Author: Zabalgarbi

06 Eka

Eusko Jaurlaritzak ingurumen-hezkuntza bultzatuko du herritarren artean, Euskadiko jasangarritasunean aurrera egiteko

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

EUSKO JAURLARITZA

Tapiak azken bi urteetan lortutako ingurumen-mugarri nagusiak berrikusi ditu, eta bereziki nabarmendu du Trantsizio Energetikoari eta Klima-aldaketari buruzko Lege-proiektua maiatzaren 16an onartu izana

Herritarrak animatu ditu hondakinak batzeko antolatu diren jardueretan parte hartzera, ekainaren 10 eta 11ko asteburuan, Ekoetxea sarearen ingurumen-zentroetan.

Gehiago irakurri

20 Mai

La recogida y la gestión de la limpieza en Bilbao, reconocida por su eficiencia

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

DEIA

No es fácil llegar a estar –y mantenerse– entre los mejores. Las instituciones, sean del signo que sean, lo persiguen con insistencia. También Bilbao, claro, que ha vuelto a colarse entre las ciudades que pueden presumir de tener un servicio de recogida y gestión de limpieza envidiable. Una reciente encuesta de la OCU la sitúa como la segunda más limpia. Y este mismo año también, el botxo volvía a ser merecedor de las tres pajaritas azules que certifican y reconocen su calidad en la gestión municipal en la recogida selectiva. Es el máximo galardón y desde 2019 la villa se ha hecho merecedor del mismo.

La cosa no se queda ahí. Lo dicen desde el propio Ayuntamiento, conscientes de que su labor es mantener a la ciudad en las mejores condiciones, “con estándares altos de calidad” en cuanto a limpieza y recogida de residuos. “Queremos seguir siendo referentes en esta materia y conseguirlo, además, siendo más eficientes, ahorrando agua y con maquinaria menos contaminante”, enfatizaba Kepa Odriozola, concejal de Servicios y Calidad de vida.

No en vano, Bilbao invierte cada año casi 47 millones de euros en este capítulo. Solo así –y con las casi 600 personas adscritas a esta área– es viable continuar por el camino marcado y, al mismo tiempo, mantener el espíritu de superación marcándose nuevas metas. Por ejemplo, consolidar la tendencia positiva en materia de reciclaje y recogida diferenciada de residuos. La separación en origen es una pieza clave en el puzle de los residuos; tanto como la reutilización de aquellos que sea posible para conseguir que tengan una segunda y tercera vida.

Tal y como avanzaban fuentes municipales, ya se están dando pasos en ese sentido y dando la relevancia que merece a la llamada economía circular. Por ejemplo, se ha firmado con la Fundación Emaus un convenio de colaboración para facilitar a esa entidad social utilizar determinados espacios en las instalaciones del BilbaoGarbi de Elorrieta para la recogida y almacenaje de residuos sólidos urbanos de origen doméstico “y su correspondiente gestión de cara a una posterior reutilización”, concretaban.

De momento, la recogida selectiva sigue tomando peso en las cuentas generales del servicio de limpieza de la villa. Las toneladas de materiales y productos representaron el año pasado el 34% del total (49.342 toneladas), cuando dos años antes, en 2020, era el 31%. En buena medida por la concienciación ciudadana y en otra, gracias a las campañas específicas promovidas por el propio Consistorio dirigidas a los grandes productores con el objetivo de favorecer el reciclaje y la recogida separada.

El año pasado, sin ir más lejos, se puso el foco en el vidrio y en la materia orgánica y para ello se contó con la colaboración de comercios y establecimientos como bares, restaurantes, fruterías, supermercados y hoteles, pero también comedores sociales, hospitales, piscinas y el Mercado de La Ribera. “Como resultado de las campañas realizadas y la gran acogida recibida por los establecimientos, se ha iniciado la recogida selectiva puerta a puerta de las fracciones de papel-cartón, envases y orgánica”, apostillaron desde el Área de Servicios y Calidad de vida.

19 Api

Un viaje de 1.650 kilómetros para incinerar toneladas de basura que salen de Roma

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

EL CONFIDENCIAL

Parte de los desechos de los hogares de Roma se incineran a 1.650 kilómetros de distancia: 900 toneladas de basura italiana viajan cada semana en tren hasta Ámsterdam para reducirse a cenizas y aliviar la presión sobre las calles de la capital italiana, pero Países Bajos también tiene que hacerse cargo del CO2 que se emite de la incineración.

Desde principios de este mes, Ámsterdam procesa 900 toneladas de basura romana que llega en fardos cada semana por tren gracias a un acuerdo entre la capital neerlandesa y el alcalde romano, Roberto Gualtieri, a quien se le acumulan los desechos domésticos en las calles, generando un enorme problema en Roma. Su prometido incinerador no estará listo hasta al menos 2026 y la capacidad de procesamiento de basura en Roma está al límite.

En 2013, Roma ha cerrado el megavertedero Malagrotta, el más grande de Europa, después de años pagando multas a la Unión Europea por violar las normas ambientales, pero esa decisión se tomó con una nueva política de basura que se demostró poco eficiente contra la cantidad de desechos, creando una emergencia en la capital y obligando a buscar soluciones a un problema creciente.

Tras largas negociaciones, el servicio de recolección de basura de Roma, AMA, y la planta incineradora de residuos AEB Ámsterdam, llegaron a finales de marzo a un acuerdo temporal: los italianos pagan a los neerlandeses 200 euros por tonelada de residuos incinerados; es decir, Roma se gasta 180.000 euros por semana para deshacerse de la basura de sus residentes.

