Author: adclick

04 Mar

De la economía lineal a la circular: un cambio necesario

adclick Sin categoría

EL DIARIO

Si el consumo continúa aumentando como en los últimos años, en 2050 la población del planeta necesitaría tres veces más cantidad de materiales y un 70% más de alimentos. Solo en los próximos 20 años la necesidad de agua y energía será un 40% mayor. Esta carrera impactará de lleno sobre una industria europea en la que el 40% de sus costes totales se deben a las materias primas -frente a un 20% de los laborales- y en un mercado de “commodities” en el que se ha producido un incremento anual en los precios del 6%, desde el año 2000. Pero no son solamente el petróleo o el gas los recursos considerados críticos, sino también otros, que son suministrados a la industria europea, como el Antimonio, Galio, Germanio, Talio o Platino, y que presentan graves riesgos.

El cambio climático y la protección de la biodiversidad conllevan aún más retraso en la adopción de políticas globales decididas. La Unión Europea adoptó el objetivo 20-20-20 (reducción del 20% en consumo energético y en gases efecto invernadero, incrementar hasta un 20% las renovables) como etapa intermedia hacia una región descarbonizada en la que a 2050 se plantea objetivos de reducción del 85-90% de gases de efecto invernadero respecto a 2005.

La UE ha puesto en marcha distintas iniciativas para afrontar de forma integrada algunos de los grandes retos derivados de los problemas ambientales y de competitividad de la industria europea. La “Hoja de Ruta hacia una Europa Eficiente en el Uso de Recursos”, enmarcada en la Estrategia Europa 2020 de la Comisión Europea, establece acciones para la estimulación del mercado de materiales secundarios y la demanda de materiales reciclados ofreciendo incentivos económicos y desarrollando criterios para determinar cuándo un residuo deja de serlo.

La otra gran iniciativa europea se denomina “Una política industrial integrada para la era de la globalización” establece seis líneas prioritarias de actuación entre las que destaca una ‘Política industrial sostenible, construcción y materias primas’ que impulsa, entre otros, el “desarrollo de mercados del reciclaje estables y regímenes en materia de responsabilidad ampliada de los productores, como medio para avanzar hacia una economía circular”.

Todo esto tiene que ver con el Plan de Residuos 2017-2027 de Navarra que fue abordado en la jornada celebrada el pasado 21 de febrero en Baluarte, en Pamplona, con presencia de los máximos responsables medioambientales del Gobierno de la comunidad foral, y que giró en torno a tres temas:  la nueva Ley de Residuos que se definirá este año 2017; la recogida y gestión de la materia orgánica; y la prevención y reciclado de alta calidad.

Sin duda, la necesidad de aprobar una ley que promueva la economía circular y desincentive la eliminación, supone extender el ciclo de vida de los productos mediante reparaciones, reutilización y rediseño de artículos. Pero, también, y tal como fue subrayada en la jornada, la ley garantizará una adecuada gestión de los residuos domésticos y comerciales, de tal modo que la recogida selectiva de la materia orgánica -supone el 45% del total de los residuos municipales- se despliegue a toda la población navarra en 2027, de forma que la recogida de forma selectiva alcance el 65% del total de los desechos. Además, se pretende que se trate el 100% de la fracción resto y se alcance el vertido cero sin tratar, erradicando el vertido directo de residuos en toda Navarra.

Los ambiciosos objetivos establecidos por Europa en relación con la recogida selectiva de residuos y el reciclado -el Parlamento Europeo abordará el próximo marzo la subida de la tasa del reciclaje al 70% en 2030-, exigen hacer las cosas de otra manera a lo que se ha venido haciendo hasta hace poco. Es necesario pasar de la actual Economía lineal de “tomar, hacer, desechar”, reflejo de una época en que los recursos y la energía se creían ilimitados y eran fáciles de obtener y no había conciencia de las graves consecuencias medioambientales, a una Economía circular que pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento, o lo que es lo mismo se cambie la mentalidad pensando en los residuos como recursos, aprovechándose una y otra vez en un proceso cíclico.

En este sentido, la fiscalidad es un aspecto fundamental, ya que el pago por generación supone que el ciudadano o la ciudadana pueda ver realmente como afecta a su economía el tener un hábito de menor generación de residuos y reciclado, u otro, y ello deberá de reflejarse en la nueva ley Foral de Residuos.

