Bruselas propone controles más estrictos para impedir traslados de residuos ilegales a terceros países

12 julio, 2013 adclick Sin categoría

 

ECONOTICIAS

La Comisión Europea ha propuesto este jueves controles más estrictos en los Estados miembros que trasladan residuos a terceros países con el objetivo de reducir los traslados ilegales que provocan graves daños para la salud humana y el medioambiente.

El Ejecutivo comunitario reconoce que algunos países ya disponen de sistemas de inspección rigurosos y funcionan correctamente ya sea en los puertos o en instalaciones de los productores o recolectores de residuos, pero otros “están a la zaga”, algo que aprovechan las empresas exportadoras de residuos ilegales para buscar el puerto más permisivo en los Estados miembros, sometido a controles menos estrictos.

El 25% de los traslados de residuos que se realizan desde la UE a países en desarrollo de África y Asia infringen la normativa internacional ya que al llegar al punto de destino se arrojan en vertederos sin control o se gestionan de forma incorrecta.

La normativa europea sobre traslados de residuos de la UE ya prohíbe todas las exportaciones de residuos peligrosos a países que no pertenecen a la OCDE y todas las exportaciones para su eliminación fuera de la UE y los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA por sus siglas en inglés) aunque contempla traslados de residuos no peligrosos para someterlos a procesos de recuperación fuera de la OCDE siempre que las autoridades nacionales comprueben que el tratamiento aplicado sea equivalente en la UE. La normativa sin embargo no especifica la programación de inspecciones ni cómo deben realizarse.

El Ejecutivo comunitario achaca en parte el problema del traslado de residuos ilegales a terceros países al hecho de que el coste del tratamiento y la eliminación de los residuos suele ser considerablemente menor en los países en desarrollo, fundamentalmente como consecuencia de normativas locales menos estrictas en materia de protección de la salud y medioambiental. Ello permite a las empresas europeas eludir los controles más estrictos en la UE.

Por ello, la Comisión Europea ha propuesto este jueves reforzar la legislación comunitaria sobre inspecciones nacionales a cargamentos de residuos a fin de garantizar controles “semejantes” en todos los Estados miembros.

El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha justificado la necesidad de “realizar controles más estrictos en todos los Estados miembros” porque se trata del “mejor medio para impedir que los exportadores deshonestos se aprovechen del sistema”.

“La propuesta que se ha presentado hoy ayudará a reducir la gestión incorrecta de los residuos, a garantizar que los residuos peligrosos se manipulen correctamente y a procurar que los recursos valiosos se vuelvan a utilizar”, ha manifestado en un comunicado.

La propuesta del Ejecutivo comunitario propone que los Estados miembros realicen inspecciones periódicas basadas en el riesgo, aumenten su cooperación para impedir traslados de residuos ilegales y mejorar la formación de los inspectores.

Ello, según Bruselas, permitirá que las autoridades nacionales se centren más en controlar las rutas, horarios y vehículos utilizados con mayor frecuencia en los traslados ilegales, así como en los puntos de recolección y en las instalaciones de almacenamiento de los residuos para permitir inspecciones en una fase más temprana y considera que en todo caso la programación de las inspecciones ayudará a las autoridades nacionales a llevar a cabo controles más eficaces.

Otro de los elementos clave se refiere a las inspecciones sobre el terreno propuestas por el Ejecutivo comunitario que permitirán en su opinión que los responsables del traslado faciliten pruebas sobre la legalidad del mismo y su gestión correcta para impedir daños ambientales en un país extracomunitario.

El Ejecutivo comunitario confía en que inspecciones más eficaces en todos los Estados miembros se traducirá en ahorros y ventajas económicas directas para los países de la UE y para el sector porque se evitarán gastos de limpieza y repatriación de residuos ilegales.

También evitarán la fuga de materias primas valiosas en los residuos como los minerales preciosos como el cobalto o el indio de los residuos electrónicos y facilitarán su reciclaje y aprovechamiento.