Sin embargo, un grupo de expertos independiente de la agencia neerlandesa CE Delft publicó este martes un informe en el que concluye que este acuerdo es una victoria ambiental para Italia y el mundo, pero las emisiones de CO2 y nitrógeno que se contabilizan en Países Bajos aumentan con la incineración de desechos italianos, y alertó de que parte de esas emisiones podría desaparecer si se elimina el plástico de los residuos.

Los desechos domésticos en Italia consisten de una media del 13 por ciento de plástico, lo que es algo más alto en el caso de Roma, y esta parte relativamente pequeña genera más de la mitad de los gases de efecto invernadero cuando se quema en Ámsterdam, dice la agencia CE Delft.

Pero la basura adicional de Roma no está arrastrando las emisiones neerlandesas por encima del límite de CO2, aseguró un portavoz de AEB al diario neerlandés AD. “Nos fijamos en el beneficio para el medioambiente a nivel internacional, y eso nos permite quemar los desechos de la manera más eficiente posible”, explicó el portavoz.

La instalación de reciclaje de la AEB Ámsterdam tampoco puede hacerlo porque está ya funcionando a pleno rendimiento. En 2021, el ayuntamiento neerlandés dejó de pedir a los residentes que separasen los residuos plásticos para reciclarlos porque aseguró que la AEB puede hacerlo con mucha mayor precisión utilizando su equipo especial.

Una planta de reciclaje es fácil de instalar. El problema, dice David Bolscher, analista del sector de la Industria, Transporte y Logística en ABN Amro, es que reciclar plásticos no es rentable y es mucho más caro que el plástico virgen o recién producido, por lo que, sin subsidios u obligaciones legales de usar plástico reciclado, la reutilización no despegará.

A pesar de esto, la medida, dice CE Delft, es un alivio para el medioambiente en general, puesto que los residuos no se acumulan en los vertederos de Roma y no producen metano (fuerte gas de efecto invernadero) añadido para Italia, y, además, esos residuos importados a Países Bajos se usan como materia prima para la producción de energía para negocios y hogares en Ámsterdam.

La AEB, ubicada en el puerto occidental de Ámsterdam, ha estado procesando desechos del Reino Unido durante 10 años y tiene otros acuerdos similares con Bélgica, Alemania, Islandia y Francia.

19 Api

Un informe del Gobierno Británico propone usar las plantas de valorización energética para producir combustible de aviación

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

RESIDUOS PROFESIONAL

Según un informe encargado por el Gobierno del Reino Unido, las plantas de valorización energética de residuos podrían pasar a fabricar combustible de aviación sostenible en lugar de electricidad.

El informe, elaborado por Philip New, exdirector ejecutivo de Energy Systems Catapult, afirma que el Reino Unido tiene potencial para desempeñar un papel de liderazgo en el desarrollo de combustibles de aviación respetuosos con el medio ambiente.

Según New, esto es especialmente cierto en el caso de los combustibles fabricados a partir de flujos de residuos que contienen carbono, una tecnología que, en su opinión, «está a punto de implantarse», y que «ofrece una clara oportunidad que no debe desaprovecharse».

En su opinión, los residuos y otras materias primas biogénicas deberían utilizarse primero en sectores como la aviación, donde resulta difícil reducir las emisiones de carbono, en lugar de quemarlos para generar electricidad «relativamente rica en carbono».

El experto añade que cualquier revisión debería abordar la cuestión del papel de la conversión de residuos en energía en una futura red cero neto, «sobre todo cuando la capacidad de captura y almacenamiento de carbono no está aún entre las ventajas de la valorización energética de residuos».

El informe señala asimismo la existencia de antiguas plantas de procesamiento químico que podrían reconvertirse para la fabricación de combustible de aviación sostenible, muchas de las cuales se encuentran en zonas con un declive económico significativo.

Precisamente la semana pasada, el Secretario de Transportes del Gobierno británico, Mark Harper, lanzó un plan de acción para los próximos dos años con el objetivo de alcanzar cero emisiones netas en aviación o «jet cero» en 2050, acelerando el diseño, la fabricación y el despliegue de aeronaves e infraestructuras de emisiones cero en los aeropuertos británicos.

El Gobierno va a «invertir millones de libras» en las primeras plantas de combustible de aviación sostenible, «apoyando la investigación científica crucial a mayor escala y ayudando a reducir los costes de producción», declaró.

01 Api

Bizkaian, 2022an, %52,7ra igo da birziklatzeko gaikako bilketa, eta 8.173 tona hondakin gutxiago sortu dira

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

BIZKAIKO FORU ALDUNDIA

Hondakin-ekoizpenaren murrizketa (% 1,25) nabarmenagoa da gainerako zatikian besteetan baino, eta horrek esan nahi du azken urteetan hondakinen ekoizpena murrizten ari dela. Frakzio organikoaren bilketan izandako hazkunde-joera (% 2,93tik % 3,30era) mantentzen da, eta, balio absolutuetan, % 12,77ko igoera egon da 2021. urtearekin alderatuta. Bizkaiko Foru Aldundiak lurraldeko hondakinen plan berria izapidetzen jarraitzen du. Plan horrek, datozen hilabeteetan, ingurumen-eraginaren gaineko ebaluazioaren behin betiko txostena jasoko du, Gobernu Kontseiluak onartu eta Batzar Nagusietara izapidetzeko bidali aurretik.

Gaikako bilketa-tasak azken urteetako hazkundeari eutsi dio, eta berriz ere gora egin du, % 52,7ra iritsi arte, Bizkaiko Foru Aldundiaren Hondakinen Behatokian jasotako datuen arabera. Tasa hori iazkoa baino 1,2 puntu handiagoa da, eta 2019koa baino bi puntu gorago dago. Ekitaldi horretan, % 50eko tasa gainditu zen lehenengo aldiz, Hiri Hondakinen Bigarren Plan Integralaren helburua zena. Gaikako bilketaren gorakadarekin batera, nabarmentzekoa da 2022an sortutako hondakinen kopurua murriztu dela, zehazki, 8.173 tona bildu ziren, hau da, 2021ean baino % 1,27 gutxiago.