03 Mar

Bizkaia habilita sus puntos limpios para la recogida de envases fitosanitarios

adclick Sin categoría

RESIDUOS PROFESIONAL

La Diputación Foral de Bizkaia ha puesto en marcha esta semana la recogida de envases de productos fitosanitarios en nueve de los 23 garbigunes (puntos limpios) del territorio, con el objetivo de mejorar la gestión de este tipo de residuos y, al mismo tiempo, ofrecer un mejor servicio al sector agrario vizcaíno. En concreto, este nuevo servicio se prestará en las instalaciones de Karrantza Harana, Güeñes, Santurtzi, Derio, Mungia, Gernika, Durango, Markina e Igorre.

Este nuevo sistema de recogida y gestión persigue también preservar el medio ambiente reduciendo la contaminación ambiental, realizar una gestión adecuada de este tipo de residuos y dar una solución a la eliminación incontrolada o el abandono de los mismos.

En los garbigunes habilitados se ha instalado un módulo específico para esta recogida en el que se podrán depositar tres tipos de envases fitosanitarios: los que estén vacíos (aquellos en los que el producto se ha utilizado en su totalidad y se ha efectuado el triple enjuague en la explotación), que se recogen con un sistema de ‘big bag’; los que contengan restos sólidos, y los que tengan restos líquidos (en ambos casos, la recogida se hace en bidones específicos).

Los envases que se pueden depositar son aquellos que hayan contenido raticidas, herbicidas, insecticidas (no aerosoles), fungicidas, acaricidas y molusquicidas. No se admitirán envases de productos zoosanitarios para el ganado, aerosoles o envases de abonos, aceites, detergentes, ni otros residuos.

El personal de los garbigunes ha recibido la correspondiente formación para la realización de esta recogida y se ha establecido un protocolo de actuación en torno a la misma, que incluye que serán estos profesionales los que indiquen al usuario en qué contenedor del módulo debe depositar los envases.

Desde la puesta en marcha de este nuevo sistema se han eliminado los puntos de recogida existentes en las cooperativas de Mungia, Lezama, Karrantza Harana, Gernika, Igorre y Abadiño.

14 Feb

Vertederos: una fuente de emisiones que multiplica por 19 al de las plantas de valorización energética

adclick Sin categoría

RETEMA

La eliminación de residuos en vertedero genera muchas más emisiones de CO2 que la valorización energética. Así se recoge en un estudio elaborado por G-Advisory, del grupo Garrigues, en el que se analizan los impactos socioeconómicos y ambientales de la valorización energética de los residuos urbanos en España y Andorra, concluyendo que los vertederos emiten anualmente casi 11 millones de toneladas de CO2 equivalente, 19 veces más que las plantas de valorización energética. En dicho documento se precisa que, por tonelada tratada, el vertido genera un 53% más de emisiones brutas que la valorización energética y un 175% más de emisiones netas.

La Asociación Española de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos (AEVERSU), que aglutina a 11 plantas (10 en España y 1 en Andorra), quiere poner de relieve estos datos con motivo de la reciente conmemoración (28 de enero), del Día Mundial de la Reducción de Emisiones de CO2, una efeméride a través de la cual se hace un llamamiento a la concienciación y sensibilización de la sociedad en torno a las negativas consecuencias que el cambio climático tiene para la vida en el planeta y la necesidad de hacer frente al mismo con medidas que apuesten firmemente por la eficiencia energética, por el desarrollo de energías renovables y el empleo de combustibles más limpios, por la racionalización del consumo, por  mejoras en el transporte y una correcta gestión de la basura, haciéndola más sostenible.

En este sentido, cabe señalar que la Cumbre de París supuso un hito, logrando que 195 países, entre ellos China y Estados Unidos, hubiesen alcanzado un ambicioso acuerdo con el que se pretende limitar el aumento de la temperatura de la Tierra a menos de 2ºC, comprometiéndose los firmantes a realizar esfuerzos para “limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados en comparación con la era preindustrial”.

