algunos criterios generales para determinar la sostenibilidad de las actividades, como base para una descripción detallada de las actividades verdes en la futura taxonomía. Sin embargo, no distingue entre la incineración de residuos para la recuperación de energía y la incineración de residuos para su eliminación, mientras que, dependiendo del propósito particular de la incineración de residuos, el impacto en la economía circular varía y, por lo tanto, la sostenibilidad de la actividad.

El análisis jurídico utilizó todos los métodos aplicados para interpretar las disposiciones de la legislación de la UE, teniendo en cuenta la legislación europea sobre residuos y el marco político, y concluyó que (a) la incineración de residuos debe considerarse de manera diferenciada, (b) debe hacerse una distinción entre incineración para eliminación e incineración para valorización energética (R1), y que (c) la valorización energética de residuos (R1) es coherente con la economía circular, al tiempo que cumple otros objetivos medioambientales, siempre que se ajuste a la jerarquía de residuos. Por tanto, la valorización energética de los residuos no reciclables debe considerarse una actividad económica medioambientalmente sostenible.

El presidente de la FEAD, Peter Kurth, ha destacado al respecto que «al desviar los residuos no reciclables de los vertederos, garantizar su tratamiento ecológico y evitar el uso de combustibles fósiles, la conversión de residuos en energía (según los criterios R1) es una actividad clave para un mayor reciclaje y ahorro de emisiones de CO2. El análisis jurídico está en consonancia con los hechos».