Gaikako bilketaren hazkunde hori gainerako zatikiaren bilketaren (14.000 tona) beherakada nabarmenaren ondorio da, batez ere. Baina hazkunde horretan, frakzio organikoaren bilketaren hazkundeak ere izan du eragina; izan ere, azken ekitaldietako goranzko joerari (% 3,30ekoa 2022an) eutsi dio, hau da, 2021ean baino puntu bat gehiago; horrela, 2021ean 16.603 tonatik  2022an 19.673 tona izatera igaro da. Kopuru absolutuetan, beraz, hazkunde hori % 12,77koa da aurreko urtearekin alderatuta.

Paper-kartoiaren eta beiraren bilketak, ohi bezala, bolumen handienekoak dira, 78.236 eta 28.934 tona, hurrenez hurren. Ontzi arinen bilketaren kopurua antzekoa da  (20.843 tona).

Hondakinen sorreraren murrizketa ez da iristen 2020an izandako kopurura konfinamenduak eta pandemiak eragindako murrizketek ekarri zuten ohitura-aldaketaren ondorioz; hala ere, jauzi kuantitatibo garrantzitsua da urte horren aurreko ekitaldiekin alderatuta, adibidez, 2019ko ekitaldiarekin (648.164 tona) eta 2018koarekin (646.574 tona). Beraz, esan daiteke adierazle horrek ere portaera positiboa duela hondakin gutxiago ekoizteko ezarritako ingurumen-helburuak lortzeko.

Hondakinak kudeatzeko plan berria izapidetzen ari da

Lurraldean sortzen diren hondakinak murrizteko helburu hori Bizkaiko Foru Aldundiak hondakinak kudeatzeko plan berrian ezarritako helburuetako bat da; gaur egun plan hori izapidetzen ari da. Izan ere, aste honetan berriro aztertu da Jasangarritasun Kontseiluan, eta hurrengo hilabeteetan Ingurumen Inpaktuaren Ebaluazioaren behin betiko txostena lortzea espero da. Une horretatik aurrera, planaren testua behin betiko onartuko da foru-erakundearen gobernu-kontseiluan, eta, ondoren, Batzar Nagusietara bidaliko da, izapidetu eta onar dezaten.

Hamarkada honetan gure lurraldean hondakinak kudeatzeko oinarriak ezartzen dituen dokumentuan lehentasunezko helburutzat jotzen da hondakinen sorrera % 15 murriztea eta sortutako 5 kilo hondakinetik 4,9 berreskuratzea (haietatik 4 kilo ekoizpen-katean sartuko dira berriro, eta beste 0,9 kiloak energia berriztagarria sortzeko baliatuko dira). Plan hori garatuta, Bizkaiak 2030ean lortuko du bere hondakinen %  76,61 materialki balorizatzea (% 70,97 berrerabiltzea eta/edo birziklatzea eta %  5,64 konpostatzea), %  20,90 energetikoki balorizatzea eta hondakin horiek tratatu ondoren %  2,49 betiko ezabatzera bideratzea.

Hauek dira planaren beste helburu batzuk:

  • 2019. urtearekin alderatuta, %  20 murriztea ontzi arinen hondakinen sorrera.
  • Berrerabiltzeko prestaketa-tasa %  20 hobetzea.
  • Etxeko hondakin arriskutsuen, ehunen, sukaldeko olioen, tamaina handiko hondakinen eta TEEH hondakinen gaikako bilketaren %  100 estaltzen dela bermatzea, eta udalerrietan biohondakinak bereizita biltzea.
  • Herritarren eta eragile ekonomikoen informazioa eta ideia berritzaileak ingurune digitalizatu eta elkarlaneko batean integratzea, hondakinak kudeatzeko sistema etengabe hobetzeko tresnak eta palankak sortzea ahalbidetzeko.
  • Hondakinak kudeatzeko sistema integratua izatea lurralde osoan, eta haren ekonomia- eta ingurumen-iraunkortasuna ziurtatzea, udalekin eta mankomunitateekin lankidetzan.
21 Mar

Un paso adelante para cerrar el círculo del tratamiento de los residuos no reciclables

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

RETEMA

La Instalación Integrada de Recuperación de Recursos (Integrated Resource-Recovery Facility) es un nuevo modelo de instalación que pretende desbloquear todo el potencial de descarbonización de la conversión de residuos en energía. Este modelo de instalación representa un cambio radical en la evolución del tratamiento térmico de residuos. El objetivo de este prometedor proyecto es doble: por un lado presentar las principales características de esta planta, y por otro destacar el marco regulatorio de la UE.

Al tratar de forma segura la fracción no reciclable de los residuos, la valorización de residuos en energía es complementario a la prevención, reutilización y reciclaje de residuos. Sin embargo, a medida que la generación de residuos continúa aumentando en Europa y en todo el mundo, el sector está trabajando en formas innovadoras para alcanzar su máximo potencial.

ESWET, como representante de los proveedores europeos, se enorgullece de presentar su visión actualizada para el futuro de valorización energética de residuos: la Instalación Integrada de Recuperación de Recursos (Integrated Resource-Recovery Facility).

 

Imagen

 

De hecho, este modelo no solo produce calor y electricidad, sino también hidrógeno parcialmente renovable y combustibles sintéticos, en sinergia con las tecnologías de captura y utilización de carbono. Además, se fomenta la recuperación de materias primas secundarias a través de metales, metales preciosos, minerales e incluso sales con procesos de recuperación mejorada aplicados a los residuos de incineración.