Valorización energética vs vertedero

Además de otras ventajas propias de la valorización energética sobre el vertido, resulta evidente que, en la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero, ésta se presenta como opción claramente mejor. De hecho, la eliminación en vertedero ha sido calificada por la normativa vigente como la alternativa menos deseabledebido a su negativo impacto sobre el entorno y la salud, presentando otros inconvenientes tales como ocupación de mayores extensiones de suelo, con los consiguientes efectos a nivel medioambiental y paisajístico; mayor producción de lixiviados, con el riesgo asociado de un incremento en niveles de contaminación, debiendo ser monitorizados y gestionados durante décadas; y la generación de biogás procedente de la degradación anaerobia de la materia orgánica, que no siempre puede ser valorizado energéticamente debido, entre otros factores, a las condiciones de degradación de la materia orgánica, el tamaño del vertedero, la accesibilidad de conexión a la red, las tipologías de residuos vertidos en los mismos a lo largo del tiempo, la temperatura y el nivel medio de precipitaciones anuales.

Asimismo, cabe señalar que, en el caso de la valorización energética, la recuperación de materiales está garantizada, con la particularidad de que la energía producida en forma de calor y electricidad se configura como un sustituto efectivo de los combustibles fósiles. Por otro lado, es necesario destacar que el 50% de la energía producida en las plantas de valorización energética es de carácter renovable.

Y aquí es preciso recordar la alta dependencia energética exterior de España. Según el estudio de G-Advisory, durante el período 2008-2012, el 77% de la energía primaria no renovable fue comprada fuera de nuestras fronteras y, en particular, el 99% del petróleo, circunstancia que trae consigo un considerable coste económico para el sector público y privado.

Por su parte, la disposición de las mejores tecnologías disponibles permite a las plantas de valorización energética cumplir escrupulosamente con la legislación vigente, mucho más rigurosa que la que rige para otras infraestructuras industriales e incomparablemente más exigente que la aplicable a los vertederos, complicándose en muchas ocasiones el control de los mismos debido a su extensión y configuración geológica. Se trata de instalaciones finalistas en donde los residuos quedan enterrados de forma permanente, por lo que el impacto perdura en el tiempo.

27 Jan

La Comisión Europea respalda la valorización energética de residuos pero recuerda que la prevención y el reciclaje son prioritarios

adclick Sin categoría

RESIDUOS PROFESIONAL

Los procesos de valorización energética de residuos pueden desempeñar un papel en la transición hacia una economía circular siempre y cuando, siguiendo los principios de la jerarquía de residuos de la UE, estos no supongan un obstáculo para alcanzar altos niveles de prevención, reutilización y reciclaje. Esto es esencial para asegurar el potencial completo de una economía circular, tanto en su vertiente ambiental como económica, y reforzar el liderazgo europeo en el ámbito de las tecnologías verdes. Esta es la principal conclusión del documento que hizo público ayer la Comisión Europea bajo el título “The role of waste-to-energy in the circular economy”.

Además, considera la CE que solo respetando la jerarquía de residuos conseguirá la valorización energética maximizar la contribución de la economía circular a la descarbonización de la UE, en línea con la Estrategia de la Unión Energética y el acuerdo de París. En este sentido, el documento –una comunicación al Parlamento Europeo, el Consejo, el Comité Económico y Social y el Comité de Regiones– asegura que son la prevención de residuos y el reciclaje los que aportan “la mayor contribución posible en términos de ahorro energético y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)”.

Y apuesta por dar mayor protagonismo en el futuro a aquellos procesos, como la digestión anaerobia de residuos biodegradables, en los que el reciclaje material se combina con la recuperación de energía. Por el contrario, el papel de la incineración –actualmente la opción predominante para valorizar energéticamente los residuos– “necesita redefinirse” para asegurar que no obstaculiza el incremento del reciclaje y la reutilización y evitar la sobrecapacidad de tratamiento de residuos no reciclables en estas instalaciones.

La Comisión emplaza a los Estados miembros a tener en cuenta las guías y orientaciones recogidas en su comunicación a la hora de evaluar y revisar su planes de gestión de residuos según recoge el artículo 30(1) de la Directiva Europea de Residuos.

Así, a la hora de planificar futuras inversiones en instalaciones de valorización energética de residuos, la CE considera esencial que los Estados miembros tomen en consideración el riesgo de que ciertos activos puedan quedar parados u obsoletos.