Este modelo es el siguiente paso para abordar los desafíos ambientales que plantean los desechos no reciclables: alcanzar por completo el potencial de descarbonización del tratamiento de residuos, asegurar la energía y los materiales en Europa y, finalmente, cerrar el ciclo de la economía circular.

03 Mar

La industria europea de gestión de residuos aborda los retos de la legislación europea

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

RETEMA

FEADEURICMWE y CEWEP, cuatro de las asociaciones más destacadas en el sector de la gestión y el reciclaje de residuos, unieron fuerzas y celebraron un debate con los responsables políticos para abordar la brecha en la implementación de la legislación sobre residuos de la UE. El evento reunió a expertos en gestión y reciclaje de residuos, miembros del Parlamento Europeo (MEP), agregados ambientales y funcionarios de la UE para discutir los desafíos que enfrentan muchos Estados miembros en la implementación de la legislación.

A pesar de la importancia de la legislación, todavía falta voluntad política en muchos Estados miembros. La discusión se centró en explorar las razones detrás de esto y encontrar soluciones sostenibles para superar los obstáculos, y el debate abarcó una variedad de temas como los envíos eficientes de residuos, el potencial de la conversión de residuos en energía, la mejora de las tasas de reciclaje, el instrumento jugado por objetivos de contenido reciclado para impulsar la transición hacia una economía circular y la importancia de la aplicación para combatir las actividades ilegales.

Pernille Weiss, eurodiputada, destacó que quiere que la UE “sea el centro de innovación de la gestión de residuos. Quiero que cada parte del ecosistema de residuos esté relacionada de alguna manera con la UE, desde la innovación y la investigación hasta el desarrollo, el ensayo y el error, porque también debemos permitir que eso crezca.

“Para tomar la iniciativa del debate, lo que necesitamos para una economía próspera, climáticamente neutral y circular en Europa es autosuficiencia. Lo conseguiremos implementando la legislación sobre residuos y trabajando juntos para recolectar flujos de residuos limpios por material, extrayendo hasta el último grano de valor a través de la reutilización, el reciclaje y la recuperación y manteniéndolo dentro de un ciclo circular”, explicó el secretario general de MWE, Vanya Veras.

Por su parte, la presidenta de FEAD, Claudia Mensi, afirmó que cerrar la brecha de implementación es esencial para aprovechar todo el potencial de una economía circular. “Como una industria líder en gestión de residuos que cubre todos los aspectos de los residuos, queremos un reconocimiento claro de que nuestra industria ha pasado de ser un proveedor de servicios al final de una economía lineal a estar en el centro de la economía circular”.

Por su parte, Emmanuel Katrakis, El Secretario General de EURIC, expresó que implementar y hacer cumplir la legislación sobre residuos es esencial para nivelar el campo de juego y convertir los residuos en recursos. Sin embargo, el acceso sin trabas a los mercados europeos e internacionales, los criterios de eliminación de residuos en toda la UE y los objetivos de contenido reciclado son componentes indispensables para la transición hacia una economía circular y climáticamente neutra.

También la Secretaria General de CEWEP, Ella Stengler, insistió en que “no podemos darnos el lujo de desperdiciar los materiales y la energía incrustados en los desechos. Por lo tanto, debemos hacer cumplir adecuadamente las leyes europeas sobre desechos y la jerarquía de desechos. No hay vuelta atrás, no si queremos alcanzar los objetivos ambientales y climáticos por los que nos esforzamos”.

En representación de la Comisión Europea, el Sr. Aurel Ciobanu-Dordea subrayó que la mayoría de los Estados miembros de la UE corren el riesgo de no cumplir los objetivos de 2025 y que el bloque se enfrenta a problemas de calidad de los datos, con desperdicios no declarados en algunos países de la UE.

14 Ots

«Con la basura de todos los vertederos se podría generar el 4% de la electricidad que consume España»

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

EL DIARIO VASCO

Existe una alternativa a llevar residuos no recicables al vertedero: quemarlos para obtener energía que luego se vierte a la red. Este proceso se denomina valorización energética de residuos y se realiza en plantas industriales diseñadas para tal fin. Y hoy en día, cuentan con una tecnología que limita la emisión de gases nocivos a la atmósfera. En Europa es común; en España, testimonial.

El presidente de la asociación que representa las plantas de valorización energética de residuos en España (Aeversu), Rafael Guinea, analiza el porqué del rechazo que nuestro país aún mantiene a un proceso que podría eliminar y reemplazar gran parte de los vertederos que pueblan la geografía española.

Con estas plantas, que todavía apenas superan la decena en España, en vez de tirar 12 millones de toneladas anuales al vertedero, se obtendría energía a través de la combustión que iría a la red de distribución.

-¿Qué residuos se destinan a las plantas de valorización energética?

-La gestión de residuos es algo que tiene una jerarquía muy clara, que se lleva muy a gala en Europa, donde somos los líderes a nivel mundial. Lo primero es reducir los residuos, para generar lo menos posible, aunque por desgracia la sociedad cada vez genera más. En segundo lugar, lo que no se pueda reducir se debe reciclar. A partir de ahí hay ver qué se hace con el resto de residuos. Históricamente lo que se ha hecho en España es llevarlo a un vertedero. Pero desde un punto de vista medioambiental, energético y de sentido común hay que saber que a esa basura se le puede dar una segunda sacando la energía hay en ella.

-¿Cómo es el proceso que convierte la basura en energía?

-Los residuos son tratados en una instalación, relativamente compleja, moderna, en la que a través de la combustión se saca el calor y con él se genera electricidad, que se vende a la red. Esta energía (en su mayoría) es renovable. También es estable y gestionable. Además, hoy sabemos que este proceso ayuda a reducir las emisiones de CO2 más que llevando la basura a un vertedero. Llevar la basura a un vertedero es meter en un problema a las generaciones futuras porque entierras la basura y contaminas el suelo y el aire durante años. Si tienes una alternativa científica que te permite gestionar esta basura y que, además, te da un beneficio -como es la obtención de energía- deberíamos empezar a aprovecharla.

-¿Es tan común en Europa?

-Pues sí, tampoco estamos inventando nada nuevo. En Europa hay más de 500 instalaciones. A nivel mundial cerca de 3.000 pero en España, un poco por tradición o porque tenemos mucho territorio y muchos sitios donde ‘esconder’ la basura, tenemos pocas. Solo 12 instalaciones repartidas por distintas comunidades autónomas. En cambio tenemos un montón de vertederos funcionando.

-¿Estas plantas y sus procesos de combustión pueden contaminar más que un vertedero?

-Estas plantas son tres en sí: una de sólidos, donde llega la basura y se separa lo reciclable; otra de producción de energía eléctrica tras la combustión y por último una planta de tratamiento de limpieza de gases. Esta última cuenta con una tecnología muy implementada y fiable por la cual todos los contaminantes que se producen en esta combustión son eliminados. Por ejemplo, los metales pesados que contienen los residuos. Lo que se consigue es rebajar al 1% los contaminantes que ya traían los residuos. Al final, sacas unos gases limpios cuyo problema a día de hoy es que tienen CO2, pero en gran parte es biogénico (procedente de basura orgánica, madera, biomasa, etc.). Esto obligatorio para todas las plantas y cada día son más las exigencias medioambientales; tanto que actualmente la chimenea de una planta de valorización es la que tiene las normativa más restrictiva del sector. No hay otra industria más limpia. Esto es un logro del movimiento ecologista, que han logrado que las chimeneas de estas plantas saquen, no diré ya aire puro, pero prácticamente.

-¿Cuánto más contamina un vertedero que una planta de este tipo? ¿Está medido?

-Sí está medido. El principal gas emisor de efecto invernadero de los vertederos es el metano. Una molécula de metano es 27 peor que una de CO2 para el efecto invernadero. Así, está calculado que llevando los residuos a un vertedero se produce un 250% más de efecto invernadero que con la valorización energética. Además, no se produce ninguna energía.

-¿De aprovecharse todos los residuos que llegan a vertedero, qué porcentaje de electricidad se aportaría a la red?

-Hasta un 4% de la electricidad que se consume en España. En esto hay una salvedad importante que remarcar: no se trata de que con esto vayas a cambiar todo lo que necesitamos cambiar en España para alcanzar las cero emisiones energéticas, pero sí es una energía gestionable. Su generación no depende de que sople el viento o haga sol. Así, resultar ser un buen complemento al sistema, ya que te permite producir energía eléctrica cuando se necesite porque no haya ni viento ni sol.

-Hay 12 instalaciones en España. ¿Hay comunidades con mayor implicación en esta alternativa al tratamiento de residuos?

-Cataluña es la que más instalaciones de este tipo tiene, con cuatro. Va seguida de Baleares y País Vasco con dos. En Galicia, Madrid, Cantabria y Melilla, hay una por ejemplo… Aquellas comunidades que tienen más densidad de población por metro cuadrado se han manifestado en contra de tener vertederos cerca. Así, se han desarrollado más plantas porque es una instalación que no afecta (o no impacta) a la vecindad. Pero hay comunidades con mucho territorio en las que pueden tener vertederos y poner la basura más lejos, con lo que no se han desarrollado ninguna.

-¿Por qué no tiene más implantación en España esta alternativa al margen de tener mucho terreno libre para instalar vertederos? 

-En España se lleva muchos años diciendo que la incineración es mala en términos absolutos, mala para la salud, que es una mala gestión de residuos… Y eso ha ido calando. Se necesitaría una valentía política para tomar una decisión y cambiar el hecho de que hoy el país europeo que más toneladas de residuos lleva a vertedero. No hay nadie a su nivel. Y eso es algo que en Europa sorprende y no gusta. Además del tema territorial que comentaba (que hay tierras para enterrar la basura) hay un tema social y político por el cual no se asume la responsabilidad de explicar bien esta alternativa de gestión y de defenderla, a pesar de que, una vez implantada, sea positiva. ¡No solo positiva! Sino que ya es obligatoria por normativa europea. En España tenemos un problema social tan grave que incluso nos lleva a incumplir normativa europea. Con esto me refiero a que teníamos un objetivo de reciclaje del 50% para 2020. En 2023, aún estamos el 38%. Pero, además, los objetivos marcan que para 2035 todos los países europeos tienen que reciclar el 65% y, como mucho, debería estar llevando al vertedero el 10%. Como mínimo, para no suspender, deberías valorizar el 25% de residuos. El 10% de vertedero y el resto (65%), al reciclaje. Ahora mismo solo pasa por las plantas de valorización el 12% de los residuos. Así que España necesita, como mínimo, duplicar las instalaciones para alcanzar esta capacidad. Si se mira el mapa hay zonas donde la necesidad es evidente. Madrid por ejemplo solo tiene una pequeña planta y lleva muchísimas toneladas de residuos a vertedero. Y otras como Andalucía y Valencia también las necesita. Pero hay un discurso que no se quiere dar.

-¿Hay tiempo para duplicar esta capacidad?

-En una década hay tiempo de sobra. Levantar una planta puede llevar dos años. Aunque luego lo que más tarde sean los permisos, algo que sucede con cualquier tipo de instalación. Pero en cuatro años puedes tener una planta en marcha.

-¿Por qué este aspecto de la gestión de residuos no está más presente en el debate público, a diferencia de otros?