Al evaluar los planes nacionales de gestión de residuos y revisar los progresos hacia los objetivos de reciclaje de la UE, la Comisión insiste en que continuará proporcionando orientación para asegurar que esa planificación de la capacidad de valorización energética es consistente con la jerarquía europea y la respalda, y que tiene en cuenta el potencial de nuevas y emergentes tecnologías de reciclaje y tratamiento de residuos.

Finalmente, la Comisión mantiene su compromiso de garantizar que la financiación de la UE y otras ayudas financieras públicas se orientan hacia opciones de tratamiento de residuos que están en consonancia con la jerarquía de residuos, y que se prioriza la prevención, la reutilización, la recogida selectiva y el reciclaje.

20 Jan

Proyecto FARM: metales estratégicos a partir de residuos de la valorización energética de RSU

adclick Sin categoría

RESIDUOS PROFESIONAL

Los metales estratégicos son un grupo de elementos que se encuentran en la Tierra en cantidades muy pequeñas, pero que son críticos para ciertos procesos productivos (electrónica, catalizadores…). En estos materiales se combina su enorme importancia económica con un alto riesgo. Si falla el suministro de los mismos se caería toda la industria productiva que los utiliza, así como la industria accesoria. Por esta razón la obtención de materiales estratégicos a partir de los residuos ha sido reconocida por la “European Innovation Partnership” como un pilar esencial para mitigar este riesgo y asegurar la competitividad de las empresas.

En este ámbito, el consorcio FARM ha desarrollado una planta piloto que realiza un proceso integral de concentración y reciclaje de metales estratégicos, además de los mayoritarios, presentes en los residuos generados en instalaciones de valorización energética de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU).

Las instalaciones de valorización energética de RSU generan dos tipos de residuos: cenizas de la depuración de la corriente gaseosa (con dos características diferentes) y escorias obtenidas directamente del horno. Las primeras se generan en una proporción de un 3-5% respecto del peso del residuo original, mientras las escorias constituyen un 20% del peso original.

En la actualidad, estos “residuos” básicamente se depositan en vertederos. La tecnología en que se basa la planta piloto desarrollada permite aplicar un proceso integral para reciclar todos los metales contenidos en estas “nuevas materias primas”, tanto los minoritarios de alto valor añadido, como los mayoritarios (Zinc, Plomo, Cobre…).

El proyecto se ha acometido a través del consorcio FARM, que integra los conocimientos científicos, técnicos y de negocio necesarios para evaluar la viabilidad técnica, económica, comercial y ambiental de las soluciones desarrolladas. Urbaser, coordinador del proyecto, ha aportado tanto la materia prima como el mercado potencial y su conocimiento de las instalaciones de valorización energética. El centro tecnológico Tecnalia ha desarrollado tecnologías de valorización basadas en procesos de concentración pirohidrometalúrgicas, y la Universidad Politécnica de Madrid ha estudiado alternativas basadas en tecnologías mineralúrgicas.

El proyecto FARM, que ha finalizado en 2016 y que se ha desarrollado en el marco de la convocatoria Retos-Colaboración 2014 del Ministerio de Economía y Competitividad, ha permitido el desarrollo de esta planta piloto que consigue obtener estos metales de alto valor añadido a partir de los residuos de valorización energética de RSU.

07 Jan

La Diputación de Bizkaia gastará un millón de euros en extender por Bizkaia el quinto contenedor

adclick Sin categoría

EL CORREO

La Diputación de Bizkaia ha previsto invertir un millón de euros en ayudas a ayuntamientos, mancomunidades y personas jurídicas cuya titularidad pertenezca íntegramente a uno o varios consistorios del territorio para la implantación del quinto contenedor, con el objetivo de impulsar por todo el territorio la recogida selectiva de residuos orgánicos.

Estas ayudas, que se concederán en régimen de concurrencia competitiva, deberán destinarse a adquirir contenedores que se empleen para esa recogida, o comprar bolsas compostables, cubos domiciliarios para la ciudadanía y llaves para el acceso a los contenedores, o para la adquisición de autocompostadoras y de trituradoras para la fabricación de estructurante.

Según ha informado la institución foral, salvo en el caso del autocompostaje, los residuos orgánicos recogidos deberán ser trasladados obligatoriamente por el ayuntamiento, la mancomunidad o la persona jurídica a la planta de Konpostegi para su tratamiento.