-Hay un movimiento que está haciendo mucho daño a la valorización de residuos que es el que proclama el ‘residuo cero’ como alternativa. Y esto es una entelequia, es imposible. Se da la circunstancia de que se ponen en contraposición las políticas de ‘residuo cero’ a la valorización. Pero seguimos mandando 12 millones de toneladas al vertedero. Entiendo que entre 12 millones de toneladas y cero debe existir una gama para la gestión de estos residuos. Es como si no quieres construir hospitales porque quieres implantar una política de ‘enfermedades cero’.

-¿Hay riesgo de que se recicle menos con la expansión de estas plantas? Es decir, que acabe quemándose lo que se podría reciclar.

-Pasa al contrario. Cuando miras las estadísticas europeas ves que los países que más reciclan son los que más valorizan. El vertedero sí que lo fagocita todo porque tiene un precio tan bajo que no compensa ni reciclar, ni separar… simplemente se mete todo en un agujero y se olvida. Los países que menos reciclan son los que más vertederos tienen; entre ellos España.

-Decía que Europa sorprende esta condición de España…

-En Europa esto no existe. Y ya no hablamos de pequeños países nórdicos donde el desarrollo medioambiental ha sido mayor, sino de países grandes como Alemania, con toda su extensión y desarrollo, que solo manda vertedero un 2% de los residuos, porque lo que se no se puede reciclar se valoriza energéticamente. En Europa no entienden nuestra situación con los vertederos, cuando hay otros desarrollos medioambientales importantes como los Parques Naturales o las renovables.

-Ahora que habla de renovables. ¿Hay algún aspecto medioambiental que pueda frenar la instalación de una planta de valorización?

-Lo que hay es la política del miedo. Nadie quiere una instalación industrial en el patio trasero de su casa. Pero la ventaja es que estas instalaciones se ponen donde antes había un vertedero. Y lo cierto es que si le dices a la gente que en vez de un vertedero vas a tener esta industria, suele ir bien. La experiencia que tenemos es que la gente lo agradece. Hay miles de estudios epidemiológicos que avalan estas plantas. El 90% de las ciudades europeas tiene una planta de valorización en la ciudad y han hecho sus estudios de impacto en la salud de la población y todos saben que no hay una incidencia directa por contaminantes en la salud de las personas.

-¿Hay margen de mejora en la tecnología de la limpieza de emisiones estas plantas o están en su tope?

-El desarrollo científico nunca está en su tope, en verdad. Ahora tenemos un medidor de dioxinas y el límite impuesto por ley es el que tiene la propia herramienta para medir. Por debajo del límite que tenemos, el medidor ya no mide. Podría ser menor, pero es tan baja que ni se podría ya medir.

-¿Por qué no se aprovecha más el rédito social que puede tener la eliminación de vertederos?

-Con un enfoque social, y más pensado en ver lo positivo de esto, podría ser una forma de despegar. En Europa, por ejemplo, las calefacciones de las casas se alimentan del calor obtenido de la planta de revalorización de residuos. Así la gente tiene calefacción garantizada, independientemente de si hay guerra en Ucrania o si los precios del gas suben o bajan, y a un precio estable porque los residuos los gestionas tú localmente y los precios se ponen desde el ente público. Todas las ciudades del norte tienen este sistema de calefacción.

-¿Para hacer algo así aquí en España se tendría que invertir mucho en infraestructuras o no sería tan complejo el cambio?

-Efectivamente, hay que cambiar todas las tuberías de distrito, tanto de frío como de calor, pero todo es empezar. El ejemplo es el barrio 22@ de Barcelona, donde las casas no tienen calderas de calefacción. En Amsterdam, por ejemplo, está prohibido que cada edificio tenga caldera. Cuando era carbón, por supuesto, pero ahora con el gas también. Para ellos no tiene sentido, como pasa en España, que cada casa emita emisiones con su caldera y no se pueda controlar. Así que lo prohibieron y la ciudad es la que da la calefacción. Es otro modelo. Está claro que si no damos nunca el primer paso no avanzaremos.

-¿Todo puede ser valorizado?

-Hay algunas cosas que no. El vertido cero, en realidad, tiene que asumir que más o menos 3-4% de residuos no se pueden ni reciclar ni valorizar. Estamos pensando, por ejemplo, en grandes neumáticos de maquinaria industrial o grandes cabos de amarre anchos como tuberías que se usan los buques. Cosas muy específicas que no se pueden tratar de ninguna otra manera.

11 Ots

Garbikerrek eta EEEk biometanizazio-planta bat eraikiko dute hondakin organikoetatik gas berriztagarria ekoizteko

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

BIZKAIKO FORU ALDUNDIA

Planta horrek urtean 6.000 etxeren kontsumoaren baliokidea den energia sortuko luke Edukiontzi marroiaren bidez etxeetako eta saltokietako gaikako bilketa laukoiztea da Bizkaiaren helburua, eta 2030ean urtean 50.000 tona baino gehiago biltzea. Biometanizazio-planta hori Artigasko ekoparkean kokatuko da, eta 8.300 metro karratuko azalera hartuko du, gutxi gorabehera, egungo konpostaje-plantaren ondoan. Biometanizazio-planta hori Bizkaiko Foru Aldundiaren hondakinak kudeatzeko 2030erako plan berriaren barruan eraikitzea eta ustiatzea aurreikusten da. Eusko Jaurlaritzak bultzatutako 2030erako Euskadiko Energia Estrategiaren (3E 2030) barruan kokatzen da proiektua.

Garbikerrek eta Energiaren Euskal Erakundeak biometanizazio-planta bat sortzea sustatzen dute, datozen urteetan frakzio organikoaren gaikako bilketan espero den hazkundeari erantzuteko. Bizkaiko Foru Aldundiak hondakinak prebenitzeko eta kudeatzeko egiten duen plan berriak edukiontzi marroiaren organikoa hiri-hondakin gisa identifikatzen du, hobetzeko marjina handiena duena. Hala, planak aurreikusten du bilketa hori lau aldiz biderkatu ahal izango dela 2030erako, eta horrek esan nahiko luke egungo tratamendu-azpiegiturak ez liratekeela gai izango 50.000 tona aldizkari baino gehiago bere gain hartzeko. Horregatik, Bizkaiko Konpostegiko eta eskualdeko hiru solairuetako konpostaje-instalazioen lanak osatuko dituen planta bat proiektatu da.