En el caso de las instalaciones de autocompostaje doméstico o comunitario, se deberán cumplir también una serie de condiciones: la capacidad máxima de las instalaciones no superará los 10 metros cúbicos; los bioresiduos compostados deberán proceder únicamente de los domicilios o jardines de las personas que utilizan las autocompostadoras y el compost resultante se utilizará únicamente por estas mismas personas.

Los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes podrán recibir hasta 50.000 euros de subvención y aquellos con una población superior optarán a ayudas de hasta 80.000 euros.

05 Jan

Cataluña exportará diez mil toneladas anuales de residuos a Andorra para Valorización Energética

adclick Sin categoría

EFE VERDE

El acuerdo, firmado hoy por el director del ARC, Josep María Tost, y por el director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Gobierno de Andorra, Marc Rossell, establece la autorización del traslado de residuos de origen municipal desde Cataluña que hayan sido sometidos a un proceso de tratamiento previo, siguiendo las normativas europeas, hasta unas 10.000 toneladas anuales.

Residuos a Andorra

La operación se hará de manera equitativa entre transportistas autorizados de los dos países y la ARC actuará como coordinadora de los flujos.

El destino final de los residuos son la planta de valorización andorrana CTRASA.

Mientras Andorra construía esta planta, los residuos que generaba se aceptaron en los depósitos controlados catalanes y ahora, en reciprocidad de servicio, será Andorra la que trate parte de los desechos que se exportarán desde Cataluña.

Gestión de los residuos

El acuerdo complementa y concreta lo que firmaron Andorra y España sobre el traslado de residuos en noviembre de 2011, cuando expresaron la voluntad de desarrollar la cooperación en materia de traslado para garantizar un nivel elevado de protección del medio ambiente y de la salud humana.

Los 2 directores han subrayado la cooperación en materia de gestión de residuos que existe desde hace años entre los respectivos gobiernos para asegurar una gestión ambientalmente adecuada.

Josep María Tost ha calificado el traslado de los desechos generados en la zona de proximidad con Andorra como “la alternativa más adecuada, viable y justificada, atendiendo al buen funcionamiento y la posibilidad que ofrece la instalación de Andorra”.

Por su parte, Marc Rosell ha recordado que exportan casi dos tercios de los residuos generados en Andorra para gestionarlos debidamente en Cataluña, sin tener en cuenta las piedras y escombros, y que su tratamiento, ha asegurado, “permitirá incrementar la producción eléctrica a nivel nacional equivalente a 800 hogares“.

03 Jan

72 empresas obtienen deducciones fiscales por valor de 9,9 millones de euros al desarrollar proyectos ambientales de 2013 a 2015

adclick Sin categoría

 

DIPUTACIÓN FORAL DE BIZKAIA

Los 86 proyectos que obtuvieron esta certificación de Idoneidad Ambiental en 2015 lograron una reducción de 6.354,62 toneladas de CO2. Las empresas que han obtenido deducciones en 2016 presentaron 75 proyectos, la mayoría (45) referidos al empleo de energías renovables y eficiencia energética, y el resto, orientados a la minimización, reutilización y valorización de residuos (27) y la minimización del consumo de agua y su depuración (3).

La Diputación Foral de Bizkaia ha aplicado deducciones en el Impuesto de Sociedades (del 15%) por valor de 9,9 millones de euros a 72 empresas que han obtenido la Certificación de Idoneidad Ambiental después de haber realizado inversiones dirigidas a procurar el desarrollo sostenible, la conservación y mejora del medio ambiente y el aprovechamiento más eficiente de fuentes de energía entre 2013 y 2015.

Estas empresas son de todo tipo, desde locales comerciales hasta empresas de automoción o de reciclaje de residuos, y han presentado 236 proyectos, la mayoría de los cuales (132) se dirigían a desarrollar proyectos en el ámbito del empleo de energías renovables y la eficiencia energética, y de la minimización, reducción y valorización de residuos (57).

Con ellos se ha producido una evidente mejora, por ejemplo, en el ámbito de la reducción de emisiones de CO2. De hecho, sólo en el ejercicio 2015, las inversiones que realizaron las empresas y que recibieron el Certificado de Idoneidad Medioambiental permitieron reducir en 6.354,62 toneladas este tipo de emisiones.

En 2016, se han certificado 75 proyectos, principalmente orientados al empleo de energías renovables y la eficiencia energética (45) y a minimizar, reutilizar y valorizar residuos (27). Las tres inversiones restantes se han realizado en el ahorro del consumo de agua y su depuración.

Las deducciones en el Impuesto de Sociedades que se aplican a empresas que obtienen el Certificado de Idoneidad Ambiental son de un 15%. Estas empresas pueden pertenecer a cualquier sector productivo, con el condicionante de que tengan su sede social en Bizkaia. Para acceder a estas bonificaciones, primero deben presentar los proyectos en el Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural, que será quien valore la inversión a realizar y los efectos que tendrá, para conocer así si encaja en los supuestos contemplados en el Certificado de Idoneidad Ambiental. Para ello, y dependiendo del tipo de proyecto presentado para su certificación, analizará cuestiones como: cuál es el proceso productivo en el que incide la inversión realizada para minimizar los residuos, de qué manera y con qué técnica se produce esa minimización; las inversiones en activos que permitan fomentar la movilidad sostenible de la empresa, con independencia de que cuente con planes de movilidad sostenible o planes de transporte de empresa; que las actuaciones de regeneración medioambiental de espacios naturales vayan dirigidas a la mejora del patrimonio natural y los servicios naturales mediante la regeneración de espacios, el fomento de la biodiversidad y la mejora del funcionamiento ecológico de los ecosistemas; que las inversiones orientadas a la depuración de las aguas contribuyan a la consecución del objetivo de la buena calidad ecológica de las masas de agua; o la mejora que supone la sustitución de equipos o elementos en términos de intensidad energética y/o menor consumo de energía, entre otras cuestiones.

Una vez que los proyectos reciben el Certificado de Idoneidad Ambiental, las empresas pueden presentarlos ante el Departamento de Hacienda para aplicar la deducción del 15% contemplada en el artículo 65 de la Norma Foral que regula el Impuesto de Sociedades.

22 Dec

La valorización energética también tiene su espacio en la Economía Circular

adclick Sin categoría

 

ECONOMÍA CIRCULAR

Es fácil comprender que, si se pretende alcanzar al menos un 65% de reciclado para 2030 y limitar el vertido de residuos municipales a un máximo del 10% para el mismo año, estaremos hablando de valorización energética para el porcentaje de residuos restante. Conforme a la jerarquía de residuos de la UE, el vertido es la última opción, y en una economía circular, no es aceptable depositar en vertedero residuos que sean reciclables o valorizables energéticamente, esto es, recursos.

Recientemente, la CEWEP (Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética) ha difundido un vídeo en el que se explican las grandes ventajas que puede aportar la valorización energética (de residuos no reciclables) a la economía circular, pudiendo abastecer energía a 70 millones de europeos.

El concepto de “residuos aptos para valorizar energéticamente” se refiere a aquellos que no son susceptibles de reutilización ni reciclado y que, de no ser tratados en una planta de valorización energética, acabarían desperdiciados en vertedero, con el consiguiente impacto sobre el medio ambiente y la salud pública.

La valorización energética de residuos tiene por finalidad generar energía sea en forma de vapor de agua, electricidad o de agua caliente, tras un proceso de combustión de los residuos. La electricidad se transporta por la red y se distribuye a los usuarios finales; el agua caliente, dependiendo de la infraestructura local, se envía a un punto cercano de distribución de la calefacción o refrigeración de la red de calor o frío) a hogares, hospitales, oficinas, universidades etc. También, el vapor de agua se utiliza por industrias de cercanías a la planta de generación en sus procesos de producción.

Además, la valorización energética, reduce el volumen de los residuos entrantes en una planta de incineración en un 90% y no necesita combustible adicional para mantener el proceso de combustión. El combustible adicional sólo se utiliza para la puesta en marcha y parada las fases.

La economía circular promueve el uso eficiente de los recursos (y en este sentido, hay que considerar los residuos que anualmente producimos como recursos y no como simple basura que hay que gestionar adecuadamente) y, entre otras ventajas, reduciría la dependencia que existe hoy en día de los combustibles fósiles para dar lugar a la producción de energía mediante fuentes de bajo coste, como los residuos.