Garbiker eta EEE elkarrekin aritu dira proiektu hau garatzen, edukiontzi marroira botatzen diren hondakinak balorizatzeko. Eusko Jaurlaritzak bultzatutako 2030erako Euskadiko Energia Estrategiaren (3E 2030) esparruan garatzen da proiektua. Biometanizazio-planta horren bidez, 6.000 etxeko kontsumo termikoaren edo urtean ia 3.000 ibilgailuren energia-ekarpena lortuko litzateke, eta, horrez gain, berotegi-efektuko gasen isuriak % 95 murriztuko lirateke erregai fosilekin lotuta egongo liratekeen isurketekin alderatuta.

Ekarpen energetiko hori prozesu baten bidez egingo da. Prozesu horretan, zati organikoa oxigenorik gabe deskonposatzen da, biogasa sortzeko. Biogasa araztu ondoren, biometano bihurtuko da, gas naturalaren ezaugarri bero-emaile eta portaera berekoak, eta gas natural horren sare berean injektatuko da. Era berean, etorkizunean biogas hori aprobetxatzeko aukerak planteatzen dira, eta biohidrogenoa edo beste erabilera berriztagarri batzuk sortzeko ere erabil liteke.

Biogasa sortzeko frakzio organikoaren deskonposizio-prozesuan hondakin solido egonkortu bat ere sortzen da, digestato edo digeritu solido deitzen dena, eta edukiontzi marroitik zuzenean datorren frakzio organikoaren antzeko baldintzetan konposta sortzeko erabiltzen da, hau da, biometanoa lortzeko aurretiazko prozesurik gabe. Digestio horrek hartzidura- eta heltze-denbora laburragoa beharko du, eta horrek Bizkaiko Konpostegiaren ekoizpen-ahalmena nabarmen handitzen lagunduko du.

Horrekin guztiarekin, biometanizazio-instalazioa martxan jartzean, frakzio organikoaren tratamendu-sisteman urtean sartzen eta irteten den fluxua honako hau izango litzateke: 6.000 tona konpostatu behar dira eskualdeko konpostaje-plantetan, 50.000 tona tratatu behar dira biometanizazio-instalazioan, eta Bizkaiko Konpostegian konpostatu beharreko digestatoa. Planta horrek xurgatu egin lezake oraindik edukiontzi marroian organikoa biltzeko behar den soberakina.

Operatiboa 2025aren hasieran

Biometanizazio-instalazioa Artigasko ekoparkean kokatuko da, 8.300 metro koadroko azaleran, lehendik dagoen azpiegitura zahar baten espazioa aprobetxatuz. Beraz, hondakinak tratatzeko lehendik dagoen konplexu batean egongo da, berreskuratze aldera sortzen den digestatoaren helmugatik gertu, eta, horrela, hondakinak garraiatzeak ingurumenean eragiten duen inpaktua minimizatuko da.

Proiektua abian jartzeko, Garbikerrek eta EEEk erakunde pribatu bat lizitatu dute proiektuan sartzeko. Erakunde horrek instalazioa eraikitzeko eta ustiatzeko behar den ezagutza teknikoa eta operatiboa emango du, bai eta hura garatzeko behar den finantzaketaren zati handi bat ere. Kontratu hori 25 urtez luzatuko litzateke; lehenengo biak instalazioaren hasierako inbertsioa eta eraikuntza egiteko, eta gainerako 23ak hura ustiatzeko.

Bazkide pribatu hori ekonomia mistoko sozietate publiko-pribatu gisa ezagutzen den horretan sartuko da. Urteko lehen hiruhilekoan eratzea espero da, eta exekuzio-proiektua idatziko duen erakundea izango da. Proiektua 2023an hasiko da eraikitzen, eta 2024aren amaieran amaituko da, ziurrenik.

Eraikuntza-proiektua zehaztu gabe dagoenez, tratamendu organikoko azpiegitura berria martxan jartzeko beharrezkotzat jotzen den inbertsioa 17 eta 18 milioi euro artekoa izango da.

Biometanizazioaren abantailak

Biometanizazioa edukiontzi marroiaren materia organikotik biogasa sortzeko prozesu bat da. Biogas hori, garbiketa-prozesu baten ondoren, biometano bihurtuko da, gas naturala banatzeko sarera injektatzeko, ondoren kontsumitzeko. Biometanoak, hidrogeno berdearekin batera, funtsezko rola jokatuko du ekonomiaren deskarbonizazioan.

Teknologia egiaztatua da, eta Europan hidrotermalizazioa bezalako beste batzuek baino ezarpen handiagoa duen frakzio organikorako tratamendu-sistema da. Biometanoa palanka garrantzitsua da energia berriztagarriak integratzeko eta isurketak murrizteko helburuak betetzeko.

Biometano bihurtutako biogas hori gas naturalaren sarean sartzeak biogasaren balorizazio eraginkorragoa ez ezik, ekoizlearentzat eta kontsumitzailearentzat malgutasuna ere badakar.

Gainera, biometanoaren ekoizpen egonkorrak energiaren oinarrizko ekoizpena dakar, eta horrek beste abantaila batzuk ere badakartza, hala nola sektore desberdinen deskarbonizazioa edo lurraldearekiko independentzia energetiko handiagoa, energia-iturri autoktonoa baita, eta energia-segurtasuna ematen baitu.

17 Urt

La conversión de residuos en energía: una solución para dar calefacción a hogares

Zabalgarbi Zabalgarbi Noticias EU

AEVERSU

La actual crisis energética ha puesto de relieve la dependencia de los combustibles fósiles, además de la dependencia de fuentes de energía del exterior. También este entorno convulso ha demostrado que existe un gran potencial no aprovechado en el tratamiento eficiente de los residuos.

España está a la cola de los países de la Unión Europea en materia de gestión de residuos. Actualmente, según las últimas cifras del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se destinan al vertedero 11,8 millones de toneladas de residuos.

En este contexto, Aeversu, la Asociación de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos, destaca el papel de la valorización energética como una palanca más a activar para solucionar la crisis energética y evitar la dependencia de combustibles fósiles.

En este sentido, el district heating o calefacción urbana se posiciona como una opción a tener en cuenta. En Europa, las plantas de valorización energética no sólo tratan los residuos no reciclables, sino que al procesar estos residuos también generan electricidad y calefacción para los edificios residenciales, las empresas y las industrias cercanas.

Estas instalaciones tratan los residuos municipales y similares que no han podido ser reciclados y generan energía en forma de electricidad, vapor o agua caliente. El agua caliente, dependiendo de la infraestructura local, puede enviarse a las redes de calefacción o refrigeración urbanas cercanas, proporcionando una fuente de calefacción asequible, fiable y libre de fósiles a las comunidades locales.

En la actualidad, alrededor del 10% de la energía suministrada a las redes europeas de calefacción urbana procede de plantas de valorización energética. Traducido en cifras y según los últimos datos de Cewep (Confederación de plantas europeas de valorización energética), las instalaciones de Europa generan con el tratamiento de los residuos no reciclables 96.000 millones de kWh de calor, suministrando calefacción a 16 millones de habitantes.

Ejemplos de district heating

En Suecia, los residuos no reciclables no se envían a vertedero. Estos se utilizan como combustible en el sistema de calefacción urbana. La conversión de residuos en energía satisface las necesidades de calefacción de 1.250.000 hogares, ya que las instalaciones de valorización energética del país escandinavo tienen altas tasas de recuperación gracias a las redes de calefacción urbana construidas para utilizar el calor producido en ellas.

Una de las mayores centrales de este tipo del país es Sysav, situada en Malmö. Procesa unas 600.000 toneladas de residuos no reciclables al año, suficientes para cubrir el 60% de las necesidades de calor de su ciudad con 300.000 habitantes.

Por su parte, la planta de Giubiasco (Suiza) convierte en energía unas 160.000 toneladas de residuos no reciclables al año. La planta alimenta la red eléctrica nacional y cubre las necesidades de unos 23.000 hogares.

En Francia, cerca del 50% de la red de calefacción urbana de París se abastece de las tres plantas de conversión de residuos en energía de la ciudad, que suministra a todos los hospitales de la ciudad y a la mayoría de sus museos.

Mientras, la instalación de Copenhague, Copenhill, gestiona los residuos no reciclables de unas 645.000 personas y unas 68.000 empresas y otros cuatro municipios. A cambio, proporciona calefacción urbana a 90.000 apartamentos.

District heating en España a través de la conversión de residuos en energía

La planta de valorización energética de TERSA, una de las instalaciones asociadas a Aeversu, situada en Sant Adrià de Besòs (Barcelona), genera energía térmica por la conversión de los residuos no reciclables y es aprovechada por la red de climatización de Districlima para su utilización en calefacción, climatización y agua caliente sanitaria en más de 130 edificios de las zonas Fòrum y 22@.

Durante el año 2021, la Planta de Valorización Energética de TERSA suministró un total de 122.632 toneladas de vapor en el territorio barcelonés del Fórum, lo que supone el 95% del consumo de la red.

Este sistema es una de las mejores soluciones inteligentes en el uso de la energía, debido a su bajo impacto ambiental, con la que se consigue que todos los edificios adheridos a esta red urbana consigan las máximas calificaciones de sostenibilidad energética. Además, contribuye a la reducción de la huella de carbono puesto que, solo en 2020, la red evitó la emisión de 23.337 toneladas de CO2 a la atmósfera, equivalentes a retirar cada día 40.642 vehículos de la circulación.

Otro ejemplo se encuentra en la ciudad de Mataró (Barcelona). El Centro Integral de Valorización de Residuos del Maresme genera anualmente 3.300 MWh de energía térmica proveniente de los residuos no reciclables. Esta energía térmica en forma de vapor tanto de alta como de baja presión es enviada a la empresa municipal de Mataró (Tub Verd), encargada del aprovechamiento de esta energía en forma de frío y calor para su utilización en calefacción, climatización y agua caliente sanitaria en edificios municipales como hospitales, escuelas, centros deportivos, edificios de gobierno, así como edificios de viviendas e industrias y en los barrios de nueva construcción.

Durante el año 2022, el Centro Integral de Valorización de Residuos del Maresme suministró un total de 23.599 toneladas de vapor de alta y baja presión a Mataró mediante la entrega de este al Tub Verd, es decir unos 3.300 MWh en el año a razón de 230 kWh por tonelada de residuo no reciclable de entrada en el centro, el equivalente al consumo anual de 500 familias.

“El district heating es un ejemplo de la importante oportunidad que estamos desperdiciando en los vertederos. Enterramos millones de KWh de energía en forma de calor barata y neutra, y a cambio dependemos de los suministros externos fósiles y a precios elevados. El sector de la valorización energética es una palanca necesaria para activar. Se debería reconsiderar el importante valor que la conversión de los residuos no reciclables en energía en forma de electricidad y calor tiene para la sociedad. Seguimos llenando los vertederos y no cumpliendo con los objetivos medioambientales”, asegura Rafael Guinea, presidente de Aeversu.