Contra el efecto invernadero

La transformación de los residuos no reciclables en energía, en lugar de depositarlos en vertederos puede evitar la emisión de millones de toneladas de CO2, lo que significaría una ayuda decisiva para alcanzar los objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión Europea para el 2030.

El vídeo de la CEWEP concluye que no podemos continuar llevando a vertedero residuos reciclables o valorizables energéticamente. La valorización energética de la fracción de residuos no reciclable constituye una parte esencial y complementaria de la economía circular.

El vídeo se encuentra disponible en la página web de AEVERSU (Asociación Española de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos).

13 Dec

La valorización energética de residuos tiene potencial para abastecer de energía a 70 millones de europeos

adclick Sin categoría

 

RETEMA

La Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética (CEWEP) ha publicado un vídeo didáctico mediante el cual da a conocer, con datos concretos, la íntima relación que existe entre la valorización energética de los residuos no reciclables y la economía circular. El vídeo se encuentra disponible en la página web de AEVERSU (Asociación Española de Empresas de Valorización Energética de Residuos Urbanos).

La economía circular, concebida como sistema integral para la reducción de la producción de residuos y su aprovechamiento como recursos de valor, no resulta viable sin contar con la valorización energética de aquella parte de los desechos que no es susceptible de reutilización ni de reciclaje. El concepto de “residuos aptos para valorizar energéticamente” se obtiene por exclusión, es decir, se trata de aquéllos que no son susceptibles de reutilización ni reciclaje y que, de no ser tratados en una planta de valorización energética, acabarían desperdiciados en vertedero, con el consiguiente impacto sobre el medio ambiente y la salud público.

El vídeo proporciona datos interesantes sobre la producción de residuos en la Unión Europea, cifrando en 10 kilos la cantidad que genera una familia en una semana. Esto significa que, en el plazo de siete días, se producen 2,5 millones de toneladas de residuos en la UE, cantidad suficiente para llenar el estadio de fútbol de Wembley dos veces en el mismo período.

Si estos mismos 10 kilos de basura fuesen tratados en una planta de valorización energética, producirían suficiente energía como para calentar el agua que podríamos emplear en la ducha durante 5 minutos y en el plazo de una semana o bien para cargar nuestro ordenador portátil durante 3 horas en dos meses. Estas cifras dan una primera idea de la energía que desperdiciamos cuando los desechos no reciben el tratamiento adecuado.

Residuos y dependencia energética

La producción de energía a partir de fuentes de bajo coste, como es el caso de los residuos, también nos permite reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Tanto es así que, a día de hoy, CEWEP estima que la energía contenida en la basura que es valorizada energéticamente en Europa equivale casi al 20 por ciento de las importaciones de gas natural de Rusia.

De hecho, si se sometiesen a este tratamiento los residuos que no pueden ser reutilizados ni reciclados, se podría suministrar energía a 70 millones de personas en forma de calor y electricidad, lo que supondría una alternativa sostenible a 25 centrales térmicas alimentadas con carbón.

La lucha contra el efecto invernadero

La transformación de los residuos no reciclables en energía, en lugar de depositarlos en vertederos, evitaría además la emisión de 92 millones de toneladas de CO2, casi un 8% del total de las emisiones de la UE, lo cual constituiría una ayuda decisiva para la consecución de los objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión Europea para 2030. Además, permitiría mejorar sensiblemente la calidad del aire de nuestras ciudades. Tal es el caso de la ciudad de Rotterdam, cuya planta de valorización energética produce vapor de agua que se distribuye a las industrias cercanas, permitiéndoles reducir sus emisiones de CO2 en 200.000 toneladas anuales. Para conseguir una reducción semejante, por medios naturales, sería necesario un bosque del tamaño de la ciudad de París.

El vídeo de la Confederación Europea de Plantas de Valorización Energética concluye que no podemos continuar tirando a la basura nuestros recursos por más tiempo. Es por ese motivo que la valorización energética de la fracción no reciclable constituye una parte esencial y complementaria de la economía circular.

Zabalgarbi, S.A.

Artigabidea, 10

48002 Bilbao

Bizkaia

Phone number: 94 415 52 88

Fax: 94 415 19 69